Después de haber tenido contacto por un tiempo bastante largo, los miembros del 4to Escuadrón Caza Demonios de grado soldado sentían con gran claridad la brecha que los separaba del 21er Escuadrón Caza Demonios de grado general. El par de novios y centros del equipo formado por Long Haochen y Cai’er tenía un impacto que divide los mares. Los otros miembros también tenían poderosas habilidades para exhibir, y además, estaban totalmente unidos.

Esta masacre entera duró por solo diez minutos, y Long Haochen no dejó a un solo enemigo escapar. Cuando el ultimo enemigo finalmente cayó, fue asesinado por su Espada Espíritu Santo mientras usaba Gambito Final.

Todo el tiempo, Long Haochen se benefició del apoyo de la leal Hada Elemental de Luz Yating, respondiendo perfectamente a su deber de ayudarlo a recuperarse.

Sin dejar ir a Cai’er de su espalda, Long Haochen se deshizo de un par de cristales sanguinarios pegados a sus espadas pesadas, dirigiéndose de regreso a la entrada de la cueva junto con Hao Yue.

Long Haochen no tenía algún formidable hechizo de recuperación con efecto grupal, pero no significaba que era lo mismo para Hao Yue. De su iniciativa, una iluminación de luz sagrada inundó cada esquina de la cueva.

“Prepárense, todos. Limpiaré el campo de batalla, así que vamos a partir de aquí a toda velocidad.” La voz de Long Haochen sonó áspera, y después de que terminó de dar estas instrucciones, se volteó y caminó. Mientras caminaba, almacenó los cadáveres de cada Gran Desalmado y sus Caballos Pesadillas del Diablo dentro de la Melodía Eterna.

Es cierto, el Colgante de la Melodía Eterna también era una herramienta de almacenamiento. Mientras que por cuánto espacio abarcaba, incluso con su actual capacidad mental, Long Haochen era incapaz de decirlo.

Habiendo pasado a través de la anterior masacre, Long Haochen tuvo un más claro sentimiento de que cada vez que masacraba a un Gran Desalmado, el alma de la contraparte inmediatamente sería succionada en la Melodía Eterna. Y la energía de alma que ganó de los enemigos que justo había asesinado era incluso más fuerte que la energía que recibió de los cadáveres de la anterior batalla. Desde que no podía hacer algo sobre eso, solo podía ignorarlo por ahora. La verdad, no tenía alguna verdadera comprensión del principio de la energía de alma.

Confiando en la Melodía Eterna, Long Haochen fue rápido barriendo a través del campo de batalla. Cuando regresó al lado de sus compañeros, excepto del todavía inconsciente Dian Yan, todos habían recuperado su habilidad para moverse.

Después de mirar a Long Haochen barrer a través del campo de batalla sin ninguna dificultad, Lin Xin parecía haberse recuperado de sus memorias dolorosas. Habiéndolo visto recoger todos los cadáveres de los Grandes Desalmados y los Caballos Pesadillas del Diablo, no pudo evitar sino mirarlo con amplios ojos. Cuando Haochen regresó, secretamente lo indicó a venir. Con su espalda hacia el resto del grupo, esperó por Haochen.

Long Haochen le dio una mirada antes de silenciosamente mirarlo.

“¿Cómo están todos?” Long Haochen preguntó.

Han Yu replicó, “A excepción de Dian Yan que sufrió heridas serias, nadie debería tener problemas caminando, solo, para continuar peleando será bastante desafiante. Yuanyuan, Sima y yo tomamos las Píldoras de Explosión Espiritual y Sanguinarias. Temo que el pequeño cerdo de Ying’er, McDull, está en bastante mala forma, y no será capaz de continuar absorbiendo cristales mágicos para unirse a la batalla.”

Luc Xi replicó, “Nuestro lado está en mejor situación, Han Daosi y Li Xin todavía pueden pelear, pero Yi Jun encendió su propia fuerza vital, y en consecuencia está inconsciente y recuperando su energía espiritual. Necesitaré al menos tres horas más para lanzar mi hechizo de curación grupal otra vez. Dian Yan al menos necesitará siete días de tratamiento antes de meramente recuperar algo de fuerza de pelea. Xiaomo está mucho mejor al igual que yo, y recuperaremos algo de energía espiritual en aproximadamente tres horas.”

Aunque esta batalla terminó sin alguna muerte, podía decirse haber sido una total tragedia para su lado. Los únicos que todavía tenían la fuerza para continuar peleando era el trio de Long Haochen, Li Xin y Han Daosi. Cai’er, que había perdida cuatro de sus sentidos por una duración de siete meses, era incluso más lastimoso que el seriamente herido Dian Yan.

