Han Qian sacudió su cabeza, “Si directamente vamos con una competencia entre los Escuadrones Caza Demonios, desde que tu energía espiritual interna todavía tiene que alcanzar las 10.000 unidades, serás capaz de participar. Todavía hay cinco días antes de la apertura del Paraíso Ilusorio, así que la competición comenzará mañana. Debido a la carencia de tiempo, está designada como una competencia eliminatoria. Muy simple, pero también muy cruel.”

Long Haochen asintió en respuesta, “Gran-maestro, me registraré con usted primero entonces. Todos los miembros de nuestro 21er Escuadrón Caza Demonios de grado general participarán en esta competencia. Incluso si ninguno de nosotros logra terminar entre aquellos diez, al menos servirá como un buen ejercicio de entrenamiento.”

Han Qian palmeó su hombro, “Realmente eres un chico que causa que los otros se preocupen, Vamos hacer esto entonces. Incluso si no terminas en el top diez, tu gran-maestro aún buscará un modo de compensar a nuestro Templo.”

Mientras estaban hablando, una ondulación de energía espiritual extremadamente densa surgió desde atrás de la espalda de Long Haochen, dentro de la habitación. Inmediatamente después, una oleada de amenazante intención asesina repentinamente estalló. Sea Long Haochen o Han Qian, ambos de ellos solo sintieron su piel volverse fría, llenándose con una frialdad llegando a las profundidades de sus huesos.

Maestro y discípulo se miraron uno al otro, lleno con una mirada extremadamente de sorpresa, y Han Qian murmuró, “Esto… Esto es…”

Después de un corto tiempo de sorpresa, Long Haochen fue inmediatamente extasiado, “¡Es Cai’er! ¡Ella rompió a través del sexto paso!” Mientras decía esto, inmediatamente se giró hacia la habitación, apresurándose a entrar.

Abriendo la puerta, Long Haochen encontró difícil avanzar con la intensa intención asesina llenando la habitación, pero dado el sentimiento absoluto de confianza entre Cai’er y él mismo, naturalmente no sintió miedo de ser herido por ella, y aún avanzó sin vacilación.

En la cama, Cai’er estaba sentada con las piernas cruzadas, ambas manos colocadas en sus rodillas. En sus palmas y frente, un lustre gris era ligeramente visible, y en su espalda, un par de inmensas alas negras se extendieron alrededor.

Cierto, las alas de Cai’er eran negras. En completo contraste a las deslumbrantes y brillantes alas de Long Haochen, sus alas negras engullían toda la luz alrededor. Long Haochen y Han Qian justo habían entrado, pero inmediatamente sintieron como si aquellas alas negras absorbieran su alma.

Han Qian estaba asombrado al extremo. Cai’er ahora había roto a través del sexto paso, ella se volvería verdaderamente la persona más joven en romper el sexto paso. Logró alcanzar el sexto paso incluso a una edad más joven que Long Haochen, mientras ella todavía no tenía incluso quince años todavía.

En medio del tiempo de asombro de Han Qian, Cai’er lentamente levantó su cabeza, abriendo sus ojos.

Sus ojos originalmente brillando grises inesperadamente recuperaron su lustre, llenos en una luz negra. Cuando sus ojos cayeron en los ojos de Long Haochen, una calmada sonrisa fue dibujada en sus labios, en el medio del aura de muerte sin fin.

Esta sonrisa fue solo dirigida hacia Long Haochen; era como si incluso no notara la presencia del cercano Han Qian.

Viendo sus ojos moviéndose, Long Haochen fue totalmente incapaz de contener sus emociones, lagrimas brotaron locamente, “¡Cai’er! ¡¡¡Cai’er!!!”

Han Qian no permaneció aquí más tiempo, discretamente moviéndose hacia atrás. Con esta cálida escena ocurriendo entre estos dos jóvenes en el medio del aura de muerte, inmediatamente fue a notificar a Ying Suifeng acerca de las buenas noticias. Desde que Long Haochen rompió a través del sexto paso, Ying Suifeng parecía hablar con frecuencia sobre este asunto.

