Temprano en la mañana, tiempo del desayuno.

Cuando Long Haochen y Cai’er llegaron junto en frente de sus compañeros, todos, incluyendo a Gao Yingjie, sintió que algo estaba fuera de los dos de ellos.

Aunque Cai’er estaba ciega, un cambió todavía podía ser sentido en la atmosfera. Solo que debido a que estaba llevando su velo blanco, nadie pudo ver la actual expresión en su cara.

Los otros nueve recién formados Escuadrones caza Demonios también estaban comiendo en el mismo comedor. Más tarde, su viaje continuó.

Lin Xin le susurró al oído de Long Haochen en voz baja, “Bien hecho capitán. Verdaderamente mereces ser llamado nuestro joven héroe.”

Confundido, Long Haochen replicó, “¿Qué?”

Lin Xin se rió y le explicó, “La última noche, fui a tu habitación a buscarte, pero no había nadie ahí. Parece que tú no regresaste a tu habitación después de toda la noche. Contrólate – deberías controlarte.”

Solo entonces Long Haochen entendió la razón detrás de la mirada en la cara de sus compañeros, instantáneamente declarando avergonzado, “Es hora de comer, vamos a apurarnos.” Mientras dijo eso, le dio a Cai’er un cuenco de gachas, tomando alfo de comida para él y comenzó a comer.

Aunque la expresión de Sima Xian no era tan vulgar como la de Lin Xin, también estaba dando a Long Haochen miradas perplejas mientras sigilosamente levantaba su pulgar hacia arriba en dirección de Long Haochen.

Sin embargo, Long Haochen estaba comiendo con u cabeza hacia bajo, así que no lo vio en absoluto.

Pero cuando estaban cavando de comer y habían subido al carruaje otra vez, Gao Yingjie pasó al lado de Long Haochen y dejó que una pequeña oración se deslice fuera, “¿No es este desarrollo un poco apurado?”

Un cambió apareció en las esquinas de la boca de Long Haochen, pero al final, no explicó lo que realmente había sucedido a los otros. No podía decir, En realidad, ¡no hice algo así! Y, de hecho, en la mañana cuando Cai’er se despertó de la tierra de los sueños a su lado, ella lo había abrazado en secreto después de sentir su cuerpo descubierto bajo la cobija. Y también en esa temprana mañana, Long Haochen ya se sentía mucho más auto-disciplinado que la noche anterior. Para mantener el cuerpo de Cai’er cubierto con la cobija entre ellos ya fue una gran prueba a su fuerza de voluntad.

Hacia originalmente un lado lujurioso en él, así que, hacia las burlas de sus compañeros, solo podía admitir que no era totalmente inocente.

Contrario a las expectativas, Cai’er no parecía en lo más mínimo avergonzada. Su timidez y sus otros sentimientos fueron cosas que solo podía revelar a ese idiota. De los ojos de otros, era la misma que antes; una fría joven y la mejor asesina de su generación. En los restantes diez días, los miembros de los diez recién formados Escuadrones Caza Demonios gastarían la mayoría de su tiempo en los carruajes, esperando adentro desde el amanecer hasta la noche mientras se dirigían a la frontera oriental de la Alianza.

Gao Yingjie hizo lo que dijo que haría, pasando su experiencia en Long Haochen en una base diaria. Aunque el único que estaba hablando era a Long Haochen, los otros naturalmente consiguieron escucharlo. Diez días pasaron, y todos sintieron como si tuvieran muchos beneficios de la situación.

En el mismo tiempo, con la asistencia de las Píldoras de Almacenamiento Espiritual de Lin Xin, el crecimiento de la energía espiritual de Sima Xian y Chen Ying’er fue extremadamente rápida. Naturalmente, Shi Xiaoxue no fue capaz de beneficiarse de semejante tratamiento recibido de estas Píldoras de Almacenamiento Espiritual como no era un miembro de su Escuadrón Caza Demonios. El costo de hacer estas Píldoras de Almacenamiento Espiritual era demasiado considerable.

Dentro de este corto lapso de tiempo, la posición de todos dentro del equipo fue establecida por Long Haochen como el capitán y Cai’er como la única con el poder de fuego principal. Lin Xin estaba a cargo de los asuntos financieros y los dos brutos, Sima Xian y Wang Yuanyuan, no se preocupaban mucho de estos asuntos; ellos solo se preocupaban de pelear. Del mismo modo, Chen Ying’er era incluso más desinteresada.

Ciudad Exorcista, esta era la ciudad más estratégica en el área fronteriza de la Alianza del Templo. Esta ciudad fue casi construida como una fortaleza, situada en la cima de una cordillera, y estaba entre dos grandes montañas. El terreno hizo que pareciera como una fortaleza inalcanzable, extremadamente difícil de atacar.

