Con una aterradora explosión, un brillo de terror final apareció abruptamente en el punto de su colisión. Tomó la forma de una hélice mezclada de dorado y negro, abruptamente extendiéndose hacia afuera.

No importa si eran los Cazadores de Demonios o los Removedores de Cazadores de Demonios, todos los lados inmediatamente se giraron y escaparon, usando sus mejores hechizos de evasión.

Incluso así, los humanos y los demonios fueron derribados como trigo cuando la terrible explosión los golpeo.

El cuerpo de Ah’Bao voló como una flecha negra hacia el suelo, e incluso tratando su mejor esfuerzo en controlar su propio cuerpo, no pudo. Todos los cortes que recibió justo antes chorreaban sangre como geiseres, y su cara instantáneamente se puso pálida.

Long Haochen y él eran exactamente lo opuesto, y el choque con esa deslumbrante figura dorada fue el origen de esa masiva fuerza de impacto.

Pero ellos estaban iguales con respecto al color oscuro que los rodeaba ahora.

El Aria de la Diosa de la Luz se volvió completamente oscura, y el cuerpo de Yating desapareció en un destello, regresando al cuerpo de Long Haochen. Debido a que Long Haochen fue completamente cubierto por la Armadura Fundida de Mithril, como oponente de Ah’Bao, el estado de su cuerpo no podía ser discernido, pero nadie podía claramente ver que esta armadura de nivel legendario estaba cubierta por muchas grietas. Parecía como si, si el golpe hubiera sido un poco más violento, esta Armadura Fundida de Mithril se habría desmoronado completamente.

El campo de batalla se quedó en un extraño silencio, debido a que justo en este momento, todos estaban completamente sin habla.

¡Que terrible enfrentamiento fue ese! El choque de una potencia en el pico del sexto paso y una potencia en el pico del octavo paso en realidad produjo una fluctuación de energía tan aterradora. Incluso si Long Haochen perdiera esta batalla, esto era suficiente para estar orgulloso. Además, juzgando cómo la situación ante sus ojos cambio, Long Haochen no necesariamente perdería.

El primero en levantarse del suelo fue una figura negra, su cabello estaba coloreado en un profundo purpura. Ella desapareció en el cielo como un espectro mientras todos los demás todavía estaban en shock debido a ese terrible choque de poder.

A causa de esa terrible colisión, en ese momento, nadie prestó atención a su existencia o a sus movimientos.

Ah’Bao finalmente recuperó el control de su propio cuerpo, y esa pesada espada negra purpura reapareció en su mano. Con ambas manos agarrando el mango de la espada, clavó la hoja en el suelo, revelando una expresión grave.

El cuerpo de Long Haochen también estaba lentamente descendiendo desde el cielo, y la Armadura Fundida de Mithril en él recuperó su original brillo plateado que tenía, antes de que la energía espiritual de Long Haochen la hubiera vuelto dorada.

Ambos lados miraron a su contraparte, sin ser flexible hacia el otro.

“No esperé que en realidad serías capaz de pedir prestado poder divino. ¿Realmente quieres enfrentar mi desafío?” La voz de Ah’Bao era fría y estancada, sin mostrar algún rastro de estar herido.

Long Haochen le dio una respuesta tranquila, “¿No me digas que tú no pediste prestado el poder del primer pilar de dios demonios?”

Ahora que ellos aterrizaron, ambas partes estaban a una distancia cercana del otro, y los Cazadores de Demonios y los Removedores de Cazadores de Demonios también se levantaron uno después del otro, mirando a los dos de ellos llenos con miedos persistentes.

Los Removedores de Cazadores de Demonios fueron oprimidos, mientras los Cazadores de Demonios se juntaron. Las vocaciones de combate cerca y las vocaciones mágicas de ambos lados ya estaban listas para unirse a la batalla en cualquier momento.

Ah’Bao declaró con una voz profunda, “No tengo opción más que admitir que eres la persona más digna que me he encontrado en esta vida para ser llamado mi rival. Como un humano, más joven que yo y con una cultivación inferior, todavía resistir mi fuerza y reducirme a esta condición, ya mereces mi respeto. Si tuviéramos energías espirituales iguales, creo que no sería tu partido, incluso si fuera a usar mi verdadera forma Dragón Diablo.”

