Cuando confrontaron a los enemigos, Long Haochen había enfrentado al más poderoso de ellos. Como un comandante, planeaba todo más adelante, causando que el equipo entero saliera de una situación de muerte segura, sin una sola casualidad. Sea en términos de fuerza, haciendo decisiones, inteligencia o liderazgo, ya parecía en los ojos de Luc Xi como un verdadero líder.

Bajo la guía de Long Haochen, la fuerza de pelea del 21er Escuadrón Caza Demonios de grado general fue llevado a cabo al máximo, y lograron ahorrar la fuerza efectiva. ¿Pero cuántos puntos de contribución su 4to Escuadrón Caza Demonio traería? Long Haochen solo era suficiente para igual a todo su equipo.

Al mismo tiempo, Luc Xi también se dio cuenta cuán desafiante sería para un sacerdote como el comandar a su equipo. Aunque los sacerdotes tenían una cierta fuerza de pelea, su más importante rol era dedicarse de todo corazón a la curación. Estaban lejos de compararse con un caballero en las líneas del frente para hacer decisiones.

La razón por la que el caballero era llamado la piedra angular de un Escuadrón Caza Demonios era que podía afectar el campo de batalla completo con sus habilidades.

Viendo la sinceridad de Luc Xi, Long Haochen reveló una ligera sonrisa, declarando, “Hermano Luc, no deberías subestimarte tampoco. No habrá algún cambio en todo lo que decidimos juntos. Todo lo que ya prometimos será hecho. Desde que estamos reviendo el 70% de la recompensa, es natural que tengamos que hacer más.”

“Capitán Long…” Luc Xi todavía quería decir algo, pero fue detenido por la mano de Long Haochen.

La expresión de Long Haochen se volvió extremadamente seria, “Ahora no es el momento para discutir estos asuntos. Solo tengo dos cosas que decir. Primero, quiero insistir en esto: en el campo de batalla, todos deben cumplir estrictamente con las ordenes, debido a que el error de una sola persona probablemente cause la aniquilación del equipo completo. Es verdad que los demonios son nuestros enemigos mortales, y que tenemos que hacer nuestro mejor esfuerzo para asesinar demonios. Pero en una consideración de largo plazo, actuar impetuosamente es solo suicidio. Si queremos incluso asesinar a más demonios para vengar a nuestros parientes, la primera cosa que tendremos que hacer es mantenernos vivos. Si alguien tiene un problema con mi orden, puedes objetar fuera del campo de batalla, y entonces, hablaremos de eso juntos. Si no soy lo suficientemente capaz para liderar todo el equipo, voy a estar seguro de abdicar para dejar dignamente el liderazgo. Pero cuando estemos en batalla de nuevo, deseo que la anterior situación no vuelva a ocurrir nunca. Si alguien causa problemas en el momento de la batalla, afectando la supervivencia del equipo completo, no me culpen por expulsarlos del equipo sin escrúpulos.”

“¡Si!” Los doce acordaron ruidosamente, incluido el muy afligido Dian Yan.

Long Haochen siguió, “La segunda cosa es sobre nuestro siguiente movimiento.

Como anteriormente hemos estado apresurados para alejarnos, he estado ajustando nuestro camino de regreso. Ya no tenemos camino de retorno, debido a que la parte central de la Provincia Nareiks está justo detrás de nosotros. Desde que los demonios de ahí se han atrevido a robar completamente los bienes de la caravana Yue Ye, obviamente querrán silenciar a todos. Por lo que solo podemos continuar yendo hacia adelante, y ahora ya hemos entrado a 200 km de profundidad en el territorio demonio. Aunque el territorio de la Provincia Nareiks es largo y estrecho, el área que cubre no es tan amplia. Después de solo tres horas más, seremos capaces de alcanzar la frontera de esta provincia. Pero mientras estemos adentro del territorio demonio, nunca estaremos completamente seguros; por favor estén alertas, todo. Ahora, les preguntaré por las opiniones de todos. ¿Deberíamos continuar apuntando por la misión, o deberíamos más bien tomar un desvío para regresar a la Alianza?”

Después de haber pasado a través de la batalla anterior, Long Haochen había adquirido sin duda la aprobación unánime. Sin embargo, no podía ir por delante él mismo y decidir la futura dirección del equipo. Tenía que dejar que todos dieran sus propios puntos de vista. Esta parte causó que Luc Xi admirara a Long Haochen incluso más. Se dio cuenta que, bajo las mismas circunstancias, no habría pensado de este punto.

