Yating en realidad no se preocupaba acerca de dejar que otros la vieran, y justo como Haoyue, apenas apareció, inmediatamente comenzó el canto del encantamiento. Un denso resplandor dorado instantáneamente se extendió desde ella, dirigido a la dirección de Long Haochen.

Long Haochen levantó su cabeza, mirando al Aria de la Diosa de la Luz en su mano. Sin embargo, no cantó algún encantamiento y concentró toda su atención en la espada divina.

La masiva intención de espada irradiada por el Aria de la Diosa de Luz fue lentamente retirada bajo sus miradas, desvaneciéndose en la espada. Pero con cada porción que se desvanecía, la apariencia del Aria de la Diosa de la Luz cambió, cambiando de un color dorado brillante a un oro oscuro.

Los ojos de Long Haochen brillaron electrificados, y parecía estar formando una sola entidad con la espada divina. Parecía como si el Aria de la Diosa de la Luz ganó agudeza, y sintió como si la espada fuera parte de él mismo.

La tiránica intención de espada continuó creciendo sin detenerse, y el color dorado del cuerpo de Long Haochen se veía más y más rica y poderosa. En este estado, pareció haber regresado a aquellas colinas en el Paraíso Ilusorio, pero esta vez, no solo fue llenado con comprensión, sino también con orgullo desdeñoso. Incluso en frente de potencias del noveno paso, no sería cobarde.

Haoyue y Yating vertieron energía espiritual en Long Haochen. Haoyue estaba usando su bien amaestrada habilidad elemental de luz Impulso Espiritual, pero esta vez, Pequeño Luz no era el único usándola. Las otras tres cabezas convirtieron sus propios elementos completamente en luz, y asistieron a Long Haochen con toda su fuerza.

Yating estaba usado el hecho Mundo Brillante es su forma más simple, pero su Mundo Brillante ya era tres veces más efectivo que los ordinarios. Y toda esta energía espiritual elemental de luz fue mediante su purificación.

Sin exageración, el hecho de que Long Haochen no pudiera incrementar su energía espiritual en batalla a un lado, su fuerza de batalla justo ahora igualaba al menos a potencias con 20.000 unidades de energía espiritual. Las habilidades de apoyo de Yating y Haoyue solo podían ser descritas como extraordinarias.

Finalmente, el Aria de la Diosa de la Luz completamente se volvió dorada oscura, e incluso su cuerpo cambió de color. Este sentimiento no era extraño, sino incomparablemente gratificante. El flujo de su intención de espada estaba sintiéndose incluso afuera del Templo del Guerrero. Era como si este golpe pudiera cortar cielo y tierra.

Justo en ese momento, Long Haochen se movió. Lanzando su pie izquierdo hacia adelante, frenéticamente golpeando con la espada celestial en su mano.

Fue simple y directo, y no tenía algo de embellecimiento.

Campo Sagrado Golpe Asura.

Aunque Long Haochen no usó Almacenamiento de Poder en el momento que lanzó ese golpe, su intención de espada, cerca de tener una forma condensada, fue frenéticamente ejercida en el aire, sin producir algún sonido ni filtrar algo de energía espiritual.

Solo viendo este destello de luz dorado oscura, todos sintieron una incomparablemente aguda intención de espada causando crujidos en el muy decorado salón del Templo del Guerrero. Las potencias del Templo del Guerrero no tuvieron opción más que urgir a su energía espiritual en una armadura de cuerpo. Y todos se pusieron armaduras instintivamente por el mero sentimiento de esta intención de espada. ¿Qué si ellos realmente enfrentaran este ataque?

La expresión de Qiu Yonghao cambió esta vez de verdad, debido a que inesperadamente se encontró que si fuera a enfrentar este golpe él mismo, incluso aunque podría derrotar a Long Haochen, no tenía la seguridad de mantenerse indemne.

¡La cultivación de este chico todavía no estaba en el séptimo paso! Y Qiu Yonghao era una potencia veterana en el noveno paso.