Long Haochen ya había aterrizado en el suelo, y cuando dio un paso hacia adelante, su cuerpo en realidad tropezó con una sensación de pérdida de control. También tuvo que apresurarse a usar la espada divina para ayudar a estabilizarse.

Solo los compañeros de Long Haochen sabían lo horrible que era su presente situación. Eso es debido que al mismo tiempo que Long Haochen y Ah’Bao colisionaron, las Cadenas del Vínculo del Alma activaron su Vida Compartida.

En este momento, todos los miembros del 64to Escuadrón Caza Demonios de grado comandante aparte de Cai’er, que estaba en un estado de invisibilidad, estaban pálidos, sangrando desde sus orificios faciales, lo cual mostraba lo seriamente herido que estaban de la Vida Compartida.

Como un podía imaginar, la intención de puño de Ah’Bao era solo demasiado aterradora.

Justo como Ah’Bao dijo, siendo un escogido de dios, Long Haochen pidió prestada la fuerza de la Diosa de la Luz para su último ataque. De otro modo no podría posiblemente haber resistido la intención de puño de Ah’Bao.

Incluso con una intención de espada más fuerte, sin suficiente energía espiritual no podría posiblemente poner suficiente poder.

Dado un set de equipamiento legendario y la fusión con Yating, Long Haochen en realidad alcanzó un nivel de cultivación cercano al octavo paso en práctica, pero en un mundo de diferente existencia entre la energía espiritual de ambos lados, por no hablar que Ah’Bao era un Dragón Diablo, con un nivel de energía espiritual interna de docenas de miles.

Pareciendo como las heridas de Ah’Bao eran serias, pero en realidad, las heridas de Long Haochen eran incluso más serias que las de Ah’Bao. Si no fuera por las Cadenas Vinculantes del Alma que lo conectaban con sus compañeros, el cuerpo de Long Haochen habría probablemente sido despedazado de ese choqué justo antes, incluso con la protección de la Armadura Fundida de Mithril.

“¡Que lástima!” Ah’Bao repentinamente negó con su cabeza ligeramente.

Long Haochen mostró una sonrisa indiferente, “Tú estás a punto de romper tu promesa, ¿cierto?”

Ah’Bao replicó con una sonrisa fría, “¿Romper mi promesa? No. Nuestra batalla no ha fijado un ganador, incluso si temporalmente nos retiramos. ¿Cómo podría ser considerado que rompí mi promesa?

Si fuera un mero demonio, me sentiría profundamente honrado de tener semejante rival como tú para motivarme, y definitivamente te derrotaría con mi propia fuerza a todo costo. Entonces, paso a paso sobre ti, te haría un camino de piedra para que yo ascienda al pico. Desafortunadamente, no soy un demonio ordinario, sino el príncipe heredero de los demonios, el hijo del Emperador Dios Demonio y el futuro sucesor de la posición del Emperador Dios Demonio. No puedo dejarte continuar creciendo: el futuro de un escogido de dios es impredecible. Tengo que admitir que no tengo absoluta confianza en derrotarte en el futuro. En consecuencia, por el bien de todos los demonios, solo puedo asesinarte mientras pueda.”

Long Haochen también le sonrió, “Eres bastante razonable. Si me doy tres años más, absolutamente no serás mi partido. Nunca he creído que tu mantendrías tu promesa tampoco. Parece como si nuestra batalla final tendrá que esperar para la siguiente vez que nos encontremos. Espero que tú en ese momento, tu suerte sea tan buena como la de ahora, y que estarás en el mismo tipo de situación ventajosa que ahora.”

Esta vez, la sonrisa en la cara de Ah’Bao no llevó la misma frialdad, “¿Qué? ¡No me digas que realmente piensas que puedes escapar de mí hoy!”

Long Haochen le dio una réplica indiferente, “¿Por qué sería imposible eso? En realidad, ya estoy en mis límites. Admito que mi condición es peor que la tuya. Sin embargo, como tus subordinados están rodeándonos, ¿olvidaste que también tengo compañeros?”

La mirada de Ah’Bao cambió, repentinamente alerta de sus alrededores, pero no sintió alguna existencia amenazante. Pero justo en este momento, una figura negra apreció en medio de los Removedores de Cazadores de Demonios.

