Sobre estos pasados día, ellos no pudieron evitar salir dos veces, buscando rastros de Long Haochen, pero terminaron las dos veces con las manos vacías. Por su parte, Tian Qing llevó a sus compañeros a buscar frenéticamente después de tomar un corto tiempo de descanso, e hizo todo lo que podía. Aunque no dijo algo todo este tiempo, de sus ojos rojos, uno podía ver cuánta culpa estaba sintiendo.

¡Cierto! ¿Cómo podría estar tranquilo? Era debido a su error que sus dos Escuadrones Caza Demonios fueron puestos en semejante peligro. Si no fuera por lo que Long Haochen hizo, seguramente ninguno de ellos habría regresado vivo. Justo ahora, ellos estaban sanos y salvos, pero Long Haochen y Cai’er podrían estar en un peligro mortal, y este sentimiento era incluso más doloroso que si fuera el único siendo asesinado.

“Han Yu, vamos a ir a la Ciudad Modu a investigar dónde está el Jefe.” Wang Yuanyuan abruptamente se levantó, diciendo en voz alta.

Sin Long Haochen aquí, Han Yu temporalmente tomó la posición del líder del equipo.

“Estoy de acuerdo.” Sima Xian descaradamente asintió, las venas en sus puños claramente eran visibles.

Cuando ellos partieron de la Ciudad Santa, cada uno de ellos sintió un gran incremento en su fuerza, pero cuando realmente pelearon contra los demonios, especialmente durante la última batalla, ellos se dieron cuenta de que su fuerza todavía era insignificante, y que en el momento crucial, ellos fueron incapaces de ayudar a Long Haochen. Enfrentando tantas potencias demonios, ellos incluso no tenían la oportunidad para actuar.

Lin Xin y Chen Ying’er se levantaron con sus ojos muy rojos, y los cuatro de ellos miraron todos a Han Yu.

Mirándolos, Han Yu también se levantó lentamente, “Racionalmente hablando, debería detenerlos. Esta vez, tendremos noventa por ciento de oportunidades de partir de este mundo siempre, y no debería dejar que apresuradamente tomen tales riesgos. Sin embargo, a la mierda la razón. Vamos.” Diciendo esto, agarró la espada a su lado, y fue el primero en dirigirse afuera.

Justo cuando ellos estaban saliendo, los cinco de ellos fueron detenidos por una persona alta.

“Muévete del camino.” Sima Xian gritó, inmediatamente cogiendo la Bola Energética de Luz en su mano.

El único bloqueando su camino era el capitán del 17mo Escuadrón Caza Demonios de grado rey Tian Qing.

“No puedo dejarlos ir. Ya hicimos un gran error, y no podemos continuar haciéndolos. Sin Haochen aquí, los protegeré en su nombre sin importar qué.”

“¡Vete a la Mierda!” Sima Xian gritó en furia, esta vez volviéndose obtuso. La Bola Energética de Luz fue en consecuencia balanceada sobre su cabeza.

Los otros miembros del 64to Escuadrón Caza Demonios de grado comandante también sucesivamente liberaron su energía espiritual. El descontento y resentimiento que tuvieron todo este tiempo hacia Tian Qing finalmente surgió.

Tian Qing tomó un profundo respiro, “Si asesinarme puede aplacar el agravio en sus corazones, no los detendría. Pero somos Cazadores de Demonios, como tal, ¿cómo podemos morir en las manos de nuestras propias personas? Sé que todo es mi falla, por favor denme una oportunidad para redimirme. No les pediré mucho, solo por favor déjenme ser el único en dirigirse a la Ciudad Modu. Si dentro de diez días, mis compañeros y yo no podemos traer nuevas noticias, no será demasiado tarde para que ustedes se movilicen por sí mismos. El peligro que Haochen está enfrentando es todo debido a mi error. Si alguien tiene que lanzar su vida, por favor déjenme ser el único en hacerlo así. Mi única esperanza es que mientras enfrentó a la muerte, pueda evitar ese destino para los otros.”

En este punto, su cuerpo surgió con una poderosa energía, además, siendo un Caballero de Fundación de Mithril, ya estaba en el pico del séptimo paso. A través de la batalla contra Ah’Bao, llegó mucho más cerca al octavo paso, y parecía muy determinado.