Sin embargo, para sorpresa de todos, ese meteorito celestial permaneció inafectado, y después de lanzar este golpe, se tropezó fuertemente. Yating fue la única apoyándolo desde atrás, para prevenir que cayera.

Un suave resplandor dorado continuó liberándose desde el cuerpo de Yating para curar a Long Haochen, y las cuatro cabezas de Haoyue lentamente se elevaron, sus ojos se volvieron purpuras.

En la frente de Long Haochen, nueve líneas de un patrón purpura transparente apareció. La única diferencia del pasado era que después de su despertar como un escogido de dios, el color se volvió purpura dorado.

Long Haochen fue ligeramente sacudido, y lentamente se enderezó. El Aria de la Diosa de la Luz que retornó a su usual color dorado fue absorbido de nuevo en su mano derecha.

Después de ejecutar este golpe justo antes, en realidad temporalmente se desmayó, y se recuperó con la ayuda de la curación de Haoyue y Yating.

Sin embargo, todo esto valió la pena. El golpe justo antes claramente fusionó la comprensión que ganó de mirar la escultura de Ye Wushang con su propio nivel de intención de espada en una. Sin exageración, su actual comprensión de a intención de espada ahora alcanzó un nivel muy profundo, al menos igualando a Ye Wushang en el momento que tenía treinta.

Ninguna potencia del Templo del Guerrero dijo algo, debido a que no sabían que decir. Aunque ellos justo habían visto a Long Haochen fallar, la terrible intención de espada que vieron justo antes fue solo demasiado poderosa. Los únicos con el más profundo sentimiento eran Qiu Yonghao y ese líder auxiliar que habían visto a Ye Wushang en batalla antes. Justo en ese instante, sintieron como si estuvieran viendo la resurrección de Ye Wushang.

Solo del sentimiento de esta intención de espada, ¡todos ellos entendieron que Long Haochen estaba verdaderamente calificado para manejar el Aria de la Diosa de la Luz! Ellos no encontrarían otra persona de tal tipo incluso en todo el Templo del Guerrero.

“Haochen.” Qiu Yonghao dio un paso hacia adelante, queriendo darle unas pocas palabras de consolación a este chico. Ya estaba pensando si sería posible convencer a los otros altos mandos del Templo del Guerrero para dejarle a este chico volverse el maestro de esta espada divina.

Long Haochen volteó su cabeza con una mirada débil, sonriendo con dificultad a Qiu Yonghao. Ahora se sentía débil a la medida de ser incapaz de hablar, y si no fuera por la ayuda de Haoyue y Yating, habría caído en un estado de profunda inconsciencia.

Su consumo de energía espiritual de antes fue solo demasiado grande. No era solo acerca de la energía espiritual, sino que incluso su propia fuerza mental y poder físico. Por ahora, se sentía demasiado débil incluso para levantar un solo dedo.

Por supuesto, su condición incluso mejoró por minuto con la ayuda coordinada de Haoyue y Yating. Una capa de profunda luz purpura continuó siendo liberada desde el cuerpo de Haoyue. Mientras Long Haochen absorbió esta luz purpura, su poder físico retornó poco a poco, mientras Yating estaba ofreciéndole su más pura esencia de luz.

Qiu Yonghao dejó salir un suspiro, “Chico, tengo una sugerencia. Aunque fallaste, todavía hiciste más que suficiente. Entiendo que al menos en el momento presente, eres el único que puede blandir esta espada divina. El Aria de la Diosa de la Luz realmente encontró un propietario muy bueno.

Eres el hijo de Long Xingyu y el único sucesor del Templo del Caballero. Esto es algo que no debería estar diciendo, pero deberían también entender que el Aria de la Diosa de la Luz es de gran importancia para nuestro Templo del Guerrero.

