La voz de Xingyu fue transportada una vez más, pero solamente explicó algunas simples técnicas de espada antes de desaparecer.

El mero niño de nueve años, Long Haochen, tenía que quedarse solo en esta oscura cueva con estas frenéticas hormigas búho y en un intenso dolor que incesantemente se extiende a través de su cuerpo.

Por el severo dolor, su velocidad de ataque bajó múltiples veces, pero mientras pensaba en su madre, coraje surgía desde su corazón.

Las hormigas búho provocaban un dolor severo; cerrando sus dientes para suprimir el dolor, blandiendo sus espadas de bambú una y otra vez.

Xingyu estaba parado fuera del agujero. Sintiendo cada minuto que pasaba, su expresión facial constantemente cambiaba. No solo una vez, levanto sus manos con el intento de empujar enorme roca delante de él, pero se resistió.

Si fuera otro niño del Salón de Odin, se hubiera desmayado pronto de entrar en ese agujero. Sin embargo, Long Haochen se mantenía consciente, constantemente exigiéndose a sí mismo a pelear con aquellas hormigas búho. No eran venenosas, pero fácilmente podían provocar dolor violento en las personas. Su cuerpo de un tercio de decímetro de largo (1 Cun) no solo es extremadamente duro, sino que ellas también tienen un increíble poder de ataque.

La expresión en los ojos de Xingyu cambiaron constantemente, él realmente entrenaría a Long Haochen con métodos extremos. Mientras Long Haochen pudiera soportar esto, su fuerza mental que era tan diferente de las personas ordinarias sería capaz de desarrollarse a la mayor velocidad posible. Este entrenamiento además tenía otros numerosos beneficios. Sería forjarlo en voluntad de hierro.

Luego de media hora, un total de hora y media, Long Haochen sentía como si hubiera pasado un siglo aquí, todo su cuerpo ya estaba entumecido por el dolor; no podía ondear las espadas en sus manos una vez más y su débil cuerpo se hundió en coma.

En ese momento, la piedra cubriendo la entrada de la cueva fue empujada a un lado y una gran fuerza fue ejercida sobre el cuerpo de Long Haochen, tirándolo, mientras las hormigas búho fueron repelidas por un extraño poder, sin ninguna manera de volar afuera para evitarlo.

Esto era probablemente hecho por Xingyu, pero mientras miraba a Long Haochen, tomó un profundo respiro, podría verse en su mirada que no podía controlar sus sentimientos más.

Ese instante, Long Haochen tenía ya todo su cuerpo completamente desgastado. Su cuerpo estaba completamente hinchado por las picaduras, su hermosa cara no podía ser reconocida completamente, y rastros de impactos con el cuerpo de las hormigas búho podían ser vistas en el set de espadas de bambú.

Xingyu apuradamente hizo que Long Haochen inhalara una especie de medicina roja, después de un destello, habiendo llevado a Long Haochen de regreso a la cabaña de madera a una velocidad inmensurable.

Allí estaba un total de tres cabañas de madera: aparte de la del maestro y la cabaña de madera de su aprendiz, también estaba otra a la que Long Haochen nunca había ido. En ese momento, estaba dentro de esa cabaña de madera que Xingyu lo había traído.

Al entrar en la cabaña de madera, un vapor caliente y denso podía verse salir.

En el interior de esta cabaña de madera podía verse una roca con un manantial excavado alrededor. Para decirlo exactamente, debía ser que el manantial estaba aquí primero, y luego esta cabaña de madera fue construida alrededor.

El agua del manantial estaba desbordando. Era marrón y numerosas medicinas flotaban dentro.

Xingyu rápidamente despojó la ropa desgarrada de Long Haochen, cuidadosamente poniendo su cuerpo adentro de la piscina. Solo la parte superior de su nariz estaba afuera.

El manantial que estaba aquí, de hecho, cavado por Xingyu, pero Long Haochen, aún en coma, no sabía de esto. En el agua de la piscina, estaba mojándose adentro de estos materiales médicos que tenían un valor que incluso 10.000 botellas de Líquido de Formación Elemental no podrían compararse.

Luego de media hora, Xingyu vio que las partes hinchadas en el cuerpo de Long Haochen estaban gradualmente desapareciendo y dejó la cabaña.

La luz del sol estaba gradualmente desapareciendo, dejando espacio para la tenue luz de la noche y, sin saberlo, ya estaba anocheciendo.

“Esto duele. Waaa—” Long Haochen gritó, levantándose de su coma mientras estaba mojándose en el manantial caliente.

