Bajo el empuje del Manto Santo, la niebla venenosa fue empujada a un lado, y aunque el aire todavía estaba húmedo, al menos el veneno era incapaz de penetrar el interior del Manto Santo.

Si esto hubiera sido solo un Manto Santo ordinario, algo del efecto corrosivo del veneno todavía lo habría afectado, pero las Ondas de Luz apoyando su Manto Santo lo hizo diferente. A través de las constantes vibraciones, el veneno fue alejado, haciéndolo incapaz de adherirse a la superficie de la barrera. Sintiendo el consumo de su energía espiritual, Long Haochen notó que su consumo era mucho más bajo que su radio de recuperación. Asintiendo hacia sus compañeros, tomó el liderazgo, caminando más profundo en los Pantanos de la Melancolía con el Glorioso Escudo Santo y la Luz Ondulante en sus manos.

El control del Undécimo Guardia Santo sobre la magia de hielo era muy habilidoso. Mientras todos caminaron hacia adelante, el área en él que pasaba se mantuvo sólida algún tiempo, y solo lentamente recuperó su característica original pantanosa. Con la asistencia del Manto Santo de Long Haochen, el 64to Escuadrón Caza Demonios de grado comandante entró a los pantanos tranquilamente.

Adentro, el pantano estaba extremadamente oscuro, y la luz del sol tenía un buen grado de dificultad para alcanzarlo a través de la niebla. Después de caminar por alrededor de unos cien metros, Long Haochen detuvo sus pasos, mirando alrededor.

El Pantano contenía una gran cantidad de plantas, la mayoría vides arraigadas en el interior de la tierra pantanosas. El color de estas vides era muy similar al del gas venenoso del pantano.

“Han Yu, si somos emboscados y mi Manto Santo es roto, crea otro Manto Santo para proteger a todos. En ese momento, por favor recuerda cerrar tus ojos y tratar de evitar respirar algo del veneno.”

“Si.” Han Yu asintió.

Aunque este veneno probablemente no sería tanto para herir a potencias del sexto paso como ellos, era mejor ser precavidos. Una vela cuidadosa haría a un barco durara unos miles de años.

Justo cuando Long Haochen estaba hablando, sus ojos repentinamente se dilataron, y su mirada se dirigió hacia adelante, Yating inmediatamente sintió su intención, y apuntó con una luz blanca en esa dirección.

Con un bajo rugido, una masiva figura cargó hacia Long Haochen.

La niebla era tan densa que fue solo cuando este enemigo chocó contra el Manto Santo que todos pudieron ver su apariencia.

Era un gran lagarto, enteramente de color dorado oscuro, con pus por toda su piel, y un par de muy siniestros ojos color verde oscuro. Abriendo su boca, apunto con sus dientes hacia Long Haochen.

La respuesta de Long Haochen fue extremadamente rápida. Mientras el Manto Santo exterior desaparecía abruptamente, el Glorioso Escudo Santo fue iluminado de blanco. Este fue el resultado de la liberación de la Técnica Espada Santa y un Golpe de Escudo, dándole la bienvenida al lagarto.

Con un sonido de un golpe cargado, el lagarto cayó hacia atrás, pero Long Haochen no se movió un solo paso. La Luz Ondulante en su mano derecho justo realizó un corte tan rápido como un relámpago, dibujando un grácil arco de luz en medio del aire, ejecutando una Espina de Luz combinada con Fuego Santo, violentamente cortando el cuelo de ese lagarto.

Con un Pop, sangre rebozó y la cabeza de ese lagarto se separó de su cuerpo. Su sangre era verde amarilla, y tenía una apariencia nauseabunda. Después de ser cortada a muerte, su cadáver lentamente se hundió en la tierra pantanosa, produciendo una serie de burbujas.

Lin Xin escabulló un comentario en voz baja, “¿Podría ese haber sido un pariente de Haoyue?”

Wang Yuanyuan le dio una mirada en blanco, “Si tienes tales comentarios, ¿deberías decírselos directamente a Haoyue.”

