Aunque sus heridas todavía no habían sanado, Long Haochen estaba gratamente sorprendido debido a que descubrió que su energía espiritual interna y externa habían incrementado notablemente.

Actualmente era un Gran Caballero de octavo rango; la suma de su energía espiritual interna y externa era cercana a 1.600. Su energía espiritual externa era al menos 240 unidades de energía espiritual[1]. Después de las luchas del día previo, su energía espiritual externa había incrementado aproximadamente diez niveles, mientras que su energía espiritual interna había ganado 20 niveles. En el momento presente, era casi un Gran Caballero de noveno rango.

Enfrentando una situación de vida o muerte había despertado su potencial. Omitiendo la intensa pelea que tuvo contra el enemigo del Clan Dyke, el Demonio Verde Oscuro Doble Espada que vino del Clan Zelin casi había dirigido todos sus ataques a Long Haochen, así que el crecimiento de la energía espiritual naturalmente incrementó en un rango sustancial. Por supuesto, este progreso era solo un estimado aproximado desde el punto de vista de Long Haochen. Solo después de finalmente romper a través del siguiente paso estaría seguro del progreso actual que hizo. Hasta entonces, tendría que hacerlo por su impresión, y no tenía forma de distinguir un cambio concreto en la naturaleza de la energía espiritual.

Los otros cuatro despertaron en sucesión, y directamente después, se veían gratamente sorprendidos. Cada uno de ellos sintió un incremento en su nivel de cultivación.

Después de cepillar sus dientes y lavar sus caras, tuvieron el desayuno. Cuando las cinco personas ya iban a salir, Feng Yangmu apareció una vez más ante ellos.

“Partamos. Al igual que cuando estaban completando la prueba anterior, voy a estar a su lado.” Después de terminar de hablar, una luz azul brilló y Feng Yangmu no podía ser visto en ningún lado.

Li Xin sacó la lengua, suavemente susurrando: “¿Este Maestro Feng tiene el nivel de cultivación de un Mago Jefe del sexto paso?”

Después de la amarga batalla de ayer, la relación entre Lin Jialu y Li Xin había obviamente mejorado. Lin Jialu calmadamente asintió, y respondió: “El Maestro Feng es ciertamente un Mago Jefe del cuarto rango, un asistente de nuestro Templo del Mago.”

Después de que los cinco agradecieran a las personas de la guarnición, inmediatamente partieron, Lin Jialu naturalmente montó al Unicornio Rose junto con Li Xin, y tan rápido como un rayo, avanzaron hacia la Alianza del Templo en el noreste.

……

Una habitación circular dentro de una imponente salón de color dorado oscuro, de 16,5 metros de alto.

Ahí no había una sola ventana, y aun así, una inusual luz melancólica brillaba en el cabello de alguien.

Era de un tenue color azul, o más precisamente, un brillo azul oscuro.

Líneas doradas estaban dibujadas en el suelo, entrelazándose y formando un hexagrama. Incontables inscripciones se extendieron desde este hexagrama a todo el salón. Ya fuera desde el suelo, las paredes o el techo, todo estaba cubierto con misteriosas inscripciones.

Si Long Haochen pudiera entrar, definitivamente hubiera reconocido aquellas inscripciones que eran exactamente las mismas que las dibujadas en la Cordillera Sagrada de los Caballeros, un lenguaje místico usado en tiempos ancestrales.

La diferencia era que ese lenguaje mágico usado ahí era color oscuro, diferente al de la Cordillera Sagrada donde estaba llena con una austera atmosfera brillante. Estos eran enteramente diferentes de los patrones antiguos escritos en un místico lenguaje con gran variedad de la Cordillera Sagrada de los Caballeros.

Estas inscripciones azul oscuro crearon una atmosfera restrictiva, como si estuvieran prohibiendo algo.

En medio del salón principal, a un lado de estos hexagramas, una daga quietamente flotaba en medio del aire. Tenía un color negro azabache que no emitía algún brillo. Si no fuera por el brillo azul oscuro de los alrededores, esta daga básicamente no podría ser percibida.

No había signos de energía espiritual, pero este profundo artículo de color oscuro parecía completamente dominar el área entera, como si los signos azules estuvieran solo aquí para dar sus respetos a él.

Bajo esta daga de color negro azabache en el medio de los hexagramas, una persona estaba agachada. Una joven señorita. Estaba sentada con las piernas cruzada. Su largo cabello púrpura estaba extendido sobre sus hombros, como si emitiera una capa de luz azul oscuro.

Tenía una piel completamente blanca, pero este color blanco parecía un poco insano. Su nariz, ojos, labios, lengua y oídos no se veían como las de una persona viva, sino más bien a la de una estatua.

Sus ojos lentamente se abrieron y sus pupilas pudieron ser vistas. Eran enteramente de color gris ceniza y su cara parecía vacía de pensamientos, justo como una ventana cerrada. Era lo bastante impresionante para hacer que cualquier otra mujer suspirada de envidia.

