“¿Qué deberíamos hacer?” Long Haochen calmadamente le preguntó a Yue Ye. Después de este choque, no se puso nervioso en absoluto debido a que sentía que su conexión con Hao Yue no fue de algún modo afectada, haciéndolo capaz de irse en cualquier momento. En su lugar, quería ver qué reacción esta princesa Yue Ye mostraría en este tipo de situación. Desde este hecho, la sinceridad de la colaboración entre ellos sería vista.

Yue Ye rápidamente replicó, “El Emperador Dios Demonio siempre viene a ver a mi padre cuando está relacionado a algunos asuntos importantes. Él le concede gran importancia a su propia seguridad y, en consecuencia, ordenará a todos saludarlo cada vez que viene a la parte interna del castillo, usando una técnica secreta permitiéndole a los Dragones Negros explorar a través de toda aura viva en un área dada. Si alguien se ocultaba a sí mismo, sería muy posible un asesino. Antes de que Su Majestad el Emperador Dios Demonio partiera, todos estarían restringidos a una cierta área.”

Long Haochen indiferentemente preguntó, “¿Eso es decir que tengo que aparecer en frente del Emperador Dios Demonio?”

Yue Ye forzó una amarga sonrisa, “Temo que es inevitable, no esperé que Su Majestad vendría en semejante situación. Ahora, no será posible que te vayas desde que los alrededores del Castillo Luna ya han sido sellados. Y aquí, solo tenemos criadas, y no hombres. Desde que has venido conmigo, definitivamente elevará sospechas. Qué deberíamos hacer… Qué deberíamos hacer…”

Incluso dada su inteligencia, claramente parecía estar en un estado frenético. Y no era sorprendente: si ella dejaba que el Emperador Dios Demonio supiera que tenía alguna relación con un humano de un Escuadrón Caza Demonios, incluso si propio padre el Dios Demonio Luna no sería capaz de defenderla. El Emperador Dios Demonio odiaba a los Escuadrones Caza Demonios de la Alianza del Templo mucho.

Repentinamente, mientras levantaba su cabeza para tomar una mirada a Long Haochen, los ojos de Yue Ye repentinamente brillaron, “¡Tengo Una solución! Sin embargo, tendré que causarle al Capitán Long… un mal sentimiento.”

Long Haochen pareció confundido y pregunto, “¿Qué es lo que te vino a la mente?”

Yue Ye corrió a su lado, diciendo unas pocas palabras en una voz baja, pero la expresión de Long Haochen inmediatamente se volvió fea, negando con resolución, “¡No, esto está definitivamente fuera de cuestión!”

Los ojos de Yue Ye inmediatamente parecieron estar rojos, y en el borde de los ruegos, declaró, “Si no hacemos esto, en caso de que nos descubran, estoy jodida. Aunque soy unos pocos años más vieja que tú, todavía estoy por debajo de los veinte. ¿Realmente tienes el corazón para verme siendo enterrada a tu lado? Incluso nunca he conseguido un novio todavía. Por el bien de dios, por favor hazlo, ¡¿bien?! Solo te dará un poco de agravio. Estarás libre después de que se vaya el Emperador Dios Demonio.”

“Tu…” Mirando su cara, Long Haochen pensó profundamente que esta Princesa Yue Ye parecía realmente mostrar algo de sinceridad. Aunque realmente salió con una idea podrida, aún era algo en gran medida viable. Además, si se teletransportaba de regreso en semejante momento, necesitaría al menos uno o dos días para corres apresurado de regreso, y en este momento, tal vez habría algún tipo de cambio desfavorable.

“¡Apresúrate! No podemos esperar, mi vida está en tus manos justo ahora. ¿No me digas que todavía no confías en mí?” Yue Ye realmente estaba ansiosa, sus ojos completamente rojos, lagrimas estaban en el borde de caer de ellos.

Las cejas de Long Haochen fueron completamente fruncidas, pero todavía la miraba con fuerza.

La puerta del Castillo Palacio Luna se abrió, el Dios Demonio Luna Agares lideró a un grupo de nobles del Clan Luna, mientras todos en el Castillo Palacio Luna, incluido las criadas, estaban juntos, mientras los sirvientes rápidamente se concentraron en la plaza en el centro.

