Long Haochen le vertió muy despacio con su energía espiritual, aparte del miedo de causarle daño al cuerpo de Cai’er. Después de que algo de su energía espiritual hubiera fluido en el cuerpo de ella, logró sentir su condición a través de su energía espiritual.

El cuerpo de Cai’er estaba en un terrible estado, muchos de sus canales de energía fueron destruidos y algunas de los más importantes meridianos fueron casi cortados. Solo la fantástica energía vital verde oscura meramente los mantuvo unidos.

Usar las palabras ‘colgar de un hilo’ para describir la condición de Cai’er no sería exagerado. Si no fuera por su inmersión en la piscina verde vitalizante, le habría tomado meramente un pequeño instante para morir.

Sintiendo el peligro en que Cai’er estaba, Long Haochen fue sacudido incluso más violentamente por sus adentros, y su corriente estable de energía espiritual fue liberada incluso más cuidadosamente.

Un gentil Manto Santo se extendió en ella, envolviendo a Cai’er y a él en su interior.

No era que Long Haochen no fuera capaz de usar hechizos de curación más poderosos, sino que el actual estado de Cai’er solo era demasiado débil. Por lo tanto, no se atrevió a usar hechizos de alta intensidad para curarla, solo prudentemente restaurando su cuerpo. No podía ser demasiado precipitado o sino, muy posiblemente produciría el efecto opuesto.

Después de que una cantidad desconocida de tiempo pasó, los canales de energía dañados Cai’er fueron finalmente restaurados, y aunque esto no podía ser llamada una curación completa, al menos era garantizado que todos sus canales de energía fueron reconectados. En su interior, le agradeció a Ye Xiaolei desde su corazón. Los canales de energía de Cai’er habían sido severamente dañados, pero debido al cuidado dado por el Paraíso Ilusorio, aquellos canales dañados fueron meramente preservados por la gentil energía de vida, que no solo salvó la vida de Cai’er sino también lo hizo mucho más fácil para él tratarla.

El Manto Santo que rodeó a Cai’er no cesó con sus efectos de curación desde el comienzo hasta el final. Mientras el cuerpo de Cai’er gradualmente se recuperó, una oleada de energía después de otra entró en sus canales de energía, y fue absorbida junto con la energía vital de los alrededores. Con la ayuda de la magia de curación de Long Haochen, la recuperación de Cai’er se aceleró.

“Eh…” Un largo tiempo más tarde, el cuerpo de Cai’er se sacudió ligeramente, y ella lentamente abrió sus ojos.

Sin embargo, Long Haochen una vez más llevó una mirada lenta, y fue exactamente debido a los temblores de Cai’er. Era lo suficientemente fuerte para afectarlo y causarle el movimiento descuidado que pasó a continuación. Su mano derecha se resbaló en su pecho y agarró un montículo levantado, suave y blando. Sus dedos y palma lo sujetaban, e incluso si hubiera sido más ignorante sobre este aspecto, ¡todavía habría sabido lo que estaba tocando! En el instante que ocurrió, los ojos de Cai’er ya estaban abiertos y ella pasó a sentir la calidez de su gran mano en ella. Mirándose uno al otro, los dos se veían justamente tan pálidos como su contraparte.

“Tu…” La voz temblando de Cai’er fue ligera, y un rubor color rosa apareció en su cara, extendiéndose suavemente incluso hacia su cuello.

“Yo… yo…” Long Haochen no sabía cómo reaccionar. Mover su mano no era la solución y salir del camino tampoco lo era. Y su asombroso impulso en realidad lo instaba a continuar.

Levantando sus brazos con un movimiento exagerado, los dientes blancos como perla de Cai’er mordieron sus propios labios mientras ella sostenía a Long Haochen con ambas manos, presionando su propio cuerpo más cerca del suyo. Sin atreverse a mirarlo algo más, ella solo podía sentir a su propio corazón acelerarse mientras su nivel de pánico incrementó. Sin embargo, con su pánico y timidez a un lado, ella se sentía más satisfecha que cualquier otro.

La pasada experiencia de Cai’er fue solo llenada con oscuridad y soledad, pero desde que se encontró con Long Haochen, su corazón continuó cambiando sin cesar. Cada vez que ella se encontraba en peligro o dificultades, su idiota era el primero en unirse a su lada en todo momento. En los ojos de Long Haochen, esto solo era natural, pero en los ojos de Cai’er, esta era su mayor felicidad.

