Los cristales mágicos de la Rayas Sierra no eran iguales a la de las otras bestias mágicas. Su cristal mágico tenía un poder particular, llamado Disipar. Capaz de disipar cualquier veneno y efectos negativos, y mantener el cuerpo puro, con la entrada de la energía espiritual mostraría estos efectos en un cierto rango. Esto lo hizo un valioso tesoro, que, si se usaba bien, restringiría a cualquier bestia mágica o enemigo del atributo venenoso. Y además, la corrosión del elemento oscuro también sería afectado en cierta medida.

En consecuencia, los cuerpos de las Rayas Sierra eran tesoros valiosos. Por supuesto, para asesinar una de estas bestias mágicas, un plan bien pensado era necesario. Esto era por como ellos mantenían rencores. Para asesinar a sus enemigos, las Rayas Sierra generalmente solo necesitarían un corto segundo.

Y basado en el análisis de los dos guardias santos, para este lago con tantas Rayas Sierra adentro, una particularmente poderosa Raya Sierra probablemente estaría viviendo en el interior. Era solo que no apareció antes. Habiendo roto a través del octavo paso, se volvía una Raya Sierra de una clase incluso más alta, con el aspecto más terrorífico siendo su habilidad para teletransportación instantánea. Cierto, aunque era similarmente incapaces de volar, ¿quién se atrevería a tener una cierta estimación de la distancia máxima de la habilidad de teletransportación? En caso de que esta fuera a atacarlos por sorpresa, solo pensar, cuando vieron el afilado cuerno de una ordinaria Raya Sierra era, ¿qué nivel de terror alcanzaría el cuerno de este tipo de Rey Raya Sierra?

Long Haochen parecía imperturbable, pero uno de los aliado estando a su lado, tenía una mirada agitada, su cara se volvió de un poco ordinario color rojo, y, y su respiración era algo acelerada.

No malentiendan, esa no era Cai’er, sino Wang Yuanyuan, que estaba a punto de caerse.

Y no era de extrañar que Wang Yuanyuan tendría tal reacción. Su atributo espacial era muy raramente visto, en todas las vocaciones. El equipamiento de atributo espacial eran incluso más rara, y esta era la razón por la por la que Long Haochen quería darle prioridad a comprarle el equipamiento para ella antes de cualquier otro.

Escuchando que estas Rayas Sierra tenían poderosos cuernos, sería más bien extraño para Wang Yuanyuan no codiciar estos.

Ella poseía la linea de sangre de los poseedores del Escudo Divino del Alma, haciéndola capaz de usarlo como un arma, pero esta meramente una poderosa arma y nada más. El Escudo Divino del Alma tenía sus límites, y Wang Yuanyuan entendía eso. Esta arma ciertamente combinaba ataque y defensa bien, pero usarlo en combinación el el atributo espacial realmente era duro. En particular, continuaría ganando peso cuando se le añadiera cristales especiales. En tiempos de prolongadas batallas, Wang Yuanyuan no se atrevería a liberar su poder completo. La verdad, la linea de sangre heredera del Escudo Divino del Alma supuestamente usaban esta arma como una carta final, no como una regular.

“Yuanyuan, entiendo tus pensamiento. No te preocupes, pensaremos en algo, y si es posible, por supuesto no dejaremos ir una oportunidad tan buena.”

“Si.” Wang Yuanyuan le dio su acuerdo. Aunque ella era incapaz de mantenerse calmada, en ese momento, ella no dijo algo más, después de todo las Rayas Sierra eran realmente peligrosas.

Long Haochen juntó a sus compañeros, “Todos escucharon acerca de los beneficios de las Rayas Sierra. Puede decirse que todas las partes de sus cuerpos son tesoros. Si es posible, deseo tomar algunas Rayas Sierra. Esto no solo beneficiaría a Yuanyuan, sino también serviría para fortalecer a la Alianza si se vende, ganaremos de eso puntos de contribución, permitiéndonos conseguir buen equipamiento para los otros.”

