Los Escuadrones Caza Demonios eran un grupo separado con autoridad sobre todos los oficiales. Y además, estas eran existencias templadas por enfrentar peligros en el campo de batalla contra los demonios. En el pasado, había estado una estadística de que cada miembro de un Escuadrón Caza Demonios de grado comandante habría al menos asesinado a miles de demonios en el campo de batalla.

No era una exageración decir que cada Cazador de Demonios era un héroe de la humanidad. En consecuencia, incluso oficiales de un alto tan alto no se atrevería a ser descuidado en lo más mínimo cuando trataba con ellos. Esta era la razón también por la que los dos de ellos llegaron juntos.

“¿Dónde está esa persona?”, el líder militar preguntó con una mirada molesta después de gritarle al oficial.

Ese oficial no se atrevió a pronunciar una palabra por ahora, y simplemente levantó su mano, apuntando en la dirección de Long Haochen.

El cónsul y el líder militar miraron a Long Haochen, y parecieron asombrados. No era como si ellos no vieron a Long Haochen y Cai’er, solo que Long Haochen verdaderamente parecía joven. ¿Cómo podría verse él en lo más mínimo como un Cazador de Demonios de un Escuadrón Caza Demonios de grado comandante? ¡Para no hablar acerca del hecho que sería su capitán!

Viendo a estos dos, la expresión de Long Haochen una vez más se volvió sería. Aunque parecía bastante joven, había experimentado situaciones de vida y muerte muchas veces. Como el capitán de un Escuadrón Caza Demonios, comandándolo con experiencia, vio muchas cosas, e incluso el Emperador Dios Demonio no podía asustarlo. Y menos aquellos dos ante sus ojos.

“Soy el único que los llamó a los dos. Aun así no les consulté.” Long Haochen también sabía que su apariencia no era muy convincente, y no quería gastar mucho tiempo aquí. Diciendo eso, movió su mano derecha en la dirección de ese líder militar, que vio con asombro que la mano derecha de Long Haochen repentinamente se volvió transparente, un claro signo de Cuerpo Brillante, usado por Caballeros del Templo del séptimo paso.

¿En el séptimo paso? ¡¿Qué persona está en el séptimo paso?! ¿No es él demasiado joven? Eso no es cierto, seguramente está disfrazado o usando alguna píldora extraordinaria.

El líder militar y el cónsul intercambiaron miradas, antes de dar un paso apresurado hacia adelante apresurados. El cónsul llevando su túnica declaró, “Hola, Respetado Cazador de Demonios. Soy el cónsul de la Ciudad Starseeker, Shui Mu, y esta persona es el líder militar de la ciudad, Han Qianyu.”

Long Haochen asintió, “Hola. Los dos deberían saber acerca de lo que ocurrió justo antes. Espero que apropiadamente manejen la situación aquí. No quiero ver alguna situación como esta aparecer aquí otra vez, o si no, me aseguraré de presentar una queja a la Alianza, pidiéndoles que los remuevan de sus posiciones.”

Sin la más mínima formalidad, Long Haochen expresó sus pensamientos.

El cónsul Shui mu todavía fue mejor, su expresión solo cambió un poco antes de regresar a la normalidad, pero ese líder militar Han Qianyu frunció sus cejas, “No pregunté por su nombre todavía, ¿señor?”

“Capitán del 64to Escuadrón Caza Demonios de grado comandante, Long Haochen.” Antes de decir esto, prestó atención para liberar una barrera dorada de luz, cubriéndose a él y a los dos oficiales de la Ciudad Starseeker, aislando el ruido.

Con respecto al estatus de Long Haochen, Shui Mu y Han Qianyu no tenían la más mínima duda. Su atributo luz, y el Cuerpo Brillante del séptimo paso decían mucho. Esta era una plena prueba, en consecuencia, esto no podría posiblemente ser falso.

“Hola, Capitán Long. Estos sinvergüenzas verdaderamente arruinaron la cara de las personas de la Ciudad Starseeker hoy. Después de regresar, naturalmente manejaré los asuntos apropiadamente. Desde que su distinguido es un Capitán de un Escuadrón Caza Demonios, tus propias misiones son todo de lo que necesitas preocuparte. Mi mando en la Ciudad Starseeker, no necesita ser criticado a tal medida. La alta posición de mi humilde yo no es algo que pueda mitigar con un mero reporte.” Las palabras de Han Qianyu claramente llevaban algo de furia, y Shui Mu estaba jalando su manga, sin detener su discurso.