Mirando a Cai’er, Long Haochen avanzó hacia ella en el medio de la intensa intención asesina. Sin saber si era debido a ser estimulado por las alas de Cai’er, la espalda de Long Haochen destelló de color dorado, e inmensas alas doradas salieron. Toda la habitación brillo de dorado y negro, e intensas fluctuaciones de energía espiritual parecieron empaparse como aguas de manantial.

Con un ligero aleteó, Cai’er se levantó del suelo.

¡Así que ya han sido seis meses! ¡Este tiempo ha pasado realmente rápido! Sobre este periodo, Long Haochen solo podía comunicarse escribiendo en la palma de su mano. Mirando el cambio de color de los ojos de Cai’er, se dio cuenta de que Cai’er recuperó el control sobre todos sus sentidos.

Abruptamente tomando un paso hacia adelante, y sin preocuparse del aura de muerte y el frio alrededor del cuerpo de Cai’er, la estrechó entre sus brazos, todavía incapaz de controlar sus lágrimas, como si estuviera sintiendo que había fallado llevando su propio deber hacia ella.

Permitiéndole que la abrazara, Cai’er fuertemente lo retuvo, murmurando, “Idiota.”

Long Haochen levantó su cabeza, mirando a sus gentiles ojos, “Llámame idiota otra vez, me gusta escucharte llamarme un idiota.”

“¡Idiota!” Los ojos de Cai’er parecían algo empañados, mientras ella lo llamaba otra vez. Inmediatamente después, Long Haochen pegó sus ardientes labios en su fría boca, dejando salir toda su calidez en ella como nunca antes.

El par de alas doradas y negras se volvieron su mejor fondo. Cai’er finalmente estaba de regreso, como la formidable Santa Hija de Samsara que finalmente había recuperado por completo su habilidad de combate. La Cai’er de Long Haochen estaba de regreso, finalmente sintió que el dolor en su corazón llegaba a un final.

Sus labios se separaron, los dos jadeando por aire. Este beso había verdaderamente durado demasiado, y Long Haochen pareció haber sido liberado de todo el dolor en su corazón en todo el proceso. Mirando a los cálidos ojos de Cai’er, sintió como si nunca se cansaría de mirarlos.

Cai’er tiernamente lo ayuda a limpiar sus lágrimas fluyendo en su cara, viéndose aún roja de haber sido besada tan repentinamente, “Idiota, ¿no ves que estoy completamente bien?”

Sosteniendo sus dos manos, replicó, “Es mi error. Si solo hubiera regresado más temprano en ese momento…”

Cai’er sacudió su cabeza, “No continuemos con esta tonta charla, muchas cosas salieron de nuestro control. En ese momento, solo podía hacer eso, o sino, incluso no habría conseguido la oportunidad de verte otra vez. Hablando de eso, realmente debería agradecerte por habernos llevado a la Torre de la Eternidad. La cosa extraña es que mi Santa Estufa Espiritual parece haber mejorado de haber absorbido la energía de muerte adentro de la Torre de la Eternidad, lo que bajo el tiempo de perdida de mis cuatro sentidos.”

“¿Oh? Entonces, ¿por qué no has permanecido todo este tiempo ahí para cultivar? Si tu Santa Estufa Espiritual de Samsara evolucionó, ¿quién sabe qué efecto podría producir de esto?”

Cai’er replicó, “A excepción de un incremento en poder, debería ser otro tipo de impulso, pero no sé acerca de los detalles específicos. Sin embargo, puedo asegurar que la energía mortal de la Torre de la Eternidad es efectiva en rellenar mi Estufa Espiritual de Samsara. La Estufa Espiritual de Samsara parece absorber la energía externa a través de mi cuerpo, entre las cuales la energía de muerte es del tipo más importante. Normalmente, la cantidad de energía de muerte que llega en contacto con nosotros es muy pequeña y es al menos no tan pura como dentro de la Torre de la Eternidad, fui afectada con la reacción de la estufa espiritual, que absorbió la fuerza de mis seis sentidos para liberar su poder. Si puedo frecuentemente absorber la energía de muerte contenida dentro de la Torre de la Eternidad, esto debería muy posiblemente permitirme aligerar la reacción cuando pongo completamente en uso a la Estufa Espiritual de Samsara.”