Sin necesidad para que Long Haochen dijera algo más, todos tenían miradas ansiosas. En el momento de su encuentro contras las Boa del Bosque, todos tenían pensamiento similares, que desde que ellos consiguieron la oportunidad de encontrar raras criaturas de los tiempos ancestrales, ellos estaban reacios a dejar ir tantos beneficios. Los Cazadores de Demonios eran seres que crecían de la sangre de otros seres vivos, y se fortalecer su poder siempre permanecería como una prioridad superior para ellos. No encontraron Boas del Bosque, pero ahora Rayas Sierras estaban enfrente de ellos.

“En la actualidad tenemos que discutir el curso siguiente de acción. Los puntos principales son; primero, para nosotros, el más importante aspecto para enfatizar es la seguridad. No importa lo grande que sea el beneficio que nos traiga las Rayas Sierra, tenemos que apuntar para ella con la premisa de que todos regresen seguros.”

Long Haochen era firme y decidido, debido a que él deseaba menos era ver a sus compañeros tomar riesgos innecesarios por el bien de los beneficios. En consecuencia, particularmente enfatizó este punto.

Luego, su mirada barrió paso al lado de sus compañeros. Después de verlos aprobarlo, continuó hablando, “Entonces, lo que sigue será una planificación estricta. Ordinarias Rayas Sierra ya son bestias mágicas del octavo paso, pero un Rey Raya Sierra va a ser muy posiblemente justo como un Rey Boa del Bosque, una poderosa bestia mágica del décimo paso. Esto no es algo que podamos enfrentar con nuestro actual estado. En caso de que confrontemos a su Rey Raya Sierra, habrá una gran probabilidad de bajas de nuestro lado. En consecuencia, solo podemos apuntar por ordinarias Rayas Sierra por ahora. Para nosotros, la mejor situación sería el cas

o que este grupo de Rayas Sierra no tengan un rey entre sus filas. Sin embargo, estar preparados no hace daño. Tenemos que considerar la peros situación. Todos, den sus sugerencias. Haremos nuestros movimientos después.”

Lo que siguió fue un tiempo de descanso y reorganización, mientras discutían.

Aunque la mayoría del grupo no podía recuperar energía espiritual en la Torre de la Eternidad, ellos no consumieron mucho antes. Pero después de entrar a los Pantanos de Melancolía, todos se pusieron tensos, y la Torre de la Eternidad se volvía un lugar efectivo para que ellos se relajaran, y mantuvieran una condición pico para la batalla que venía.

Después de acordar las tácticas, Long Haochen no llevó a todos de regreso a los Pantanos de Melancolía para llevar sus planes, sino que trajo a todos al segundo piso de la Torre de la Eternidad.

Haoyue extendió su par de inmensas alas, flotando en la ligeramente discernibles nubes en el segundo piso. Todos estaban en la espalda de Haoyue, y la más perturbada era obviamente Cai’er, quien se olvidó todo acerca de este lugar junto con el resto de sus memorias.

Ya habiendo llegado a conocer cuantas veces a entrenar en este primer segundo piso, todos lo habían utilizado para entrenar sus tácticas de batalla aéreas. Pero hasta el momento que ellos dejaron la Alianza del Templo, ellos todavía tenían que pasar las dos últimas pruebas del segundo piso. Y era por el bien de continuar entrenando a sus compañeros en el combate aéreo que Long Haochen Había puesto a parte el asunto de estas dos últimas pruebas. Sin embargo, él ahora llegó a otra decisión.

Haoyue estaba avanzando en el cielo bajo el liderazgo de Long Haochen, mientras las nubes alrededor fueron barridas en su camino. Desde lejos, una inmensa escultura dorada podía ser vagamente vista.

Los puntos de control que ellos pasaron antes no reaparecieron, y viendo esa escultura, Long Haochen tuvo a Haoyue deteniendo su avance.

Sima Xian levantó una pregunta, “Jefe, ¿vamos a continuar el entrenamiento ahora? ¡Pero la energía espiritual consumida va a ser difícil de recuperar!”

Long Haochen negó con su cabeza.

Lleno de desdén, Lin Xin comentó, “Calvo, tienes barro por cerebro. ¿No entiendes las intención del Jefe? El Jefe quiere que nosotros elevemos nuestra fuerza como un todo. Ten una buena mirada.”

