Él… ¿Qué quiere que hagamos?

¿Quiere mirar mi cara? ¿O quiere abrazarme? O más bien, él… él…

La mente de Cai’er ya estaba en completo desorden, mientras ya estaba sudando bajo el agarre de la pequeña mano de Long Hao Chen.

Notando los grandes repentinos cambios en su expresión, Long Hao Chen se sintió bastante asustado, mientras apresuradamente frotó la frente de ella con una de sus manos.

Cai’er no podía ver, y por esta razón, su percepción del mundo exterior era bastante vaga. En el momento que Long Hao Chen tuvo contacto con su frente, ella inconscientemente tomó unos pocos pasos atrás, fritando de sorpresa, “Ahhh, no lo hagas.” Después de todo, ¡ella no estaba mentalmente preparada todavía!

En ese momento, había unos pequeños escalones de piedra no muy lejos de atrás de ella. Retirándose en pánico, sus pies quedaron atrapados en ellos, y estuvo a punto de caerse hacia atrás.

El corazón de Long Hao Chen, asustado, saltó un poco: aunque totalmente no entendió lo que le sucedió a Cai’er, aun inconscientemente tomó un paso hacia adelante, y sostuvo su delgada cintura en sus brazos, apoyando su hermoso cuerpo con sus manos.

“Cuidado.”

Cai’er estaba ahora tan sonrojada que incluso su cuello se había vuelto rojo. Podía claramente sentir el abrazo de Long Hao Chen en su cintura y el calor de sus manos, igual que su respiración, en una distancia tan corta.

En su capacidad como un asesino, agotó la mayoría de su niñez entrenando, haciendo a sus sentidos especialmente agudos, debido a que era el único modo para ella de sentir el peligro oculto. Pero ahora, era su corazón el que parecía especialmente tímido, su cuerpo puso entumecido, y sus piernas no podía casi mantenerse firme en absoluto. Una de sus manos agarró la solapa de Long Hao Chen, y su mente estaba completamente en blanco.

Long Hao Chen estaba actualmente completamente aturdido también. El clima estaba bastante caliento, así que cada uno estaba llevando ropas ligeras. Por lo que cuando él sostuvo a la cintura delgada y suave de Cai’er en sus brazos, solo sintió un satinado cremoso de su piel, una sensación como el jade, y un confortable calor. Por encima de todo, se sentía como si esta delgada cintura de ella podría romperse en cualquier momento; por debajo de su cintura estaba el tacto emotivo de su hermosamente arqueada nalga, y su cara estaba completamente enrojecida.

Unos pocos segundos pasaron, pero para ellos, parecía que pasaron varios siglos. Mejor tarde que nunca, Cai’er tomó la iniciativa de reaccionar. Apresuradamente enderezó su espalda, movió su caña de bambú horizontalmente, usándolo para finalmente obstruir a Long Hao Chen, mientras fríamente decía, sonando un poco disgustada, “Tu… tu…”

Long Hao Chen en blanco por unos pocos segundos dijo, “Cai’er, ¿está todo bien?

Yo… yo solo quería invitarte a tener una comida juntos. ¿Qué pasa contigo? ¿Te sientes mal? ¿Es fiebre? Tu cara esta tan roja…”

Ahora era el turno de Cai’er de estar en blanco.

Así que en realidad…. En realidad, él solo quería… Y en realidad, la única que tenía pensamientos retorcidos era yo…

Su cara sonrojada no regreso a la normalidad, pero en su lugar, se sonrojo incluso más. Cai’er usó su caña de bambú para ligeramente darle un golpecito al cuerpo de Long Hao Chen, mientras ella ladraba en voz baja, “Musaraña. Voy a regresar de primero. ¿Quién querría comer contigo?” Terminando su oración, su caña de bambú tocó el suelo, y Long Hao Chen solo vio su cuerpo centellear, y en un corto segundo, el reflejo de su silueta desapareció completamente.

¡Que desplazamiento tan rápido! La velocidad de un asesino es realmente algo envidiable. Sin embargo, ¿qué le sucedió a Cai’er? ¡¡¿Por qué me llamo una musaraña?!!

Long Hao Chen estaba parado ahí estupefacto por un momento, entonces caminó de regreso a su hotel, confundido. Con su aguda percepción, él pudo sentir que Cai’er no estaba realmente molesta con él. Lo que no podía entender era por qué se sentía como si estuviera caminando a la distancia[1]. Sin embargo, anteriormente, cuando la atrapó, se sintió realmente bien; la sensación que tuvo cuando abrazó su cintura era especialmente confortable. Se sintió un poco reacio a lavar sus manos hoy.

Long Hao Chen regresó al hotel. Antes de incluso entrar en su habitación, escuchó la voz de Ye Hua de la habitación vecina, “Hao Chen, ven.”

