Sobre el pasado mes, la Ciudad de la Montaña Sur había recuperado parte de su vigor, pero los damnificados todavía estaban en la mente de todos.  No mucho antes, esto después de todo había sido la localización de una devastadora batalla.

Actualmente, las defensas de la Ciudad de la Montaña Sur obviamente fueron asombrosas, después de todo, muchas elites estaban residiendo dentro de la ciudad. En total, estaban el Regimiento de los Caballeros Santos del Templo del Caballero, tres Escuadrones Caza Demonios de grado emperador, y cuatro Escuadrones Caza Demonios de grado rey, al igual que cientos de potencias de los Seis Grandes Templos, todos protegiendo los bordes de la Ciudad de la Montaña Sur.

Durante el mes pasado, el segundo lote de refuerzos ya había llegado a la Ciudad de la Montaña Sur. Incluso si los demonios atacaran una vez más, ellos estaban preparados para responder. La mitad de los Cañones Mágicos ya habían sido reparados mientras los dañados gravemente serían directamente reemplazados con unos nuevos. Pero por supuesto, esto requiere tiempo.

El maestro auxiliar del Templo del Sacerdote, Ling Xiao, y el maestro auxiliar del Templo del Caballero Han Qian, estaban en medio de las filas, escudriñando el horizonte. En sus espaldas estaban diez jóvenes llevando un atuendo marcial, y entre ellos, Long Haochen y Cai’er.

La competencia ya había terminado, y Long Haochen y Cai’er obtuvieron el derecho de entrar al Paraíso Ilusorio con el desempeño que exhibieron. Ahora que el día esperado había llegado, ellos estaban a punto de explorar ese misterioso lugar.

“Están aquí.” Han Qian dijo en voz baja.

Desde lejos, un sentimiento opresivo sin forma lentamente emergió. Acercándose en la distancia, todos vieron un montón de nubes negras rápidamente dirigiéndose en su dirección.

Mirando hacia la distancia, Long Haochen no pudo evitar temblar. ¡Este no era algún tipo de nubes negras! Aquellos eran Dragones Negros, ¡¿la guardia personal del Emperador Dios Demonio!? ¡Y no eran pocos en cantidad!

Los dragones negros se aproximaron gradualmente, descendiendo lentamente antes de alcanzar el suelo, en una distancia de unos mil metros de las fuerzas de la Alianza del Templo.

Long Haochen los contó, enterándose para su sorpresa que había tres Dragones Negros, entre los que el más alto alcanzaba un tamaño de cuarenta metros. En sus espaldas llevaban docenas de otros demonios. Para ser calificados de montar Dragones Negros, ellos obviamente no serían demonios ordinarios.

Después de que los tres Dragones Negros aterrizaran en el suelo, una fuerte aura de oscuridad asaltó el sentido de todos. La niebla negra ocultándolos de la vista rápidamente se contrajo mientras ellos se reducían a la forma de robustos humanos, dirigiéndose en la dirección de las fuerzas de la Alianza del Templo.

Aproximándose la vanguardia era un alto, encantador e imponente hombre de mediana edad. Antes de transformarse, también había sido el más imponente Dragón Negro de los tres.

La cosa más extraordinaria era que los dos a su lado no eran parte de la guardia imperial de Dragones Negros, sino dos hermosos hombres de mediana edad de pelo y ojos purpuras.

Contra todas las expectativas, Long Haochen ya había visto a estos dos antes. Asombrándose incluso más al encontrarse que eran dos de los cuatro más imponente demonios que vio regresando a entonces en el Palacio Luna. Eran los brazos derechos del Dios Demonio Luna, que podían ser llamados uno entre diez mil en el Clan Demonio Luna.

Detrás vinieron los otros dos miembros de la guardia imperial de Dragones Negros, y las potencias del Clan Demonio Luna, al igual que una docena de personas de cabello y ojos naranja, que parecían como humanos en el exterior, pero radiaban un sentimiento efímero.

Estas eran personas del Clan Demonio Estrella, y mirándolos, Long Haochen podía adivinar cuál eran sus identidades. El Dios Demonio Estrella era el gran profeta de los Demonios, y los hombres de su clan también eran los mejores magos entre los demonios. Estaban entre las especies raramente vistas de tipo doble; siendo ambos, magos y guerreros, pero debido a esto, su magia era incluso más poderosa.

