Han Qian vacilantemente replicó, “Es ciertamente una gran oportunidad, pero este chico realmente me deja inquieta. Desde que se atrevió a ir contra un Demonio Luna en el octavo paso, y considerando que algunos demonios van a ir esta vez, estoy un poco preocupado.”

Ling Xiao respondió con algo de sorpresa, “¡Parece que dijiste la verdad, entonces estos dos chicos son realmente los futuros sucesores de sus dos Templos! Pero eso no es de extrañar, viendo que este Long Haochen rompió a través del sexto paso antes de tener veinte años. Y tiene el espíritu de un caballero, ¡verdaderamente un raro genio!”

Han Qian le preguntó con una mirada de preocupación, “Viejo Ling, ustedes chicos del Templo del Sacerdote tienen el mejor entendimiento del Paraíso Ilusorio. Solo dime una cosa en detalle. ¿Qué peligros hay al final?”

Ling Xiao sonrió en respuesta, “Entonces, dime la verdad también: ¿por qué aquellos dos niños son los únicos sucesores de sus Templos? El talento es una cosa, pero designar únicos sucesores es demasiado peligroso para sus dos Templos. Tiene que haber alguna otra razón. Si ellos maduran exitosamente, incluso en el radio más rápido posible, todavía tomara una docena de años. Y las misiones de los Escuadrones Caza Demonios no son de algún modo libres de peligros.”

Han Qian y Ying Suifeng se miraron uno al otro cara a cara, y Ying Suifeng finalmente dijo, “Bien entonces. Desde que todos somos viejos hermanos que arriesgaron sus vidas lado a lado, y eres en adición el líder auxiliar del Templo del Sacerdote, no debería estar mal decirte la verdad.”

Han Qian ondeó su mano, envolviendo a los cinco de ellos en un Manto Santo antes de decirle a Long Haochen, “Dile que edad tienes este año.”

Long Haochen replicó, “Este junior tiene quince años desde este año. Cai’er va a cumplir quince pronto también.”

Incluso aunque Ling Xiao era uno de los pocos Santos de su generación, todavía no pudo evitar abrir grande su boca, “¿Quince años? ¿Rompiste a través del sexto paso meramente a la edad de quince años? ¡Cielos! Si no hacen uso de algún método secreto, ¿cuán alto es su nivel innato de energía espiritual interna?” Los Seis Grandes Templos tenían algunos métodos secretos para aquellos excesivamente ansiosos para avanzar, pero aquellos harían su cultivación posterior mucho más difícil.

Han Qian replicó, “Así que preguntaste la cuestión esencial. El nivel de energía espiritual interna innata de Long Haochen es 97, y la de Cai’er es 100. El Vástago de la Luz y la Santa Hija de Samsara, ¿has oído hablar de estos términos antes?

Bang. Ling Xiao golpeó su puño contra su frente, inmediatamente ondeando su mano hacia Han Qian y Ying Suifeng, “Déjenme pensar por un momento, me siento un poco confundido. ¿Así que el nivel innato de energía espiritual interna del Vástago de la Luz es 97? ¿Y podría ser que esta Santa Hija de Samsara exitosamente heredó el anterior legado del Vástago de Samsara?”

Han Qian y Ying Suifeng asintieron simultáneamente.

Ling Xiao rápidamente regresó a sus sentidos, mirando a Long Haochen antes de darle una mirada a Cai’er. Sus ojos parecían a aquellos de un gran lobo malo mirando a algunas ovejas. Especialmente cuando miró a Long Haochen, sus ojos parecían llenos con envidia.

“Viejo Han…”

La oración de Ling Xiao fue inmediatamente interrumpida por Han Qian. “No lo digas, así evitaremos dañar nuestras relaciones. Sabes que no puede hacerse.”

Ling Xiao furiosamente replicó, “¡No he dicho nada todavía! ¿Así que cómo podrías saberlo?”

Han Qian dejo salir un resoplido, “Dejándote a un lado, incluso si el Anciano Ling fuera a pedir eso, no podría posiblemente aceptarlo. Nadie del Templo del Caballero podría posiblemente aceptarlo. Te dije todo lo que querías saber, así que vamos rápidamente con el asunto del Paraíso Ilusorio. Deberías saber sobre la importancia del Vástago de la Luz y la Santa Hija de Samsara para la Alianza. Cuando crezcan, ellos un día serán los únicos que nos permitirán comenzar un verdadero contrataque contra el reino demonio.”