Long Haochen declaró, “Esta debería ser una bestia mágica del quinto paso, y del tipo venenoso. Supongo que algunas criaturas del pantano mutaron debido a su medio ambiente.” Para otro caballero, incluso en el séptimo paso de cultivación, la Espina de Luz no debería ser capaz de asesinar instantáneamente a una bestia mágica del quinto paso, equivalente a una potencia del cuarto paso. Pero la Espina de Luz de Long Haochen contenía Ondas de Luz y Fuego Santo, con la adición de la propiedad de doblar el poder de ataque de Luz Ondulante. Con este golpe asesino instantáneo, determinó la fuerza de este lagarto en el tiempo más corto.

“Maestro, puedo hacer los alrededores más limpios.” La voz baja del Undécimo guardia Santo sonó.

Long Haochen le dio una mirada sorprendida, y asintió en respuesta. “Bien. Sin embargo, tienes que guardar tu energía espiritual tanto como sea posible.”

El Undécimo Guardia Santo replicó, “La esencia de agua aquí es densa, así que no consumiré tanta energía.” Diciendo eso, ondeó el bastón en su mano, y con un profundo y bajo canto, un resplandor colo azul oscuro se extendió hacia afuera.

Este Undécimo Guardia Santo lanzó hechizos más rápido que cualquier otra persona que Long Haochen hubiera visto antes.

Junto con la liberación de ese resplandor azul oscuro llegaron algunos crujidos en el aire, y una escena bizarra se desplegó. La niebla venenosa rodeándolos en realidad se adelgazó con una extrema velocidad, e instantáneamente, el área dentro de cincuenta metros de diámetro alrededor de volvió muy clara.

La niebla venenosa estaba fundamentalmente hecha de una mezcla de vapor y veneno, y cuando el Undécimo Guardia Santo congeló el agua en el aire, naturalmente limpió el veneno también.

Long Haochen también se encontró que los conos de hielo que cayeron al suelo decrecieron la temperatura alrededor en consecuencia, lo cual redujo la salida de la energía espiritual del Undécimo Guardia Santo[1]. Esto precisamente era verdaderamente admirable.

Desde que Long Haochen tomó nota de eso, Lin Xin también lo hizo. Como un mago, siempre creyó que su control sobre la magia era muy bueno. Pero comparado al Undécimo Guardia Santo, ¡todavía era inferior! En consecuencia, firmemente se retiró unos pasos hacia atrás hasta que se detuvo detrás del Undécimo Guardia Santo, y silenciosamente miró y sintió todos sus movimientos, agarrando sus rasgos como un mago.

Yating también se volvió consciente de eso, teniendo una consciencia propia de ella misma. Aunque su desarrollo mayormente se originó de la fuerza mental de Long Haochen, su habilidad de aprendizaje no era de algún modo débil.

Yating alcanzó la conclusión de que en el aspecto de pureza elemental, ella debería ser muy superior a este Undécimo Guardia Santo, y desde que Long Haochen rompió a través del séptimo paso, lo mismo era para ella. Uno de los beneficios de la fusión de estufas espiritual que ocurrió en el Paraíso Ilusorio era que le permitió ganar un estado de una estufa espiritual completamente madura. En algún sentido, ella incluso se volvió una verdadera hada avanzada, con la única diferencia de que su vida era parte de la de Long Haochen.

Sin embargo, en los aspectos de control y uso de su poder mágico, Yating se encontró que ella era muy inferior a este esqueleto Undécimo Guardia Santo. Sea en el aspecto teórico o en la práctica de control, la brecha entre los dos de ellos era como la noche y el día.

El Undécimo Guardia Santo no se dio cuenta de su escrutinio. Solo hizo su deber, y regresó a su silencio otra vez después de completar su magia.

Long Haochen giró su cabeza para levantar su pulgar hacia este Undécimo Guardia Santo, y entonces continuaron su avance, liderando al grupo.

Con el estallido de poder mágico del Undécimo Guardia Santo, su visibilidad incrementó enormemente, y el poder opresivo que ellos sintieron después de entrar a los Pantanos de Melancolía se debilitó. Los ojos eran una ventana del alma. Otros sentidos podían temporalmente tomar el trabajo de los ojos de uno, pero casi todos inconscientemente solo creerían en lo que vieran. Pero su confrontaban algo invisible para los ojos, ellos entonces muy posiblemente fácilmente se pondrían nerviosos. Por supuesto, este no era el caso para Cai’er antes que perdiera sus memorias.