“Vamos a continuar avanzando entonces. Hay una probabilidad muy baja de encontrarnos algo como el cerco de una armada demonio, y mientras no corramos hacia algún demonio excediendo el séptimo paso, no debería haber algún problema. Desde que solo somos una docena, no será tan fácil detectarnos. Aunque el territorio demonio es peligroso, riesgos y oportunidades son los dos lados de una sola moneda. Un Escuadrón Caza Demonios necesita ir a través de cazar demonios para crecer.” Luc Xi dijo su propia opinión.

Sus palabras habían conseguido la aprobación de la gran mayoría.

A pesar del terror que tuvieron de su anterior batalla en la Provincia Nareiks, estos Cazadores de Demonios pertenecían a la elite de su generación, y todos fueron a través de la inspección estricta de la Alianza, estando seguros de su fidelidad a la Alianza al igual que su determinación en la lucha contra la amenaza demonio y su resolución. Más importante, ya bajo el mando de Long Haochen, lograron preservar su fuerza de pelea, ¿cómo podían echarse para atrás en semejante momento?

Viendo que todos compartían la misma opinión, Long Haochen asintió, “Todo bien. Desde que todos acaba de ser decidido, vamos inmediatamente a pensar de una solución para salir de nuestro actual predicamento.”  Mientras hablaba, barrió su mirada pasando por el carruaje a su lado.

Después de estas dos horas de descanso, Yue Ye ya había recuperado la consciencia. Aunque su cara todavía estaba pálida, sus ojos estaban llenos con algo de curiosidad. Después de tomar unas pocas píldoras, se sentó al lado de Leng Xiao en el vehículo, diciéndole algo.

La hora de descanso pasó rápidamente, y los Cazadores de Demonios de los dos Escuadrones Caza Demonios al igual que los pocos magos se metieron en el carro, pero Leng Xiao y Yue Ye todavía estaban sentadas en frente de los caballos, afuera del carruaje.

Li Xin no continuó siguiendo a Long Haochen hacia adelante, y entró en el carruaje. Long Haochen, solo llevando a Cai’er, se movió hacia Yue Ye u Leng Xiao.

Viendo a los dos de ellos venir, Yue Ye reveló una sonrisa indiferente, “Adivinó que quieren discutir conmigo, ¿cierto? Pero antes de eso, ¿puedo preguntar tu nombre? Déjame introducirme primero, mi nombre es Yue Ye, y actualmente soy la presidenta, mi nombre de la Cámara de Comercio Yue Ye y ella es Leng Xiao, mi amiga cercana.”

Long Haochen reveló una mirada sorprendida, pero rápidamente regresó a sus sentidos, “Saludos, Presidente Yue Ye. Mi nombre es Long Haochen.”

“Long Haochen.” Yue Ye parecía reflexionar sobre este nombre, y mirando a la hermosa cara de Long Haochen, preguntó con una sonrisa, “Realmente quiero saber cuál es tu edad, ¿estaría bien?”

Long Haochen negó con su cabeza y replicó, “Mis disculpas, pero temo que no puedo revelar esa información.”

Yue Ye suspiró ligeramente antes de continuar, “Si i cámara de comercio tiene a una joven potencia tan extraordinaria como tú, no tendríamos un tiempo tan malo. Es una lástima que no perteneces a nuestra cámara de comercio. En los registros de nuestra cámara, no recuerdo el nombre de Long Haochen en absoluto, y sé que no tenemos a algún caballero que posea una Santa Estufa Espiritual. ¿Hay algo que le gustaría recibir como recompensa por la ayuda que nos dio?”

Con un suspiró, Long Haochen frunció sus cejas, “Será bastante difícil de elegir, Presidente Yue Ye.” En este preciso momento, sus ojos estaban llenos con un brillo indescriptible, llevando una once de intención asesina.

“¿Qué estás planeando hacer?” Leng Xiao se puso en frente de Yue Ye, protegiéndola de la mirada de Long Haochen. Después de una hora de descanso, su cuerpo ya se había recuperado la mayor parte.

Cai’er lentamente tomó un paso hacia adelante, instantáneamente enfocar su intención asesina en Leng Xiao.