El Dios Demonio Luna Agares era de más de dos metros de alto, llevaba una túnica purpura, su cabello estaba atado usando una diadema y cubriendo su hombro hasta su espalda. Su apariencia facial lo hizo parecer justo como un hombre saliendo de una pintura. En su par de ojos purpuras, un resplandor dorado oscuro fue incrustado, y en su frente, el ligero rastro de una luna torcida fue visible.

En términos de apariencia, Agares era el más hermoso hombre existiendo, incluso superior al Emperador Dios Demonio Fengxiu en este aspecto. Aunque, sus gestos podían ser comparados. Estando justo ahí, muy naturalmente se volvió el ‘centro’ de toda la plaza: el resplandor de todo lo demás fue ocultado por él.

Entre los demonios, el Emperador Dios Demonio era el tan llamado emperador, y debajo de él, solo dos lores podían clamar el título de rey. Uno era el Dios Demonio Luna Agares, y el otro era el Demonio Profeta, que excedía enormemente a todos los demás en toda la raza demonio con respecto a predicciones, El Dios Demonio Estrella Washake.

Agares estaba acompañado por una chica pareciendo calmada estando a su lado. Con su delgada figura que podría ser llamada perfecta, ella no llevaba algo de maquillaje, dándole un sentimiento fresco, puro y casi hermosamente trascendente.

Lo más asombroso era que tenía un par de ojos negros similar al de los humanos. Sin duda, era la más hermosa chica ahí, y la única que podía igualar al Dios Demonio Luna Agares.

En la espalda de Agares estaban una docena de personas. Las más cercanas eran cuatro hombres de mediana edad, todos ellos eran guapos como unos que existen entre diez mil, que eran los cuatro tan llamados Grandes Emperadores Luna大天王, Los ayudantes de mayor confianza del Dios Demonio Luna Agares, sirviéndolo como sus brazos izquierdos y derechos.

Detrás de ellos estaban una docena de hombres de mediana edad del Clan Luna, que expulsaban un aura densa y poderosa desde sus cuerpos. Detrás de ellos estaba un grupo de chicas que tenían apariencias asombrosas.

Una de estas chicas era la princesa Yue Ye. Liderando a un grupo de criadas, entre las que la más cercana tenía abajo su cabeza. Su largo cabello negro estaba derramándose al frente y cubriendo todo sobre sus hombros, causando que su expresión facial sería indistinguible desde lejos.

La expresión de Yue Ye actualmente era bastante grotesca, resistiendo mirar a su lado con gran dificultad, y suavemente usando sus manos para jugar con sus propias ropas. Visiblemente, difícilmente logró mantenerse calmado.

Es cierto, no podía calmarse. En ese momento, su sentimiento de auto-confianza estaba siendo destruido incomparablemente.

Para una chica, más específicamente una asombrosa mujer como ella, el más grande orgullo absolutamente no estaba en su fuerza o en su energía espiritual, especialmente en un grupo tan unido a las apariencias como el Clan Demonio. La apariencia física siempre permanecería como su primer criterio. Era especialmente el caso para la concubina del lado del Dios Demonio Luna, que resultó ser una mujer humana. Por depender de su apariencia física, había conquistado a todos los hombres Luna; esa persona era la madre de Yue Ye. Aunque su hija no podía suceder al trono del Dios Demonio Luna阿加雷斯, mientras permaneciera como una princesa, nadie despojaría su honorable posición.

Sin embargo, unos pocos minutos antes, la auto-confianza de Yue Ye con respecto a su apariencia física solo se había caído.

Como la princesa del Clan Luna, los eunucos en el lado de Yue Ye eran todos mujeres. Si un hombre hubiera estado a su lado, indudablemente sería extraño. En consecuencia, con un flash divino, la solución que pensó era tener a Long Haochen travestido usando maquillaje, vestuario… y hacerlo actuar como su criada.

Long Haochen todavía era joven, y su cuerpo estaba lejos de haber completamente crecido todavía. Además, añadiendo la absoluta perfección de su físico, no era demasiado complicado vestirlo como una chica.

Esto era también por lo que Long Haochen estaba anteriormente indispuesto a estar de acuerdo. Aunque llegaron a un compromiso, todavía se sentía realmente indispuesto.

