Sin embargo, con tantas poderosas bestias mágicas, su lado logró bloquear la fuerza principal de los enemigos.

Una hora; todo lo que necesitaban era una hora.

En un débil parpadeo de luz, Long Haochen reveló una mirada fría, viendo directamente a los ojos de Ah’Bao. Sus miradas chocaron una con la otra en medio del aire, como si produjeran incontables chispas.

En términos de fuerza, Long Haochen todavía estaba lejos de igualarlo, pero no era en lo más mínimo inferior a él en temperamento, y en particular, en términos de fuerza mental, Long Haochen estaba a la par con el otro equipo.

La fría mirada de Ah’Bao fue concentrada en Long Haochen, pero en realidad estaba mucho más asombrado que el último. Sus ojos estaban enfocados en el grupo sobre la montaña, que no fue bloqueado en lo más mínimo por las bestias mágicas.

Para él, esta tenía que ser la conspiración de los humanos. El hecho que Long Haochen logró traer a tantas personas a través del Paraíso Ilusorio ya estaba sobre sus expectativas, pero vio que, encima de eso, que el grupo de Long Haochen estaba claramente en perfecta simbiosis con las bestias mágicas del Paraíso Ilusorio. No solo no fueron atacados por las bestias mágicas, sino que en su lugar tenían su apoyo.

Esta era la razón más importante que causó que obligara a la otra potencia del Clan Demonio Estrella en usar la Gran Profecía. La llegada del grupo de Long Haochen le causó sentir una intensa oleada de crisis. En caso de que Ye Xiaolei cayera en sus manos, todos sus anteriores esfuerzos habrían sido nada. Por esta razón, no tenía opción sino sacrificar a un compañero extremadamente importante, y hacer uso de una blasfemia por eso.

En ese momento, su distancia hacia el pico de la montaña se redujo, y Ah’Bao tenía una vista muy clara del terreno. Parecía que el grupo de Long Haochen absolutamente no sabía la importancia de Ye Xiaolei, y que ellos solo estaban de pie a su lado. Su única meta parecía detenerlos y nada más.

Con este descubrimiento, Ah’Bao finalmente se relajó. Aunque las bestias mágicas rodeándolos eran muchas, todavía tenía la confianza de ser capaz de romper sus filas. Aun teniendo una profunda impresión de las heridas que Long Haochen le dejó el día anterior, aunque sentía el deseo de hacerle rendir cuenta, todavía hizo la decisión correcta en el momento crucial. Sin embargo, esto no significaba que no mantendría algún resentimiento. Por el contrario, considerando que nunca había sufrido alguna herida por tantos años, cómo podría aceptar el hecho que Long Haochen fue el único que cometió esta ofensa hacia él.

Dándole una mirada en la cima de la montaña, los ataques de Ah’Bao se volvieron más poderosos. Aunque ellos fueron lento, su grupo todavía se aproximó establemente a la colina.

Yue Ye ocasionalmente miraba a la cima. Si uno fuera a preguntar quién era la persona más inestable en este momento, esa definitivamente sería ella.

Cuando ella vio a Long Haochen tomar parte en esa batalla, sintió sentimiento contrastados. En realidad, lo que ella deseaba más era ver al grupo de Long Haochen emerger victorioso. Si el grupo de Long Haochen gana, no habría alguna perdida para ella, pero por el contrario, ¿qué pasaba si el grupo de Long Haochen fuera forzado a una situación desesperada? Entonces, ¿no sería ella la única que terminaría castigada por eso? Esa aterradora chica, llena de espíritu asesino, también estaba aquí, y podría tomar su vida en cualquier momento.

Si ellos realmente lograran hacerse a través de esto, y si Ah’Bao completaba su meta, ella estaría destinada a una muerte indudable.

Esto no será, tengo que hacer algo. Ese chico del Clan Estrella dijo que si Gran Profecía solo persistiría por una hora. Tengo que ayudar al grupo de Long Haochen para ganar tiempo.

            En este punto del pensamiento, la ofensiva de Yue Ye y sus comandos comenzaron a gradualmente perder poder. No solo eso, sino que ella hizo un error extremadamente crítico, permitiendo por poco que una robusta bestia mágica rompiera a través de sus filas. Inmediatamente, la formación entera de los ocho demonios comenzó a estar en desorden en alguna medida.

