Sima Xian finalmente levantó su cabeza, aunque algunos granos de arroz todavía estaban pegados en su cara, “¡¿Quién dijo que me rendí?! Tu hermano se pone más valiente mientras más grande es el obstáculo. ¿Ella dijo que no le gustaban los calvos? Hermano-tiene-drogas, voy contigo hoy también, y con una peluca esta vez. ¿Y a ella no le gustan los sacerdotes? Entonces este hombre irá con su armadura.” En la primera vez, este chico había tratado de parecer muy cortes y refinado ayer, intencionalmente viniendo con una túnica de sacerdote para acompañar a Lin Xin a la Gran Casa de Subastas de la Alianza.

Escuchándolo decir eso, todos no pudieron evitar sino estallar en risas, y Han Yu comentó, “Has tu mejor esfuerzo Sima. Te apoyaremos de todo corazón. Solo trata de olvidarte acerca de esa pura belleza tan pronto como puedas.”

Sima Xian no era feo en apariencia; al contrario, daba una apariencia masculina y fuerte, resuelto hasta los huesos y tenaz. Su imponente constitución fácilmente dio un sentido de seguridad.

Lin Xin se rió, “Pienso que no deberías llevar una peluca. Tienes, mejor, que mostrar tu verdadero yo. De otro modo, si realmente logras ser exitoso y ella descubre que no eres lo que pareces, ¿no volverá a morderte?”

Wang Yuanyuan asintió, “Hermano-tiene-drogas dice la verdad. Desde que eres el único persiguiendo al otro lado, deberías mostrar tu sinceridad. Sin sinceridad, ¿de qué hay que hablar?”

Sima Xian palmeó su propia cabeza calva, dándole una mirada agraviada y de indignación, “Es así, ¿perseguir a chicas después de todo es así de difícil? ¡¿Pero cómo es que parece tan fácil para nuestro Capitán?!”

“¿Qué acabas de decir?” Cai’er permaneció en silencio hasta entonces lentamente levantó su cabeza.

“Hic… No he dicho algo. Oh y, terminé de comer.” Diciendo eso, el hombre calvo trató de escapar.

Cai’er se giró para mirar a Long Haochen, “¿Así fue de fácil? ¿Entonces qué hay de hacer las cosas un poco más difíciles para ti en el futuro? También terminé de comer.” Diciendo eso, se levantó y regresó a su habitación. Long Haochen solo no vio que en el momento que ella se fue, una sonrisa adornó su cara.

Mirando confundido a la silueta desapareciendo de Cai’er, Long Haochen le dio una inocente mirada, “¿Por qué soy injustamente acusado sin haber hecho algo en absoluto?”

Lin Xin se rió en respuesta, “Jefe, no estoy escogiendo a alguien, pero Sima Xian justo acaba de llevar a la vice-capitana contra usted con sus comentarios. Si fuera tú, no soportaría esto.”

Long Haochen abruptamente se levantó, barriendo con una mirada indiferente hacia Lin Xin, “No necesito soportarlo.”  Inmediatamente después, llamó a alguien en la misma habitación, “Sima Xian, sígueme para tener algo de entrenamiento en batallas de cuerpo a cuerpo.”

……

El líder auxiliar de la Alianza del Templo, y líder auxiliar del Templo del Caballero, El Líder de los Caballeros Santo Han Qian últimamente estaba de muy buen humor.

Desde que un genio tal como Long Haochen apareció en el Templo del Caballero, los asuntos que tenía que manejar a un lado, la más grande parte de su atención fue enfocada en Long Haochen al igual que su Escuadrón Caza Demonios.

Cuando el grupo de Long Haochen pasó la prueba tranquilamente, volviéndose un Escuadrón Caza Demonios de grado comandante, Han Qian verdaderamente estaba preocupado por algún momento. Aunque era el gran-maestro de Long Haochen, y tenía una gran influencia en la Alianza, los Escuadrones Caza Demonios eran existencias independientes, e incluso han Qian no podía fácilmente envolverse en los asuntos de los Escuadrones Caza demonios.

