Yang Haohan arregló todo para que Long Haochen y Han Yu se quedaran en los cuarteles centrales.

Long Haochen estaba viviendo al lado de la casa de su madre. Después de gastar dos días a su lado, comenzó a entrenar al lado de Han Yu.

Los cuarteles centrales del Templo del Caballero estaban situados adentro del Paso de la Montaña del Dragón Resistiendo, muy profundo en el subsuelo. Este era el verdadero Templo del Caballero. Con la Montaña Sagrada de los Caballeros en el lado sur, estas dos eran llamadas las grandes tesorerías del Templo del Caballero. Se informa que los Tronos Divinos estaban enterradas bajo estas tesorerías Es solo que Long Haochen y Han Yu estaban ahora más allá de calificados para ganar más conocimiento acerca de los Tronos Divinos.

Para sorpresa de Long Haochen, el Templo del Caballero no se veía tan imponente como el Templo del Asesino o el Templo del Guerrero. Eso es debido, a que adentro de la montaña, solo podía discernir una habitación hecha de roca, y no podía incluso conseguir un sentimiento de dónde la verdadera fundación del Templo del Caballero estaba localizada.

Yang Haohan no les dio explicaciones, solo arregló una cueva para ellos, antes de irse. Y les dijo que en su nivel de cultivación, ellos necesitarían ser capaces de exhibir todas las habilidades del séptimo paso para salir de esta cueva.

Entrando a la cueva, Long Haochen inmediatamente tuvo un sentimiento similar a cuando estaba en la Gran Tesorería de la Alianza de la Ciudad Santa. Las fluctuaciones alrededor de energía espiritual eran muy fuertes. Su resplandor dorado le dio un sentimiento ilusorio.

Originalmente, estaba caminando en la misma cueva que Han Yu, pero al revisar otra vez, se encontró con la gran sorpresa que este último desapareció.

Rodeado por una pura energía espiritual elemental de luz, le dio un tipo de sentimiento placentero. Abundante esencia de luz lleno las tres grandes cavidades espirituales de Long Haochen en cada respiro que tomó.

Sin apresurar sus pasos, Long Haochen se sentó, su energía espiritual se elevó abundantemente. Sin embargo, estaba más allá de su estado optimo debido a su carencia de enfoque.

Desde el día que regresaron de la Provincia Andromalius, no tuvo un solo momento de calma. Varias convulsiones emocionales siguieron tras su retorno a la Montaña Exorcista, causando que esté enormemente emocionado. Incluso la calma traída por el Caracol Divino de Sol y Luna resultó ser ineficiente.

Sin embargo, el Caracol Divino de Sol y Luna le dio entendimiento de cómo alcanzar este estado de calma y enfoque. Así que Long Haochen sabía que hacer después de sentarse. Necesitaba expulsar todos sus pensamientos distrayéndole, hasta que incluso el más mínimo permaneciera. Solo de este modo sería capaz de alcanzar un estado de total cultivación, haciendo el más grande progreso en la cantidad más pequeña de tiempo posible.

Cerrando sus ojos, el sentado Long Haochen entró en su estado meditativo. Sincronizándose con la suave esencia de luz en el aire, su cara se veía mucho más gentil.

En un parpadeo de luz dorada, Yating apareció sin un sonido detrás de Long Haochen. Se sentó con las piernas cruzadas, y cerró sus ojos justo como Long Haochen. El bastón en sus manos estaba en alto, y motas de luz dorada se juntaron naturalmente en su dirección.

Condensando y filtrando todo. Lo que Yating estaba haciendo parecía simple, pero proveía una masiva ayuda a Long Haochen. Teniendo que tratar con una extremadamente pura esencia de luz haciendo mucho más fácil para Long Haochen absorberla.

Yang Haohan silenciosamente estaba de pie en una habitación, y en su espalda estaban otras dos personas. En su lado izquierdo estaba un alto y redondo hombre, pareciendo bastante satisfecho.

En su otro lado estaba un hombre vestido completamente de gris, incluso ocultando su cara.