La Ciudad Exorcista también era llamada la Cordillera Exorcista y podría ser descrita como una cordillera continua que bloqueaba el paso de los demonios y se extendía sobre unas mil millas, y también era conocida como la importante montaña de paso que simbolizaba la resistencia de la Alianza del Templo contra los ataques de los demonios desde el este. En otras palabras, en el caso que la Ciudad Exorcista fuera a caer, la armada de demonios sería capaz de entrar y marchar directamente en el territorio de la Alianza.

Así, la Alianza del Templo tenía una fuerza militar masiva en espera, al mismo tiempo, los cuarteles principales del Templo del Asesino también estaban localizados ahí. Este era el lugar donde Cai’er había crecido desde joven. Y hoy al mediodía, los diez carruajes viniendo de la Ciudad Santa llegaron a la Ciudad Exorcista, y bajo los arreglos del Templo del Asesino, los diez recién formados Escuadrones Caza Demonios había sido registrados en un hotel en el este de la oficina de gobierno.

Ya habiendo descansado durante la tarde, los diez recién formados Escuadrones Caza Demonios fueron dirigidos por sus respectivos capitanes de equipos para un salón de conferencia después de la cena. Finalmente habían alcanzado la localización de su siguiente misión.

Los diez Escuadrones Caza Demonios estaban sentados en diez filas, cada capitán del Escuadrón Caza Demonio se sentó en el primer puesto. Long Haochen estaba en la primera fila, y atrás estaba Yang Wenzhao.

Yang Wenzhao ocasionalmente giró su cabeza para mirar a Chen Ying’er, sentada en la retaguardia de los puestos del Escuadrón Caza Demonios #1, pero Chen Ying’er no le devolvió la mirada, aunque ella ocasionalmente abarcaba su entorno con unas pocas miradas.

Long Haochen estaba mirando a Li Xin, que estaba en la segunda fila, y la saludó con un gesto de la mano. Li Xin era el vice-capitán del Escuadrón Caza Demonios #4 y tenía una posición alta dentro de su equipo.

Los capitanes de los diez Escuadrones Caza Demonios estaban sentados en la primera hilera de puestos, pero dos asientos todavía estaban vacíos. Claramente, otras personas aún no habían llegado.

Pasos sonaron y todos inconscientemente giraron su cabeza para mirar afuera de la puerta para solo ver a un hombre y una mujer entrar al salón de conferencia con varios guardaespaldas vestidos con atuendos marciales completos.

De sus apariencias, estos parecían aproximadamente de 30 años. El hombre estaba vestido en ropas militares de color negro bordado por un hilo dorado y llevaba una apariencia lujosa; tenía una constitución delgada, y una apariencia hermosa, un cabello corto color purpura, y parecía estar lleno de vitalidad. Sus ojos brillaron con frialdad y orgullo. Con una mirada tan aguda como una lanza, una atmosfera cortantemente fría inmediatamente llenó el enorme salón de conferencia tan pronto como entró. Por su lado estaba una mujer vestida con una toga de mago azul, su cuerpo estaba rodeado por una vasta esencia de agua que estaba pulsando como si estuviera viva. Parecía más joven comparado al hombre a su lado, tenía un cabello color azul y una cara pintoresca-naturalmente deslumbrante. Sus encantadores ojos pasaron por la multitud, como si estuviera buscando a alguien en particular.

Viendo a esta pareja, Long Haochen no pudo evitar mirarlo en blanco. No sabía por qué, pero en su corazón, mantenía un sentimiento familiar hacia ellos.

Rápidamente, estas dos personas llegaron en el medio del escenario. Los diez Caballeros del Templo y líderes se habían levantado tiempo atrás, y Gao Yingjie tomó la iniciativa de ir arriba y darles la bienvenida, saludándolos cortésmente.

“Hermano Mayor Gao.” De su voz, este hombre sonaba algo emocionado mientras iba hacia adelante para darle a Gao Yingjie un gran abrazo. La mujer lo siguió y le sonrió a Gao Yingjie antes de esperar a un lado.

Escuchando la voz del hombre, sentada detrás de Long Haochen, el cuerpo de Cai’er se sacudió ligeramente, pero rápidamente recobró la normalidad, su cara todavía era tan fría como siempre.

Gao Yingjie cambió la dirección y miró al grupo de jóvenes, “Déjenme introducirlo, él es Sheng Lingxin. El señor Lingxin es el comandante en jefe del Distrito Militar Exorcista y también el más joven asesino en haber alcanzado el paso de Rey Asesino dentro de toda la Alianza.”