Los cambios que Yue Ye hizo en Long Haochen fueron simples: cambió sus ropas al atuendo de una criada, ocultó su manzana de Adán con cuidadosa atención, antes de usar maquillaje en sus cejas y cara, dándole una apariencia gentil y femenina. Completar este proceso completo solo le tomó unos pocos minutos y nada más.

Sin embargo, en el momento que terminó, la primera persona que se sorprendió fue la creadora Yue Ye misma.

¡Demasiado hermoso, solo demasiado hermoso! En el corazón de Yue Ye, la más hermosa chica aparte de ella misma podría solo ser su propia madre. Debido a su corta edad, el temperamento agraciado de su madre, y su atractivo para otras personas, ella era nada más sino una moneda de intercambio. Sin embargo, después de terminar de maquillar la cara de Long Haochen, esta auto-confianza se había destruido enteramente cuando lentamente levantó su cabeza.

No podía incluso usar la palabra hermoso para describir la apariencia de Long Haochen. Una tierna piel blanca, una nariz bien presentada, ojos puros y limpios. Cada línea de esta cara era exquisita y delicada, sin llevar ningún defecto en absoluto. Cuando esto fue puesto todo junto produjo un absolutamente sublime resultado.

¡Esa era perfección! Su actual apariencia podía solo ser descrita como perfecta. Aunque solo llevaba un atuendo de criada, incluso las gemas más preciosas en este palacio interno perderían su brillo al lado de él.

Yue Ye creía que, si Long Haochen removiera sus ojos mágicos, exponiendo su original par de ojos dorados, le daría definitivamente una mirada imponente, llevando la hermosura del Sol descendiendo a la Tierra.

Long Haochen realmente no sintió cambios en su cuerpo, solo sintiéndose agraviado llevando atuendo femenino. Fue afortunado que solo tomo un pequeño momento, y todo lo que hizo desde entonces era ciegamente seguir el liderazgo de Yue.

Yue Ye jugueteó con sus propias ropas, sintiéndose extremadamente perturbada. Ya comenzó a arrepentirse de su idea, y le había repetidamente advertido a Long Haochen no levantar su cabeza no importa qué. Si semejante belleza, que ya sobrepasaba a su propia madre, fuera cogida por un noble del Clan Luna, causaría grandes complicaciones. Incluso su propio padre no lo dejaría fuera.

Pensando en este punto, Yue Ye no pudo evitar tener una expresión grotesca. Habiéndolo sabido anteriormente, más bien lo habría pasado por un hombre con una identidad como vizconde del Clan Luna. Hablando francamente, era una maravilla si no fuera en realidad una chica disfrazada como un hombre…

“¡Respetos a Su Majestad!” En el medio de una llamada de tono alto, toda la plaza del Palacio Luna completamente se calmo.

Aunque Long Haochen bajó su cabeza, todavía sentía la fuerza opresiva clara que llenaba el aire. ¿Cómo no se pondría nervioso? ¡Dos formidables dioses demonios estaban presentes! Para cualquiera de ellos, un mero dedo seria suficiente para fácilmente eliminarlo con su actual nivel de cultivación.

Sin embargo, no cumplió absolutamente con las repetidas advertencias de Yue Ye, y secretamente observó a estas personas del Clan Luna estando en frente de él. Aunque meramente lanzó una mirada, fue suficiente para que él recordara un montón con su asombrosa memoria. Aquellos eran los enemigos que enfrentaría en el futuro. Su actual prioridad era al menos recordar sus identidades, así que podía mantenerse en calma cuando los confrontará en el futuro.

Long Haochen fue especialmente cuidadoso de mantener la apariencia del Dios Demonio Luna Agares en su mente.

Sonidos de pasos, y desde que lo escucharon, ya determinó la identidad de uno que estaba aproximándose.

“Agares le da la bienvenida a Su Alteza.” El Dios Demonio Luna Agares se inclinó ante él, antes que todos en su espalda se inclinaran igualmente.

Este era el lugar más noble perteneciente al Clan Luna, pero justo como cualquier otro en el territorio demonio, tenían que pagar respetos al Emperador Dios Demonio.

Título: La Impresionante Criada

Anuncios