Cuando Han Qian tuvo a un Caballero del Templo del séptimo paso desafiando a Long Haochen, su meta era simple. Deseaba que ellos fallaran en la prueba para volverse un Escuadrón Caza Demonios de grado comandante y evitar que emprendan misiones más duras. ¿No les había dado la Alianza justamente a ellos un millón de puntos de contribución? ¿No podían ellos comportarse bien y sentarse por un rato? Sin embargo, no esperó que Long Haochen en realidad hubiera alcanzado semejante nivel de fuerza. Logró derrotar a un Caballero del Templo con su propia fuerza.

Dejándolo impotente, Han Qian no pudo subvertirlos algo más, y justo cuando había creído que Long Haochen y su escuadrón no aceptarían otra misión e irse de la Ciudad Santa por un corto tiempo más tarde, ellos en realidad escogieron entrenar en reclusión, sellándose ellos mismos en su villa para evitar que cualquier disturbio externo. Además, esta reclusión ya duró por cuatro meses.

¿Cómo podría Han Qian no regocijarse acerca de estas noticias? Estos excelentes chicos en realidad no dejaron a su confianza cegarlos, y escogieron estabilizar su fuerza bajo estas circunstancias, consolidando su progreso mediante el entrenamiento tras puertas cerradas. De hecho, ya se podía decir de ellos que tenían la actitud de un poderoso Escuadrón Caza Demonios. Estos jóvenes en realidad estaban incluso más nivelados que muchos de los Escuadrones Caza Demonios veteranos.

Es cierto, el grupo de Long Haochen ya estaba entrenando a puertas cerradas por más de cuatro meses, y todavía permaneció en reclusión, y para ellos, hoy era un día importante.

Torre de la Eternidad.

Long Haochen, Cai’er, Han Yu, Sima Xian, Wang Yuanyuan, Lin Xin, y Chen Ying’er estaban alineados en fila.

“Jefe, ¿quién de nosotros irá?” Sima Xian le preguntó ansiosamente. En frente de ellos estaba el esqueleto rojo que los hizo ir a través de continuas batallas, entrenando y temperando su fuerza. Era precisamente con este poderoso esqueleto que ellos continuamente cruzaron espadas, dándoles una oportunidad para amaestrar técnicas de pelea ancestrales. Pero hoy, ellos decidieron pasar todas las pruebas del primer piso de la Torre de la Eternidad.

Sobre los pasado cuatro meses, siguiendo la advertencia de Cai’er, Long Haochen decidió priorizar la cultivación de la energía espiritual interna de todos. Calmando sus cabezas de chorlito, ellos se acostumbraron a los cambios en su fuerza al llegar al sexto paso. Sus días pasaron, entrenando sus nuevas habilidades obtenidas, buscando equipamiento legendario para comprar, y usando los Cristales de Dragón Diablo con preciosos dragos como ingredientes para dejarlos nutrir sus cuerpos.

Los Cristales de Dragón Diablo eran incluso de mayor utilidad de lo que ellos imaginaron. Por medio de algunos raros ingredientes se deshicieron las impurezas junto con las propiedades oscuras, ellos ganaron extremadamente bueno resultados de cada baño. Sea en fuerza, resistencia o poder de ataque, ellos progresaron en todos los aspectos.

Sin embargo, después de cada uso, el volumen del cristal mágico se contrajo, hasta que completamente desaparecían. En un poco más de cuatro meses, ellos ya habían usado tres de los Cristales de Dragón Diablo, y todos sintieron que cualquier ganancia adicional en la energía espiritual externa ascendía a casi nada. Después de eso ellos detuvieron de bañarse con ellos. Sin embargo, esta energía espiritual externa no fue ganada gratis. Era con la ayuda de medicina de asistencia, que les había costado cuatro millones de monedas de oro y 150.000 puntos de contribución.”

Ellos obtuvieron otras dos piezas de equipamiento nivel legendario. Como ellos desearon, ellos habían comprado una espada de nivel legendario para Han Yu y un accesorio llamado Collar de Oradores para Chen Ying’er.

La espada de nivel legendario fue intercambiada por el Orgullo de Hielo y Nieve, al igual que 100.000 puntos de contribución. Entonces, con la adición del Collar de los Oradores, Long Haochen trajo otra espada en el nivel glorioso y algunas técnicas secretas. Ahora la cantidad de puntos de contribución del equipo eran solo 50.000. Así tantos cientos de miles de puntos de contribución fueron solo usados tan extravagantemente.

Sobre más de cuatro meses, se podía decir que ellos habían usado puntos de contribución sin inhibiciones, así que era natural que sus reservas fueran agotadas ahora.