¿Cómo supo maestro que regrese? Long Hao Chen estaba nervioso. Apresuradamente fue a la habitación de Ye Hua, abriendo la puerta y entrando.

No había solo una persona en la habitación de Ye Hua: aparte de él, habían dos más. Un anciano con barba y cabello blanco que estaba sentado justo ante él, y un joven de pie atrás de él.

Él reconoció a este joven: era precisamente esa persona arrogante que se encontró ese día, pero nunca lo había visto desde entonces, Han Yu[2].

Aunque Ye Hua estaba sentado ahí, se sentía como si fuera increíblemente respetuoso. Él estaba sentado solo en medio de la silla; era la primera vez que Long Hao Chen vio este lado de Ye Hua. Conociendo a su maestro, este era ciertamente un comportamiento que solo podría mostrar cuando hablaba desde el fondo de su corazón.

¿Quién es este hombre viejo? ¿Un pariente de Han Yu? ¿Fue debido a que ese día, cuando dijo que se volvería en mi caballero asistente, que vino a encontrarme? El corazón de Long Hao Chen repentinamente se congeló, pero, sin embargo, no dijo nada, lentamente yendo detrás del sitio de Ye Hua para tomar su lugar.

Han Yu naturalmente lo vio también. Solo, justo ahora, la expresión facial de Han Yu era muy serena y no había el más mínimo rastro de la arrogancia de antes.

El anciano que estaba sentado al frente de Ye Hua, ¿no era precisamente el Líder de los Caballeros Santo en la Alianza de los Caballeros, Han Qian? Mirando a Long Hao Chen, sus ojos brillaron, rebosando con una sonrisa, mientras decía, “Ye Hua, fomentaste a un aprendiz tan bueno. Originalmente planeaba transmitirte mi mensaje a él, pero desde que regreso tan temprano, parece que no será necesario. Hao Chen, ¿el partido de hoy fue sin problemas?”

Escuchando su voz, Long Hao Chen repentinamente abrió ampliamente sus ojos. Su percepción era buena, tan buena como su memoria, así que, aunque esta voz fue en ese momento bastante gentil, inmediatamente fue capaz decir de su previa memoria a quien pertenecía esa profunda voz.

“Señor… ¿Era usted el Líder de los Caballeros Santos que apareció en el escenario durante las Preliminares de los Caballeros?” Long Hao Chen dejo salir estas palabras de su boca.

Han Yan[3] dijo con una amplia sonrisa, “¡Exactamente! Es bastante impresionante que recuerdes mi voz.”

Ye Hua le lanzó una mirada a Long Hao Chen, “Todavía no has contestado la primera pregunta del señor Caballero Santo todavía.”

Long Hao rápidamente y respetuosamente: “Gane mi partido hoy por un poco.”

“¿Por poco?” Han Qian, asombrado, lo miró. “¿Así que todavía hay personas en tu grupo que pueden hacer que confíes en la suerte? ¡Que sorpresa!”

Long Hao Chen asintió, entonces, usando su propia experiencia de la batalla con Wang Yuanyuan, explicó la situación una vez de manera simple, haciendo énfasis en describir el Gigante Escudo Divino del Alma.

“Equipamiento épico.” El color de la cara de Han Qian se endureció, sus cejas ligeramente se elevaron, “He escuchado de la reliquia familiar del Gigante Escudo Divino del Alma antes; así que su sangre todavía ha sido pasada hasta ahora. Para la humanidad, esta es una cosa extremadamente buena. Parece que, en el futuro cercano, esta joven dama se volverá el foco de crianza del Templo del Guerrero. Pude averiguar que la reliquia familiar del Gigante Escudo Divino del alma esta al menos toda una pieza de calidad del Nivel Épico. Sin embargo, no recuerdo en absoluto su durante los días de gloria, había un escudo entre la ‘Gigantesca Alma Divina’. Parece que el Gigante Escudo Divino del Alma de la señorita es un arma rota. Incluso así, si puede integrar todas las nueve cavidades, aún es inevitable que este escudo alcanzara el nivel épico. Este tipo de escudo con el método de resonancia de energía espiritual con integración de nueve hoyos ha estado mucho tiempo perdido.”

Este Líder de los Caballeros Santos tenía realmente experiencia; incluso Ye Hua no podía compararse a él en términos de conocimiento.

“No está mal, no está mal, incluso contra este tipo de equipamientos todavía lograste ganar, trayendo gloria a nuestro Templo del Caballero.” Han Qian asintió con satisfacción.

