Durante esta batalla contra Ah’Bao, Long Haochen era diferente de la vez que él fue en contra del Líder Jacques del octavo paso. Esa vez, actuó como el líder de un equipo, quien llevaba la responsabilidad de salvar al otro Escuadrón Caza Demonios. En consecuencia, había infligido el más serio daño posible al enemigo en el tiempo más corto que podía. Esta era también la razón por la que no vaciló al entrar en un estado debilitado por fusionarse con Haoyue y Yating, para alcanzar su estado más poderoso y lanzar poderosos e inquebrantables ataques contra el enemigo.

Pero la actual situación era diferente. Primero que todo, la fuerza de Ah’Bao era incomparable al Líder Jacques, e incluso si Long Haochen fuera a fusionarse con Haoyue, asesinándolo en un tiempo limitado no sería factible. En consecuencia, Long Haochen tenía confianza en las técnicas antiguas de batalla adquiridas en la Torre de la Eternidad, al igual que la intención de espada del Aria de la Diosa de la Luz.

Debido a ser un escogido de dios, y su año de entrenamiento en reclusión, Long Haochen consiguió verdaderamente fusionar a estas dos cosas como una, y por ahora, su fuerza era absolutamente no se podía medir solo con su cantidad de energía espiritual. Sabía claramente que, si realmente quería tener la oportunidad para ganarle a Ah’Bao, él necesitaría hacer uso de toda su intención de espada, corazón de espada y técnica en la espada.

En el momento en que el primer ataque de Long Haochen fue lanzado; ya no dio algún pensamiento de vida o de muerte, despreciando todo el mundo exterior. En sus ojos y corazón apareció un solo objetivo. Su corazón de espada estaba brillando, y su intención de espada se volvió una con el ambiente. Su cuerpo y espada se movieron como deseaba, simplemente atacando al oponente, y dando una impresión de tener la habilidad de voltear las cosas a su alrededor. Con la adición de la espada divina del Aria de la Diosa de la Luz, sus dos golpes de espada en fila en realidad obligaron a retirarse a Ah’Bao.

Sin embargo, Ah’Bao después de todo no era igual al anterior en el Paraíso Ilusorio tampoco. En ese momento, Ah’Bao había sido enormemente suprimido por las reglas del Paraíso Ilusorio y solo podía usar un total de diez mil unidades de energía espiritual interna. Además, todo lo que Long Haochen hizo entonces, le ganó la benevolencia del Paraíso Ilusorio, y en consecuencia le permitió suprimir a Ah’Bao. Pero ahora, el único confrontando era a Ah’Bao en su estado más poderoso, que había ganado mucho de la experiencia dolorosa, una vez más haciéndolo mucho más fuerte.

La segunda vez que él se retiró, Ah’Bao ya estaba lanzando un contrataque. Su pie izquierdo se estampó firme en el suelo, produciendo unos fieros sonidos de explosiones, mientras ondas de energía espiritual oscura brotaron. Mientras Long Haochen atacó una vez más, su tercer golpe de espada tan rápido como el relámpago golpeó ese pilar color purpura, y el Aria de la Diosa de la Luz terminó siendo repelida por esa luz negro purpura.

Fue un golpe pesado, que no contenía algún adorno. Con un furioso grito, Ah’Bao balanceó la espada pesada en su mano derecha frenéticamente. Bajo la atención de todos, ese pilar negro purpura de luz en realidad rodeó su espada pesada, volviéndola en una espada de diez metros, que apuntó directamente a Long Haochen.

Mientras tanto, en un radio de treinta metros alrededor de ellos, todo el aire fue instantáneamente llenado con una energía espiritual oscura estancada, previniendo a Long Haochen de retirarse para escapar, mientras ralentizaba sus movimientos enormemente.

Como el príncipe heredero de los demonios, el genio de Ah’Bao no era muy inferior a Long Haochen, pero en el momento que Long Haochen lanzó su primer ataque, él en realidad figuró que, en términos de técnica de batalla, ya no era partido para este humano. Sin embargo, el aspecto técnico no era un sinónimo de victoria en el campo de batalla.