Long Haochen no explicó más, dándole una sonrisa antes de extender las cuatro alas en su espalda, ya volando. En sus manos, Luz Ondulante y el Aria de la Diosa de la Luz aparecieron simultáneamente, y en el momento de volar, la mirada en sus ojos se volvió repentinamente aguda.

Justo antes que estuviera en la marca de los veinte metros, una luz verde repentinamente apareció de la nada, seguida por la apariencia insonora de un esqueleto en medio del aire.

Este esqueleto parecía bastante bizarro, un poco más pequeño que el Undécimo Guardia Santo en constitución, y tenía dos alas más que Long Haochen su espalda. Junto con un destello de fuego verde adentro de su cuerpo, una intensa luz verde salió desde él. Uno podía ligeramente ver un intenso elemento viento revolviéndose alrededor de él.

Las armas de este esqueleto también eran bastante especiales, diferente de cualquier existencia. Estas eran dos dagas con forma de ‘S’, también de color verde. En la punta de las armas, una punta con forma de cono podía ser vista. Sin duda, esta arma realmente sería destructiva en caso de un ataque directo.

Una llamativa llamada verde pulsó severamente en sus dos ojos. A su cuerpo le tomó casi un mero instante para verse ilusorio. Siendo muy familiar con este esqueletos, todos entendieron que no era que él desapareció, sino que aceleró a un límite extremo en una pequeña cantidad de tiempo, listo para dejar que su velocidad estallara completamente en cualquier momento.

Cierto, este esqueleto verde era el alma de una potencia, una poderosa entidad protegiendo el segundo piso. Y después de que todos alcanzaran el segundo piso, su genuino instructor de batalla aérea fue él. Ese era un poderoso esqueleto con una excelente afinidad con el viento.

Viéndolo, todos incluyendo Long Haochen temblaron. Ellos había sido en el pasado abusados bastante grave por este esqueleto verde. Su monstruosa velocidad permanecía fresca en sus memorias.

Long Haochen respetuosamente realizó un saludo estándar de caballero en frente de este esqueleto verde, antes de extender las cuatro alas en su espalda, y dejando que el Fuego Santo se elevará alrededor de él.

En los Pantanos de Melancolía, el Undécimo y Duodécimo Guardia Santo usaron su propia fuerza y tácticas de batalla para probar su valor, y justo como Lin Xin dijo, Long Haochen ya hizo sus preparaciones para dominar a este poderosos esqueleto el cual era muy probablemente el Décimo Guardia Santo, en consecuencia, incrementando la fuerza de su equipo. En frente de estas extremadamente rápidas Rayas Sierra, la utilidad del Décimo Guardia Santo indudablemente sería masiva. Este era el centro de los planes que Long Haochen tenía en mente. Era algo que vino a su mente cuando Long Haochen y sus compañeros discutieron una contramedida para la situación.

Justo en el instante que el cuerpo de Long Haochen fue hacia adelante, el esqueleto verde hizo su movimiento.

Con una indescriptible vista, él apareció en una velocidad extrema, como si aplastara el escenario de todos en el instante que se movió.

Incluso en la anterior batalla, todos confiaron casi solo en sus instintos y percepción cuando aprendieron tácticas de batallas aéreas con él, debido a que sus ojos eran simplemente incapaces de seguir los movimientos del esqueleto verde. De esto, podía ser visto lo aterradora que era su velocidad.

Con un tenue destello de luz verde, su espalda frente a la espalda de Long Haochen, siguió con una doble puñalada hacia atrás estándar de los asesinos, apuntando por las costillas de Long Haochen. Ese esqueleto verde incluso no se giró, simplemente sosteniendo sus dagas en la dirección opuesta.

Al mismo tiempo que él actuó, Long Haochen también se movió. En realidad no intentó esquivar, sino apuntó una estocada hacia atrás justo como el esqueleto verde. Solo, la suya era con una sola espada y no dos. Antes del instante de choque con el esqueleto verde, la Luz Ondulante en su mano izquierda ya fue agarrada hacia atrás.