En comparación, Luz Ondulante era más eficiente para estas circunstancias que el Aria de la Diosa de la Luz. La última era verdaderamente más poderosa, pero su uso también venía con un inmenso consumo de energía espiritual. Usándola para cortar a través de las vides para abrir un camino sería simple como balancear una gran espada para asesinar gallinas.

Después de avanzar por otro cuarto de hora, la vegetación repentinamente se volvió dispersa, y los pantanos parecieron más profundos.

Long Haochen detuvo su avance, frunciendo sus cejas. La situación ante sus ojos no era normal. Habiendo ido al Paraíso Ilusorio antes, entendía que las plantas también eran seres vivientes, a pesar de no conocer mucho con respecto a la naturaleza. Las plantas que podían existir aquí estaban visiblemente adaptadas a este ambiente desde hace largo tiempo. Pero los pantanos bajo sus pies no eran algo diferente, todavía la vegetación repentinamente redujo su número. Esto solo podía significar una cosa, que había algo que amenazaba el crecimiento de estas plantas en este lugar.

Viendo a Long Haochen detener su avance, los otros inmediatamente se juntaron en una formación cercana, concentrando su atención en los alrededores.

Con algo de curiosidad, Cai’er preguntó al cercano Long Haochen, “¿Por qué no estamos avanzando?”

Long Haochen le dio una mirada curiosa. Sobre estos pasados pocos días, cuando él no tomaría la iniciativa para hablar con ella, ella naturalmente no sería la única empezando una conversación. Y comparado a antes, descubrió para su asombro que la actual mirada de Cai’er en realidad era mucho más gentil.

Conociéndola bien, Long Haochen podía sentir cada pequeño cambio en ella. En su interior, él llegó a la conclusión de que quizás podría ser que después de lanzar su anterior ataque, ella recupero las memorias. Pero no esperó que el cambio de Cai’er en realidad no venía de sus memorias sino debido a su preocupación cuando la protegió.

“La situación es un poco extraña. El ambiente aquí cambió demasiado. Debería haber alguna existencia que amenazó la vegetación en los pantanos.”

Cuando discutió con Cai’er, Long Haochen extendió su percepción más allá como le fue posible, para sentir los lugares ocultos de sus ojos.

“Parece haber más vegetación al frente. Manténganse cuidadosos todos, y tengo mucho precaución.” Declarando esto, Long Haochen inmediatamente recuperó el Glorioso Escudo Santo, y tomó la Luz Ondulante en su mano izquierda. Con un destello de luz brillante, el Aria de la Diosa de la Luz apareció.

Debido a que fue dañada seriamente en la anterior batalla contra la Boa del bosque, el Glorioso Escudo Santo fue gravemente abollado, y naturalmente era de ningún modo tan bueno como el estilo de espadas doble de los Caballero Vengadores.

Procediendo hacia adelante por aproximadamente cien metros, la percepción de Long Haochen fue ciertamente verificada, y algo de vegetación comenzó a aparecer otra vez. Sin embargo, era completamente diferente de toda la vegetación con la que se encontraron antes. No había vides, solo arboles y flores muy grandes.

El suelo parecía realmente extraño. Cada tronco de árbol estaba separado uno del otro por una distancia de al menos cinco metros, separados muy poco. Amplias extensiones de hojas se extendían desde ahí, y alcanzaban los cinco metros de largo desde las raíces, con un diámetro de al menos un tercio de metro.

La cosa más inusual era su parte superior, consistiendo en un inmenso capullo, suficientemente grueso para enrollar a dos personas alrededor. El capullo de flor estaba muy compacto, y más allá de lo que el ojo podía  ver, incluso ni una flor estaba floreciendo.

Su masivo cuerpo ligeramente se balanceó debido a la bruma venenosa.

Cuando llegaron aquí, todos tuvieron un sentimiento similar. Ese era un sentimiento de calma: este lugar era verdaderamente demasiado calmado. No había algún sonido, y el único tipo de vegetación presente eran estos capullos de flores. Incluso el viente balanceándolas no dejó salir el más mínimo sonido. En su camino aquí, también no encontraron ataques de alguna bestia mágica.

Cuando un lugar es demasiado tranquilo, daría un sentimiento de tranquilidad mortal. Que era exactamente lo que el grupo de Long Haochen estaba sintiendo.

“Todos ustedes, manténganse aquí por ahora. Han Yu, tomarás mi lugar; estaré explorando el frente.” Long Haochen declaró en voz profunda.

En esta extraña, situación decidió más bien explorar él mismo. Estas grandes flores eran ciertamente extrañas, era solo que ellos todavía tenían que mostrar la razón de por qué.

Ondeando las cuatro alas espirituales en su espalda, dejó salir un suave fuego santo. En este momento, no pudo evitar recordarse de Bai Xiaomo en la Selección de Escuadrones Caza Demonios. ¡Las plantas no eran necesariamente todas pacificas! En ese momento, ¿Bai Xiaomo no infligió a Yang Wenzhao mucha perdida a través del uso de plantas?

Dando un paso hacia adelante, Long Haochen solo a unas pocas docenas de metros de distancia, su visión se agudizó en un corto segundo. Actualmente, estaba a veinte metros de distancia de lasa grandes flores, mientras él repentinamente sintió un instintivo sentido de peligro.

Sin embargo, no detuvo su avance, en su lugar aceleró, hasta llegar en frente de la gran flor manteniéndose en la última posición de la fila. Entonces, cuando estaba a cinco metros de la flor, un cambio repentinamente ocurrió.

La flor más cercana a Long Haochen repentinamente se balanceó, e inmediatamente, su grueso estolón abruptamente descendió. Esa gran flor golpeó directamente hacia Long Haochen.

