Si uno continuaba asimilando estufas espirituales incluso después de la tercera, podría haber complicaciones para su cuerpo. Solo con un muy profundo entendimiento de estufas espirituales, y en particular, un perfecto entendimiento de las propiedades de sus estufas espirituales, era posible para un humano manejar cuatro o incluso cinco estufas espirituales.

En la historia de la Alianza del Templo, existían algunos registros del pasado de potencias que se fusionaron con un número particularmente alto de estufas espirituales, y todos habían dejados rastros significativos en la historia. Sin embargo, incluso la mayoría de los registros describían casos de números excesivos de estufas espirituales absorbidas negativamente influenciando en las vidas de sus propietarios. Para realmente absorber más estufas espirituales, había otro método, y ese era fusionar a las estufas espirituales. Fusionar estufas espirituales ya fusionadas disminuiría el número de estufas espirituales en el cuerpo de uno y, en consecuencia, crearía más espacio disponible para absorber otras estufas espirituales.

Después de fusionarlas, las estufas espirituales producirían un efecto de acumulación, y esto incrementaría su eficiencia. Esta era una cosa absolutamente buena para todos, ¿pero realmente era tan fácil fusionar estufas espirituales? Conseguir la oportunidad para fusionar estufas espirituales era primero que todo extremadamente difícil, para no hablar sobre el hecho que la fusión en sí misma está implicada por una enorme parte de incertidumbre y riesgo.

El grupo de Long Haochen había obtenido una oportunidad tan grande, pero todavía era temprano para decir si serían capaces de beneficiarse de ello.

Bañado en la piscina verde, Long Haochen estaba en un repentino estado de calma. Después de su despertar como un escogido de dios, su mente estaba incluso más enfocada, y alcanzó un estado óptimo muy fácilmente.

Inmediatamente, sintió a su propio cuerpo siendo envuelto en la energía vital, impregnándolo gentilmente.

Esta energía de vida entró en su cuerpo lentamente, o al menos se sintió así. Esta inofensiva y beneficiosa energía se fusionó con la energía espiritual líquida de Long Haochen, reforzando su cuerpo y mente, y pronto alcanzó un completo nivel de relajación. Todos sus músculos y canales de energía en realidad fueron todos limpiados en este momento.

Gradualmente, esta suave energía vital cubrió todo su cuerpo, antes de lentamente correr hacia su pecho. Ahí, lentamente calmándose.

La Hada Elemental de Luz Yating estaba sentada adentro de la Santa Estufa Espiritual mientras esta energía vital de color verde fue vertida en la Santa Estufa Espiritual. Inmediatamente, un misterioso cambio fue producido.

Las dos manos de Yating comenzaron a adoptar una pose particular. Mientras su cara reveló una expresión feliz, ella entró en un estado especial.

Un suave resplandor fue emanado por la Santa Estufa Espiritual, produciendo círculos blancos que se extendieron adentro de Long Haochen, quien repentinamente sintió a su propio cerebro marearse. En su pecho, sintió una sensación de calor, pero esto no afecto su estado enfocado. La energía espiritual líquida en su cuerpo fue silenciosamente consumida a una asombrosa velocidad bajo este sentimiento acogedor, y en esta piscina verde, su energía vital continuó fortaleciéndose. Pero esto no ayudó a incrementar su energía espiritual interna.

Parecía que el tiempo no pasó en este lugar, y Long Haochen sintió que la calidez en su pecho incrementó hasta alcanzar un nivel abrasador. Después de gradualmente alcanzar este estado, produjo un sentimiento ardiente, como si una bola de fuego fuera violentamente encendida en su pecho.

Sin embargo, no se sintió preocupado en absoluto. Si incluso después de su despertar como un escogido de dios y con su nivel de entendimiento correspondiente a sus dos estufas espiritual, todavía era incapaz de fusionarlas, ¿quién sería capaz de lograr la fusión? Esto no era arrogancia sino auto-confianza. Sin embargo, Long Haochen aún estaba nervioso; no por él mismo, sino por sus compañeros.