No puedo sacar algo tan precioso como moneda de cambio, a excepción de mi propia posición. Si estás dispuesto, puedes volverte el líder del Templo del Guerrero. Renunciaré fácilmente a mi posición y te asistiré con todas mis fuerzas. No necesitar continuar haciendo misiones con tu Escuadrón Caza Demonios, y como el líder del Templo del Guerrero, tu cultivación será respaldada completamente por el Templo del Guerrero. Creo que, en el futuro cercano, te volverás un segundo Comandante Ye.”

Mientras decía estas palabras, Qiu Yonghao se sintió bastante entusiasmado. Esta decisión no era difícil de hacer, y en realidad fue hecha en un corto segundo, sin discutir con alguien. Creía que tenía la habilidad para convencer a los otros. Sus palabras no eran elogios, sino que venían de las profundidades de su corazón. Que era verdaderamente lo excelente que era Long Haochen.

            Como una potencia del noveno paso, Qiu Yonghao claramente vio que su montura y su hada de luz eran seres fuera del alcance de personas ordinarias, y su par de alas duales proveían su incontable potencial de fuerza en el futuro. Quizás el actual Long Haochen estaba solo en el sexto paso de la cultivación, pero Qiu Yonghao absolutamente estaba seguro que incluso una potencia del séptimo paso no podría necesariamente contender contra él. Viendo que una joven potencia con semejante proeza aparecer ante él, fue completamente incapaz de sobrepasar sus sentimientos de anhelo.

Sin embargo, Long Haochen solo tenía demasiadas únicas e inigualables cosas. ¿Qué más podría darle? ¿Qué podría ser suficientemente atractivo para él para convencerlo para irse del Templo del Caballero y unirse al Templo del Guerrero en su lugar? De este modo el Aria de la Diosa de la Luz siempre permanecería en manos del Templo del Guerrero.

En tan corto tiempo, todo lo que podía pensar era en su propia posición como el líder del Templo del Guerrero.

La Alianza del Templo estaba formada por los Seis Grandes Templos, y volverse el líder de uno de ellos era parecido a volverse en una de las seis grandes cabezas de la Alianza del Templo.

Esto ya era el más alto honor y posición para un humano, que solo los miembros de Escuadrones Caza Demonios de grado titulado podrían igualar.

Estas palabras asombraron a todos los presentes.

Gritos de alarma fueron escuchados desde la boca de todas las potencias del Templo del Guerrero presentes. Ellos absolutamente no esperaron que semejantes palabras vinieron de su Líder del Templo Justo ahora. Y además, dada la posición de Qiu Yonghao, y desde que ya había dicho estas palabras, no las retiraría, y en toda la Alianza, nadie podría posiblemente detenerlo. Por supuesto, si Long Haochen realmente sería capaz de sentarse en la posición del Líder del Templo del Guerrero todavía sería decidido por el acuerdo unánime de los altos manos. Pero Qiu Yonghao justo ahora estaba en el pico absoluto del Templo del Guerrero. Con su promesa, Long Haochen ya casi estaría medio sentado en el trono del Líder del Templo del Guerrero.

“Señor, usted…” Long Haochen dijo en voz baja.

Qiu Yonghao continuó seriamente, “Las palabras que acabo de decir no serán cambiadas, ni se causaron por remordimiento. Mientras estés dispuesto a sentarte en la posición del Líder del Templo del Guerrero, comenzará el periodo de gloria de mi Templo del Guerrero. Aunque eres joven ahora, estás destinado a hacer al Templo del Guerrero muy orgulloso en el futuro, ¡incluso sobrepasando al Comandante Ye! Chico, ven, la puerta al Templo del Guerrero está abierta en amplio para ti. En el futuro, conseguirás el control completo del Templo del Guerrero.”

Las palabras de Qiu Yonghao estaban indudablemente llenas de anhelo. Podría decirse que, sobre los miles de años de la historia del Templo del Guerrero, era la primera vez que tal situación apareció. Y Qiu Yonghao todavía no sabía la edad real de Long Haochen. Un joven de dieciséis años sentándose en una importante posición como el Líder del Templo era simplemente un evento sin precedentes.