Junto con un extraño grito, ese masivo capullo de flor abruptamente se abrió, justo como un inmenso labio, apuntando su mordida justa a Long Haochen.

Después de abrirse, esta flor era solo demasiado grande. Era sin duda suficiente para engullir a Long Haochen de un trago. Y justo cuando se abrió, esa flor reveló su siniestra verdadera forma.

Tenía tres pétalos color sangre, y tenía duros diente sobre ellos. Estos afilados dientes tenían un puntiagudo final, estando ligeramente curvados detrás, y parecían muy gruesos. Justo como un afilado gancho, en caso de que uno fuera mordido por tal conjunto de dientes, liberarse no sería una cosa fácil.

El aspecto era suficiente para que uno se sintiera mojado completamente, fue que después de abrir su boca, su área central reveló una cara malévola y astuta, de donde ese abrupto grito hizo eco.

Long Haochen hizo sus preparación para actuar desde mucho tiempo atrás, y en el instante que la gran flor lo atacó, ya estaba moviéndose.

Con un rugido de dragón, sus dos espadas aletearon en el viento, se puso en espiral y se elevó asombrosamente. Ese era el Golpe del Dragón Ascendente.

Una llamativa luz brillante reflejó el centro del cuerpo de Long Haochen, y con la apariencia de un dragón dorado subiendo, él golpeó a la gran flor.

Puff.

Un líquido rojo oscuro se dispersó en todas las direcciones, y Long Haochen tomó la forma de una brillante luz en el cielo, retirándose hacia sus compañeros.

Justo al mismo tiempo que llegó a cruzarse con esta gran flor, las pocas flores alrededor también trataron de morderlo, su rizoma se hinchó repentinamente. Inmediatamente, el aire fue llenado con gritos lúgubres.

Estas grandes flores eran consideradas poderosas, y uno podía claramente ver que ellas básicamente no temían del fuego santo emitido por Long Haochen. Justo cuando esa más grande chocó contra el Golpe del Dragón Ascendente de Long Haochen, solo perdió un gran pétalo y no fue destruida en absoluto. El Golpe del Dragón Ascendente de Long Haochen colisionó directamente contra aquellos afilados dientes, y en realidad produjo unos intensos zumbidos, junto con chispas. Y el único pétalo destruido fue el único que recibió el poderoso poder ofensivo del Aria de la Diosa de la Luz.

Con un aleteo de sus alas espirituales, el Long Haochen volando tuvo in incremento en velocidad, evitando los ataques de varias flores, antes de regresar entre las filas de sus compañeros.

El rizoma de cada una de estas grandes flores estaban después de todo limitadas en tamaño. Incapaz de agarrar a Long Haochen, ellos incesantemente dejaron salir gritos de furor. Y todas las grandes flores se balancearon más violentamente, extendiendo un vapor rosado, apuntando en la dirección del grupo de Long Haochen.

“¡Sean cuidadosos!” Long Haochen gritó.

Sin necesidad de instrucciones, un Manto Santo apareció en la vista. Mientras tanto, el Undécimo Guardia Santo una vez más liberó el aire frío que apuntaba a reducir los alrededores a hielo.

Sin embargo, para asombro de uno, el vapor rosado no fue afectado en lo más mínimo. Todavía progresando hacia ellos, rápidamente adhiriéndose a la superficie del Manto Santo.

Con unos repetidos sonidos de Puff, el Manto Santo duró por menos de tres segundo antes de fundirse justo después.

Todo esto ocurrió solo demasiado rápido. Aunque Long Haochen inmediatamente siguió con otro Manto Santo, algo de vapor rosado todavía entró.

El Manto Santo era al final diferente del de Han Yu, debido a la diferencia en la pureza de su energía espiritual, en consecuencia, su resistencia era mucho más grande.

Desde las manos de Lin Xin, algunas llamas azules fueron disparadas rápidamente, barriendo al vapor rosado.

Pero extrañamente, el vapor rosado incluso no reaccionó de las altas temperaturas de las llamas del Corazón de Fuego, y fue solo encaminada ligeramente bajo su ataque, cambiando un poco su dirección.

“¡Aguanta tu respiración!” Long Haochen gritó en la dirección de Chen Ying’er, debido a que la niebla estaba dirigiéndose hacia ella.

La reacción de Chen Ying’er ya fue muy rápida, pero todavía inhaló un poco de esa niebla rosado. La dulce fragancia la hizo sentirse en blanco, e inmediatamente se quedó pálida.

Long Haochen justo liberó otro Manto Santo contra la corrosión de este terrible vapor rosado. Él le dio una ansiosa mirada hacia Chen Ying’er.

Chen Ying’er todavía se veía en blanco, y la reacción de Lin Xin fue muy rápida. Velozmente sacando un líquido azul, poniéndolo en su boca antes de repentinamente echarle vapor en la cara de Chen Ying’er. De ese frío temblor, Chen Ying’er inmediatamente fue despertada.

“Qu… ¿Qué acaba de ocurrirme?”

Viendo a Chen Ying’er perdida, todos no pudieron sentirse abrumados de asombro. Aunque la fuerza de batalla de Chen Ying’er no era mucha, ¡ella era todavía una potencia del sexto paso! Siendo una invocadora del sexto paso, ella en realidad resultó perder el control de una cantidad tan pequeña de vapor venenosa. Viendo lo poderoso que era este veneno rosa, no era de extrañar que esta área estaría desprovista de alguien más.

“¡Vamos a regresar!” Long Haochen hizo una pronta decisión, ya que no tenían modo de manejar la niebla venenosa rosa actualmente.