Esta fusión de estufas espiritual traía dolor que excedió más allá a su imaginación. En la cima de eso, desde que prácticamente nada de su energía espiritual interna fue dejada para su auto-protección, después de que hubiera sido totalmente absorbida en el proceso de fusión, todo el dolor fue dejado para que su cuerpo soportara.

Long Haochen en realidad miró hacia adelante para ver qué tipo de cambio aparecería después de la fusión entre Yating y la Santa Estufa Espiritual. Todo lo que deseaba era que la habilidad de Atracción de la Santa Estufa Espiritual no desapareciera.

La verdad, incluso dada su inteligencia, Long Haochen se olvidó del hecho que después de completar su despertar, su estado mental no se había recuperado todavía.

El dolor que tenía que soportar verdaderamente creció más y más fuerte, alcanzando el punto en que había apretado sus dientes para meramente ser capaz de soportarlo. Sin olvidar que, aunque solo tenía dos estufas espirituales, ¡eran dos estufas espirituales evolucionadas!

Estufas espirituales evolucionadas y sin evolucionar absolutamente no eran lo mismo.

Como un simple ejemplo, una Santa Estufa Espiritual que nunca evolucionó solo era una estufa espiritual del quinto nivel, pero después de evolucionar, ya podía ser llamada una estufa espiritual en el cuarto nivel. Y, además, estas estufas espirituales se volverían mucho más estables y estaban más entrelazados con el cuerpo, haciendo que el proceso de la fusión mucho más difícil.

Y además, todavía tenía a la hada de luz, Yating.

Después de seguir a Long Haochen, Yating ya evolucionó tres veces. Dejándolo a un lado, incluso muchas potencias que alcanzaron el octavo y el noveno paso no necesariamente harían a sus estufas espirituales evolucionar con tanta frecuencia.

Las tres evoluciones le dieron a Yating un cuerpo casi corpóreo, y en el Paraíso Ilusorio, ella había logrado obtener energía vital por ella misma. En algún tipo de sentido, ella ya no era tan simple como una mera estufa espiritual, y su inteligencia era substancial. Mientras ella continuara evolucionando, ella un día finalmente alcanzaría el nivel de una estufa espiritual inteligente que Long Haochen había mencionado anteriormente. Y ese día, ella alcanzaría el nivel más alto posible como una estufa espiritual.

Por esta razón, cuando Long Haochen fusionó su Santa Estufa Espiritual con su hada de luz Yating, la dificultad era mucho más dura que la de cualquiera.

Por supuesto, el dolor que Long Haochen había soportado no era absolutamente el más fiero; al menos Cai’er tuvo un momento incluso más duro que él.

…….

Al mismo tiempo, Cai’er también estaba sentada en la piscina verde. Ella estaba un poco pálida y el sudor estaba rápidamente cayendo de su cara. Alrededor de ella, algunas corrientes de aire grises estaban ondulando, y la respiración de vida se sintió algo incompatible con la intensa intención asesina.

Bajo su terrorífica intención asesina, sus ropas en realidad se habían desvanecido completamente, y su pura piel blanca fue continuamente cubierta con sudor. Podía ser claramente visto que en el medio de su pecho una oleada de brillo gris ceniza emergió sin cesar, causando que la intención asesina alrededor continuamente se elevara.

Aunque las estufas espirituales de Long Haochen habían evolucionado ambas varias veces, Cai’er después de todo tenía tres estufas espirituales, de la que una solo había evolucionado.

La dificultad de fusionar tres estufas espirituales era exponencialmente más alta que hacer lo mismo con dos de ella. En consecuencia, incluso aunque las dos estufas espirituales de Long Haochen había evolucionado un total de cinco veces, el dolor que tenía que soportar estaba más allá del único soportado por Cai’er. Diferentes personas estarían totalmente destinadas tener diferentes experiencias durante la fusión de sus estufas espirituales, y esto era todavía válido incluso si dos personas no diferían mucho en cultivación, o en las estufas espirituales que habían asimilado. Esto era debido al estado mental que tenía un gran impacto en el proceso de fusión.

