El Emperador Dios Demonio Feng Xiu repentinamente tuvo una mirada depresiva y frustrada, “Si solo nosotros permanecemos, no habrá enemigos restantes que encontrar. Y solo seremos capaces de destruirnos nosotros mismos. Y al final, nosotros, los setenta y dos hermanos, no tendremos más opción sino regresar a través de los setenta y dos pilares, mientras este mundo se habrá vuelto completamente una tierra estéril, justo como ese mundo en el que vivíamos. Completamente destruido.”

Agares calmadamente asintió, “Si. Fuimos incapaces de crear algo, mucho menos hacer uso de las cosas en este mundo para crear nuevas. En frente de nuestro atributo de oscuridad, cualquier organismo difícilmente tomaría una forma satisfactoria. Estás en lo cierto, si los humanos realmente son destruidos por nuestras manos y gobernamos completamente, solo estaremos caminando hacia la destrucción.”

Feng Xiu le sonrió, “Es bueno que lo entiendas. Por esta razón, la Alianza del Templo en realidad fueron elevados en confinamiento por nosotros los demonios, así que ellos no crecieron demasiado fuertes. No podemos dejarlos ser aniquilados, y tenemos que dejarlos desarrollarse. Solo de este modo nuestras condiciones de vida mejoraran. Las guerras son solo un show. Desde que estamos elevándolos en confinamiento, no podemos dejarlos volverse demasiado poderosos tampoco. Mientras tanto, es solo por pedir prestadas sus manos que podemos reducir nuestros propios números. Logrando un balance será más beneficioso. Y esa es una de las razones para que lanzara esta guerra.

Después de varios miles de años de crecimiento, las fuerzas humanas acumuladas son solo enormes. Tuvimos que debilitarlos a tal medida. De otro modo, algo de tiempo más tarde, su cuerno de contraataque seguramente será soplado.

Esto es algo que no podemos permitir. Para ellos, hacer esta Guerra Santa una batalla prolongada parece muy efectivo, ¿pero no es lo mismo para nosotros? Habrá necesidad para una batalla decisiva, pero el tiempo no a llegado todavía.”

Agares frunció sus cejas, “¿Pero qué hay de Austin Griffin? ¿Qué se puede hacer con él? Mirando a los humanos, no seremos capaces de alcanzar un acuerdo.”

Los ojos del Emperador Dios Demonio se volvieron frío de una vez, “Necesitamos destruir a Austin Griffin, ese es un asunto del hecho. Sin importar cuál sea el costo, no puede ser dejado vivir en este mundo. Comparado a nuestra auto-destrucción, Austin Griffin es una cosa mucho más aterradora. La muerte de Andromalius fue la alarma para nosotros. Él es otra importante razón para esta Guerra Santa.”

Agares replicó, “¿Pero realmente podemos cogerlo? ¡Necesitamos tener el control sobre cada lugar en el mundo para eso!”

Feng Xiu negó con su cabeza, “Ese no es el caso en absoluto. Tercer hermano fue a reclusión por un año. Tengo la premonición de que saldrá hoy. Como el cerebro de nuestra raza demonio, nos dirá qué deberíamos hacer a continuación.”

“…”

Escuchándolo decir esto, el Dios Demonio Luna Agares fue enormemente asombrado, “Estás diciendo que tercer hermano…”

Feng Xiu asintió con una mirada triste en su cara, “Si. Por la prosperidad de nuestra raza demonio, el tercer hermano pagó un gran precio. Pero esta era la mejor opción.”

“El Jefe está en lo cierto. Esta era la mejor opción para nosotros.” Una figura anaranjada se condensó en el aire, y el Dios Demonio Estrella Vassago silenciosamente apareció en frente del Emperador Dios Demonio y el Dios Demonios Luna.

De las apariencias, no parecía algo diferente que en el pasado, pero si uno fuera a cuidadosamente observarlo, se encontraría que su expresión era mucho más apática de lo usual, menos expresivo y se veía mucho más cansado y viejo.

Viéndolo aparecer, el Emperador Dios Demonio no pudo evitar sentirse emocionado, inconscientemente dando un paso hacia adelante, “Tercer hermano, ¿cómo está tu cuerpo?”

Con una sonrisa en su cara, Vassago negó con su cabeza, “Es nada, Jefe. Solo perdí algo de mi esperanza de vida. Pero la Gran Profecía invocada está vez fue merecedora de eso. ¿Quieren escuchar el resultado?”

Feng Xiu forzó una amarga sonrisa, “Si tuviera la opción, hubiera preferido evitar hacer eso. No solo perdiste un poco de tu esperanza de vida. Puedo sentir que tu fuerza de vida ha decrecido al menos por cien años. Y la esperanza de vida de tu Clan Demonio Estrella no es originalmente así de larga. Esta vez, tu cuerpo ha sudo bastante dañado.”

Aparte de él, el Dios Demonio Luna Agares también corrió hacia él, sosteniendo el hombro de Vassago. Aunque no dijo algo, su expresión estaba llena de emoción.

Emocionalmente, el Emperador Dios Demonio, el Dios Demonio Luna y el Dios Demonio Estrella eran sin duda los más cercanos del grupo. Pero el Emperador Dios Demonio tenía después de todo sus obligaciones, como el soberano de la raza demonio. Si la supervivencia de su raza fuera amenaza, incluso su propio hijo sería sacrificado sin vacilación. Por esta razón, el Dios Demonio Luna y el Dios Demonio Estrella eran en realidad sus personas más cercanas. Ellos eran como un par de hermanos para los demonios. Así que incluso si el Clan Desalmado del Dios Demonio de la Muerte Saminaga fuera considerablemente poderoso, palidecería en frente de los clanes Demonio Luna y Estrella. Así que en frente de Agares y Vassago, Saminaga era muy respetuoso.