Long Haochen calmadamente asintió, declarando después de algún tiempo de reflexión, “Tendré a Hao Yue llevando a Dian Yan y Yi Jun, e inmediatamente nos prepararemos. Después avanzaremos más profundamente en las montañas, sin mantenernos cerca de un lugar visible como la Caverna Desolado Silbar, deberíamos ser capaces de fácilmente ocultarnos. Ahí, esperaremos para que todos recuperen algo de energía espiritual antes de intentar volver.”

Luc Xi silenciosamente asintió e respuesta, mirando a Long Haochen con algo de vacilación.

Long Haochen sabía que estaba pensado, “Justo antes, registré mi exploración de la Caverna Desolado Silbar, y esto claramente no es un lugar que seremos capaz de explorar a fondo. Después de que encontremos un lugar para establecernos, compartiré el registro de la exploración con todos.”

Los contenidos de la Gema Registradora no podían ser falsificados, o al menos, nadie tenía esta habilidad entre ellos. Una increíble habilidad en alquimia era necesaria para hacer esto posible.

Escuchando a Long Haochen decir eso, Luc Xi inmediatamente se sintió avergonzado, y calmadamente le asintió a Long Haochen.

Long Haochen dijo: “Vamos a irnos de aquí entonces. Justo ahora, recuperé los cadáveres de los enemigos. Un tercio de los cristales mágicos serán suyos.”

Luc Xi se apresuró a reaccionar, “No hay necesidad, no hicimos mucho de cualquier modo.”

Long Haochen negó con la cabeza, y dijo en un tono claramente determinado, “Ahora somos un solo equipo, y compartiremos ganancias de acuerdo a cómo lo acordamos. Sin ustedes, mis compañeros de equipo no habrían durado el tiempo suficiente para mi regreso, así que vamos hacerlo como dije. ¡Tiempo establecido!”

La reacción violenta de la estufa espiritual de Cai’er causó que Long Haochen se sintiera extremadamente nervioso. La gentileza que tuvo durante los momentos normales se fue y se remplazó por algo de ferocidad. Pero con la fuerza y habilidad que mostró ahí, todo lo que dijo se sintió como un asunto de rutina, al menos los miembros del 4to Escuadrón Caza Demonios de grado soldado estaban secretamente agradecidos. Un tercio de las ganancias de una cantidad tan grande de Caballos Pesadillas del Diablo y Grandes Desalmados no era una pequeña figura.

Todos una vez más establecieron su viaje, y aunque estaban la mayor parte en un estado muy débil, habiendo herido a personas entre ellos, sus cuerpos estaban lejos de exceder la fuerza de personas ordinarias como peleadores.  Cuando el alba tocó la tierra, el grupo de trece no se apresuró de irse de la cresta de la montaña, en su lugar penetrando incluso más profundo bajo el liderazgo de Long Haochen. Después de cruzar dos picos de montañas, finalmente se detuvieron en un área llena de arbustos.

Era un valle con un hueco natural en el medio de él, justamente el lugar justo para que temporalmente se establecieran. Cuando decidieron acampar ahí, ya era el mediodía.

Luc Xi se volvió el miembro más ocupado del equipo, incesantemente recuperando su energía espiritual mientras tomaba el deber de curar a todos.

Lo que finalmente relajó a Long Haochen un poco fue que Cai’er gradualmente recuperó su habilidad para moverse. En este momento, estaba sentado cerca de la entrada del hueco, dejando a Cai’er temporalmente recostarse contra su cuerpo.

Cai’er estaba pareciendo muy calmada, pero ahora estaba ciega, muda, sorda e incapaz de saborear, pero parecía como si se preocupara en absoluto sobre todo esto, solo calmadamente acurrucada en el abrazo de Long Haochen.

Mientras los otros estaban descansando, Han Daosi tomó el deber de continuar vigilando, y Haochen haló a Cai’er por la mano, usando su pulgar para formar algunas palabras en la palma de Cai’er. Lentamente escribiendo la narración de todo el curso de los eventos que ocurrieron de regresó en la Caverna Desolado Silbar.

Cai’er era incapaz de escucharlo, pero podía sentir y estaba más bien en realidad disfrutando de este tipo de sentimiento. Mientras dejaba que Long Haochen escribiera unos caracteres en su palma, acurrucada contra él, justo como el pequeño gran McDull estaba acurrucado en el abrazo de Chen Ying’er.

