Qiu Yonghao ondeó su mano, bloqueando la presión viniendo de ese anciano. Es su interior, estaba secretamente asombrado. De hecho, aunque Long Haochen tenía la fuerza para ser el capitán de un Escuadrón Caza Demonios en el grado comandante, todavía solo estaba en el sexto paso de la cultivación. Confrontando la presión de una potencia del noveno paso, todavía habló con franqueza y con seguridad. Esto no era algo que una persona promedio sería capaz de hacer.

“Haochen, ¿qué te parece esto? Acabas de decir que estarías dispuesto a aceptar la prueba de nuestro Templo del Guerrero. Los guerreros y caballeros somos una familia, así que naturalmente no enviaremos a alguien a comparar notas contigo. Vamos a hacer como dijiste: su puedes dejar la intención de espada del Comandante Ye en una piedra, como prometiste antes, esta será la prueba de que estás calificado para manejar esta espada divina. En la otra mano, si fallas, dejaras la espada divina en nuestro Templo, pero todavía te daré un arma en el nivel épico.”

Para cualquier otra pieza de equipamiento, Qiu Yonghao definitivamente no hubiera hecho esto. Ya estaba forzando al otro lado con abrumador poder. Pero el Aria de la Diosa de la Luz realmente era demasiado importante para el Templo del Guerrero. Incluso mantenerla en el Templo, sin alguien capaz de usarla, estaba bien.

Long Haochen le dio a Qiu Yonghao una ardiente mirada, y tomó un profundo respiro, “Bien, te lo prometo. Sin embargo, si no lo logro, solo dejaré la espada divina aquí, pero no demandaré una pieza de equipamiento del nivel épico de su noble Templo. Por favor, traigan la piedra.”

Podía entender el afán de estas potencias del Templo del Guerrero, pero bajo la presión de estos ancianos, el orgullo de Long Haochen finalmente fue encendido. Les probaré que estoy calificado para tener esta espada divina.

            Escuchándolo, Qiu Yonghao pareció tener una mirada culpable. Girándose, dio algunas instrucciones, y naturalmente alguien fue a hacer la tarea. Era ese anciano, el líder auxiliar, que se fue apresuradamente.

Long Haochen no habló con Qiu Yonghao algo más, sino que se sentó con las piernas cruzadas justo donde se paró antes, y entró en un estado meditativo en frente de todas aquellas personas. El proceso entero fue tan natural como el flujo de una corriente de agua. Pareciendo que solo por sentarse, se volvió como un viejo monje en un instante, una roca sólida.

¡Que lleno de perspectivas! Qiu Yonghao secretamente no pudo evitar exclamar en admiración y en realidad se sintió celoso del Templo del Caballero. Para mostrar semejante cualidades a esta edad, este Long Haochen estaba destinado a volverse la piedra angular del Templo del Caballero en el futuro. Si su crecimiento fuera sin problemas, el Templo del Caballero ganaría otro genio sin rival, que debería en realidad incluso sobrepasar a su propio padre. Si Long Xingyu logró el rango de Caballero Divino meramente a los cuarenta, ¿qué pasaría con él? ¿A qué edad conseguiría armonizarse con un Trono Divino? ¿Cuarenta? ¿O incluso antes de alcanzar esta edad?

Un corto tiempo más tarde, una docena de potencias del Templo del Guerrero llevaron una gran roca al salón.

Viendo esta gran roca, Qiu Yonghao no pudo evitar mostrar un cambio de expresión, dándole a ese líder auxiliar una mirada inquisitiva.

El líder auxiliar formalmente le asintió, sus labios estaban haciendo algunos movimientos como si dijera algo.

Qiu Yonghao se sintió vacilante, pero todavía asintió. Mirando el actual estado de Long Haochen, el sentimiento culpable que tenía había incrementado incluso más.

Esta gran roca tenía forma oval, y era completamente oscura. Sin embargo, dejaba salir una extraordinaria aura de firmeza y profundidad. Al mirarla, uno no pensaría ver un pedazo de piedra, sino más bien una profunda caverna.

Se decía que este era un meteorito celestial recuperado por el Templo del Guerrero. Incomparablemente dura, sería extremadamente difícil incluso para una pieza de equipamiento de nivel glorioso dejar un rastro en ella, y para una pieza de equipamiento en el nivel legendario, una extremadamente gran cantidad de energía espiritual sería necesaria ser vertida adentro para infligir el más ligero corte.

Y además, esta pieza de meteorito celestial en realidad era comparable al oro refinado en adición de energía espiritual, mientras sobrepasaba al último en términos de dureza por una gran cantidad. Era solo debido a que nunca había aparecido un refinador confiado en ser capaz de hacer una pieza de equipamiento de ella, que fue dejada en la tesorería del Templo del Guerrero por tanto tiempo. Hoy, era obviamente con el propósito de hacer las cosas difíciles para Long Haochen que ellos en realidad trajeron esta pieza de meteorito celestial afuera.