En frente de Yang Haohan estaba una bola de cristal de más de un metro de diámetro. Extendiendo ligera luz dorada, en esa bola de cristal apareció Long Haochen sentado con las piernas cruzadas, adentro de la cueva de la Tesorería del Templo.

Yang Haohan sonrió, “Para ser capaz de permanecer tan calmado después de entrar a la Cueva Ilusoria, este chico ha realmente crecido. ¡E incluso no tiene dieciocho todavía! Para mostrar una actitud tan estable, parece que Xingyu estaba en lo cierto. A través de todos estos años de experiencia, este chico realmente hizo algo por sí mismo.”

Ese anciano redondo atrás de Yang Haohan resopló, “¿Cierto qué? Dije mucho tiempo atrás, quiero tomar a Haochen bajo mi alas, pero solo rechazó. Humph.” Diciendo eso, lanzó una mirada al hombre vestido de gris cuya cara estaba oculta.

Yang Haohan sonrió, “Hermano Long, no seas tan mezquino. Sin Xingyu, ¿tendría un nieto tan bueno? Y no te has incluso presentado a él tú mismo. La gloriosa misión de proteger a este nieto tuyo es tuya. Aunque él es tu nieto, también es la esperanza del futuro de nuestro Templo del Caballero. Si él es herido en cualquier modo, te revocaré la tarea de protegerlo, y personalmente la tomaré.”

Si Long Haochen fuera a escuchar estas palabras, seguramente sería enormemente asombrado. Ese anciano con mirada severa era su abuelo biológico. Si fuera a mirar cara a cara, no encontraría mucha similitud en sus apariencias.1

¡Dame un descanso de todo esto! Puedes ser un poco más fuerte que yo, pero no por mucho. Incluso si el Emperador Dios Demonio viene, no le dejaré herir a mi nieto en lo más mínimo.” El anciano redondo pareció haber ganado repentinamente un aura dominante. Algo de fluctuaciones puras doradas regiamente rodearon su cuerpo, sin un sonido.

Este anciano llamado Long Tianying, es otro Caballero Divino de la Alianza del Templo, portador del Trono Divino del Orden y la Ley, el Caballero Divino del Control y la Restricción.

Dejando aparte a Long Haochen, incluso dentro del Templo de la Alianza, solo muy pocos altos mandos conocen acerca de la relación entre Long Tianying y Long Xingyu.

Esta era una regla estándar en la Familia Long. Sin importar lo fuerte que son los ancianos, las generaciones jóvenes no deben pedir prestado poder de su reputación, confiando solo en sus propias habilidades. Regresando a entonces, Long Xingyu confió en sus propios esfuerzos, finalmente volviéndose un Caballero Divino.

Yang Haohan dejó salir un suspiro, “Esta vez, los demonios están viniendo en tumultos. El resultado de la Guerra Santa parece todavía difícil de predecir. Inclusos los ancianos manteniéndose en reserva por la Alianza salieron de sus montañas, pero las potencias demonios todavía son mucho más que nosotros. Afortunadamente los planes de batalla de la Alianza serán capaces de llevarse exitosamente.”

Long Tianying preguntó, “¿no es eso solo procrastinar? Podemos continuar arrastrándonos, y contender en los recursos. Acercándose de este modo, los demonios están destinados a perder. En esta Guerra Santa, somos los únicos con la habilidad de durar indefinidamente. Lo verás, en unos pocos años más tarde, los demonios estarán cerca agotarse en términos de comido.”

Yang Haohan replicó, “El Emperador Dios Demonio seguramente pensó de eso antes. Hermano Long, no seas tan optimista.”

La otra persona vestida de gris replicó, “Me voy ahora. Desde que Haochen regresó a la Alianza, puedo estar tranquilo.”

Long Tianying frunció sus cejas, “¿A dónde te diriges?”

La voz del hombre vestido de gris estaba llena de intención asesina, “A la retaguardia demonio.” Después de decir esto, se giró y camino lejos a grandes pasos.

Long Tianying y Yang Haohan intercambiaron miradas, “Hermano Yang, después de que Haochen salga de la Cueva Ilusoria, quiero encontrarme con él, y llevarlo a su examinación personalmente. ¿Cómo suena?”

