Este costo fue realmente demasiado alto. De hecho, esos diez cristales mágicos habían sido adquiridos de los miembros fallecidos de la Guardia Dragón Negro, que habían muerto durante el curso de las varias pasadas guerras. La razón por la que Huang Shuo los tenía era porque el Emperador Dios Demonio muy probablemente sería atacado por el más poderoso Escuadrón Caza Demonios cada vez que se pusiera en marcha. Como su subordinado más cercano, él llevaba estos cristales mágicos así que podía entregárselos a su emperador cuando fuera necesario.

Con un destello de negro ante sus ojos, Huang Shuo replicó con furia extrema, “¿Qué? ¿Es solo tan simple como eso?”

Long Haochen pretendió recordarse acerca de algo, antes de declarar abiertamente, “Oh, todavía hay más. Recuerdo que un demonio vestido de naranja fue ordenado hacer algo, después de que un hechizo especial naranja fuera lanzado que confinó al guardián del Paraíso Ilusorio por algún tiempo. Pero el usuario del hechizo naranja auto-explotó, y su Corona de Herencia fue recuperada por Ah’Bao.”

“¿Qué?” Esta vez, dos magos vestidos de color naranja se aproximaron. Su cabello naranja los clasificaba como potencias del Clan Demonio Estrella. En este punto, aquellos dos que habían tenido caras inactivas hasta entonces inmediatamente revelaron su asombro.

“¡La Técnica de la Gran Profecía! ¡Ah’Bao en realidad le ordenó usar la Técnica de la Gran Profecía!”

Muy claramente, la declaración de Long Haochen estaba equivocada. Ellos podían decirlo debido a que su descripción de la Técnica de la Gran Profecía no era en lo más mínima errónea. Más importante, solo la Técnica de la Gran Profecía podría mostrar una utilidad tan formidable, ¡como en realidad confinar al guardián de este lugar!

“Huang Shuo, nos debes una explicación de este asunto. De otro modo, tendrás que justificarte ante el Dios Demonio Estrella.” Las dos potencias del Clan Demonio Estrella se le aproximaron con furia.

La expresión de Huang Shuo se volvió más fea. Solo él sabía qué tipo de misión el Emperador Dios Demonio le había dado a Ah’Bao. También entendió la razón por la cual Long Haochen escogió este momento para citar este detalle, era con la intención de sembrar discordia entre sus filas. Aun así, no tenía modo de rechazar sus palabras. Una vez más, cambios aparecieron en la atmosfera del lado de los demonios.

Esta vez, aunque la fuerza principal consistía en la Armada de los Dragones Negros, las potencias de las otras razas no eran pocas. Y todos ellos eran elites de sus propios clanes, entre los que algunos lores menores también se habían unido. Desde que Ah’Bao había ordenado al hombre del Clan Estrella usar un hechizo prohibido de auto-destrucción tal como la Técnica de la Gran Profecía, ¿cómo él iba a tratar a los hombres de sus clanes?

En un momento, el grupo de los demonios comenzó a perder su unidad.

La cara de Huang Shuo cambió de color, antes de darle una fiera mirada a Long Haochen, profundamente imprimiendo la apariencia de este joven hombre en su propia mente, antes de girar su cabeza hacia las dos potencias del Clan Demonio Estrella, “Este asunto no es totalmente claro por ahora, pero si nuestro joven maestro ha sido salvado por Su Alteza, definitivamente les daré cuenta al señor Demonio Estrella. Sin embargo, actualmente todavía somos incapaces de asegurar si este humano está diciendo la verdad.”

Y justo en ese momento, el Santuario Ilusorio lentamente se hundió, sumergiéndose de regreso al lago. Incluso si querían ir para inspeccionar y verificar, esto no podría ser hecho más, para no hablar del hecho que ellos eran incapaces de incluso entrar al Santuario Ilusorio.

Proyectado detrás de Ling Xiao y Han Qian, Long Haochen lentamente se retiró, y se movió en el medio de las potencias de la Alianza del Templo. Huang Shuo les dio a estos humanos una mirada irreconciliable, furiosamente ordenando, “Vamos.” Después de decir eso, lideró a las potencias de los demonios afuera.

Ling Xiao inmediatamente no dejó el Bosque Ilusorio, sino que llamó a Long Haochen, Cai’er y Zhang Fangfang para preguntarles acerca de todo lo que había ocurrido en el Paraíso Ilusorio.