Ling Xiao tocó su propio pecho con una mano, tomando otro profundo respiro ante de gradualmente disipar la envidia en sus ojos dirigida hacia Long Haochen. Toda la severidad que estaba en su cara la primera vez que trató con Long Haochen inmediatamente desapareció por completo. Después de componerse, declaró con una sonrisa, “¡Haochen! Escuché que eres un Caballero Guardián. ¿Tienes algo de interés en la vocación de curador?”

Han Qian realmente estaba molesto, “Ling Xiao, si tu viejo chico continúas yendo así, me quejaré con el Viejo Ling sobre…”

Ling Xiao barrió su mirada en su dirección, “¡Entonces ve! Vamos a ver s mi viejo padre te prestará atención. Solo diré esto: Haochen, si deseas renunciar al camino de un caballero, ven a nuestro Templo del Sacerdote. Ahora la estoy dirigiendo, y puedo asegurarte que la posición de líder auxiliar del Templo del Sacerdote será tuya. Puedo incluso garantizar que dentro de diez años después que rompas a través del noveno paso, inmediatamente te haré el líder del Templo. Efectos de curación grupal de los Santos en el noveno paso pueden salvar ciento y miles de personas, ¡Sabes! ¿Qué hay de bueno ser caballero?”

Las palabras de Han Qian fueron completamente ineficientes al hacer que renuncie. ¡Este era el Vástago de la Luz! Era un tipo de supremo talento que nunca había aparecido antes en toda la Alianza.

Han Qian repentinamente cayó en silencio, mirando el show desde un lado.

Long Haochen replicó apenado, “Lo siento, anciano Ling, no puedo estar de acuerdo con eso. Solo puedo ser un caballero…”

Venas aparecieron en la frente de Ling Xiao, y gritó, “¡Quince años! ¡Puedo permitirte romper a través del noveno paso dentro de un periodo de quince años! Le diré a mi viejo padre que use la gran técnica de la Irrigación Etérea en ti, ayudándote a acelerar la cultivación de tu energía espiritual. Y te proveeré al menos con tras tipos de estufas espirituales del top de la clasificación para sacerdotes. Quince años más tarde, solo tendrás treinta. Y el Templo del Sacerdote te ayudará con todas sus fuerzas para luchar por la posición del líder del Templo de la Alianza, ¿qué te parece?”

Ying Suifeng descontentó lo corto, “Suficiente, ¡viejo Ling! No hay manera. Solo pregúntale quién es su padre antes de preguntarle más. De hecho, no deberías ser los únicos que te los dirán.”

Ling Xiao estaba asombrado, ansiosamente preguntándole a Long Haochen, “¿Tu padre es?”

Long Haochen replicó, “El nombre de mi padre es Long Xingyu.”

Ling Xiao fue totalmente sacudido, su cara se volvió claramente pálida, golpeando su propia frente con fuerza esta vez, “Parece como si debería saber cuándo dejar ir algo. Si ‘ella’ estuviera a mi lado, quizás nuestro hijo también habría tenido este tipo de formidable talento.”

Han Qian resopló fríamente, “Su la buscar a ella con este tipo de actitud, puedo garantizarte que morirás de una manera muy fea.”

Ling Xiao le dio una mirada restringida, regresando una vez más a su actitud seria, “Trátalo como si no hubiera dicho nada. Todo está bien, vamos a regresar a los asuntos adecuados.”

Sugiero dejar a estos dos niños entrar al Paraíso Ilusorio. Para que los demonios hayan venido y nos atacaran con una armada de millones, sin escatimar nada para romper nuestras defensas, su importancia es evidente.

El Paraíso Ilusorio es un lugar milagroso, localizado en un bosque a sesenta kilómetros al norte de la Ciudad de la Montaña Sur, en un lugar que llamamos Santuario Ilusorio. Se informa que el Santuario Ilusorio es el palacio de una diosa en el mundo humano, que ha absorbido la esenia del Cielo y la Tierra. El Santuario Ilusorio abrirá una vez cada cien años, y aquellos que puedan entrar tendrán una gran oportunidad, pero también correrán en peligros coexistiendo con ellos.”

Llegando a este punto, Ling Xiao llegó a un alto, mirando a Long Haochen y Cai’er. “Esta oportunidad es especialmente importante para gente joven como ustedes, debido a que el Paraíso Ilusorio produce los tesoros más valiosos en la tierra, que son las estufas espirituales.”

Long Haochen había estado sosteniendo la mano de Cai’er todo el tiempo, escribiendo palabras en la palma de Cai’er. Tan pronto como el asunto de las estufas espirituales fue discutido, Long Haochen y Cai’er fueron inmediatamente asombrados.

