Justo del modo que respondió al golpe fatal de Long Haochen, podía ser visto que la fuerza de Ah’Bao verdaderamente excedía la fuerza de ese joven Desalmado Shen Can por mucho. El punto clave para esa diferencia estaba en el hecho que su energía espiritual externa excedía las 20.000 unidades.

Era la primera vez que Long Haochen se volvió consciente de lo terrorífico que podía ser la energía espiritual externa después de alcanzar un cierto nivel.

Sin embargo, su ataque no se detuvo en eso. Mientras Long Haochen dejó salir una bocanada de sangre, un grito resonante de dragón salió de él. Aunque la Estocada Asura había sido desviada, Lluvia Azul, Hibisco de Luz instantáneamente se volvió en dos pequeños dragones de luz y lluvia, que fueron directamente hacia el oponente.

El modo de Long Haochen de pensar era muy simple; enfrentando semejantes poderosos oponente, no podía posiblemente ganar solo yendo con todo. Solo sería un asunto de tiempo antes de que el oponente lo asesinara. Su única oportunidad era confiar en ataques explosivos con poder destructivo instantáneo suficientemente grande para dominarlo. Por tanto, usó completamente sus técnicas, y apuntó al menos a herir a su oponente seriamente.

Dentro del Paraíso Ilusorio, la velocidad de recuperación de la energía espiritual de Long Haochen fue varias veces más rápido que alguien más. Incluso comparado a este Ah’Bao, Long Haochen estaba confiado de que su recuperación de energía espiritual era más grande. Bajo tales circunstancias, temía menos de pelea sin reservas. Si pudiera herir a Ah’Bao, por proceder con una serie de ataque, tendría una oportunidad.

Ah’Bao naturalmente no esperó que Long Haochen en realidad todavía tuviera trucos en sus mangas. Y especialmente no que serían tan poderosos.

Long Haochen escupió otra bocanada de sangre, no debido a las heridas de los ataques de Ah’Bao, sino debido a haber conectado todos sus ataques más poderosos consecutivamente. Sus canales de energía estuvieron bajo estrés pesado, causándole que escupiera su propia sangre inconscientemente. Pero incluso bajo estas circunstancias, los Dragones Dobles de Luz y Lluvia aún fueron liberados exitosamente.

Con una violenta explosión, Ah’Bao tosió una vez más. Su cuerpo fue enviado a volar por el ataque, dos pequeños dragones azul y dorado inquebrantables serpentearon alrededor de su cuerpo.

Long Haochen se levantó directo en su lugar original. Sin dar algo de tiempo para recuperarse, una niebla dorada de luz ascendió desde su cuerpo en un destello. Era Almacenamiento de Poder.

Su cantidad total de energía espiritual interna era alrededor de seis mil, pero después de este combo de tres ataques consecutivos, ya había consumido más de cinco mil unidades. Eso era decir, su energía espiritual restante estaba lejos de ser suficiente para una segunda Estocada Asura.

Sin embargo, aquí en el Paraíso Ilusorio, con la ayuda de la Hada Elemental de Luz Yating, Long Haochen logró obstinadamente liberar una segunda Estocada Asura.

Brillante Disciplina ya tomó la posición de Lluvia Azul, Hibisco de Luz, y Long Haochen no pudo evitar sino escupir otra bocanada de sangre, debido a que ya usó la habilidad de su Almacenamiento de Poder en su pico. En el aire, la niebla dorada estaba reuniéndose, sin restaurar su energía espiritual, sino entrando directamente a él para volverse parte de la Estocada Asura junto con la energía almacenada,

¡Este chico es un demente! Ese era el actual pensamiento de Ah’Bao.

Desde el lanzamiento de la primera Estocada Asura de Long Haochen, su combinación de ataques fue encadenada sin la más mínima pausa, alcanzando el límite de la propia capacidad de su cuerpo. Sin darle el más mínimo segundo para meramente agarrar algo de aire, podría decirse que este Dragón Doble de Luz y Lluvia fue liberado por superar los límites de su propio cuerpo. Esto incluso causó que hiera su propio cuerpo, y el sobregiro de su cuerpo de este estilo tiránico de pelea era una carga que las Cadenas Vinculantes del Alma no eran incluso capaces de compartir entre sus compañeros de equipo.