Muy contento, Long Haochen respondió, “¿Realmente? Entonces son muy buenas noticias. Tu Estufa Espiritual de Samsara es verdaderamente formidable, pero su reacción es demasiado grande. Sobre estos pasados pocos meses, estaba preocupado cada día sobre tu condición. ¿Sabías eso? Escuchar tu voz otra vez realmente se siente grandioso.”

Cai’er sonrió ligeramente, “Idiota, realmente no estoy preocupada acerca de perder mis seis sentidos ahora que te tengo acompañándome a mi lado. Incluso si mis seis sentidos fueran perdidos, sé que no estoy sola ahora, y seré fuerte mientras esperó por el día de mi recuperación.”

Long Haochen frotó su cabeza, “¿Qué basuras estás escupiendo? Perder tus seis sentidos es solo estar muerta. En el futuro, al menos que sea un último recurso, nunca uses tu Estufa Espiritual de Samsara otra vez. Esta vez en el Paraíso Ilusorio, definitivamente nosotros te encontraremos una mejor estufa espiritual. Siempre confiando en la Santa Estufa Espiritual de Samsara es solo demasiado peligroso.”

El aura de muerte en el aire tranquilamente se desvaneció, y las alas negras de Cai’er se desvanecieron en consecuencia. Suavemente acurrucándose contra Long Haochen, ella dijo a continuación, “No necesitas preocuparte. Mientras estemos juntos, incluso la muerte no hay nada de temer.”

Long Haochen apoyó su hombro con algo de renuencia, colocándola en una posición sentada, “Justo entonces, el gran-maestro vino a buscarme, diciendo cosas importantes. Inmediatamente tenemos que juntar a todos. Parece que nuestra entrada al Paraíso Ilusorio más bien no será tan suave…” Llegando a ese punto, sus ojos dejaron salir un rastro de severidad. ¿Una competencia para seleccionar al mejor? Entonces vengan a mí.

            Debido a que se tocó el secreto del Paraíso Ilusorio, solo los Escuadrones Caza Demonios fueron informados de esa situación. La competencia por las diez entradas en el Paraíso Ilusorio tomaría lugar en el más grande estadio en los campos de entrenamiento de la Alianza del Templo.

Este lugar podría por supuesto no ser comparado con el Gran Estadio de la Alianza, pero siendo un sitio de cientos de metros de diámetro, podría contener a unas mil personas.

La fuerza atractiva de las estufas espirituales era solo demasiado grande. Entre los cuarenta y dos Escuadrones Caza Demonios que vinieron, fuera de los cuatro que estaban en el grado rey y los tres que era del grado emperador, había un total de doscientas once personas, unos ciento cincuenta aplicaron. Aquellos que no aplicaron eran en mayoría sacerdotes o Cazadores de Demonios del cuarto paso o cualquiera debajo del quinto paso. En realidad, todos aquellos que excedían el quinto rango del quinto paso aplicaron sin excepción. Tratando probar su suerte, ellos habían creído en la escasa posibilidad que pudieran posiblemente terminar en el top diez.

Un número de unos ciento cincuenta. Aunque parecía que muchos estaban presentes, solo cuatro batallas victoriosas eran necesarias para terminar en el top diez cuando todo era tomado en cuenta. Con suficiente suerte para enfrentar cada momento a un oponente del quinto paso, quizás podrían salir victoriosos de esto.

Long Haochen lideró a sus compañeros a este estadio muy temprano, desde que estaban originalmente viviendo muy cerca.

El día antes, cuando Long Haochen les dijo a sus compañeros sobre las circunstancias detrás de esta competencia, todos se sintieron ansiosos de darle una prueba. Aunque a excepción de Cai’er, ellos todavía estaban todos en el pico del quinto paso de cultivación, la experiencia que tuvieron en la Torre de la Eternidad finalmente mostraría sus frutos aquí.

El día antes, Long Haochen específicamente llevó a Cai’er a la Torre de la Eternidad, yendo a través de la cuarta y la quinta prueba para ayudarla. Habiendo recuperado sus cuatro sentidos aparte de haber alcanzado el sexto paso de cultivación, una vez más desafió al esqueleto rojo.

El resultado llenó a todos con gran sorpresa. Confiando en su monstruosa velocidad, Cai’er duró incluso más que Long Haochen contra el esqueleto rojo.

Anuncios