Nadie había esperado que para la exploración del Paraíso Ilusorio, las razas demonios en el top tres despacharían todos potencias. Y viendo a semejante armada, podría fácilmente decirse que ciertamente tenían una buena oportunidad de acosar a la Puerta de la Montaña Sur.

Entre estas potencias demonios estaban diez demonios jóvenes, que pertenecían a diversas razas. Debido a que todavía estaban lejos, y con la vista bloqueada por los demonios en frente de ellos todavía no eran identificables.

Muy rápidamente, estas potencias demonios llegaron en frente de las tropas de la Alianza del Templo. El hombre robusto que parecía ser el líder de la fuerza de los Dragones Negros declaró, “Soy el líder de la guardia imperial de Dragones Negros controlada por el Emperador Dios Demonio, Huang Shuo. Líder de su grupo, salga a hablar.”

Con un resoplido, Ling Xiao fue el único en replicar, “Maestro Auxiliar del Salón del Templo del Sacerdote Ling Xiao. Wow, ninguno de sus Dioses Demonios vino hoy, ¿sino solo sus lacayos?” A pesar del formidable poder de la fuerza del enemigo, ¿cómo podría ponerse en una situación desventajosa en su función como un representante de los Seis Grandes Templos.

Eso es cierto, esta vez, ni un solo Dios Demonio vino, sin embargo, la fuerza de estas potencias demonios eran mayormente comparable con esa de Dioses Demonios en la segunda mitad de la clasificación. De hecho, ¡más de una décima de la guardia imperial de Dragones Negros del Emperador Dios Demonio había venido hoy! Ese era el poder absoluto del Emperador Dios Demonio.

El líder de la guardia imperial de Dragones Negros calmadamente replicó, “No hay sentido en abrumar a su lado con una abrumadora fuerza solo para exhibir. De acuerdo al trato, vamos a hacer las cosas propiamente. Su Majestad, siendo tan magnánimo, ha aceptado su oferta. Ahora debería ser su turno de cumplirla.”

Ling Xiao no paro de ser precavido solo debido a la franqueza de su contraparte. Por el contrario, sintió un temblor correr por debajo de su espina. Con el líder de las fuerzas imperiales de Dragones Negros siendo tan calmado y estable, definitivamente no será fácil de manejar.

“Vengan con nosotros.” Justo después de decir eso, Ling Xiao ondeó su mano.

Inmediatamente, unas pocas enormes criaturas verdes se apresuraron sin apuro desde un lado, aplastando el suelo con su masivo peso.

Estos eran Pengs Verdes, bestias mágicas del séptimo paso. Aunque sus habilidades ofensivas y defensivas no eran tan fuertes, tenían una formidable constitución, incluso excediendo a la de aquellos Dragones Negros de la armada imperial en tamaño. Eran expertos en pelear de larga distancia y llevaban cargas, y solo el Templo del Sacerdote alzaba, desde que después de todo, los sacerdotes eran más bien débiles físicamente, e incapaces de viajar en monturas por largas distancias.

Un total de diez Pengs Verdes se aproximaron, arrastrándose en el suelo. Liderados por Ling Xiao, las potencias humanas montaron los Pengs Verdes, y se dirigieron al norte.

La guardia imperial de Dragones Negros cambió de regreso a su forma dragón. Después de que sus potencias montaran en ellos, los siguieron desde atrás de cerca, manteniendo una distancia de aproximadamente un kilómetro de los Pengs Verdes.

Entre las diez personas despachadas por la Alianza habían, a parte de Cai’er, otra conocida de Long Haochen. El capitán del 8vo Escuadrón Caza Demonios de grado general, Zhang Fangfang, también había logrado ganar un permiso de entrada para el Paraíso Ilusorio. Estaba sorprendentemente en el pico del sexto paso y había logrado salir victorioso después de su anterior apuro.

En este momento, Long Haochen no estaba calmado en absoluto. Mientras Ling Xiao y Huang Shuo estaban conversando, había descubierto dos caras familiares, y estaba seguro que el otro lado también lo había visto. Aquellas eran Yue Ye y Leng Xiao.

Las dos en realidad participaron en la operación de este momento, y de lo que Long Haochen sabía sobre ellas, estaba absolutamente seguro de que iban a entrar al Paraíso Ilusorio con él.

Long Haochen sabía sobre la identidad de Yue Ye, y también había sospechado acerca de Leng Xiao. Solo estaba sorprendido debido a que no esperó que Leng Xiao también tendría una alta posición entre los demonios.