Justo en este momento, una escena impensable ocurrió ante los ojos de Long Haochen.

Peng.

Una palma blanca fue arrastrada en la espalda de Leng Xiao, y con un temblor, miró a Yue Ye con una mirada de incomprensión, antes de caer en sus brazos.

Yue Ye llevó el cuerpo de Leng Xiao, dejándola recostarse contra el carruaje, antes de levantar su cabeza para mirar a Long Haochen y a Cai’er indiferente, “Pienso que ahora, será posible para nosotros tener una buena conversación.”

Long Haochen sostuvo la mano de Cai’er, insinuándole que no actuara impetuosa, y reveló una sonrisa calmada, “Seguramente adivinaste lo que quiero hacer, Presidente Yue Ye, ¿cierto?”

Yue Ye replicó con un suspiro, “Lo mismo que aquellos bastardos de la Provincia Nareiks: silenciar a todos, ¿cierto? Señor joven capitán de Escuadrón Caza Demonios.”

Las pupilas de Long Haochen se contrajeron ligeramente, “Presidente Yue Ye es verdaderamente una persona inteligente.”

Yue Ye sonrió amargamente, “Si realmente fuera lo suficientemente inteligente, no habría causado que la caravana se encontrara con semejante peligro esa vez. Aunque solo he tomado la cámara de comercio recientemente, ya he tomado este camino docenas de veces. Viendo a jóvenes potencias semejantes como ustedes, puedo solo pensar en los Escuadrones Caza Demonios de la Alianza del Templo. Si mi suposición es correcta, con una sola señal de tu lado, todos mis subordinados en el carruaje serán asesinados en un instante. Qué vergüenza, aunque supuse correctamente sobre tu identidad, no pensaba que actuarias tan rápido. Considerando la fuerza grupal de tus dos Escuadrones Caza Demonios, no estamos cerca siquiera de ser una amenaza para ustedes, ¿cierto?

Long Haochen sonrió ligeramente, y replicó, “veo que eres lo suficientemente inteligente para guardar tus cartas trampas ocultas. Si no adivino erróneamente, el Presidente Yue Ye debería tener un respaldo militar. Y este poder militar tuyo es bastante formidable.”

Yue Ye miraba tontamente, pero no trato de ocultarlo en absoluto, solo le dio una réplica curiosa, “¿Cómo lo adivinaste?”

Long Haochen respondió, “Presidente Yue Ye, aunque tu fuerza personal no es tan grande en sí, para ser capaz de sacar el pergamino de un hechizo prohibido del noveno paso causando el descenso de la Luna del Dios Demonio, deberías tener una posición bastante alta dentro del Clan Luna Demonio. Considerando el estatus de la Luna del Dios Demonio como la segunda existencia más formidable entre los setenta y dos dioses demonios, desde que los demonios de la Provincia Nareiks se atrevieron a ofenderte, no creo que los dejes ir así. Considerando tu posición, las potencias del Clan Luna Demonio deberían llegar pronto, ¿estoy en lo cierto? Y estas potencias del Clan Demonio Yue no deberían ser algo que pequeños Escuadrones Caza Demonios como nosotros seamos capaces de enfrentar en contra. En consecuencia, para mantener nuestra identidad en secreto, no tengo opción sino actuar en contra tuya. Incluso si mi suposición fue errónea, no puedo tomar el riesgo de dejar que mis compañeros se encuentren en semejante peligro.”

Yue Ye calmadamente miró a Long Haochen, y repentinamente reveló una sonrisa. No se podía negar que ella tenía un aspecto extremadamente hermoso, un nivel completo sobre el de Cai’er, y su par de ojos purpuras estaban llenos con gran encanto y nobleza, “Eres el más extraordinario caballero que me encontrado nunca, y me he encontrado a muchos caballeros. Si fuera un demonio influyente, y supiera de la existencia de un excepcional y joven caballero como tú, definitivamente no escatimaría algún costo para asesinarte mientras todavía pueda hacerlo.

De otro modo, tu futuro probablemente se volverá en una inmensa amenaza para el reino demonio.”

Long Haochen le miró con algo de sorpresa, “¿No me digas que no eres un demonio? El color de tos ojos ya te han traicionado, joven dama del Clan Luna Demonio.”

Anuncios