Long Haochen observó cuidadosamente la evolución del Lagarto Earthfire; su mano derecha estaba apretada en un puño. A pesar del hecho de que su sangre aún estaba emanando, parecía bastante estable.

Capa sobre capa de halos dorados estaban incesantemente limpiando el cuerpo del Lagarto Earthfire mientras este emitía un humo blanco, las heridas en su espalda se volvieron vestigios del pasado. Claramente, la energía oscura de este Lagarto Earthfire estaba siendo atacado por la energía sagrada, y parecía doloroso.

Si no fuera por el contrato de iguales entre ellos, la gran cantidad de energía sagrada liberada por el físico de Long Haochen como un Vástago de la Luz, podría ya haber destruido su cuerpo.

Venas aparecieron en la cara del Lagarto Earthfire; sangre estaba continuamente siendo filtrada afuera desde su boca mientras violentamente se estremecía, sus cuatro garras fuertemente se clavaron en el suelo desde el comienzo al fin para prevenir que hiciera movimientos repentinos.

Levantó su cabeza hacia Long Haochen y, humano y bestia, se miraban uno al otro con miradas llena con determinación y afecto. Eso era cierto, sus ojos estaban llena con el afecto que un miembro de la familia tendría uno para el otro.

Con su sangre todavía siendo drenada, la cara de Long Haochen se volvió más y más pálida, y signos que se estaba volviendo débil estaban apareciendo. Incluso aunque estaba sobre el nivel 1.000 de energía espiritual, aún era un humano al final. Si un humano perdía un tercia de su sangre, podía morir, y en mientras que él estaba perdiendo sangre, no pasaría mucho tiempo antes de que se produzca este tipo de fatalidad.

El tiempo pasó, minuto por minuto, segundo por segundo, y Ye Hua y el viejo discapacitado estaban, en ese momento, extremadamente nervioso.

El anciano, guardián de la Cordillera Sagrada, no era joven, y no era la primera vez que había visto este tipo de situación. Parecía que era probable que tenga éxito. En el primer escenario, el Lagarto Earthfire no podría ser capaz de resistir el bautismo de sangre sagrada y moriría. En el segundo escenario, después de que el bautismo de la sangre sagrada terminara, se volvería una bestia mágica con un físico de luz y Long Haochen habría alcanzado su meta. En el tercer escenario, el Lagarto Earthfire no sería capaz de aguantar el dolor y huiría del bautismo. Todos los esfuerzos habrían sido en vano en este caso. En el cuarto escenario, el único en el cual el viejo y Ye Hua estaban más reacios a ver era que: Long Haochen sería incapaz de perseverar por la pérdida de sangre. Si llegaba a ese punto, no solo el bautismo del Lagarto Earthfire no se completaría, sino que la vida de Long Haochen también estaría en peligro de extinguirse por la sangre perdida.

La mano derecha de Long Haochen que estaba originalmente firme al comienzo, gradualmente temblaba más y más. Su bella piel blanca ya se había vuelto pálida, el original lustre y la humedad habían desaparecido largo tiempo atrás. La velocidad de la sangre fluyendo en su muñeca también estaba gradualmente bajando; aparte del daño extremo a su cuerpo, también había perdido una gran cantidad de sangre.

Sin embargo, la cosa extraña era que, ahora mismo, el cuerpo del Lagarto Earthfire no estaba temblando. En su original tono de escamas de color negro, un ligero lustre dorado estaba formándose poco a poco. La heridas, que estaban podridas, estaban curándose a una velocidad asombrosa. Claramente, los momentos duros habían terminado, y su cuerpo estaba transformándose a una velocidad sorprendente.

El cambio más peculiar fue en la marca del contrato en el cuerpo de Long Haochen y este Lagarto Earthfire, simultáneamente adquiriendo, poco a poco, un color purpura-dorado. Ya era color purpura antes, pero con la adición de este ligero lustre dorado, la marca completa parecía mucho más brillante. La capa de niebla morada también disminuyó, y detrás de ella, sorprendentemente complejos patrones podían verse ligeramente.

El cuerpo de Long Haochen se sacudió, casi cayéndose.

“No es bueno, Haochen no puede aguantar.” El corazón de Ye Hua latía rápidamente. No pudo contenerse de correr a su lado.

“Espera.” El anciano levanto su mano, bloqueando a Ye Hua de correr hacia él.