“Lin Xin, ven aquí por un momento. Tengo algo que decirte.” Li Xin repentinamente ondeó su mano a Lin Xin, indicándole que la siguiera.

Lin Xin quedó pálido, ligeramente frunciendo sus cejas, pero todavía escogió seguir a Li Xin dentro del hueco. Long Haochen solo le dio una mirada confundida, pero no dijo algo sobre eso. En su corazón, Li Xin era una de las personas de más confianza que tenía. Comprendía el carácter de esta gran hermana suya muy bien, y no sabía lo que anteriormente sucedió dentro de la cueva. En lugar de seguirles la pista, continuó escribiendo algunas palabras en su palma.

Los otros estaban cultivando a los lados, y no les prestaron atención.

El hueco era muy profundo, y continuaron caminando hasta que estaba a más de doscientos metros de profundidad en la montaña. Cuando se miraba a lo profundo, uno sería capaz de ver una maravillosa escena.

Li Xin continuó caminando, hasta que nada permaneció en su visión, antes de finalmente detener su paso.

Lin Xin se detuvo cerca de atrás con una cara patética, simplemente usando sus dedos para peinarse su propio cabello verde oscuro, trenzándose el cabello y poniéndolo junto antes de sentar en una piedra del muro, “¿Para qué me llamaste aquí? ¿Tratando de asesinarme en orden de silenciarme?”

Li Xin descontenta declaró, “Como un hombre, ¿qué estás haciendo con un cabello tan largo? Estás haciendo algo semejante como un trenzado. En mi opinión, simplemente parecer más cercano a una chica.

Lin Xin curvó sus labios, respondiendo, “Hay, es llamado ser guapo, ¿bien? No digas tonterías debido a que no lo entiendes.”

Li Xin desdeñosamente replicó, “¿Guapo? ¡Que mierdas! Habla otra vez cuando seas la mitad de guapo que Long Haochen:”

Un cambio temporal apareció en la expresión de Lin Xin, y sus músculos inmediatamente se endurecieron, “¿No me digas que solo me llamaste para molestarme? Seguro, el Capitán tiene mejor apariencia que yo, ¡pero parece incluso más a una chica que yo!

Li Xin repentinamente se quedó en silencio, mirando a Lin Xin sin decir algunas palabras más.

Sintiendo la extraña atmosfera, Lin Xin no pudo evitar mirarla, confundido.

“Lo siento.” Li Xin ligeramente bajó su cabeza, “Fue mi error, no debería haberte forzado a compartir parte de tu pasado, mucho menos recordar aquellos dolorosos eventos en tu mente.”

Lin Xin ligeramente tembló, y un dolor inamovible llenó las profundidades de sus ojos. Bajando su cabeza, la tiró el cabello que había estado combinando todo este tiempo a su espalda.

“Está bien, alguien me habría preguntado tarde o temprano. Para ser honesto, profundamente me siento mucho mejor ahora.” Lin Xin dijo con una expresión dolorosa.

Li Xin sin prisa camino a su lado, “Debería conseguir un castigo por hacer tal error. Entonces, maldíceme de regreso. O más bien, golpéame, y me sentiré mejor.” Su expresión era muy seria. Estando al lado de Lin Xin, ofreció su todavía vigorosa figura delicada como un tipo de auto-sacrificio.

La expresión de Lin Xin cambió, “Señorita, detente de bromear, ¿no es cierto? ¿Incluso sería capaz de golpearte?

“No te regresaré el golpe.” Li Xin se apresuró a enfatizar.

“¿Es eso? Regresaré entonces.” Lin Xin descontento declaró, y se giró para dirigirse en la dirección opuesta para irse.

Li Xin estampó su pie, “Temo del juicio de los demás. No regresaré así, ¿o cómo sería incluso ser capaz de enfrentar a tus compañeros de equipo?”

“Suficiente.” Lin Xin abruptamente se giró, furiosamente replicando, “¿Qué uso tendré al golpearte? No dije algo mal, solo soy un cobarde que no tiene las agallas para aprender magia ofensiva. Incluso si te golpeó y te maldigo, ¿no me digas que crees que sería suficiente para aliviar el dolor en mi corazón? Hmpf…”

Las palabras de Lin Xin terminaron con un sonido ronco, y sus originales grandes ojos parecieron incluso más grandes mientras la miraba.

Si alguien más estuviera presente, habría descrito esta escena como asombrosa.

Una linda y vigorosa caballero estaba en este momento agarrando la cabeza de un mago, empujándolo contra el muro de piedra detrás de él, antes de fieramente besar sus labios.

Anuncios