Yang Haohan asintió, “Este asunto es para ser dejado entre tu nieto y tu. Haz como quieras. Sin embargo, no soy experto en la defensa de la ciudad. El Paso de la Montaña del Dragón Resistiendo no puede hacerlo sin ti vigilanfo.”

Long Tianying asintió a estas palabras, “No durará tanto. Estoy regresando a cultivar a puertas cerradas, notifícame cuando Long Haochen salga.”

“Si.”

¿Estaba Long Haochen tan calmado como se veía? Ese no era el caso.

En el instante en que sus ojos se cerraron, varias imágenes aparecieron frente a él. La figura de Cai’er sosteniéndose su caña fue la primera, seguido por el tiempo de su repentino despertar como una escogida de dios. Entonces, instantáneamente cambió al tiempo en que ella estaba sentada en su habitación, en el tiempo que fueron separados.

Después de Cai’er, vino la imagen de su padre, quien estaba estrictamente observándolo, y parecía estar diciéndole algo.

Entonces siguió la de su madre. Sus ojos estaban todavía melancólicos y tristes. Desde joven, fue separado de sus dos padres por un largo período de tiempo. Sin haber estados juntos por más de diez años, finalmente se reunieron con dificultad.

Su padre desapareció debido a una difícil batalla, y estos pocos últimos años, su madre fue sujeto de un dolor que nadie podría imaginar.

La aparición de sus compañeros también surgió en la mente de Long Haochen. Desde su primera batalla en el Paso de la Montaña Exorcista, a la gran batalla de las Cavernas Silbantes, luego el episodio del Paso de la Montaña Sur, el Paraíso Ilusorio, y los Pantanos de Melancolía. Todas estas escenas parpadearon muy claramente en la cabeza de Long Haochen.

En estas circunstancias, ¿cómo podría mantenerse calmado?

Ligeros sentimiento le dieron escalofríos en su espalda, Long Haochen estaba completamente consciente de que era una fortuna de que lograra mantener la calma, y no se atrevía a avanzar prematuramente, de otro modo, su mente se podría volver loca. Las preocupaciones que estaban llenándolo podrían ser empujadas abajo, pero estarían destinadas a afectar su resolución gradualmente, afectando el puro corazón de un escogido de dios.

Sus intercambios con el Caracol Divino de Sol y Luna no fueron muchos, pero uno de sus más importantes puntos era que un escogido de dios de luz no era igual que los otros.

Su más grande ventaja es simplemente la perfección de su alma, y sus regalos. Esto es algo que Cai’er, como la escogida de dios del Dios de la Muerte, no podía compararse. Pero esta perfección era también su más grande problema.

Ser demasiado perfecto permite que las imperfecciones aparezcan fácilmente. Como una prueba, en el momento que los pasados Caracoles Divinos de Sol y Luna aparecieron, ¿acaso los escogidos de dios no se hundieron todos en el mal? No solo divergiendo de salvar al continente, ellos en su lugar se volvieron pecadores. Este era el especial caso para el Gigantesco Dragón Divino o el Maestro de la Torre de la Eternidad, la Calamidad Durmiente Elux.

Por tanto, la auto-consciencia es un punto muy importante para los escogidos de dios de luz.

En el momento que el Caracol Divino de Sol y Luna partió de este mundo, dejó a Long Haochen solo un caparazón, pero antes de partir, su fuerza final ayudó a Long Haochen a limpiar su corazón. Esto no era algo que hizo, sino algo que transmitió, instruyendo a Long Haochen cómo hacerlo.

Cierto, auto-consciencia. Solo por permanecer siempre auto-consciente, tener una mente y corazón claros, el Vástago de la Luz seguiría siendo él mismo siempre.

“Gracias, Caracol Divino de Sol y Luna.” Long Haochen murmuró sinceramente.

1Es el mismo viejo que apareció un cientos de capítulos antes, cuando fue enviado a recoger su premio en la Competencia de Selección de Caza Demonios.