Long Haochen levantó su mano izquierda, presionándola en el cuello del Lagarto Earthfire para soportar su propio cuerpo. Ya era incapaz de ver algo ante él claramente; la sangre perdida le dio un sentimiento de mareo que podía hacer que se cayera en cualquier momento.

No lo abandonaré, no renunciaré. Long Haochen apretó sus dientes y se causó dolor, recordando silenciosamente estas cinco palabras.

A pesar del hecho que no había gastado una significativa cantidad de tiempo junto a este Lagarto Earthfire, era la primera vez que experimentaba los efectos del contrato de iguales. El hecho que se sintiera tan familiar con él como un pariente cercano, mientras que odiaba la idea de tener que separarse de su lado, le mostró que ya tenía un lugar importante en su corazón.

Long Haochen no tenía hermanos; en estos pocos años, Li Xin era como una estimada hermana para él. Un tiempo atrás, hizo la última decisión porque pensó que si tal calamidad cayera sobre él[1], ¿no podría sucederle lo mismo a Li Xin?

Compañero, ¿qué es un compañero? Juntos en la vida y en la muerte, eso es lo que es un genuino compañero.

Vagamente viendo al Lagarto Earthfire en su mirada en ese momento, Long Haochen no encontró repugnancia en absoluto.

En ese instante, más de un tercio de la sangre de Long Haochen ya fue drenada; su situación actual era critica.

El viejo discapacitado había detenido a Ye Hua, pero hizo preparaciones para intervenir en cualquier momento. En el caso de que la vitalidad de Long Haochen se extenuara muy al límite, inmediatamente haría su movimiento.

“HOUU-” Un rugido lleno de emoción resonó mientras un lustre dorado estaba siendo emitido desde el fondo del Lagarto Earthfire. El aura del atributo oscuridad desapareció completamente, junto con su furia.

Una luz dorada salió disparada desde las manos del anciano directamente hacia la muñeca herida de Long Haochen, curándola instantáneamente.

El cuerpo de Long Haochen se sintió débil: ya había caído, pero aún no perdía la conciencia porque quería ver si lo había logrado o no.

Una húmeda lengua estaba gentilmente lamiendo su cara; el par de pequeños ojos rojos llenos con salud y vigor era justo como dos rubíes incrustados.

El color purpura-dorado agregado a la marca en su espalda estaba desapareciendo lentamente, y las heridas en el cuerpo del Lagarto Earthfire ya habían desaparecido mientras que sus escamas tomaron el brillo de un escudo y un lustre dorado estaba siendo emitido por todos los alrededores.

Ye Hua dejo salir un suspiro y avanzó hacia delante, con el intento de darle algo de medicina a Long Haochen. Sabía que Long Haochen lo había logrado, pero había pagado un gran precio por eso. Habiendo perdido demasiada sangre, tendría, por desgracia, que tomar alrededor de un año para recuperarse.

“HUOO–” El Lagarto Earthfire repentinamente se aproximó a Ye Hua, dejando salir un profundo rugido y mirándolo con su par de sanos ojos rojos. Una gran bola de fuego fue liberada desde su boca, pareciendo bombardear directamente a Ye Hua.

“¡¿Mh?!” Ye Hua realmente no esperó esa acción mientras un Manto Divino de Luz lo envolvía, con el objetivo de bloquear la bola de fuego.

“¡No vamos a aproximarnos a él por el momento! ¡Parece como que está tratando de hacer algo!” El anciano gritó en voz alta.

La pequeña bola de fuego del Lagarto Earthfire detuvo a Ye Hua en seco, y su mirada fue dirigida a la débil cara de Long Haochen una vez más. Justo después, un brillo de color purpura apareció de repente, emitiéndose desde su espalda y dirigiéndose a la parte superior de la cueva.

Este rayo purpura fue lanzado directamente: era como si su espalda repentinamente se abriera, dejando aparecer patrones brillantes, antes de que el Lagarto Earthfire levantara su cabeza una vez más. Solo que, en es este momento, un brillo purpura apareció en su par de ojos rojos. Estos ojos envueltos de purpura parecían fríos y nobles.

<Anterior          Siguiente>

[1] Se refiere al momento cuando Long Haochen tomó la decisión de venir a la ciudad de Ye Hua, pensando que podría pasar una desgracia como en el pueblo de Odin.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s