“Debemos partir ahora.” Una voz gélida sonó adentro del salón desde todas direcciones.

“En[2].” Un soplo suave de aire de la hermosa nariz escultural de la joven chica. Lentamente se puso de pie y giró en la dirección de la daga negra suspendida en medio del aire, levantando su cabeza para mirarla.

Una tenue luz destelló, y la daga flotando repentinamente bajó, directamente pasado a través del espacio entre las cejas de la chica, desapareciendo sin un rastro.

En el momento siguiente, todas las inscripciones místicas en el salón se volvieron tenues, rápidamente perdiendo su brillo azul oscuro.

……

Diez días después.

Ciudad Aimei. La más prospera de las grandes ciudad perteneciente a la Alianza del Templo. Por su localización dentro de la Alianza del Templo, esta gran ciudad casi nunca sufre de los bautismos de la guerra. El grado en que esta ciudad floreció fue solo superada por la Ciudad Santa de la Alianza del Templo. La distancia de la Ciudad Aimei a la Ciudad Santa era solo cercana a 400 kilómetros o más, y dos día viajando a paso rápido en caballo era suficiente para llegar a ella.

Long Haochen y sus cuatro compañeros habían llegado a esta bulliciosa ciudad temprano en la mañana. En comparación con la Ciudad Aimei, la Ciudad Hao Yue era equivalente a un simple bloque de la ciudad.

Sin embargo, diez días de viaje apresurado habían extenuado a Long Haochen y a sus compañeros, y no tenían el humor para apreciar esta disparidad. Primero encontraron un hotel para estar, comieron una buena comida, y entonces regresaron a sus respectivas habitaciones tomando un baño caliente. Para descansar y relajarse, nada se sentía mejor que esto.

De acuerdo a la fecha límite dicha, aún faltaban cuatro días antes de la Competencia de Selección de Caza Demonios. En consecuencia, los cinco decidieron descansar en la Ciudad Aimei por un día, antes de salir temprano en la mañana para continuar su apresurado viaje.

Después de un día de descanso, todos se pusieron mucho más confortables. Long Haochen estaba actualmente en su habitación meditando, cuando un golpe pudo ser escuchado en la puerta.

“Haochen, ven con hermana mayor, vamos a ir a caminar.” La voz de Li Xin sonó a través de la puerta.

Dispersando la energía espiritual interna revolviéndose adentro de él, Long Haochen tranquilamente se levantó. “Voy.”

Tras el crecimiento traído a través del entrenamiento, la energía espiritual interna de su cuerpo ya se había vuelto considerablemente pura. Entrenando mientras combinaba los efectos de la estufa espiritual localizada en su pecho y la suave radiación dorada adentro de él, su energía espiritual gradualmente se comprimía y mostraba señales de condensación. Su energía espiritual interna condensada en forma líquida significaría que habría cruzado el límite para volverse un Caballero Tierra. Parecía que solo le faltaban alrededor de trescientas unidades de energía espiritual. Sin embargo, la verdad, no era definitivamente tan fácil romper a través de la brecha entre el cuarto y el quinto paso.

“Hermana, ¿a dónde vamos?” Long Haochen abrió la puerta para una Li Xin vestida de manera casual apoyándose en el marco de la puerta afuera, dulcemente riendo mientras lo miraba.

Li Xin envolvió su brazo alrededor de él, diciendo: “No preguntes, solo ven conmigo. Haoyue, te quedarás y protegerás la casa. En un rato, esta hermana mayor va a comprarte pescado seco para que comas∼.” Mientras decía esto, empujó a Long Haochen fuera de la habitación. Pequeño Luz y Pequeño Flama tragaron saliva y saltaron rápidamente hacia la cama, procediendo a dormir. Desde que Long Haochen se había comido ese cristal mágico, la duración de su sueño diario había incrementado significativamente. Fue solo en los últimos días que había conseguido mejorar un poco.

Llegando a la entrada del hotel, Long Haochen estaba sorprendido de encontrarse que Lin Jialu ya los estaba esperando. Viéndolo, sonrió ligeramente, y dijo: “Vámonos.”

“Ustedes dos, ¿a dónde vamos exactamente?” Long Haochen preguntó suspicazmente. Podía decir que Li Xin y Lin Jialu tenían un objetivo en mente.

Lin Jialu cubrió su boca y rió, diciendo: “¿No hemos esperado para vender el cuerpo de ese Demonio Verde Oscuro Doble Espada? La Ciudad Aimei alberga una casa de subastas muy grande, y ese demonio también puede ser subastado con muy poca dificultad. Iremos a subastarlo y entonces dividiremos las ganancias; tu hermana mayor también tiene algunas cosas que quiere comprar.”

“Eh.” Long Haochen replicó con desaprobación. En su mente, el entrenamiento era claramente mucho más importante.

<Anterior          Siguiente>

[1] Nivel y unidades de energía espiritual es lo mismo.
[2] Un sonido que expresa acuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s