Sobre los pasados pocos días, los cinco miembros restantes del 64to Escuadrón Caza Demonios de gado comandante estaban muy tristes. ¿Cómo podrían ellos posiblemente sentirse bien? Su dolor incluso continuó incrementando con el tiempo. Sin haber conseguido noticias después de varios días, todos ya tenían los peores escenarios posibles mostrándose en sus mentes. En este momento, ellos no pudieron continuar soportando este tormento.

La cara de Sima Xian se relejó, e indiferentemente, dijo las palabras, “Por favor da un paso a un lado, decir todo esto no es de uso. Puede hacer lo que quieras, pero no importará para nosotros. El Jefe es nuestro capitán y creemos en su fuerza. Al menos que tú nos asesines, no serás capaz de detenernos de irnos de aquí.” Diciendo esto, relámpagos purpuras estaban enroscándose alrededor de su cuerpo, y su cuerpo entero estalló con intención asesina.

“Sima Xian, cálmate.” Han Yu gritó. Diciendo esto, se unió al lado de Sima Xian, y declaró a Tian Qing, “Capitán Tian Qing, no queremos jugar el juego de culpa por los errores en la última operación. Deberías entender que la decisión que hiciste, pero el error ya está hecho, y no te culparemos como no podemos cambiar algo con respecto a la seguridad y el bien de nuestro Capitán[1]. Ahora, por favor no nos detenga. Como Sima Xian dijo, preocupate de tus propios asuntos, debido a que la búsqueda de nuestro Capitán es nuestro deber. Estamos absolutamente seguros que el Capitán y la Vice-capitana todavía están vivos, y mientras haya una luz tenue de esperanza, absolutamente no renunciaremos.”

Tian Qing silenciosamente negó con su cabeza, “Incluso si me noquean, todavía no los dejaré ir. Vengan.”

“Entonces, solo déjame noquearte una y otra vez.” Sima Xian ya era incapaz de refrenarse. La sección de equipo era estrecha, pero esto no afecto su tiro con la Bola Energética de Luz, y así la masiva bola metálica dorada fue lanzada directamente hacia Tian Qing.

“Sima, detén tu mano.” Un claro grito sonó desde la espalda de Tian Qing.

Escuchando su voz, la Bola Energética de Luz lanzada por Sima Xian repentinamente cayó al suelo, produciendo un masivo temblor que le dio algo de dolor a los oídos de todos los presentes.

Todos tenían una mirada en blanco, e inmediatamente, todos ellos exhibieron una felicidad inconcebible. Tian Qing repentinamente se giró, y vio justo detrás de su espalda, a Long Haochen caminando con grandes pasos con una curiosa Cai’er en su espalda, que tenía un algo de una mirada aprensiva en su cara.

“Jefe.” Sima Xian gritó, cargando hacia Long Haochen con grandes pasos. Su robusto cuerpo directamente golpeó a Tian Qing, quien estaba bloqueando su camino, fuera del camino, y justo entonces cuando llegó al frente de Long Haochen, le dio un abrazo de oso.

No fue solo él, sino que todos los miembros del 64to Escuadrón Caza Demonios de grado comandante fue llenado con emoción, y cargaron hacia Long Haochen. Incluso el estoico Han Yu no pudo evitar que fluyeran sus lágrimas.

Debido a la emoción de verlos, todos sintieron como si su sangre fuera encendida. Su alegría ya no podía ser descrita con palabras. Chen Ying’er incluso se lanzó ella misma hacia Long Haochen, dándole un beso a su cara, causando que se sonrojara.

Cai’er inconscientemente se retiró, e incrementó la distancia separándose de Long Haochen, dándole a estas personas quien la miraban extraña a ella, una mirada curiosa. Aunque debido a su pérdida de memorias, ella no entendía la razón para este tipo de situación, ella pudo vagamente sentir la sinceridad que ellos tenían hacia Long Haochen.

Después de darles a todos sus compañeros un abrazo, Long Haochen repentinamente le dio una mirada a Tian Qing quien fue dejado en silencio, llamándolo con prisa, “Hermano Tian Qing.”

El cuerpo de Tian Qing se quedó quieto. Deteniendo sus pasos, se giró con una amarga sonrisa, “No merezco ser llamado hermano por ti. Solo llámame por mi nombre.”

Long Haochen tomó grandes pasos hacia Tian Qing, colocando su puño derecho en su pecho izquierdo, y dándole un saludo de caballero. Casi inconscientemente, Tian Qing le devolvió el saludo.

