El descenso de la Luna del Dios Demonio fue acompañado por una incomparablemente fuerte aura de poder, pero la cosa rara era que parecía completamente silenciosa.

La masiva luna purpura se retrajo a una rápida velocidad, y en un pequeño momento, todo su esplender se desvaneció. Todo lo que permaneció era nada más que un amplio halo de luz.

La luz de la luna se había esparcido en un diámetro de mil metros, y dentro de este alcance, ni un solo enemigo vivo permaneció, ya sea en la tierra o en el cielo.

Después que se sometieran al bombardeo de este hechizo prohibido, solo alrededor de 10.000 demonios quedaron de esta enorme armada de 50.000. Y enfrentando este halo purpura, no eran capaces de reunir el más mínimo coraje para atacar por ahora.

“Xiaoxiao, maneja el carruaje. Magos, regresen, y peleadores de corto alcance, sígannos. ¡Es tiempo de salir!” La figura de Yue Ye apareció una vez más en el techo del carruaje, Su cara estaba mortalmente pálida, de un insano color blanco. Temblaba mientras se encorvaba hacia adelante, y sangre estaba fluyendo desde las siete aperturas de su cara blanca como la nieve. Independientemente de cuán hermosa era originalmente, justo ahora, solo parecía fea y triste.

Pero incluso en ese momento, con su cuerpo estando cerca de colapsar, todavía permaneció con la cabeza clara mientras hacia los arreglos necesarios.

Justo como Long Haochen adivinó, el momento justo después de la completación del hechizo olvidado era la mejor oportunidad de salir. La gran armada de demonios estaba en un estado tan aterrado que incluso aunque una gran cantidad de bienes habían sido abandonados, esta era su mejor oportunidad de escapar.

Long Haochen les dio a sus compañeros una mirada e inmediatamente se montaron en el carruaje sin vacilación. Este carruaje era extremadamente ancho, y no tendrían problemas en acomodarse veinte personas. No fue empujado por caballos ordinarios, sino por Manes[1] Inquebrantables. Este tipo de bestia mágica no tenía alguna habilidad ofensiva, sino que poseía una buena resistencia, y se ajustaba a todo tipo de terrenos. Incluso en el desierto, sería mucho más útil que camellos; adicionalmente, su imponente constitución los hacía de al menos un tercio de metro de alto que finos caballos ordinarios.

El carruaje de Yue Ye fue empujado por dieciséis Manes Inquebrantables. Aunque la anterior batalla fue bastante severa, los Manes Inquebrantables fueron fabulosamente protegidos por los magos, que fue la orden absoluta que Yue Ye les dio. Los Manes Inquebrantables eran después de todo su última esperanza para salir.

Nadie discutió, y de los Escuadrones Caza Demonios, Luc Xi, Yi Jun, Bai Xiaomo, Lin Xin y Chen Ying’er tomaron la iniciativa de apresurarse a entrar en el carruaje. Podía ser dicho que, si no fuera por el excepcional despliegue de los Escuadrones Caza Demonio, los veinte magos de la caravana no hubieran sobrevivido a este ataque. En particular, el heroico despliegue de Long Haochen de auto-sacrificio causó que estos magos lo admiraran sinceramente.

Las vocaciones de corto alcance no se subieron, sino que rodearon el carruaje. Long Haochen le dijo a la cercana Li Xin, “Hermana, vamos a ir al frente y salir corriendo desde ahí. Los otros peleadores de corto alcance, suban. ¡Defiendan el carruaje!”

Todos los peleadores de corto alcance actualmente perteneciente a los dos Escuadrones Caza Demonios inmediatamente cumplieron la orden de Long Haochen.

Los seis ojos de Hao Yue estaban claramente más apagados que lo normal. Antes de invocarlo, Long Haochen había tenido a Hao Yue preparando su Esencia del Desorden a través de su conexión mental. De otro modo, ¿cómo podía atar con un poder explosivo tan formidable en el instante que fue invocado?

Debido al hecho que usó una habilidad de un paso más alto que el suyo propio, en adición a su anterior fusión con Long Haochen, estaba naturalmente extenuado. Pero, aunque su propio consumo era bastante grande, la fuerza de Hao Yue creció como un todo desde la anterior batalla, mientras mejoró en alguna medida. En el momento presente, esto era lo que le permitió mantener una cierta fuerza de pelea.