Después de experimentar el dolor inhumano de la fusión de sus estufas espirituales, lo primero que vio después de recuperar la consciencia fue a él. El sentimiento de intimidad de su cuerpo alcanzó un nivel embarazoso, pero primero que todo, lo primero que logró ver después de experimentar todo este dolor fue a su amado hombre. ¿Qué podía complacerla más que eso? En consecuencia, no culpó a Long Haochen de cualquier modo, y encima de eso, ella confió en que Long Haochen no era el tipo de persona que tomaba ventaja de la debilidad de alguien. La gentil esencia de luz llenaba su cuerpo ya era una prueba de que él solo estaba curándola. ¿O quizás sucedía que la estaba curando en ese lugar?

Cuando uno realmente amaba a otra persona extremadamente, no importa qué error el amado de uno haga, el amante a menudo solo vería sus puntos buenos.

Sin embargo, esto a su vez trajo a Long Haochen una sensación totalmente diferente. En cada lugar espacial de su cuerpo, Long Haochen sintió que su voluntad estaba siendo expuesta a una prueba incluso más terrible que en el momento de la fusión entre sus estufas espirituales. Todo su cuerpo estaba rígido de eso. Nunca hay que olvidar que él es después un joven y vigoroso pequeño virgen. Además, naturalmente, maduró mucho más rápido que los otros de su edad, y su nivel de madurez era…

“Idiota, ¿por qué todavía no me das ropa para no ponerme?” La cara de Cai’er estaba enterrada en su pecho mientras ella le dijo estas palabras en una pequeña voz.

“Oh, sí.” Escuchando las palabras de Cai’er, Long Haochen se apresuró a sacar algunas de sus propias ropas de la Melodía Eterna. Sin preocuparse acerca de las ropas que le dieron para vestirse, Cai’er ya se levantó desde la piscina.

Su movimiento fue muy rápido, y con un giro de su cuerpo, las ropas de Long Haochen ya cubrieron su figura. Sin embargo, debido a que solo estaba llevando una prenda superior, la vista de sus delgados muslos fue inevitable, y a pesar de la cubierta que se formó en el área crucial, este dio una sensación más misteriosa y seductora.

Long Haochen tontamente la miró. Su visión era incomparablemente buena, y aunque solo le había echado un vistazo a Cai’er cambiándose, todavía vio lo que no debería haber visto, y parecía haber visto todo.

Ahora, incluso no se atrevió a moverse, por miedo a que el fiero sentimiento en su corazón surgiera. Sin atreverse a mostrar algún movimiento afectuoso hacia Cai’er, actual mente era como una llama rodeada de aceite, listo para volverse en furiosas flamas en cualquier momento.

Viendo su rostro totalmente rojo, Cai’er no solo le lanzó una mirada a él antes de correr hacia su espalda, “No tienes permitido espiar.”

“Oh, sí.” Long Haochen le dio una respuesta con dificultad, pero la visión de su manzana de Adam tragando saliva lo vendió.

Los muslos de Cai’er parecían diferentes que los de Yating. Long Haochen se encontró para su asombro que un cierto pensamiento alcanzó su cerebro.

Este pensamiento era que Yating era ciertamente hermosa, de sus largas y esbeltas piernas a su perfectamente recta, rica e impecable figura, pero, aunque Cai’er carecía mucho en comparación, sus piernas tenían una elegante curva y su cuerpo una esencia dulce muy única para jóvenes chicas humanas. Más importante, viendo su pierna, aunque Long Haochen se sentía avergonzado, sintió como si se liberara de todas sus cargas.

“Bien, es tiempo de irnos ahora.” La suave voz de Cai’er sonó en su espalda.

Con un movimiento mecánico, Long Haochen se giró, inmediatamente viendo que Cai’er había cambiado a algunas de sus propias ropas negras que cubrían todo su hermoso cuerpo. Ella también le entregó las ropas de Long Haochen de regreso.

