Parte 1

El enorme trono era de 33 metros (10 Zhang) de altura; en su espaldar, incontables piedras preciosas estaban fijas y un hombre tenuemente podía ser visto sentado en esta silla, desprendiendo severidad, dignidad e incluso terror sobre los alrededores.

En la cima del respaldar de la silla, estaba una semicircular y brillante gema roja que parecía como el sol mirando sobre la madre tierra. Pero su brillo era color naranja oscuro, dando la impresión que estaba llevando perdición y terror.

En lo alto del pecho de su figura, también en la espalda de la silla, una gema de diamantes de un intenso y deslumbrante rojo-dorado podía ser vista. Cada línea de la cresta dibujada parecía tratar de mostrar la superioridad del hombre; una inmensa parte de ésta liberó una luz.

En el frente de esta amplia silla, dos leones tumbados estaban tallados en la izquierda y derecha, pareciendo como si estuvieran rugiendo. Incontables magníficos patrones decorativos parecían completamente llenar el respaldar del trono.

En el momento que este trono apareció, una columna de luz dorada llegó al cuerpo de Long Xingyu, envolviéndolo completamente a ambos, él y su hijo, Long Haochen desapareció y el cuerpo de Long Xingyu se agrando diez veces antes de sentarse suavemente en el trono.

En el Pueblo Odin, fueron los hombres lobos o los antiguos habitantes, ninguno podía moverse sobre esta tremenda exposición de poder. Los habitantes estaban todos afligidos mientras las miradas de los hombres lobos estaban llenas con pánico.

Un hombre lobo de pelo rubio que parecía mucho más robusto que los otros de su raza dijo con voz temblorosa, “Este… Este es el Trono Divino de la Perdición y la Masacre.”

El inmenso Long Xingyu estaba tranquilamente sentado recto en su trono, sus ojos fríos eran infinitamente sobrecogedores, y en el momento que se sentó, el diamante rojo-dorado en el respaldar de la silla repentinamente apareció en su pecho mientras el cielo se volvió color rojo-dorado.

“Juicio.”

Unas palabras frías vinieron desde la boca de Long Xingyu. Un lustre naranja brotó desde su espalda, tornándose en una inmensa espada que flotaba en el aire, directamente encima de su cabeza.

El hombre lobo de pelo rubio ya estaba entregando todo esperanza, no podía imaginar por qué un pez tan gordo podría aparecer en el borde de la Alianza del Templo. Incluso aunque aquellos hombres lobos querían irse lejos, no era posible ahora.

Un millar de rayos color naranja rojizo de luz cayeron desde el cielo, parecían crecer a medida que se acercaban, cayendo en cada uno de los hombres lobos.

No importa lo mucho que se esforzaron, eran incapaces de hacer algo contra eso, y todos los hombres lobos tristemente desaparecieron de este mundo así. No había un solo rastro dejado por ellos, simplemente se habían desvanecido.

“Salvación.”

El brillo rojo-dorado se convirtió en una escena celestial, y los hombres lobos desaparecieron del mundo. Las personas del Pueblo Odin empezaron a levantarse del estado de asombro. Solo un puñado de las personas estaban paradas en esta calidez, resplandeciendo roja-dorada, pero las heridas en sus cuerpos estaban siendo curadas a una velocidad asombrosa. Los lugares que se estaban quemando también fueron extinguidos. La única cosa que no podía ser restaurada era la vida de las personas que ya habían muerto y los edificios destruidos.

Con un rayo de luz dorada, Long Xingyu que aún estaba sentado en el trono ya estaba al frente de una persona más, el hombre lobo de pelo rubio.

Con respecto de los monstruos de la raza demonio, los humanos los clasificaron al igual que las bestias mágicas. Este hombre lobo de pelo rubio era al menos un demonio del quinto paso[1]. Sin embargo, en frente de Long Xingyu, era como una pequeña hormiga que incluso no podía luchar en lo más mínimo. Además de él, cada uno de los demonios ya habían sido eliminados.

“¿Cuál es su objetivo al invadir la parte sur de la Alianza del Templo?” La fría voz de Long Xingyu sonó llena de sospechas.