Aunque Ah’Bao era poderoso, eso no lo hizo inflexible. Desafiando al enemigo en sus áreas fuertes era algo que no se arriesgaría a hacer. Long Haochen tenía la mano superior en la intención de espada, corazón de espada y proeza técnica, pero la ventaja de Ah’Bao era incluso más clara, debido a que su energía espiritual excedía a la de Long Haochen por varias decenas.

Los pasos de Long Haochen repentinamente se detuvieron, y sus rodillas se doblaron durante la descarga de todo el impulso de detener su carga. Dejando ir Luz Ondulante de su mano izquierda, directamente dejándola caer al suelo. Agarrando el Aria de la Diosa de la Luz con ambas manos, mostró un movimiento asombroso.

Torciendo su cuerpo, enderezó su postura y balanceó la espada divina. Sus sentidos ya excedían el nivel de un ser natural y sin fuerzas, más precisamente, alcanzó una perfecta armonía entre su cuerpo y su espada. Emitiendo un brillo dorado oscuro desde la punta de sus pies que se extendió, la punta afilada del Aria de las Diosa de la Luz finalmente se condensó, estallando con una luz suave que chocó con destreza contra la punta de la espada negra purpura.

No, llamarlo un choqué no era adaptable; debería ser llamado un contacto. Mientras tanto, el cuerpo de Long Haochen siguió el movimiento de su espada, trazando una curva perfecta de 360 grados. Más fantástico, dejó que los ataques tiránicos de Ah’Bao en realidad lo empujaran a un lado, dándole a su formidable fuerza de pelea ninguna oportunidad para actuar en contra.

Justo en este momento, Long Haochen repentinamente aleteó las cuatro alas en su espalda, viéndose igual que un pez nadando, y permaneciendo cerca del suelo. Evitando otro movimiento hacia arriba con su pie izquierdo, regresó la Luz Ondulante a su mano, blandiendo sus dos espadas otra vez mientras casi instantáneamente enfrentó cara a cara con Ah’Bao.

Durante el curso de acción de Long Haochen, el espacio se distorsionó desde adentro, y estalló con una intención de espada incomparablemente concentrada, en realidad pasando a través del espacio fuertemente comprimido. Un suave grito de dragón instantáneamente resonó, y las llamas doradas vigorosamente lo cubrieron mientras se deslizaba. Durante este tiempo, el imponente comportamiento de Long Haochen alcanzó su pico.

¡Bang!

            La terrorífica espada de Ah’Bao golpeó el suelo, sumergiendo los alrededores de un color negro purpura mientras una violenta explosión golpeó. Los sonidos de explosión y división que se produjeron sonaron igual como un demonio llorando, sacudiendo la tierra y causando el daño terrible.

Justo en este momento, Long Haochen llegó al frente de Ah’Bao, y su cuerpo entero barrió a Ah’Bao como un tornado.

Si alguien claramente miraba los movimientos de Long Haochen, ellos claramente verían que la Luz Ondulante en su mano izquierdo perforó hacia adelante, lanzando una miríada de puntas de espada uniéndose instantáneamente en una. El golpe apuntó a la muñeca de Ah’Bao que estaba sosteniendo su espada. Y el Aria de la Diosa de la Luz en su mano derecha golpeó de cerca al suelo, liberando un terrible haz dorado de luz mientras llevaba el grito de un dragón mientras golpeaba contra el oponente. Y además, ese laser no era grande en tamaño, por el contrario, era algo más pequeño que la hoja de luz emitida por el Aria de la Diosa de la Luz. Su color era completamente dorado oscuro, todavía pareciendo igual a una cosa substancial.

La apreciación de Ah’Bao de Long Haochen ya era muy alta, pero en su corazón ese oponente todavía no era más que un caballero humano sin alcanzar el séptimo paso. Nunca esperó que su propio golpe tiránico en realidad fuera neutralizado por los métodos indirectos de Long Haochen, y que inmediatamente contratacara contra él.

El tiempo para el golpe de Long Haochen fue escogido extremadamente bien, apuntando justo en el corto retraso después de golpe con todas las fuerzas de Ah’Bao. Y además, su velocidad de espada era aterradora, como si no fuera afectada en lo más mínimo por el estallido de la espada negra purpura.

Long Haochen estaba usando el Golpe Ascendente de Dragón con el Aria de la Diosa de la Luz, pero la habilidad no estaba apuntando hacia arriba, sino hacia adelante.