Yue Ye obviamente sabía que no tenía un modo real de bloquear el avance de las potencias demonios, pero dada su inteligencia, esto naturalmente fue hecho apropósito, como un intento para decirle a Long Haochen que estaba haciendo lo mejor para ayudarlo.

“Yue Ye, ¿qué estás haciendo?” Ah’Bao gritó fríamente, girándose hacia ella dándole una feroz mirada. Rápidamente, un resplandor negro purpura cayó en Yue Ye, causando que su aura ganara fuerza. Su fuerza mágica fue instantáneamente restaurada a su pico.

“Gracias, Hermano Bao. Estoy bien, estate tranquilo…” Yue Ye le dijo con aprecio.

Tan lejos como fue, la relación entre Yue Ye y Ah’Bao era muy sutil. Estrictamente hablando, ella originalmente no tenía algún vínculo con este hermano Bao, pero debido a algunas coincidencias, aunque ella normalmente nunca habría sido capaz de encontrarse a Ah’Bao debido a su identidad secreta como una medio-humana, ella llegó a encontrarse con él una vez.

Ah’Bao no sabía cómo esto podría haber ocurrido, pero entre las incontables bellezas demonios que fueron dadas para que él escogiera, la única que le gustaba era Yue Ye.

Era solo que el asunto del matrimonio entre los dos era totalmente imposible. El Clan Dragón Diablo era extremadamente exigente en el asunto de la pureza de su línea de sangre, y generalmente, solo los miembros del mismo clan serían escogidos como compañeros. Incluso si un exterior fuera tomado como esposa, ella no se volvería una esposa oficial.

Si Yue Ye fuera solo una chica ordinaria, las cosas serían mejor y solo se volvería una mujer de Ah’Bao. No importa de qué clan ella sería, esto solo sería considerado como un gran honor, un asunto glorioso.

Sin embargo, el padre de Yue Ye era el Dios Demonio Luna, ¡segundo entre todos los dioses demonios! Dada su posición como la más amada hija del Dios Demonio Luna, ¿cómo podría ella hacerse una mera concubina para Ah’Bao?

En consecuencia, los dos tenía una relación muy sutil, y Ah’Bao discutió fuertemente este asunto con el Emperador Dios Demonio muchas veces personalmente. Más bien era una sed por algo que no podría obtener, pero que tenía la absoluta resolución de ganar el corazón de Yue Ye, e incluso expresó su absoluta voluntad de hacerla su esposa oficial.

Por esta razón, el Emperador Dios Demonio casi lo deja invalido del derecho de herencia en un exceso de rabia. Pero desafortunadamente, el Emperador Dios Demonio solo tenía a este hijo, y si fuera a hacer eso, el trono podría posiblemente ser dado a Leng Xiao.

Habían sido cerca de dos años que los dos, padre e hijo, pelearon por este asunto.

La primera vez que Long Haochen encontró con Yue Ye, Leng Xiao en realidad había sido enviada para llevarle una carta a Yue Ye de su hermano.

Primero que todo, la fuerza de Ah’Bao era un resultado como el príncipe heredero de los Dragones Diablos, no solo era muy poderosos sino también sabio y previsor, y querido por el Emperador Dios Demonio. Viendo la relación entre los dos, como un hijo y su padre, siendo destruida por un asunto de matrimonio era algo que el Emperador Dios Demonio estaba reacio a ver.

Aunque el talento de Leng Xiao era significativo, todavía estaba lejos del de Ah’Bao, especialmente desde que Ah’Bao reveló semejante talento los últimos años, exhibiendo un prodigioso impulso de talento derivado de su linaje como Dragón Diablo.

Los demonios eran diferentes de los humanos, cuando un soberano humano viera a su propio hijo ganar mucho poder, definitivamente trataría la fuerza de este príncipe heredero para profundizar su propia soberanía, pero los demonios eran exactamente y totalmente lo opuesto. Cualquier soberano demonio esperaría ver a su propio hijo volverse más poderoso lo más pronto posible, y la mejor para él sería verlo tener la habilidad de asesinarlo por la monarquía.

En consecuencia, el Emperador Dios Demonio finalmente había sido persuadido por su hijo, y ‘ese día’, era por este asunto del matrimonio que vino a visitar al Dios Demonio Luna.