¿Rey Asesino? Ese era un asesino del séptimo paso. Este señor Sheng solo parecía estar cerca de los 30 años, ¿podría ser que ya era una potencia del séptimo paso a una edad tan joven? Por un momento, los talentos seleccionados de los Seis Grandes Templos no pudieron evitar mirarlo fijamente, llenándose con admiración.

Sheng Lingxin sonrió ligeramente y dijo, “Hermano Mayor Gao está exagerando. Tengo 37 este año, esto no puede ser contado como joven. Ustedes son los verdaderos jóvenes héroes. Esperó que, en este viaje en el Distrito Militar Exorcista, en mi Ciudad Exorcista, todo el mundo sea capaz de mostrar su potencial.”

Gao Yingjie pasó a mirar a la mujer, y en este momento, su mirada estaba enfocada en la multitud, un ligero cambió apareció en su mirada. Esta mirada estaba llena con tristeza, con anhelo y con algunas otras cosas.

“Esta persona es el líder del regimiento mágico de la Ciudad Exorcista y maestro del salón del Templo Auxiliar del Mago de la Ciudad Exorcista, el Gran Maestro Mágico Lan Yanyu.

Sheng Lingxin ligeramente tocó a Lan Yanyu de aspecto opaco. Solo entonces ella reaccionó, asintiendo a todos. Sin embargo, ella no dijo algo, su mirada permaneció igual de comienzo a fin.

Long Haochen notó que el porqué de este cambió en la mirada de Lan Yanyu estaba en realidad orientado en su dirección. ¿Está mirando a Cai’er?

Sheng Lingxin y Lan Yanyu se sentaron en los puestos en el medio de la plataforma, y Sheng Lingxin dijo en un tono grave, “Bienvenidos a todo ustedes a la Ciudad Exorcista. Antes de asignarles diferentes misiones a todos, primero les presentaré la actual situación del Distrito Militar Exorcista y la Ciudad Exorcista. Espero que cuando sea tiempo que ustedes se vayan, sea en una suficiente buena forma para más tarde regresar completamente cargados con puntos de contribución.

El Distrito Militar Exorcista está en control de toda el área incluyendo la Cordillera Exorcista completa. Desde el norte al sur, cubre una distancia continua de 1.654 kilómetros. El terreno de esta cordillera se extiende verticalmente, haciendo a la vasta mayora del Distrito Militar Exorcista extremadamente difícil de atacar y permitiéndonos bloquear a estos demonios. Y debido a esto, la Alianza está estable y nosotros todavía vivimos.

En el momento presente, la mayora del Distrito Militar Exorcista está supervisado y comandado por nuestro Templo del Asesino con la asistencia de los otros Grandes Templos. Incluyendo la mayor porción de aquellos resguardando los lugares estratégicos de la Cordillera Exorcista, nuestras tropas son un total de 80.000 soldados. Bajo el comando principal de los Cuarteles Centrales de la Alianza, el Templo del Asesino ha comprometido su vida a resistir al enemigo con inquebrantable determinación. Desde el tiempo de esta oscura era comenzara 6.000 años atrás, el Distrito Militar Exorcista y la Ciudad Exorcista ha ido a pasado por miles y miles de ataques de los demonios, pero nunca ha caído. Este lugar está llenó con la sangre y las lágrimas de incontables de nuestros ancianos cuyas vidas fueron tomados por los despiadados demonios invasores.”

Escuchando las palabras de Sheng Lingxin, los asesinos de los diez Nuevos Escuadrones Caza Demonios, con excepción de Cai’er, todos parecían emocionados y orgullosos. Esta Ciudad Exorcista era la tierra santa de los asesinos. Para ellos, ser capaz de participar en la batalla aquí era en sí mismo un enorme honor.

“La ofensiva militar de los demonios ya ha sido lanzada, pelando con nuestros soldados que había comprometido sus vidas a la Alianza. Serán divididos en diez campamentos militares para trabar en conjunto con nuestras tropas de infantería más básicas para aprender cómo actuar en cooperativo. Entre estas tropas, no tendrán privilegios de algún tipo, y asesinar enemigos no solo les traerá puntos de contribución, sino también será el único modo para promocionarse dentro de la armada. Mientras mayor cantidad de puntos de contribución tengan, más misiones importantes recibirán dentro del laso de tres meses, el nivel que alcancen dependerá de sus propios esfuerzos. Tengan en mente que, en caso de que alguno de los miembros muera, su Escuadrón Caza Demonios será disuelto y sus puntos de contribución será tomados de regreso. En el campo de batalla, el poder individual siempre permanecerá insignificante; cooperando como un equipo es el único modo de sobrevivir.”