Junto con el incremento de su cultivación, su uso de las habilidades usuales de los caballeros ya alcanzó un nievo nivel, completamente arrojando las restricciones de las habilidades. Podía decirse que cada habilidad podía contener algo de creatividad en su mano.

Con un tenue parpadeó de luz, los ojos de Long Haochen dejaron salir chispas, y su Armadura Fundida de Mithril exudó algo de intenso color dorado oscuro. Era como si un grueso líquido dorado fuera pegado a la superficie de su armadura.

Enfrentando el ataque de espadas duales de Long Haochen, Ah’Bao no mostró alguna señal de atacar. Sin embargo, su experiencia de combate era plenamente suficiente que incluso en una situación tan peligrosa, en realidad hizo una decisión propia, y abandonó su espada.

La distancia separándolo a Long Haochen y él mismo ya era demasiado pequeña, y su gigantesca espada negra purpura era mucho más grande que el Aria de la Diosa de la Luz de Long Haochen. Por tanto, justo después de lanzar un ataque con todo, básicamente no tenía el tiempo para regresar a su lado, lo cual volvió su ventaja en desventaja.

Él apresuradamente dejó ir su espada mientras saltaba hacia atrás. Instantáneamente, su mano izquierda chocó violentamente contra la Luz Ondulante, mientras su mano derecha realizó un puño que directamente aplastó hacia adelante, golpeando contra la hoja de luz liberada por el Aria de la Diosa de la Luz.

Con un puff, la mano izquierda de Ah’Bao golpeó empujó la Luz Ondulante que produjo ligeras ondas. Barriéndola lejos, ¡pero esa espada pesada del nivel glorioso combinó miles de golpes en uno mientras llevaba el poder del Destello Barredor de Demonios! Dejando un rastro de sangre en la mano izquierda de Ah’Bao.

Como la técnica propia creada por Long Haochen Ondas de Luz fue exhibida en combinación con la unión de los mil golpes de espadas en uno, incluso con la energía espiritual externa de Ah’Bao alcanzando un nivel de unas pocas docenas de miles de unidades, no podía completamente resistirlo.

Al mismo tiempo, un choqué ocurrió al otro lado. Sin alguna explosión, el puño de Ah’Bao chocó contra el Aria de la Diosa de la Luz, y repentinamente encontró para su más grande asombro que su fuerza de algún modo se sentía vacía.

De hecho, durante el anterior altercado, el Aria de la Diosa de la Luz de Long Haochen se sentía capaz de amenazar su vida. En consecuencia, su puño ya estaba usando toda su fuerza.

Aun así, en el instante que su puño y la espada colisionaron uno con la otra, Ah’Bao solo sintió que una parte de la fuerza de su puño fue forzosamente absorbida por la magnífica espada dorada oscura en la mano de Long Haochen, y era una muy gran parte de ella. Después, Long Haochen dio un salto mortal con la ayuda del impulso, y de este modo absorbió el resto de la fuerza de ese puño. Mientras el resplandor dorado oscuro repentinamente se desvaneció, el cuerpo de Long Haochen ya estaba girando a una gran velocidad como un vórtice desgarrando todo.

En realidad, cuando Ah’Bao respondió al ataque de Long Haochen, ya fue engañado al pensar que Long Haochen estaba tratando de enfrentarlo de frente. Fue atraído al responder los ataques de las dos espadas con ambas manos. En otras palabras, las espadas duales de Long Haochen estaba apuntando por un ataque cruzado, y después del choqué, usó el impulso para un movimiento espiral, sin apuntar en absoluto en chocar con el monstruoso poder de Ah’Bao. Pedir prestado el poder de su ataque con todo era suficiente.

¡Condenatoria Espada Rotatoria!

O más bien, esto debería ser llamado una mejorada Condenatoria Espada Rotatoria.

Hasta ahora, la intención de espada de Long Haochen fue explotada en todas las direcciones, extendiéndose sobre todo el campo de batalla, oleada después de otra. Sea demonios o los humanos, cuando vieron esta batalla, todos parecían sin vida. Incluso los compañeros de Long Haochen llevaba expresiones de incredulidad.

Anuncios