A excepción de ocultar el hecho que el trajo a sus compañeros a través de la Torre de la Eternidad, Long Haochen le dio precisos detalles de su momento en el Paraíso Ilusorio. Después de finalmente decirle que el grupo de Ah’Bao no logró capturar a Ye Xiaolei, simplemente habló acerca de las poderosas bestias mágicas en el Paraíso Ilusorio, sin algún excesivo elogio.

Escuchando las palabras de Long Haochen, la mirada de Ling Xiao se volvió fue. Verdaderamente, el daño sustraído por los demonios esta vez fue bastante considerable, pero la Alianza aún terminó como el lado engañado.

“¿Una Deidad?” Long Haochen no entendía todo acerca de deidades, ya que una potencia del noveno paso y el maestro auxiliar del Templo del Sacerdote, Ling Xiao, tenía algo de conocimiento acerca de eso. Vagamente adivinó que el Emperador Dios Demonio había alcanzado un cierto nivel de cultivación, y ahora necesitaría una deidad para elevar su propia fuerza incluso más. Además, en caso de que alcanzara una deidad, la destrucción de la humanidad quizás verdaderamente llegaría. En ese momento, quizás no existirían humanos que sean capaces de detenerlo. Y esta deidad en realidad estaba localizada en el Paraíso Ilusorio.

Justo como Huang Shuo no estaba seguro de la oportunidad que el Emperador Dios Demonio tenía de ganar contra el Dragón hada, Ling Xiao no podía asegurarse acerca de si ese Dragón Hada realmente podría proteger el Paraíso Ilusorio.

Alcanzando este punto de su pensamiento, la cara de Ling Xiao claramente se vio pálida. Después de algún tiempo de vacilación, instruyó a las potencias de la Ciudad de la Montaña Sur para que permanecieran atrás para proteger al Bosque Ilusorio, y después de darle algunas órdenes para reportar cualquier nueva noticia a él, finalmente llevó a todos de regreso a la Ciudad de la Montaña Sur.

Aunque Han Qian estaba sorprendido acerca del hecho que el Emperador Dios Demonio podía atravesar el espacio del Paraíso Ilusorio, actualmente todavía estaba de muy buen humor.

¡Diez! ¡Estos eran un total de diez Cristales de Dragón Diablo! Como cristales mágicos de los Dragones Diablo del noveno paso, estas cosas eran raros tesoros. Podía decirse que cada cristal de Dragón Diablo podría valer lo mismo que una pieza de equipamiento de nivel épico. De esto podría ser visto lo valioso que eran.

Aunque eran del elemento oscuro, la energía que contenían era extremadamente pura, y en la mano de un gran maestro, sus usos serían incomparables.

Long Haochen originalmente expresó su voluntad de ofrecer estos cristales mágicos como un puro regalo para la Ciudad de la Montaña Sur, pero ¿cómo podría Ling Xiao aceptar semejante gran regalo? Solo cuando Long Haochen clamó que eran un pago por las Gemas Ilusorio, Ling Xiao finalmente acordó tomar dos.

Han Qian directamente aceptó tres de ellas sin reservación. Era después de todo el gran maestro de Long Haochen, y estas cosas ciertamente serían de más uso para él que para Long Haochen. Los restantes cinco cristales fueron dados a Long Haochen, e incluso aquellos tres cristales no fueron tomados por el Templo del Caballero gratis. Ellos lo intercambiarían por puntos de contribución. Mientras que, por la cantidad específica, Long Haochen no preguntó, después de regresar a la Ciudad Santa donde la Torre de Misión de Caza Demonios estaba, conseguiría saber acerca de la cantidad de cualquier modo cuando aceptará su siguiente misión.

La operación de esta vez fue un fallo para los demonios, pero estaba más allá de ser considerado un éxito para los humanos, y ellos probablemente tendrían mucho que manejar de las secuelas.

En su camino de regreso, Long Haochen tuvo a Ling Xiao tratando las heridas de Cai’er. Después de que justo había obtenido los cristales mágicos de los dos Dragones Diablo, Ling Xiao naturalmente no escatimaría gastos, y en realidad usó un hechizo de curación del noveno paso. Antes de retornar a la Ciudad de la Montaña Sur, Cai’er fue tratada con ese poderoso hechizo de curación, que incluso incrementó su energía espiritual.