Este hombre lobo de pelo rubio aún se puso difícil, incluso a través de su mirada, podía ser visto que estaba desesperado y reacio, aun así, no contestó.

“El Trono Divino de la Perdición y la Masacre… Tú, ¿no eres el Juez, el Caballero Divino, Long Xingyu?”


[1] En ese caso tendría la fuerza de un cuarto paso humano en su pico.

Parte 2

Long Xingyu levemente respondió: “Así es, estoy encargado de la adjudicación y del juicio. Ahora, contesta mi pregunta.”

La mirada del hombre lobo se volvió feroz, “Incluso si eres un Caballero Divino, los dioses demonios pronto vendrán: nuestros señores nos vengarán. Incluso si muero, no diré algo.”

Long Xingyu, con una mirada fría, “En ese caso, vete al infierno.”

La luz dorada desapareció junto con el hombre lobo. Long Xingyu aún estaba sentado en el Trono Divino de la Perdición y la Masacre, revelando una mirada algo ansiosa. Un rato más tarde, después de que la luz dorada se desvaneciera, su Trono Divino se convirtió en estrellas amarillas mientras desaparecía.

Los supervivientes del Pueblo Odin que se habían arrojado de rodillas anteriormente, pensando en la luz dorada que apareció en el cielo. No sabían que era Long Xingyu, pero desde su punto de vista, este ‘juicio’ que prevaleció sobre todos los hombres lobos fue realmente un acto divino.

……

Después de un rayo de luz dorada, inmediatamente estaban dos personas más en el pico de la Montaña Odin.

Long Xingyu se veía justo como antes, vestido con una simple túnica y su cabello negro revoloteando. Después del exilio color dorado, había curado a cada habitante hasta su estado original.

Long Haochen estaba parado al lado de su padre, pero sin poder decir algo en ese momento: incluso aunque había cientos de conjeturas relacionadas a la actual fuerza de su padre, no pudo imaginar que su propio padre podía inexplicablemente lanzar semejantes movimientos divinos.

El acto de un momento atrás verdaderamente lo había agitado demasiado. Después de dos años de práctica, Long Haochen tenía algo de confianza en su poder, pero en ese momento, sintió que en comparación a su padre, todavía era nada más que un pequeño grano de polvo.

Long Xingyu gentilmente palmeó sus hombros, “Aquí solo soy un esposo como tan bien un padre.”

“¿Invasión de los demonios?” Bai Yue estaba, también en ese momento, en la cima de la montaña. Este lugar no era tan cercano al Pueblo Odin, pero aún podía ver claramente el Trono Divino que Long Xingyu liberó. Su radiante brillo incluso podía ser visto desde la Ciudad Hao Yue que estaba a 50 kilómetros (100 Li) de distancia.

Las cejas de Long Xingyu se arrugaron y asintió brevemente, “Eso era un ataque de exploración, las potencias reales de los demonios no aparecieron. Parece que tengo que cambiar mi regreso a la Alianza del Templo una fecha antes.”

Bai Yue ligeramente asintió, sosteniendo la larga mano de Long Xingyu.

El temblor interno de Long Haochen no desapareció, sin embargo, “Padre, tu… ¿eres un Caballero Divino?” preguntó valientemente.

Long Xingyu asintió, “Debiste haberlo escuchado durante este ataque de los hombres lobos. En el Templo del Caballero, soy conocido como el Juez. Estoy a cargo de las cruzadas de la Alianza de Templo.”

La cara de Long Haochen estaba llena de adoración: “Padre, ¿qué es exactamente un Trono Divino? Es, ¿es posible para mi volverme tan formidable como tú a través del entrenamiento?”

Long Xingyu asintió, respondiendo severamente: “Por supuesto es posible. Alcancé mi rango de Caballero Divino durante el año de mi cuadragésimo séptimo cumpleaños, incluso antes de conocer a tu madre. Con el tiempo, mientras trates de ser el mejor, creo que vas a ser capaz de alcanzar esta etapa incluso antes que yo.”

<Anterior          Siguiente>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s