“¡Pequeño Hao Chen! El propósito por el que vine esta vez era para encontrarme contigo. No voy a ocultar esto de ti, el nombre de este señor es Han Qian, y Han Yu es mi nieto. Sin embargo, durante esta competición de la Selección de la Cacería del Demonio, este horrible nieto me decepcionó mucho. Ese día, deje que le pagara respeto: fue realmente sincero que le preguntó para ser su caballero asistente. Hoy, le he traído. Ya he completado el procedimiento para que se vuelva su caballero asistente. Desde ahora hasta cinco años más, es su asistente. Su vida, su vida entera, estará completamente bajo su control. Pequeño Yu.” Le insinuó a su nieto.

Han Yu apresuradamente avanzó unos pocos pasos, se inclinó ligeramente, extendiendo su mano izquierda.

Long Hao Chen lo miró, asombrado. En la mano izquierda de Han Yu, había un trazo de una marca, una marca que no reconoció.

Han Qian dijo: “Este es un contrato de caballero asistente, durando por cinco años. Tienes que dejar caer una sola gota de sangre en el centro de la marca del contrato. Después del contrato, y por cinco años, no será capaz de desobedecer cualquier orden tuya. Al mismo tiempo, solo necesitas un solo pensamiento para controlar su vida.”

Long Hao Chen miraba a la apariencia grave de Han Yan, y no pudo evitar decir: “Líder de los Caballeros Santos, no es necesario. Pienso que el hermano Han Yu solo fue un poco descuidado en ese momento.”

Han Qian apresuradamente se levantó, y dijo en una voz seria: “¿Cómo puede ser tan descuidado en un momento así? Este chico tenía algunos talentos innatos, pero su actitud tiene algunos serios defectos. Es soberbio, arrogante, indomable y no puede tomar alguna responsabilidad. Tu eres diferente, puedo ver la gloria y honor de un caballero en ti. No pienses que no será beneficioso para el volverse tu caballero asistente. Como un hecho, en realidad el ganará mucho. Siguiéndote no solo será capaz de volverse parte de un Escuadrón de la Cacería del Demonio, sino que, a tu lado, también será capaz de aprender muchas cosas. Quizás estos cinco años de tiempos ásperos finalmente lo harán caminar en el camino correcto para volverse un extraordinario caballero. Este es mi principal objetivo. Así que, como su abuelo, te ruego que por favor le dejes volverse tu asistente.”

Mientras lo persuadía, el puño de Han Yu fue frente a su pecho, mientras realizaba un saludo de caballero hacia Long Hao Chen.

Long Hao Chen estaba sorprendido, rápidamente replicando, “Señor Líder de los Caballeros Santo, no se comporte de este modo, yo no lo merezco. Estoy de acuerdo.”

Ye Hua, al lado, no pronunció una sola palabra desde el comienzo hasta al final. Han Qian no tenía absolutamente miedo en hablar, sinceramente y directamente, sobre su deseo de que Han Yu se volviera el caballero asistente de Long Hao Chen, sin cualquier idea de ocultar algo. Solo esta única cosa era suficiente para convencer a las personas. Lo que, es más, con un caballero de quinto paso detrás de él, la seguridad de Long Hao Chen aumentaría enormemente.

Sangre rojo brillante lentamente goteó en el centro de la marca de contrato del caballero asistente.

Aunque Han Yu ya había pensado sobre esta situación; que hubiera llegado a ser el asistente de alguien más hasta el momento, aún no pudo evitar cerrar sus ojos.

Sangre goteó en el centro de la palma de Han Yu y, en un momento después, desapareció, volviéndose en una luz roja que se extendió hacia afuera desde la marca, extendiéndose a través del cuerpo entero de Han Yu.

Han Yu se estremeció por reflejo, subconscientemente abriéndose ambos ojos, sin incluso saludar a su maestro, Long Hao Chen.

Repentinamente, del centro de esa marca, una luz dorada apareció también.

En un instante, Han Yu solo sintió que los 360 mil poros en su cuerpo se abrieron, dentro y afuera, calentándose su cuerpo entero. Su cuerpo entero se sentía como el centro de un manantial caliente, casi dejando salir un gemido.

¿Qué es esto? No solo Ye Hua y Long Hao Chen, sino que incluso Han Qian estaba un poco asustado. Incluso si era el Líder de los Caballeros Santos, era la primera vez que veía esta extraña situación.

El propio Han Yu estaba un poco aturdido, pero esta comodidad no era falsa; podía sentir que entre él y Long Hao Chen ya había una conexión distinta. Sentía como si ellos se volvieron familiares cercanos.


 

[1] Una expresión para decir que estaba ‘perdida’ en sus pensamientos.

[2] Él es el caballero que peleó con Long Hao Chen, siendo él del quinto paso, y que después de perder vergonzosamente decidió servir a Long Hao Chen por el castigo de su abuelo.

[3] Es el otro nombre de Han Qian.

Anuncios