Después de retornar al Templo del Sacerdote, Han Qian y Ling Xiao fueron incapaces de prestar más atención a Long Haochen, debido a que todos estaban ocupados con reuniones. Long Haochen y Cai’er temporalmente partieron con Zhang Fangfang, y regresaron a sus habitaciones privadas en la primer sotano.

“Haochen, ¿qué pasa contigo? ¿Por qué te ves tan intranquilo?” Cai’er le dio una mirada dubitativa a Long Haochen, que se veía pálido.

Long Haochen replicó en voz grave, “Es Haoyue, está llamándome. Temo que ha encontrado algunos problemas con su evolución. Cai’er, tengo que encontrarme con él inmediatamente.”

“Vamos juntos entonces. Desde que las regulaciones del Paraíso Ilusorio podían ser rotas, el mundo de donde viene Haoyue debería definitivamente ser lo mismo. El único problema es que no han sido seis horas desde la última vez que usaste la torre.”

Long Haochen negó con su cabeza, “No hay más necesidad de las seis horas.” No tenía el tiempo para más explicaciones y jaló la mano de Cai’er, regresando a la Torre de la Eternidad en un destello bajo el brillo dorado de la Melodía Eterna.

Después de su despertar como un escogido de Dios, un cierto cambio ocurrió en la conexión entre Long Haochen y la Melodía Eterna. No había más necesidad de esperar seis horas, y ligeramente sintió que, si quería ser transportado solo por él mismo, sería capaz de retornar a la Torre de la Eternidad en cualquier momento. Si llevaba a sus compañeros, aunque la brecha de tiempo necesaria sería más grande, no era tan larga como seis horas.

Entre su escuadrón, Cai’er en realidad era la único con la fuerza completa de batalla. Wang Yuanyuan tenía algún sentimiento aturdiéndola, en consecuencia, Long Haochen creía que ella estaba herida. Por esta razón, después de regresar a la Torre de la Eternidad, Long Haochen no planeaba decirles a los otros acerca del asunto con respecto a Haoyue, pero quería en su lugar llevarlos de regreso al Templo del Sacerdote directamente tan pronto como fuera capaz.

Después, un resplandor purpura iluminó todo su cuerpo, y el contrato de sangre entre Long Haochen y Haoyue liberó su poder, inmediatamente transportándolo al otro mundo.

Long Haochen claramente todavía se acordaba acerca del peligro que Haoyue había confrontado la última vez. En ese momento, Long Haochen había meramente sido un caballero del cuarto paso, cuya fuerza estaba más allá a la de un sexto paso. Esa vez verdaderamente fue muy peligroso, pero afortunadamente su suerte había sido buena y había logrado salvar a Haoyue en el preciso final.

Long Haochen ahora era un caballero del sexto paso, y después de la batalla en el Paraíso Eterno, despertó su físico como el escogido de un dios, y su energía espiritual incluso incrementó ligeramente. No solo fue su energía espiritual interna que ahora había alcanzado las 7.000 unidades, sino también creció su energía espiritual externa tremendamente, alcanzó un nivel desconocido para Long Haochen. Sin embargo, incluso no estaba cercano a su anterior yo, y en consecuencia, se sentía extremadamente confiado de ser capaz de salvar a Haoyue.

Ahora, estaba a la espera de ver la apariencia evolucionada de Haoyue. ¿Solo qué tan poderoso se volvería después de esta evolución?

Durante su última evolución, Haoyue le había crecido una tercera cabeza, antes de comer muchos cristales mágicos por una gran cantidad de tiempo. La cantidad específica no era conocida por Long Haochen, pero durante cada batalla, Haoyue era el único ganando la mayoría de los beneficios en este aspecto. Esta era la razón por la que había entrado tan rápido al estado de profundo sueño implicando su evolución una vez más.

Ya que su tiempo con Haoyue incrementó, Long Haochen sintió mucha más curiosidad acerca del origen de Haoyue. En el momento que justo había aparecido, parecía como una bestia mágica débil. Pero mientras el tiempo pasó la fuerza que Haoyue mostró estaba creciendo más y más grande. En dos meros años, esta evolución definitivamente le dejaría romper a través del sexto paso. Esta era una velocidad de evolución que Long Haochen incluso nunca había escuchado antes.