Cai’er estaba indudablemente llena con una determinación inquebrantable, y esto se convirtió el caso especialmente después de que ella siguiera a Long Haochen. La oscuridad en sus ojos gradualmente había sido iluminada por el resplandor de él, que podía decirse que había mejorado su naturaleza.

Indomable cuando enfrentaba dificultades, ella continuaría peleando mientras fuera por el bien de Long Haochen, y nunca aflojaría en ningún momento.

Sus tres estufas espirituales eran la Estufa Espiritual de Samsara, la Estufa Espiritual de Mil Golpes y la recién obtenida Estufa Espiritual Sombra Verdadera. Indudablemente, la Estufa Espiritual de Samsara ocupaba la posición líder entre las tres. En el corto segundo en que proceso de fusión comenzó, el terrorífico poder de la Santa Estufa Espiritual de Samsara estalló instantáneamente, inmediatamente abrumando y aplastando a las otras dos estufas espirituales, antes de comenzar a asimilarlas. Absorbiendo los fragmentos y la energía de las otras dos, la Estufa Espiritual de Samsara verdaderamente era tiránica. Uno podía preguntarse qué sensación sería tener a las dos estufas espirituales despedazadas adentro de tu cuerpo.

En ese momento, no solo fueron las ropas de Cai’er las que fuero aniquiladas, sino que incluso su cuerpo mostró signos de no ser capaz de soportarlo. Fue una fortuna que su asimilación de la Estufa Espiritual de Samsara había tomado lugar mucho tiempo antes, y que ella podía usar completamente su devastador poder. Después de pasar a través de diez años de fusión, la Estufa Espiritual de Samsara ganó perfecta armonía con su cuerpo, en consecuencia, incluso cuando su cuerpo estaba rompiéndose, la Estufa Espiritual de Samsara le dio algo de energía para protegerla.

Sin embargo, incluso así, la Estufa Espiritual de Samsara solo protegía su cuerpo y no aligeró el dolor.

Solo piensen, ¿qué tipo de dolor vendría de tener a tu propio cuerpo siendo despedazado?

En consecuencia, en ese instante, el cuerpo de Cai’er se sentía extremadamente entumecido, antes de que un incomparable dolor la golpeara, sumergiéndola en un estado incluso más terrorífico que en el momento de su asimilación inicial de la Estufa Espiritual de Samsara.

Incluso si fuera Long Haochen en lugar de Cai’er quizás habría gritado miserablemente. Sin embargo, Cai’er no lo hizo. Habiendo sido atormentada por la Estufa Espiritual de Samsara desde los tres años de edad, ella era extremadamente tenaz, y manteniendo sus dientes apretados y amargamente soportando el dolor.

La fusión entre las tres estufas espirituales era solo más allá de ser desafiante. Incluso con el liderazgo de la Estufa Espiritual de Samsara, ella todavía enfrentó un extremo e inevitable peligro.

Debido a que los otros solo había absorbido sus recién obtenidas estufas espirituales, el proceso de fusión no fue tan duro para ellos que para Long Haochen y Cai’er. Sin embargo, esta era la primera obteniendo una estufa espiritual para todos ellos, y la familiaridad de su contrato con sus nuevas estufas espirituales estaba limitado. En consecuencia, el proceso de fusión no fue una cosa tan fácil para ellos tampoco.

Para el 21er Escuadrón Caza Demonios de grado general, esta prueba solo podía ser descrita como un desafío extremo. Su fuerza, su poder de voluntad, al igual que su determinación les permitieron enfrentarla, pero en caso de fallar, ellos muy probablemente no solo perderían a sus estufas espirituales, sino también su calificación para permanecer en un equipo de pares iguales. Todos claramente entendían esto, y en consecuencia, absolutamente no se rindieron.

Wang Yuanyuan estaba esperando en silencio, rodeada por una vista ilimitada de verde, mientras una densa vitalidad estaba emergiendo desde su cuerpo. Ella podía incluso sentir su propia energía espiritual externa imperceptiblemente siendo fortalecida. Sin embargo, no estaba de humor para sumergirse en la alegría de los beneficios de tener a su propia energía espiritual externa elevándose.