Su cuerpo se movió, pero no podía mantenerse equilibrado. El agua en la piscina no era profunda, pero bebió algo y escupió inmediatamente. Desde la piscina un ruidoso Cough pudo ser escuchado.

¿Dónde estoy? Long Haochen ignorantemente miró los vapores circundantes y el agua alrededor de él. El intenso dolor que inicialmente tenía ya se había ido completamente y, a excepción por el hecho que todo su cuerpo estaba completamente limpio y desnudo, se sentía completamente natural.

Abriendo la puerta y sosteniendo una ropa, Xingyu entró desde afuera.

“Viste estas ropas y sal.” Luego de dejar una simple oración, se fue.

Long Haochen salió del agua, un poco confundido, agarró una toalla en su lugar antes de ponerse ropa limpia. Después, pensó sobre los eventos que sucedieron en la cueva de las hormigas búho.

Recordando el severo dolor que había tenido en ese momento, no podía dejar de temblar intensamente. En ese tiempo, enteramente confió en su coraje para resistir, pero pensando sobre eso, sentía una vez más el intenso dolor de ese momento. Mientras empujaba la puerta, descubrió que estaba en la tercera cabaña de madera y entró a la cabaña del medio, encontrándose una deliciosa comida sobre la mesa.

“Ven y come.” Xingyu actuó como si nada hubiera sucedido, apuntando a la comida en la mesa y comenzando a comer.

Mirando a su maestro, Long Haochen vacilantemente dijo: “Maestro, yo…”

“Ven y come primero.” Xingyu lo veía con una dura mirada.

Long Haochen no se atrevió a decir algo más y apresuradamente se sentó e inicio a comer como si no hubiera comida por largo tiempo. Estaba especialmente hambriento esta noche; su apetito era tres veces lo usual. A excepción por la pequeña porción que Xingyu comió, en un rato, Long Haochen había comido todo lo comestible en la mesa.

“Dime como te sentiste hoy.” Xingyu no le dejo limpiar la mesa aún, calmadamente indagó. “Fue muy doloroso.” Long Haochen contestó sinceramente.

“¿Puedes hacer este tanto?” Xingyu fríamente habló: “Esto es solo el inicio. Ven conmigo y toma las espadas de bambú.”

“Entendido.”

El maestro y su aprendiz dejaron la cabaña de madera, llegando a la cumbre de la montaña.

Dos espadas de bambú similares aparecieron en las manos de Xingyu, “La espada es conocida como el rey de las armas. Puedes atacar al igual que defender. Si tú quieres defender a otros, tienes que ser capaz de defenderte a ti mismo primero. En este momento, voy a enseñarte tácticas de acercamiento. Mira cuidadosamente.”

Las espadas de bambú se movieron. Dejando imágenes remanentes, estos rayos de espadas que parecían tan irreales brillaron en la cima de la montaña. Frases acompañaron estos rayos de espadas, entraron sin cesar en el oído de Long Haochen. Hoy, su práctica infernal solo había comenzado.

……

Un total de siete días pasaron. En ese tiempo, Xingyu instruyó a Long Haochen todos los días, en varias asignaturas; astronomía, geografía, e historia estaban incluidas. En el siguiente día, habría un examen sobre el curso del día anterior, pero para Long Haochen, era el momento más feliz del día.

En la tarde, el infierno regresaba. La guarida de las hormigas búho era un curso obligatorio cada día, pero el resultado final era el mismo todo el tiempo. Este dolor inhumano hacía a Long Haochen casi desear la muerte, pero cada momento que su corazón pensaba en rendirse, Xingyu le recordaba que sería capaz de volver a casa solo en unos pocos días.

Todo el tiempo que estaba en la cueva de las hormigas búho, entrenando hasta el momento que estuviera desfallecido, y una vez más levantándose, se encontraría en el medio del manantial caliente, con el dolor ya ido.

Luego de cenar, la práctica comenzaba nuevamente: Xingyu pasaba algunas habilidades a Long Haochen y dejándolo memorizarlo mecánicamente para aprender algunas cosas. Solo cuando fuera tan tarde en la noche sería el fin del entrenamiento.

Lo más doloroso para Long Haochen era el hecho que Xingyu no le permitió dormir. Cuando era tarde en la noche, mientras estaba completamente exhausto, Xingyu le enseñaría un método de meditación sentado que Long Haochen llamó ‘durmiendo sentado’. Y en la mañana, la espada de Xingyu lo golpearía, sin una duda, para levantarlo.

<Anterior          Siguiente>

Un comentario sobre “¿Un maestro que vino desde el infierno? I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s