Vassago sonrió, “Todo bien, segundo hermano, no necesitas ponerte así. Me sentiré mal si me tratas de ese modo. La fuerza de vida puede todavía ser recuperada después de ser perdida sabes. Déjame decirte los resultados entonces, son muy importantes para nosotros ahora.”

Alcanzando este punto, su expresión se volvió seria, y vagamente, uno podía ver sus ojos gradualmente volviéndose de un limpio color naranja. El Emperador Dios Demonio asintió hacia él, sus ojos se llenaron con preocupación.

Vassago continuó en un tono serio, “Este año, mi Técnica Gran Profecía fue usada a gran medida, usando mi única oportunidad de predicción en esta vida. De acuerdo con el plan del Jefe, la fuerza que usaremos en la guerra contra la Alianza del Templo son mayormente demonios de medio y bajo grado, mientras tanto, estaremos haciendo nuestro mejor esfuerzo en conservar nuestras fuerzas supremas. De este modo, mantendremos una abrumadora ventaja comparada a ellos. De acuerdo a mis predicciones, si esta Guerra Santa continua, el resultado será que ningún lado ganará.”

Vassago murmuró él mismo sin resolución por un corto tiempo, antes de continuar, “La fuerza de la Alianza del Templo es incluso más grande que nuestra imaginación. Incluso aunque logremos la victoria final, solo será una victoria trágica. Algo que absolutamente no estamos dispuesto a ver.”

El Emperador Dios Demonio asintió, preguntándole, “¿La fuerza de la Alianza del Templo es incluso más grande que nuestra imaginación? ¿En qué aspecto?”

Vassago replicó, “Esto es algo que no logré predecir. Solo sentí que la Alianza del Templo está ocultando una fuerza extremadamente aterradora. Estoy poco claro en el origen de la fuerza, pero estoy seguro de que no es de estos Escuadrones Caza Demonios Titulados. Estas existencias son bastante amenazante, pero son después de todos raras. La fuerza que ellos continúan ocultando podría meramente resistir el tercio de nuestras fuerzas. Pero al menos en un último recurso, la humanidad no debería pedir prestada la fuerza de eso.”

Escuchando esto, la expresión del Emperador Dios Demonio repentinamente se volvió severa, “No esperé que los humanos tendrían semejante fuerza en reserva. Viendo la espontaneidad de esta Guerra Santa, fuerzas ocultas son las más amenazantes. Sin importar qué, los humanos seguramente serán forzados a usar esa fuerza que tienen oculta en esta guerra.”

Vassago negó con su cabeza, “Eso no es seguro. No necesitas preocuparte Jefe. Esta fuerza mantenida por los humanos es verdaderamente amenazante, pero tiene una propiedad en descomposición. No parece que pueda ser usada por tanto tiempo, o ellos serían auto-destruidos de eso. Y este momento debería venir dentro de veinte años. En otras palabras, si no forzamos a los humanos a un asunto de vida o muerte, esta terrible fuerza no debería amenazarnos.”

Agares preguntó confundido, “¿Podría ser que los humanos no tomaran la iniciativa para usar esta fuerza?”

Vassago replicó, “Esa es la cosa que encontré extraña. En lo que sentí de la Gran Profecía, los humanos también temen enormemente de esta fuerza, va tan lejos como para rechazarla. Así que estoy seguro de que al menos que el momento crucial cerca de la destrucción de la humanidad venga, probablemente no la usaran. Esta fuerza no debería venir de los Seis Grandes Fuertes. Si no estoy equivocado debería venir de la Ciudad Santa humana.”

Escuchándolo, el Emperador Dios Demonio se volvió taciturno por un momento. Muy visiblemente, las palabras de Vassago impactaron en él muy duro. ¡Esta fuerza podría sacudir el reinado demonio! Hacer que la palabra ‘aterrador’ saliera de la boca de Vassago no era tan fácil.

“Así que tercer hermano, ¿piensas que deberíamos tomar la iniciativa para terminar la Guerra Santa tan pronto como podemos?” El Emperador Dios Demonio preguntó.

El Dios Demonio Estrella negó con su cabeza, “No. Bastante lo opuesto, tenemos que continuar esta Guerra Santa. Solo tenemos que evitar obligar a los humanos usar sus últimos recursos, debido a que solo de este modo Austin Griffin saldrá.”

Alcanzando este punto, su expresión se volvió severa. En comparación, Austin Griffin era mucho más grave que la fuerza terrible mantenida por los humanos que estaba más allá de su control.

“Este año, mi Gran Profecía se enfocó en Austin Griffin por el tiempo más largo. Su actual crecimiento ha avanzado en alguna medida ya. Aunque no es suficiente para que él nos amenaza de verdad, no es por muchos medios débil. Encontrarlo a través de esta guerra contra los humanos es imposible. Pero la amenaza de Austin Griffin está creciendo por minuto. Tendremos pocas oportunidad para asesinarlo, entre las cuales la más grande será alrededor de dos años. De mi estimación, aparecerá en el territorio demonio en ese momento. Esa es nuestra mejor oportunidad. La única premisa es que tenemos que presionar a los humanos en gran medida durante la Guerra Santa, o no necesariamente vendrá a nuestra retaguardia.”

Los ojos del Emperador Dios Demonio se iluminaron, brillando con una intención asesina refrenada dentro de él. Pero incluso así, Vassago y Agares pudieron sentir una poderosa presión siendo liberada de su jefe.

Vassago levantó su cabeza, envolviendo a los tres hermano en una luz naranja. Sus labios canturrearon, murmurando algunas palabras. Solo Feng Xiu y Agares fueron capaces de escuchar estas palabras.