Mientras más avanzaban, más pesada la niebla alrededor de ellos se volvía. Los conos de hielo cayendo también comenzaron a crecer en número, pero contraria a las expectativas, el control del Undécimo Guardia Santo sobre los alrededores no era débil. Las plantas que los rodearon enormemente variaron, no solo estando limitadas más a vides. Algunas flores especiales y frutas aparecieron, y el camino comenzó a volverse escabroso.

Precisamente hablando, no había camino después de entrar a los Pantanos de Melancolía, y el único camino consistía del modo en que Long Haochen se abrió camino. Las vides alrededores eran especialmente gruesas, necesitando al menos dos o tres Espinas de Luz reforzadas por Ondas de Luz para cortarlas.

Este trabajo fue emprendido nuevamente por Long Haochen en su propia orden, con los otros manteniéndose en guardia. En un lugar tan nada era más importante que la seguridad personas.

Cai’er silenciosamente siguió a la espalda de Long Haochen. Viendo a este hombre muy joven continuamente ondeando su espada, para abrir un camino a sus compañeros, el miedo en sus ojos desapareció gradualmente. Ese sentimiento de seguridad de ser protegida por otro reapareció, y algunas cosas indescriptibles se elevaron en ella. Ocasionalmente, su corazón y cabeza dolían como si tratara de recordarse acerca de la existencia de este hombre.

Lentamente, su confianza en Long Haochen estaba incrementando, y su humor no estaba tan terrible como cuando ella despertó después de perder sus memorias. Al menos, ella no sintió alguna amenaza de aquellos acompañándola.

Aunque ella se quedó amnésica, la inteligencia de Cai’er todavía estaba intacta. Ella claramente sintió que si, después de perder sus memorias, estas personas no estuvieran presentar a su lado, entonces ella realmente sería miserable. Era muy bueno que ellos estaban a su lado.

Justo mientras Cai’er estaba dejando que sus pensamientos corran salvajemente, Long Haochen repentinamente detuvo su avance, “Algo se siente mal.” Él podía sentir todos los alrededores en su mente, pero no podía encontrar que estaba mal. Sin embargo, este sentimiento estaba creciendo más y más intenso, y parecía un poco como antes, cuando ellos habían sido rodeados por los seis escuadrones Removedores de Cazadores de Demonios, aunque no se sentía tan intenso.

Este era sentido instintivo de peligro.

La expresión de Long Haochen repentinamente se volvió grave, y dio un grito alto, “Cai’er, ¡se cuidadosa!” Repentinamente retirándose, su amplia espalda golpeó a Cai’er.

Aunque Cai’er estaba amnésica, sus instintos de batalla todavía estaban presentes. Cuando Long Haochen la golpeó tan repentinamente, su mano derecha fue inconscientemente empujada en su espalda. Pidiendo prestada la fuerza de ese empuje, ella directamente golpe el borde del Manto Santo.

Justo mientras ella estaba llena de asombro, una masiva cabeza salió del pantano debajo, golpeando a Long Haochen desde el suelo, y derribándolo. Después de que esa masiva cabeza lo empujara lejos, lo siguió en el aire, y abrió mucho su boca, mostrándose con una brecha de dos metros de amplio.

Era una gran serpiente verde oscura, cuya parte fangosa era tan gruesa como una jarra de agua[2]. La escena de su masiva boca abriéndose era suficiente para darle un aterrador asombro a todos.

Su aparición fue sin alguna advertencia, y nadie sintió su presencia. Fue solo demasiado repentina.

Con un brillo dorado desde el cuerpo de Long Haochen, las cuatro alas espirituales abruptamente lo empujaron hacia arriba. Aunque el Manto Santo fue roto, el Fuego Santo ascendió desde él consiguiendo deshacerse del veneno alrededor sin alguna dificultad.

[1] Esto es porque debido a la temperatura ya no tiene que congelar tanto el ambiente con su energía espiritual si ya de por sí hace frío.

[2] Creo que se refiere a su cola.

Anuncios