No solo eso, sino un resplandor rojo apareció en ese momento en el cuerpo de Ah’Bao, era la habilidad Bloqueo. Entonces un brillo rojo similar apareció alrededor del cuerpo de Long Haochen mientras el lanzó la habilidad Sacrificio.

¡Estaba superando sus límites, como si su vida dependiera de eso! Pero este era también el mejor momento que podía escoger para hacer eso.

Incluso considerando la fuerza Ah’Bao, él no pudo evitar sino sentir algo de temor por el acto de Long Haochen de no retenerse a cualquier corto. Semejante demente que incluso no consideraba alguno de los efectos secundarios del ataque muy posiblemente lo heriría seriamente.

En este momento, Ah’Bao no mostró algo más de reserva. Una fuerza opresiva llena de un aura antigua fue liberada desde su cuerpo, y su originalmente energía espiritual negra se volvió de un color purpura oscuro. Incluso sus ojos se volvieron completamente purpuras.

Un par de alas de dragón negro se extendieron en su espalda, y su piel blanca fue cubierta con unas finas escamas purpuras de dragón. Luchando para conseguir liberarse, sus brazos rompieron la unión de los Dragones Dobles de Luz y Lluvia despiadadamente.

Afectado por su impulso, la Estocada Asura almacenada de Long Haochen pareció tomar un corto segundo para ser lanzada.

Un silbido ensordecedor se esparció hacia los alrededores causando violentas ondulaciones en el aire, y bajo los efectos de la habilidad Sacrificio, el ataque de Long Haochen directamente cortó a través del aire. Curiosamente, los alrededores de su cuerpo parecieron vacíos de fluctuaciones de energía espiritual. Pero todo esto era solo el comienzo antes de que una escena muy extraña emergiera.

Toda esta concentración de energía espiritual fue juntada en un punto.

La grave expresión de Ah’Bao se volvió absolutamente la más indescriptible. Con un movimiento de su mano derecha, una delgada espada apareció. Clavando su extremo afilado hacia adelante, directamente apuntó contra la Estocada Asura de Long Haochen.

“Ding.”

Después de que un sonido ensordecedor llenó el aire, Ah’Bao tosió duro, finalmente escupiendo una bocanada de sangre purpura. Su cuerpo entero, completamente brillando de purpura, fue inmediatamente empujado hacia atrás una distancia de más de diez metros por el ataque de Long Haochen. La delgada espada en su mano se despedazo, inesperadamente reduciéndose a nada.

Sin embargo, después de completar este ataque, Long Haochen también cayó al suelo, agarrando desesperadamente aire. En su boca ya estaba una Píldora de Gran Recuperación Espiritual, como su imponente aura colapsaba a una velocidad asombrosa.

Los ojos de Ah’Bao estaban encendido con flamas de ira. Herido. ¡En realidad había sido herido dos veces en sucesión por este humano más allá de ser su igual en fuerza! Desde que era un demente, entonces solo debería dejarlo encontrar una muerte loca.

El cuerpo de Ah’Bao abruptamente se volvió más robusto, ambos de sus brazos se volvieron en garras de dragón y una seria de rayos purpuras comenzaron a flotar alrededor de su cuerpo.

Sin embargo, una incomparablemente fría intención asesina llenó el aire justo en ese momento, y todos los alrededores se volvieron oscuros. Pareciendo que justo en este momento, el Paraíso Ilusorio se volviera enteramente gris.

Una silueta negra apareció silenciosamente al lado de Long Haochen, calladamente mirando al cercano Ah’Bao. Su mano izquierda se levantó sin apresurarse, un inmenso lustre gris gradualmente tomó forma en su espalda. Como Mientras creó la forma de una espada, la frenética intención asesina alcanzó su pico.

“Quizás sea incapaz de derrotarte, pero puedo llevarte al otro mundo conmigo.” La fría voz de Cai’er retumbó en el aire. No le había dado a Long Haochen una mera mirada, pero su intención asesina aún alcanzó su límite supremo.

La intención asina estalló desde la Estufa Espiritual de Samsara y la Daga de Samsara le dio un terrorífico sentimiento de total destrucción. Incluso Long Haochen sintió claramente un cambió que pareció haber ocurrido en la Estufa Espiritual de Samsara, cuya intención asesina fue incluso más sustancial que en el pasado.

La intención asesina de su Estufa Espiritual era usualmente dispersada en todas las cuatro direcciones, pero ahora fue bloqueada enteramente en el cuerpo de Ah’Bao.