Esa delicada negra y esbelta figura no fue notada por los Removedores de Cazadores de Demonios en absoluto en su tiempo de aparición.

Un masivo par de alas negras apareció, instantáneamente explotando con una terrible intención asesina.

Los Removedores de Cazadores de Demonios eran todos potencias del séptimo paso o superior, pero justo en este momento, todos ellos fueron llenados con absoluto terror. Una intención asesina substancial los atacó, y todos ellos pudieron sentir claramente peligro sobre ellos mismos. Saturados con máximo terror, y una absoluta presión, el aire se congeló.

Inmediatamente, un resplandor negro frenéticamente destelló desde el cielo, viéndose muy frágil, todavía intimidante. Cuatro demonios del séptimo paso inmediatamente se quedaron paralizados, todo su respiro de vida fue succionados de ellos.

La figura negra finalmente apareció completamente, revelando una daga negra azabache emitiendo un resplandor gris, apuntando ligeramente al cuello de Yue Ye. Una pequeña mano blanca sostuvo el delgado cuello de Yue Ye desde atrás, dirigiendo una mirada llena de odio a Ah’Bao.

Todo esto ocurrió solo demasiado rápido. Yue Ye solo sintió a su propia sangre volverse hielo. Su cuerpo no podía incluso lograr temblar, y la energía de la Daga de Samsara adentro de su cuerpo pareció estar pulsando bajo el efecto de esa intención asesina, lista para posiblemente estallar en cualquier momento.

Nadie esperó esta situación que ocurrió tan repentina, todo solo fue demasiado rápido. El acto de Cai’er de apoderarse de Yue Ye, desde al comienzo al final, tomó menos del tiempo de un soplo del viento.

La originalmente cara fría de Ah’Bao instantáneamente se volvió severa. Entre todos los Removedores de Cazadores de Demonios aquí, del único demonio que se preocupaba era de Yue Ye. ¡Esta era su prometida! Los otros Removedores de Cazadores de Demonios también sabían esto. Si no fuera por su estatus, estando en el sexto paso de la cultivación, Yue Ye básicamente no estaría calificada para volverse un Removedor de Cazadores de Demonios. Fue precisamente por la persuasión de Ah’Bao al Emperador Dios Demonio que Yue Ye le fue permitida entrar en el equipo dragón de Ah’Bao.

“Nadie se mueva, o sino, no podré garantizar que la daga en la mano de Cai’er no se mueva.” Long Haochen fríamente declaró.

Ah’Bao estrechamente rompió sus dientes al molerlos juntos, “¡Bastardo! Amenazando en asesinar a una chica, ¿es ese el espíritu de ustedes los caballeros humanos?”

Long Haochen le dio una sonrisa indiferente, “Justo como tu escogiste ser pragmático en lugar de cumplir con tu promesa como el príncipe heredero de los demonios, desde mi punto de vista mi acto no está relacionado al espíritu de los caballeros.”

Ah’Bao replicó fríamente, “¿No me digas que crees que al agarrar un aliado mío para amenazarme yo me rendiría?”

Long Haochen negó con su cabeza, “Por supuesto que sería imposible si este fuera un aliado ordinario. Pero si no estoy equivocado, Su Majestad el príncipe heredero Ah’Bao tiene una prometida, y esa es la hija del segundo Dios Demonio Luna Agares, llamada Yue Ye. ¿Estoy equivocado?”

De escuchar las palabras de Long Haochen, Ah’Bao finalmente tenía una mirada diferente. Sus pupilas parecieron haberse dilatado. Ocultar la verdad no era de algún uso, y los dos de ellos se miraron uno al otro cara a cara, mientras ninguno de los otros Removedores de Cazadores de Demonios se atrevió a mover un dedo.

Por el bien de Yue Ye, Ah’Bao cometió grandes violaciones a la voluntad del Emperador Dios Demonio, y esto era conocido para todos los demonios de clase alta. Solo fue recientemente que finalmente consiguió la aprobación del Emperador Dios Demonio, y además, incluso si esto fue dejado sin consideración, Yue Ye era la más amada hija del Emperador Dios Demonio Luna. Si ella moría en las manos de estos Cazadores de Demonios, terribles repercusiones estaban destinadas a caer sobre los demonios.