Puede decirse que para elevar la fuerza de uno más allá de los límites ordinarios, las Estufas Espirituales son de mayor importancia. Un lugar que podría producir estufas espirituales podía simplemente ser llamado una tierra santa.

Long Haochen no pudo evitar preguntar en el momento que Ling Xiao pausó su discurso, “Abuelo Ling, ¿entonces cuántas estufas espirituales serán producidas en el Paraíso Ilusorio cada vez.?”

“Es diferente en cada momento, pero su número total nunca excede de veinte. Cada tipo aparecerá solo una vez, y mientras más fuerte la estufa espiritual es, más difícil será la prueba que le corresponda. El mayor punto cuando entres es que no puedes ser codicioso. De otro modo, incluso si pasas las pruebas, sufrirás una muerte inevitable.”

Han Qian pareció confundido, “¿De qué estás hablando? ¿Por qué uno moriría después de pasar la prueba?”

Una humilde sonrisa apareció en la cara de Ling Xiao, “La razón por la que mi viejo padre consintió dejar a los demonios entrar era que tenía un seguro. Tenesmos suficiente experiencia para asegurar que los demonios fallaran en lograr sus ambiciones ahí. Viejo Han, déjame preguntarte, si fueras a ver una docena de estufas espirituales ante tus ojos, ¿qué harías?”

Han Qian replicó sin vacilación, “Naturalmente las recogería a todas aquellas que pueda coger.”

Ling Xiao replicó, “Cierto. En realidad, las estufas espirituales en el Palacio Ilusorio pueden ser cogidas convenientemente como uno desee. Puedes tomar tantas como quieras. Las pruebas ocurrirán solo después. Y eso es decir que, si has recogido una gran cantidad de estufas espirituales, serás probado en concordancia. La dificultad de las pruebas será basada en el número de estufas espirituales que tú has cogido, e incrementará varias veces cada vez. Esta no hace una simple prueba, sino algunas incluso más terroríficas. Personas avariciosas están destinadas a sufrir un trágico final.” Mirándolos, continuó.

“Los dos artículos que mi viejo padre les dio eran Gemas Ilusorias, que han sido producidas en el Paraíso Ilusorio. Con aquellas cosas, en caso de que corran en un grave peligro que son totalmente incapaces de resistir, pueden escoger inmediatamente regresar. El santuario estará ligado a proteger a nuestras personas, en consecuencia, sugiero que tengan una prueba adentro. Aunque probablemente ya posean algunas estufas espirituales, las producidas en el Paraíso Ilusorio son de la mejor calidad. Y además, algunas estufas espirituales que son completamente desconocidas para nosotros también aparecerán. Pero los puntos más importantes están en lo que dije antes: en el mismo modo que sus pruebas son terribles, estas estufas espirituales son la gran oportunidad que está en el Paraíso Ilusorio.”

En este punto, reveló una mirada fría, “Como por las personas del lado demonio, aparte de las diez que entren, habiendo uno o dos supervivientes ya sería una buena fortuna para ellos.”

Las negociaciones entre la Ciudad de la Montaña Sur y el lado demonio progresó rápido, y después de unas pocas series de conversaciones, ambos lados alcanzaron un acuerdo. Mientras que por las ganancias que los humanos obtuvieron de los demonios durante aquellas negociaciones, fueron solo conocidas por los altos mandos, pero definitivamente no podía ser algo tangible. Después de la última victoria defendiendo la ciudad, el daño era extremadamente severo para ambos lados.

Mientras que por Long Haochen, se sintió preocupado sobre la clase de conversaciones que la Alianza del Templo y el lado de los demonios tuvieron. También no necesitaba saber sobre el número de lugares asignados para entrar al Santuario Ilusorio. Todo lo que sabía era que Cai’er y él tenían una plaza para entrar, y que era suficiente para él.

Durante los siguientes tres días, Long Haochen estaba ocupado visitando a sus compañeros y a sus familiarizados en Escuadrones Caza Demonios. Sobrepasado por las visitas de representantes militares, visiblemente obtuvo un reconocimiento total de la armada. Sus 50.000 puntos de contribución de recompensa naturalmente le siguieron.

Pero en el corazón de Long Haochen, algo era incluso más importante que esto. Después de enterarse sobre los detalles concretos pertenecientes al Paraíso Ilusorio, inmediatamente hizo una decisión audaz. ¡Los tesoros adentro del Paraíso Ilusorio eran después de todo estufas espirituales1 ¿Quién no desearía poseer alguna? De acuerdo a su plan original, Long Haochen le expresó a Han Qian su deseo de entrenar en reclusión junto con sus compañeros, hasta el momento que el Santuario Ilusorio se abriera.

Anuncios