Long Haochen estaba originalmente guardando su furia suprimida, pero escuchando eso, su complexión se volvió bastante fea, y le dio la fría replica, “Parece que aquellos subordinados están meramente imitando los vicios de sus superiores. Los Escuadrones Caza Demonios poseen autoridad, y seguramente sabes acerca de eso señor. Desde que tu distinguido yo no parece considerar la falla en el comportamiento de sus subordinados, este asunto será reportado a los altos manos. Cai’er, vámonos.”

Diciendo eso, Long Haochen jaló la mano de Cai’er, dirigiéndose a la salida, despreciando a estos dos altos mandos de la Ciudad Starseeker.

“Peh, ¡que basura!” Mirando a las figuras irse de Long Haochen y Cai’er, han Qianyu no pudo evitar maldecir.

A un lado, Shui Mu le dio una amarga sonrisa, ¿por qué molestarse tanto? Cazadores de Demonios son en ningún lado tan fáciles de manejar. Y Sabes, esta vez fue tu subordinado que estaba mal. No necesitabas decir eso justo ahora, y el asunto habría pasado.”

Han Qianyu, rió severamente, “¿Qué es lo que va hacerme? ¿Los soldados solo tomaron algo de dinero de esta cámara de comercio? Esta basura, ¡incluso el dinero en sus manos no está en su lugar apropiado! Vamos solo a regresar y dejarlos hacer lo que quieran. Los Escuadrones Caza Demonios meramente son supervisores y nada más, y ellos están solo en el grado comandante. Necesitarían estar al menos en el grado rey para estar iguales con nosotros. ¿Solo qué son ellos? ¿Piensan que son extraordinarios solo después de asesinar algunos demonios?”

Dado el sensitivo oído de Long Haochen, y la deliberada voz alta de han Qianyu usó mientras argumentaba con Shui Mu, cada una de sus palabras fueron escuchadas por Long Haochen. Esto no era simplemente una provocación, y la representación de los subordinados imitando a sus superiores claramente molestó incluso más. ¿Qué pensaba que Han Qianyu era él mismo, no estaba dándole al otro lado control sobre ti? Sin embargo, también sabía que Han Qianyu tenía algunas bases para lo que dijo. ¿Quién le dejó ser el hijo del líder auxiliar del Templo del Guerrero? De otro modo, su posición como el líder militar de la Ciudad Starseeker no sería estable como aso.

Originalmente, Long Haochen sintió remordimiento acerca de su exagerada acusación del otro lado. Aunque las anteriores palabras de Han Qianyu no eran placenteras, era un hecho que no tenía la autoridad para entrometerse en los asuntos de la ciudad. Este asunto sería reportado, pero su queja no causaría mucha interferencia.

Sin embargo, la arrogancia de Han Qianyu completamente molestó a Long Haochen, para no hablar del hecho que apoyó a estos soldados aceptando sobornos.

Sintiendo el cambio en el humor de Long Haochen, Cai’er emitió una fría intención, “¿Debería ir?”

Long Haochen negó con su cabeza y replicó, “No puedes actuar en contra de ellos. Son los administradores de la Alianza, así que, si actúas, serás la única equivocada. Tenemos que seguir a través de los canales oficiales. Vamos a regresar por ahora. Tengo un modo de manejar este asunto. Esta persona es verdaderamente obstinada y piensa de sí mismo como el centro, y no es adecuado como el líder militar de la ciudad.”

Terminando de hablar, llevó a Cai’er de regreso a esta ciudad.

En la mañana del segundo día, Long Haochen fue en una caminata con Sima Xian para decirle a las personas de la Cámara de Comercio Yue Ye que estarían pasado por la Fortaleza Sur. Entonces, el grupo de siete tomó la iniciativa para dejar la Ciudad Starseeker, directamente dirigiéndose al Fuerte Sureste.

Long Haochen no les dijo a sus compañeros acerca de todo lo que ocurrió en el día anterior, determinó que manejar este asunto por sí mismo. Cuando alcanzaron el Fuerte Sur, y llegaron al hotel arreglado para ellos por la Cámara de Comercio Yue Ye, Long Haochen se fue él solo. Cai’er originalmente quería ir, pero fue detenida por Long Haochen.

Con simples consultas, Long Haochen buscó su destino, los cuarteles centrales del Templo del Guerrero.