Leng Xiao sin duda era un enemigo, así que su vida o muerte no le importaba de cualquier modo, pero Yue Ye era su colaboradora. Podría decirse que, si no fuera por la ayuda de Yue Ye, habría sufrido una gran dificultad de regreso a la Caverna Desolado Silbar, y muy posiblemente, la mayoría de su escuadrón habrían sido eliminados. Especialmente durante su viaje de regreso, fue debido a la ayuda de Yue Ye que todo había ido tranquilamente y que hubieran regresado vivos. Teniendo semejante colaborador entre los demonios indudablemente era una cosa buena para el 21er Escuadrón Caza Demonios de grado general, y tendrían muchas oportunidades más para beneficiarse en el futuro.

Adentro del Paraíso Ilusorio no era tan maravilloso como su nombre inferido.

Los días anteriores, Ling Xiao había seriamente compartido la información muy detallada con respecto al Paraíso Ilusorio a todos los participantes de la operación. Esta información clave había sido ganada por la pérdida de incontables vidas humanas.

Cai’er dijo en voz baja, “Haochen, no te preocupes. Le daremos algo de ayuda cuando el tiempo venga y estará bien.”

“¿Hmh?” Long Haochen le dio a Cai’er una mirada sorprendida.

Cai’er calmadamente continuó, “Ella lleva el sello de la Daga de Samsara liberada por mi Santa Estufa Espiritual adentro de su cuerpo, así que su vida o muerte están dentro de mi mano. No hay necesidad de temer de sus trucos. Para nuestro futuro curso de acciones, esta mujer será importante, así que no podemos dejarla morir aquí.”

Las palabras de Cai’er ayudaron a que Long Haochen fortaleciera su resolución. En respuesta, él le asintió.

El Santuario Ilusorio estaba localizado a sesenta kilómetros del norte de la Ciudad de la Montaña Sur, dentro de un bosque. Sean los Pengs Verdes o los Dragones Negros, esta era una distancia que solo tomó un parpadeo de ojos para cubrir.

Desde una distancia, una gran área de denso bosque podía enteramente ser visto en su línea de visión. Mirando hacia abajo en la vegetación del bosque desde el cielo, ellos pudieron todos sentir la gran escala que este bosque había alcanzado. Esto solo habría sido logrado a través de varios miles de años de crecimiento.

Bajo las indicaciones de Ling Xiao, los Pengs Verdes lentamente aterrizaron afuera del bosque. Mientras todos exitosamente desmontaban los Pengs Verdes, los demonios hicieron lo mismo. Acompañados por dos Reyes Demonios del Clan Demonio Luna, Huang Shuo preguntó en voz baja, “¿Por qué no entramos directamente volando?”

Ling Xiao replicó con un resoplido, “Puedes tratar si quieres. Esta tierra pertenece al alcance del Santuario Ilusorio, que es el santuario que la diosa de la naturaleza dejó. Y este bosque está protegido por la misma diosa de la naturaleza. ¿Quieres directamente entrara para volando? Es demasiado temprano para ti, pero tu Emperador Dios Demonios debería ser capaz.”

Huang Shuo calmadamente replicó, “Vamos solo a ir entonces.”

Los dos de ellos dirigieron a sus respectivos grupos, avanzando al interior del bosque.

Cuando ellos entraron al bosque, la atmósfera instantáneamente cambió, pero no fue la impresión del sentimiento fresco y el aire claro. Un olor dulce e insípido penetró en sus corazones, como si limpiara su espíritu, y esto difícilmente describía el sentimiento de serenidad causando que todos se sintieran excepcionalmente acogedores.

Los sonidos de los pájaros e insectos eran extremadamente claros, y las fluctuaciones elementales del agua, tierra y luz eran extremadamente fuertes.

Long Haochen tuvo la impresión más fuerte de eso. Cuando tomó su primer paso en el bosque, inmediatamente tuvo un sentimiento de calidez, como si regresara a casa. Era como si todo fuera hermoso, y tenía un sentimiento de intimidad por él. Cada hoja de hierba y cada árbol estaba sonriéndole, y el elemento luz rodeándolo suavemente. Las partículas de agua y elemento tierra también giraron alrededor de él, humedeciendo su cuerpo.

Con un sentimiento tan esplendido, Long Haochen sintió que su espíritu fue limpiado una y otra vez, mientras todos sus sentimientos negativos y preocupaciones se desvanecieran pacíficamente. Indistinguible, una capa de una suave luz transparente cubrió su piel. Era como si el llamado de la naturaleza lo hiciera sentir tan ligero como una pluma.