“Seré el único en ir. Este señor esqueleto nos enseñó que es el abuso vehemente, así que deseo ser capaces de verdaderamente derrotarlo en uno versus uno, para mostrar que su estable compañía no fue por nada.” Long Haochen dijo en tono serio.

Nadie objetó, y después de separarse uno del otro, ellos hicieron suficiente espacio para él.

Con el Glorioso Santo Escudo en su mano izquierda y la recientemente adquirida espada Luz Ondulante en su mano derecha, Long Haochen caminó con grandes pasos hacia ese imponente esqueleto rojo.

Los dos lados cerraron distancia rápidamente. En la espalda de Long Haochen, con un brillo de luz dorada, sus cuatro alas se desplegaron. Cuando entró en el rango de veinte metros del esqueleto rojo, llamas parpadearon en los ojos del esqueleto rojo. Su cuerpo de tres metros de alto inmediatamente produjo un chorro de llamas apuntando directamente a Long Haochen.

Long Haochen no dio un paso atrás. Abruptamente acelerando apuntó a chocar contra el esqueleto rojo, pero no usó alguna técnica de velocidad.

La distancia fue cortada, y cuando estaba a cinco metros, el esqueleto rojo repentinamente se agachó, apuntando con su masiva espada hecha de huesos y con destreza para cortar el cuello de Long Haochen.

Long Haochen ya cruzó espadas con él innumerables veces, y en consecuencia naturalmente sabía lo que seguía después de que el esqueleto rojo se agachara. Su carga no se ralentizó; solo sus pasos parecieron más ligeros y más lentos, mientras fue mucho más diestro. Abruptamente doblando sus brazos, destelló a través de la espada del esqueleto rojo.

El esqueleto rojo puso su poder en sus dos piernas, repentinamente moviéndose con una media vuelta. Mientras tanto, el escudo en su mano izquierda fue barrido hacia Long Haochen en un movimiento sacudiendo la tierra.

Conforme al gran tamaño del esqueleto, su escudo era también extremadamente amplio, dándole a Long Haochen una resistencia inevitable.

Por supuesto, Long Haochen podía confiar en sus alas espirituales para volar, pero no hizo eso. En la Torre de la Eternidad, la altura era restringida. Y si trataba de volar forzosamente, evitar el efecto de Cielo Prohibido probaría ser difícil.

Contra el sentido común, Long Haochen que parecía ser incapaz de evitar el ataque, repentinamente hizo un movimiento inesperado: comenzó a gatear.

Precisamente, en el instante que el escudo del esqueleto rojo estaba barriendo horizontalmente, en realidad gateo en el suelo en respuesta.

El inmenso escudo barrió por encima de su espalda, casi haciendo contacto con él.

Una Carga de Espalda de Escudo estaba apuntando al suelo, causando que el agachado Long Haochen instantáneamente saliera disparado, dejando a su Luz Ondulante florecer con una miríada de brillantes rayos. Contra el esqueleto rojo que temporalmente perdió la protección de su escudo, usó el Destello Barredor de Demonios.

Podría decirse que la respuesta de Long Haochen era bastante creativa. Junto con el incremento de su energía espiritual externa, su flexibilidad incrementó increíblemente, permitiéndole hacer muchos movimientos que anteriormente era incapaz de hacer.

El esqueleto rojo no entró en pánico debido al ataque furtivo de Long Haochen. La inmensa espada de hueso instantáneamente hizo un movimiento de corte, en realidad lanzando un Golpe Asura. Exactamente, usó el Golpe Asura con una sola mano, e incluso con la reacción de su escudo todavía afectándolo.

Después de cruzar espadas con el esqueleto rojo por tantas veces, Long Haochen y su grupo tuvieron dolorosos momentos aprendiendo acerca del hecho que, en batalla, ningún movimiento era superfluo.

Sin embargo, este esqueleto rojo claramente hizo un mal cálculo. La miríada de rayos de luz fue repentinamente condensada en otra dirección, apuntando al borde de la espada de hueso.

Con un sonido Ding crujiente, el esqueleto rojo cayó hacia atrás a pesar de su masiva constitución. Mientras que, por el escudo en su mano izquierda, no podía ser usado como un resultado de su acción previa. Esta vez, Long Haochen mostró su habilidad para contraatacar desde un estado defensivo pasivo.

Anuncios