El trato del Emperador Dios Demonio era simple. Podría decirse que su hijo escogió a Yue Ye como una esposa formal, pero en este caso, su hijo tendría que escoger a dos mujeres de su propio clan como concubinas, y tendría que comprometer a todos los hombres de su clan que su futuro sucesor sería escogido dando prioridad a los hijos de estas concubinas.

Dado lo grande de la posición que tenía el Emperador Dios Demonio entre toda la raza demonio, ser un poco flexible como esto no era mucho asunto para él. Incluso si alguien lo desaprobaba, ellos serían suprimidos por padre e hijo, así que este asunto ya podría ser llamado considerado.

Aunque el Emperador Dios Demonio podría decirse que había alcanzado estos términos con su hijo, este movimiento en realidad vino con dos ganancias. No solo satisfaría el deseo de su propio hijo, sino que al mismo tiempo profundizaría la relación entre el Dios Demonio Luna y él mismo, asegurando incluso más su propia posición como el soberano.

Debido a estos cambios, Ah’Bao logró llevar a Yue Ye para participar juntos en esta operación. De otro modo, dada la fuerza de Yue Ye, los demonios naturalmente escogerían más bien a u individuo más adecuado que ella.

Mientras que por Yue Ye, ¿ella en realidad le gustaba Ah’Bao? No importa si era el Emperador Dios Demonio o Ah’Bao, este asunto era algo que los dos de ellos básicamente no habían puesto incluso en consideración. Incluso el Emperador Dios Demonio no le dio pensamiento a eso. Desde sus opiniones, esto simplemente no tenía alguna consecuencia; después de todo, entre los demonios, ¿había alguien que incluso pudiera compararse con Ah’Bao?

En realidad, era debido a los profundos sentimiento que sentía Ah’Bao hacia ella que Yue Ye se sentía sin miedo y se atrevió a hacer un error crítico. Si este fuera alguien más, quizás Ah’Bao solo lo habría abofeteado sin alguna reserva, pero debido a que era ella, en su lugar no escatimó algún costo para sanarla.

Hermano Bao, realmente estás tratándome bien, pero me pregunto por qué, no solo puedo caer por ti. Más bien puedo volverme tu esposa, pero en realidad no te amo. En mi corazón, eres más un hermano mayor, no un esposo.

            Yue Ye secretamente pensó que no podía continuar haciendo errores siempre, ya que esto parecería demasiado sospechoso. Después de que regresará a su estado normal, los demonios continuaron avanzando en concordancia.

Sin embargo, también podía ser visto que, en ese momento, después de pelear durante tanto tiempo, el grupo de ocho demonios estaba comenzando a cansarse.

Yue Ye giró su cabeza para mirar en la dirección de la montaña, dándole una mirada a Long Haochen que estaba ahí. El actual Long Haochen estaba solo mirando fijamente a Ah’Bao, sin incluso darle una mirada a Yue Ye.

Viéndolo, los ojos de Yue Ye comenzaron a verse borrosos. Ella no sabía sobre sus propios pensamientos acerca de Long Haochen, pero ella podía al menos estar segura que en su propio corazón, este joven caballero aparecía más frecuentemente, sobrepasando a Ah’Bao.

¿Qué hay que hacer? ¿Solo que haré al final? Yue Ye secretamente suspiró. Incluso dada su inteligencia, actualmente estaba confundida.

Long Haochen no sabía que Yue Ye era sujeto de semejante lucha interna, pero viendo su anterior desempeño, naturalmente entendió su intención.

Long Haochen ya hizo la resolución de no dejar a esta chica ser sacrificada. Incluso si ellos tenían que ser derrotados al final, no sacrificaría a Yue Ye.

Esta chica era muy inteligente; teniendo tal activo dentro de los demonios era de gran valor.

Cai’er también vio el desarrollo de Yue Ye, pero su mirada hacia ella se volvió más fría. Esto era debido porque ella pasó a discernir alguna amargura oculta mientras ella miró a Long Haochen.

En ese instante, ella incluso tuvo una oleada instantánea para provocar la restricción colocada en Yue Ye, y asesinarla. Solo era una amenaza demasiado poderosa. En términos de apariencia, Yue Ye no era en lo más mínimo inferior a Cai’er, e incluso la excedía en madurez.

Anuncios