Long Haochen le dijo con un tono profundo, “¿Por qué estás sin coraje solo de caer una vez? Aunque fuiste un poco extremo durante esta operación, no todo lo que hiciste estuvo mal. En el momento de la batalla, repetidamente propusiste dehar a tus compañeros y mantenerte detrás por nosotros, y no perdiste tu honor como un caballero. En mi corazón, eres todavía un sénior[2] caballero como hermano. No deberías estar desanimado como esto, sino continuar liderando a tus compañeros por el honor de los caballeros, y pelear por el futuro de la humanidad. Hermano Tian Qing, no te culpo.”

Tontamente mirando a Long Haochen, Tian Qing comenzó a temblar débilmente. En realidad, sus labios fueron congelados, e incluso de este hombre inquebrantable, lágrimas incesantemente se derramaron.

“Haochen, ¡lo siento!” Con sus rodillas volviéndose suaves, se arrodilló.

Long Haochen a apresuró a darle un abrazo, “Hermano Tian Qing, todo ya a pasado. ¿No estamos todos bien y vivos?”

La emoción apretándolo que había estado suprimiéndolo durante los pasados días completamente rompió su camino ahora, y este poderoso Caballero con Armadura Fundida de Mithril, un vigoroso hombre quien usualmente derramaba sangre en el campo de batalla, sin lágrimas, ahora estaba llorando como un niño. Esto era lo poderoso que era su dolor. Sin embargo, llorar aquí era lo mejor, de otro modo, si no ventilara estos sentimientos, quizás esto llevaría a su ruina más tarde.

“Un hombre y otro sosteniéndose uno al otro, ese sentimiento es un poco extraño.” Una voz que llevaba algo de reservación y timidez repentinamente comentó.

Wang Yuanyuan inconscientemente reprendió, “Ying’er, alto de bromear alrededor.” Sin embargo, después de decir esto, ella se sintió algo perdida con estas palabras que acababa de escuchar, debido a que, en frente de ella, Chen Ying’er estaba mirando hacia atrás con estupefacto.

Wang Yuanyuan inmediatamente se giró, viendo con asombro a Cai’er moverse hacia atrás con una expresión lastimera, mientras les daba una mirada furtiva.

No fueron solo ellas dos, sino que todos los demás en el 64to Escuadrón Caza Demonios de grado comandante no pudieron evitar mirar asombrados.

En sus corazones, Cai’er siempre era fría, silenciosa, resoluta, atrevida y poderosa. En el equipo, ellos respetaban a Long Haochen más, mientras que ellos ciertamente temían todos a Cai’er. Aunque Cai’er no habló mucho, si la necesidad se elevaba, ella daría un paso hacia adelante y llenaría la posición de Long Haochen en el equipo, y ninguno dudaría de ella. Su fuerza era obvia para todos ellos, siendo un poderoso ser capaz de instantáneamente asesinar potencias del octavo paso. En el pasado, Long Haochen y ella eran los corazones duales del equipo.

Quién habría pensado que esta vez, Cai’er en realidad repentinamente diría tales palabras. Esto ya no podría ser llamado extraño algo más.

Cai’er inconscientemente se desplazó al lado de Long Haochen, y con una evasión, se ocultó ella misma detrás de la espalda de Long Haochen, agarrando la espalda de sus ropas con ambas manos.

Mientras apoyaba a Tian Qing con sus manos, ya que vio la mirada asombrada en las caras de sus compañeros, su expresión se oscureció mientras dijo, “No lo piensen. Hablaremos de esto luego de regreso. Hermano Tian Qing, tu complexión no parece buena. Ya estamos de regreso aquí, sanos y salvos, así que deberíamos tomar algo de descanso. No podemos mantenernos en la Ciudad Mayor Jacques por mucho tiempo. Irnos tan pronto como sea posible es mejor. Bien, estoy regresándote tu Armadura Fundida de Mithril, Hermano.”

Diciendo esto, liberó la caja plateada de la armadura legendario en frente de Tian Qing.

[1] Nadie se acuerda de la pobre Cai’er.

[2] Para los que son amantes del anime y manga, es un término parecido al sempai. Para más entendimiento de la palabra: https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%A9nior Es probable que lo use más seguido, anteriormente usaba ‘Señor’ pero no es el término más adecuado para lo que se trata de expresar.