“Hermano Bao, se cuidadoso, esa es la Estufa Espiritual de Samsara y la Daga de Samsara.” El grito alarmado de Yue Ye resonó. Inmediatamente después, ambas Leng Xiao, Yue Ye al igual que los otros dos demonios aparecieron rápidamente en la espalda de Ah’Bao.

Entre aquellos cuatro estaban el anteriormente orgulloso demonios vestido de naranja, que pareció severamente atacado, y había aparentemente sufrido heridas graves. El otro que directamente apareció en la espalda de Ah’Bao fue el segundo clasificado entre los diez demonios que vinieron al Paraíso Ilusorio. Un joven vestido de túnica purpura. Era el único que intervino para asesinar al mago Cazador de Demonios, ganando control poco a poco sobre el campo de batalla.

Al mismo tiempo que Cai’er apareció, los miembros del 21er Escuadrón Caza Demonios de grado general aparecieron en sucesión atrás de Long Haochen, y estando junto con ellos estaba Zhang Fangfang…

Eso era decir que el otro guerrero Cazador de Demonios también había muerto de las heridas que había recibido durante la anterior batalla.

La batalla entre Long Haochen y Ah’Bao había sido intensa en el uso de la formidable energía espiritual que todos los del lado demonio naturalmente la sintieron. Y fue lo mismo para Cai’er y los otros.

Los miembros del 21er Escuadrón Caza Demonios habían llegado a tiempo, habiendo herido gravemente al mago anaranjado mientras retornaban la marea de la batalla. Por los medios de su nivel tope de coordinación, Zhang Fangfang había temporalmente el deber usual de Long Haochen, y junto a ellos había forzado al enemigo a retirarse. Ahora, ellos estaba hombro con hombro, oponiéndose a Ah’Bao aquí.

En términos de situación en general, los miembros del 21er Escuadrón Caza Demonios de grado general todavía estaban mejor. Solo Long Haochen estaba completamente extenuado, después de enfrentar a su oponente que resultó ser un pez gordo.

Pero lo mismo no ocurrió para los demonios. Todos ellos entendieron lo poderosos que era Ah’Bao, y todavía, había sido herido por Long Haochen.

El asombro de Yue Ye fue naturalmente el más grande. Ella conocía Ah’Bao desde joven, y si hubiera escogido a alguien como un objetivo de admiración entre la generación más joven, ese sería definitivamente Ah’Bao.

Además, ella también entendía claramente el nivel de cultivación de Long Haochen, y para ella, estos dos eran imposibles de compararse en cualquier punto.

Sin embargo, esta situación precisamente fue enteramente diferente de lo que había imaginado.

Aunque Long Haochen estaba totalmente gastado, Ah’Bao también había sufrido heridas, ¿y ellas fueron causadas por los ataques de Long Haochen? ¿Y en una pelea uno versus uno?

En términos de número, el grupo de Long Haochen tenía a ocho miembros, mientras que el grupo de los demonios solo contaban con cinco, incluyendo a las personas seriamente heridas. Ah’Bao también había sufrido varias heridas, pero como un todo, la brecha entre los dos lados no era tan gran más, aunque el lado demonio tenia probablemente la mano superior.

La mirada en blanco de Ah’Bao vio fijamente las alas negras extendiéndose en la espalda de Cai’er. Viendo las alas negras desplegándose ominosamente, sintió la intención asesina que podría estallar en cualquier momento, sus ojos gradualmente se estrecharon y sus garras de dragón se retrajeron con crujidos.

“Vámonos.” Ah’Bao ordenó indiferente.

“¡Hermano Bao!” Leng Xiao llamó en resignación.

Ah’Bao fríamente barrió su mirada en ella, ligeramente extendiendo las alas en su espalda y barriéndolos cerca del suelo.

Los otros no se atrevieron a decir algo más, y Yue Ye le dio a Long Haochen y Cai’er una profunda mirada antes de rápidamente seguir a Ah’Bao, yéndose rápidamente.

La intención asesina se dispersó lentamente, y Long Haochen vacilantemente se levantó. Su cara no estaba relajada en lo más mínimo debido a la partida del enemigo. En su lugar, parecía incluso más serio.

“Si esto no fuera el Paraíso Ilusorio, temo que habríamos sido dominados.” Long Haochen murmuró tranquilamente.

Sima Xian preguntó en voz baja, “Jefe, ¿qué tan poderoso era ese chico?”