Yue Ye saltó con el soporte de Leng Xiao en el asiento del cochero. Leng Xiao no era familiar manejando un carruaje, ¡pero tenía un temperamento naturalmente muy salvaje! Mientras ondeaba el látigo, los Manes Inquebrantables obedientemente corrieron en la dirección que les dirigió. En esta noche sangrienta, no pudieron incluso prestar a la dirección que estaban dirigiéndose, ya que su más alta prioridad era escapar.

Yue Ye se apoyó en Leng Xiao y miró a Long Haochen estaba montado en Hao Yue.

Cai’er no entró al carruaje, pero estaba calmadamente al lado de Yue Ye. En caso de que Long Haochen fuera detenido por un enemigo, indudablemente sería la primera en intervenir.

Mientras tanto, Luc Xi estaba apoyado en la ventana del carruaje, silenciosamente ondeó su bastón para enviar un brillante y puro resplandor blanco, envolviendo a Long Haochen al igual que Hao Yue.

Esta era la primera vez que Long Haochen disfrutaba del poder completo de curación que un sacerdote en el quinto paso podía proveer. No sabía qué habilidad Luc Xi estaba actualmente usando, pero con la curación de Luc Xi, su anterior enorme consumo de energía espiritual interna estaba siendo restaurada a una velocidad asombrosa. Incluso los efectos secundarios del uso de la habilidad Sacrificio también fueron sanados.

incluso si Han Yu aprendía aún más habilidad de curación, era al final un Caballero Guardián, y no un verdadero sacerdote. La utilidad de un formidable sacerdote en un equipo no era algo que pudiera ser remplazado fácilmente.

Leng Xiao miró la magia de curación siendo lanzada a su lado y frunció sus cejas, preguntando en voz baja llena de odio, “¿Eres quien los invito a ellos como guardias?”

Yue Ye negó con su cabeza, revelando una expresión compleja.

Todos los demonios restantes fueron completamente aterrados por el anterior hechizo prohibido que apareció para ellos como un apocalipsis, pero era después de todo una armada de 10.000, y una que los rodeaba desde todas direcciones. Considerando sus números, una confrontación sería inevitable, si el grupo de Long Haochen quería salir.

“¡Ying’er!” Podio verse que la distancia a la frenética armada de demonios se había reducido a solo unos cien metros, mientras Long Haochen repentinamente gritó.

“Gotcha.” Chen Ying’er replicó con su linda voz. Escuchando, Yue Ye, Leng Xiao al igual que los magos de la caravana no lo encontraron particularmente extraño. Pero los miembros de los dos Escuadrones Caza Demonios estaban realmente sorprendidos cuando vieron a esta invocara aproximarse a la ventana.

Comenzando desde el comienzo de la batalla hasta ahora, Chen Ying’er solo había estado esperando al lado de Lin Xin, e incluso si la batalla era tan intensa, no había hecho algo en absoluto.

El 4to Escuadrón Caza Demonios entendía algo de la situación, ya que sabían que esta chica no era muy confiable como una invocadora. No les importó, pero lo que no sabían era que ahora que poseía una bestia contratado como el Atesorado Cerdo de la Imagen del Espejo Mítico, no era más tan débil. Además, sus compañeros también recordaron la instrucción que Long Haochen le dio antes de que la pelea comenzara. Originalmente habían pensado que quería que interviniera lo menos posible y para preservar sus cristales mágicos. Pero ahora que pensaban sobre eso, ¡no podría ser tan simple! De otro modo, ¿por qué Long Haochen la llamaría justo en el momento de su salida?