Aflojando su respiración, Long Haochen recuperó sus propias ropas, pero cuando tocó la punta de los dedos de Cai’er, se volvió incapaz de resistir el sentimiento ardiente en su pecho, e inmediatamente se lanzó cerca de ella para capturar sus labios con un beso. Su mano también cayó descuidadamente en el mismo lugar donde la había tocado anteriormente en el agua, amasando sin cuidado el tierno bulto a pesar de las ropas.

¡El Vástago de la Luz no era un santo! E incluso si hubiera sido un santo, seguramente todavía habría momentos cuando habría sido incapaz de resistirse en alguna medida.

Debido a que las heridas de Cai’er habían sido severas, Long Haochen había querido estabilizarlas por el momento. En consecuencia, incluso si los sentimientos llenando su corazón estuvieran ardiendo, solo los dejó emerger un poco antes de llevar a Cai’er de regreso al Santuario Ilusorio en una carrera.

“Yating, ¡cura a Cai’er!” Long Haochen había llegado, y le dijo a Yating que se sentía todavía un poco insatisfecha acerca de ser abandonada por él justo como antes.

La actual Cai’er aún estaba débil, y no notó alguna diferencia acerca de Yating.

Long Haochen se dirigió hacia la dirección de Zhang Fangfang, “Hermano Zhang, por favor quédate aquí por un momento, tengo que enviar a mis compañeros afuera primero que todo. Este método es el más grande secreto de nuestro equipo, así que por favor no preguntes o le digas a otros acerca de él.”

Zhang Fangfang asintió en respuesta, “Estate tranquilo.” Diciendo eso directamente caminó en frente de Wang Yuanyuan, “Golpéame.”

Wang Yuanyuan se quedó en blanco.

Con una profunda mirada en ella, Zhang Fangfang continuó, “De este modo no veré, ni escucharé o sentiré algo. ¿No es ese el mejor modo de guardar este secreto?”

Long Haochen dijo con apuro, “Hermano Zhang, no hay necesidad de ir tan…”

Antes de que incluso terminara, la mano de Wang Yuanyuan golpeó un lado de Zhang Fangfang con un movimiento cortante. Instantáneamente, su cuerpo se quedó tieso y cayó al suelo bajo el apoyo de Wang Yuanyuan.

Lin Xin no pudo evitar sino reaccionar diciendo, “Yuanyuan, ¡así que realmente usas tus manos de esa manera!”

Wang Yuanyuan le lanzó una mirada, preguntando, “¿No quieres que te haga lo mismo?”

“No hay necesidad.” Lin Xin repetidamente ondeó sus manos apresuradamente.

Wang Yuanyuan le dio una mirada al inconsciente Zhang Fangfang pensando secretamente en rabia, ¡Sirves bien para perturbar mi corazón!

            Desde que ya se estaba haciendo tarde, Long Haochen no se atrevió a gastar más tiempo. Dejando a Zhang Fangfang, Cai’er y a Yating ahí, activó a la Melodía Eterna y transportó a sus compañeros de regreso. Las heridas de Sima Xian y Chen Ying’er ya estaban estabilizadas; solo era que ellos todavía estaban en un profundo sueño. Sus heridas en realidad no eran tan criticas como las de Cai’er, y después de algo de curación prolongada, ellos solo necesitaron algo de cuidado por el momento.

Con un brillo de luz dorada, Long Haochen retornó al Santuario Ilusorio. Sintiendo los cambios en la esencia de luz en el aire, no pudo evitar dejar que algo de sorpresa se mostrara en sus ojos.

Después de su despertar como un escogido de dios, su control sobre el elemento luz era visiblemente más fuerte, a la medida que logró manipular a la Melodía Eterna más fácil. Encima de eso, ya estaba de vuelta al Santuario Ilusorio, y no estaba en el Paraíso Ilusorio más. En consecuencia, teletransportarse de regreso no tomó tanta energía espiritual.

Después de despertar a Zhang Fangfang y dejar a Yating regresar en su propio cuerpo, Long Haochen dirigió al grupo de tres afuera del Santuario Ilusorio.

Tres días no fue un periodo largo de tiempo, pero tampoco era corto. Ambos, la Alianza del Templo y los demonios, estaban esperando impacientemente en el exterior del santuario. Después de todo, esta vez, figuras muy importantes de ambos lados habían participado.

Anuncios