“Por favor manda el mensaje de que el capitán del 64to Escuadrón Caza Demonios de grado comandante, Long Haochen, busca por una entrevista con el líder del Templo del Caballero.” Long Haochen le dijo al guardia al deber en el Templo del Guerrero mientras mostraba su ficha de Escuadrón Caza Demonios.

Para ser capaz de volverse un guardia del Templo del Guerrero, naturalmente fue prudente y apresurado para darle a Long Haochen un saludo de guerrero, antes de tomar su ficha y hacer un reporte.

Viendo que a esta edad, Long Haochen era el capitán de un Escuadrón Caza Demonios que logró elevarse al grado comandante, era claro que su Escuadrón Caza Demonios muy posiblemente alcanzaría el grado rey e incluso el grado emperador en el futuro. Este tipo de Escuadrón Caza Demonios de grado comandante era tratado bastante diferente.

Los seis Templo estaban todos asignados a proteger un fuerte, formando la línea defensiva de la Alianza del Templo. En el borde sureste, el Templo del Guerrero tenía la absoluta autoridad. Y debido a que el Fuerte Sureste era el más cercano a la provincia central del territorio demonio, los Escuadrones Caza Demonios frecuentemente se detendrían aquí y visitarían a los altos mandos del Templo del Guerrero, comunicándose o incluso buscando ayuda algunas veces. En consecuencia, el pedido de Long Haochen para encontrarse era una cosa muy normal, aunque no sería fácil decir si el líder del Templo del Guerrero estaría dispuesto a encontrarse con él.

La mirada de Long Haochen era muy pacifica, y hoy, especialmente se cambió en la Gloriosa Santa Armadura para venir a este lugar.

Un corto tiempo más tarde, ese guardia ya estaba de regreso, y con él vino un hombre de mediana edad que parecía tener cerca de cuarenta años.

El hombre de mediana edad estaba vestido de rojo, extremadamente alto y robusto. Su constitución en realidad hacía a Sima Xian palidecer en comparación. Mirando a Long Haochen, también fue asombrado, “Whoa, ¡realmente joven! Así que eres el Capitán del 64to Escuadrón Caza Demonios de grado comandante, Long Haochen.”

Long Haochen asintió, “Hola, sí, soy yo.”

El hombre de mediana edad rió en alto, “¡Capitán Long es realmente joven! Soy el líder auxiliar del Templo del Guerrero llamado Xu Zhongliang. Bienvenido, Capitán Long.” Diciendo esto, hizo un gesto en la dirección de Long Haochen.

Asintiendo, Long Haochen siguió a este líder auxiliar al interior del Templo del Guerrero.

El Templo del Guerrero parecía menos elegante comparado al Templo del Sacerdote, y más simple e inspirados. Después de la entrada estaba un inmenso salón. El techo, alcanzando una altura de treinta metros, daba un sentimiento muy amplio. Y justo en frente de la puerta, en la posición media del salón del Templo del Guerrero, estaba de pie una escultura.

Viéndola, Long Haochen no pudo evitar detener su avance, dándole una respetuosa mirada a esta escultura antes de realizar un saludo de caballero. Su puño derecho se colocó contra el pechó de su Gloriosa Armadura Santa haciendo un sonido metálico.

Xu Zhongliang no pudo evitar detener sus pasos, viendo a Long Haochen en una nueva luz, con una buena opinión incrementando.

Para el Templo del Guerrero, esta escultura era un signo de gloria suprema. Desde que esta persona estaba llevando una armadura de caballero, claramente era un caballero. Pero dado un saludo tan respetuoso hacia esta escultura en su primer momento aquí, ¿cómo no habría ganado la favorable opinión de este líder auxiliar del Templo del Guerrero? Y además, Xu Zhongliang parecía directo, pero en realidad era muy meticuloso, y tenía una buena visión para juzgar personas. Estaba completamente seguro que el respeto que Long Haochen prestó a esta escultura vino de las profundidades de su corazón.

Era algo natural que Long Haochen fue sincero. A un lado de esta escultura estaba de pie una tabla horizontal inscrita. En ella las palabras: ‘Una espada de mil años.’

Es cierto, esta era la escultura del maestro de la espada divina Ye Wushang. Podría decirse que, sobre las pasadas décadas, el más grande genio que nunca apareció en los Seis Grandes Templos era Ye Wushang. Incluso despertó la esperanza que el Templo del Guerrero pudiera ganar la posición líder entre los Seis Grandes Templo y que todos conseguirían juntarse bajo su mando. Desafortunadamente, este maestro de la espada divina murió demasiado temprano.