El movimiento de Chen Ying’er fue rápido. Alimento al Atesorado Cerdo de la Imagen del Espejo Mítico con el cristal mágico de una bestia mágica del quinto paso, y el cuerpo del Atesorado Cerdo de la Imagen del Espejo Mítico repentinamente brilló con un resplandor plateado.

la luz plateada era diferente de la que los magos de atributo espacial usualmente liberaban. Bajo condiciones normales, su magia emitiría un puro color plateado, pero las ondas alrededor de Chen Ying’er y su Atesorado Cerdo de la Imagen del Espejo Mítico poseía el color de una estrella fugaz plateada, un color bastante fantástico. McDull, anteriormente clavado perezosamente contra el pecho de Chen Ying’er, se comió el cristal mágico fácilmente. Entonces, su fuerza espiritual repentinamente se metamorfoseó. Bajo el halo de la luz de estrella mágico, su cuerpo repentinamente flotó desde adentro del carruaje.

Chen Ying’er murmuró algo en voz baja. Mientras la luz plateada fue liberada desde el Atesorado Cerdo de la Imagen del Espejo Mítico, los ojos de Chen Ying’er deslumbrantemente brillaban del mismo color de luz de estrella. Entonces, todos alrededor sintieron las fuertes fluctuaciones mentales que su cuerpo emitió en grandes números. La armada de demonios estaba en un estado frenético, pero al final, eran increíble dominantes en número, y el terror que sintieron gradualmente se debilitó con la desaparición de los efectos del hechizo prohibido. Mientras estaban despertándose por el hedor de la sangre y la perspectiva de una nueva batalla, su poder de pelea se recuperó muy rápidamente. Salir del cerco claramente no sería tan fácil de hacer. Leng Xiao y Yue Ye frunció sus cejas: ya había estado sin escatimar esfuerzos, y en ese momento, Yue Ye no podía usar alguna fuerza. Su consumo substancial de poder mental ya podía causar que perdiera la consciencia en cualquier momento. La curación de Luc Xi no estaba dirigido a ella, pero incluso si estuviera dispuesto a curarla, ¡no se atrevería a aceptarlo! Independientemente de si era Yue Ye o Leng Xiao, las dos tenían oscuridad como su principal atributo. Aceptar ser curada por la magia sagrada de un sacerdote, ¿no sería similar a cortejar a la muerte? Mientras Leng Xiao instaba en las bestias preparadas, su capacidad mental ya había alcanzado su límite, y en el carruaje, los magos de la caravana trataron de suscitar la poca energía espiritual que les había quedado, haciendo sus preparaciones para liberar su poder mágico para atacar en cualquier momento.

Desde lo que se veía, en la parte frontal superior, Long Haochen y Li Xin pronto encontrarían a los primeros demonios. Pero repentinamente, el grito de un dragón resonó, sacudiéndolos completamente.

En la oscura noche, una indistinguible silueta negra apareció, y el rugido del dragón aproximándose viniendo junto no se perdió de atraer la atención de todos los demonios.

Gruesas escamas, inmensos cuernos en espiral sobre su cabeza, un par de terribles alas que casi parecían ser capaces de cubrir el cielo entero, y una aterradora aura liberada desde sus ojos. Esa criatura rugiendo era impresionantemente un dragón oscuro. Y sus inmensas alas fueron repentinamente agitadas mientras se lanzaba en picada tan imponente como una montaña hacia la armada demonio. Para cada demonio, esta era la regla que el más fuerte dominaba al débil, esta era la cruel realidad del sistema de la cadena alimenticia. Y el único en el top de esta cadena era sin duda el Emperador Dios Demonio.

El Emperador Dios Demonio tenía su propio clan que compartía su línea de sangre, que fue llamada el Clan Dragón Malvado. Esta era también la razón por la que era llamado Emperador Dragón Malvado, ya que los dragones malvados era el nombre dado a los únicos que pertenecían a su tribu. El nombre que los humanos le dieron era un poco diferente. Simplemente los llamaron ‘Dragones Negros’.

Los dragones malvados no eran numerosos; incluso en su edad floreciente, no excedieron los 2.000. Pero incluso un recién nacido Dragón Negro sería innatamente una potencia del séptimo paso. Uno adulto alcanzaría el terrible octavo paso, sin necesidad de esfuerzos específicos. Mientras que por los que alcanzarían el noveno paso, era los subordinados directos del Emperador Dios Demonio Feng Xiu, las tan llamadas Fuerzas de Dragones Negros.


[1] Manes es un tipo de dios familiar y domestico de la mitología romana. Para más información: https://es.wikipedia.org/wiki/Manes_(mitolog%C3%ADa)