Pareciendo sentir que la gran piedra fue colocada, Long Haochen lentamente abrió sus ojos, inmediatamente revelando una mirada asombrada cuando miró a este meteorito celestial de tres metros de alto.

Qiu Yonghao tosió, “Dejar la intención de espada del Ancestro Ye es un deseo que obviamente tenemos para toda la eternidad. Por esta razón, trajimos el mejor material para ti. Haochen, ¿cómo ves a este enorme meteorito celestial? Si no te gusta, podemos cambiarlo por otro.” Verdaderamente se sintió culpable. Para uno que vivió por más de cien años, intentar ir desvergonzadamente contra un niño de diez y tantos años era un acto que lo haría perder toda la cara cuando los altos mandos del Templo del Caballero supieran acerca de esto en el futuro. En consecuencia, finalmente todavía retrocedió y le preguntó a Long Haochen acerca de que si quería cambiarla por otra piedra.

Sin embargo, Qiu Yonghao no esperó que Long Haochen sacudiera su cabeza a su proposición y replicó, “No es necesario cambiarla. Vamos solo a ir con esta. Sin embargo, tengo un pequeño pedido. Desde que estamos usando un meteorito celestial en lugar de la escultura, ¿podrían las partes que he cortado en el proceso ser dadas a mí?”

“Está bien. Sin embargo, eso es con la premisa de que logres dejar la intención de espada.” Ese viejo líder auxiliar se apresuró a darle esa replica, por miedo a que Long Haochen se retractaría en su decisión.

Sin embargo, no esperó que esta no era la primera vez que Long Haochen conseguía ver un meteorito celestial. Su padre Long Xingyu también tenía uno, en consecuencia, sabía claramente acerca de la dureza de un meteorito celestial.

En aquellos años, Long Xingyu le había dicho a Long Haochen que el Templo del Guerrero tenía un tesoro entre todos los tesoros, y que era esta pieza de meteorito celestial. Si fuera refinado en una pieza de equipamiento o usado para refinar otro, incluso una pequeña pieza se elevaría de rango. Especialmente para las armas, el resultado era muy claro.

Long Haochen lentamente enderezó su postura, y caminó hacia este meteorito celestial. Nunca había tallado algo antes, pero hizo alguna investigación del tallado. Sin embargo, lo que tenía que hacer hoy no era tallar, sino dejar algo de la intención de espada detrás. Esto era un concepto completamente diferente.

De pie a cinco metros de distancia de ese meteorito celestial, Long Haochen detuvo de moverse y se quedó ahí, concentrándose en la profunda aura liberada por esta pieza de meteorito celestial.

Nadie lo molestó, solo mirándolo en silencio. Qiu Yonghao sintió emociones muy complejas. En realidad, no sabía si Long Haochen sería exitoso o fallaría, pero ninguno de los resultados sería malo para el Templo del Guerrero.

“Pediré el derecho de tener la asistencia de mi montura y estufa espiritual.” Long Haochen pidió calmadamente, sin incluso girarse.

Qiu Yonghao replicó, “Por supuesto, puedes.”

Long Haochen asintió, y levantó un dedo en su mano izquierda a su lado. Inmediatamente, un brillo purpura de luz se encendió y entonces, una masiva criatura apareció en la vista de todos los presentes.

El asombro traído por Haoyue fue verdaderamente enorme. Su cuerpo de diez metros de largo de pie como una pequeña montaña, pero más extraordinario, tenía cuatro grandes cabezas diferentes. Apareciendo detrás de Long Haochen, inmediatamente miró alrededor. Sus cuellos firmes, Pequeño Luz, Pequeño Flama, Pequeño Verde y Pequeño Azul barrieron sus ojos sobre todos en el Templo del Guerrero, en realidad manteniéndose orgulloso.

¿Qué montura era esa? Qiu Yonghao y los líderes auxiliares se miraron entre ellos, en total asombro. ¡Nunca vieron este tipo de bestia mágica antes! Aunque las fluctuaciones de energía espiritual se extendieron desde él no era algo que notaron su cuerpo parecía estar lleno de cualidades únicas, especialmente de lo orgulloso que se paraba, dando un sentimiento de trascender la realidad.

Justo en ese momento, un bajo encantamiento fue iniciado por las cuatro grandes cabezas de Haoyue, y ellos asumieron una posición muy peculiar. Solo la boca de Pequeño Luz se mantenía firme, mientras las otras tres cabezas estaban rugiendo en bajo tono, uniéndose al cuello de Pequeño Luz, y mirándolo mientras cantaba. Inmediatamente, intensas oleadas de respiración de los cuatro elementos viento, fuego, agua y luz fueron extendidos en la forma de una violenta fluctuación desde el cuerpo de Haoyue.

“¿Bestia mágica de cuatro elementos?” Xu Zhongliang no pudo evitar gritar alarmado.

La mirada de Qiu Yonghao se volvió mucho más concentrada, ahora repentinamente sintió algo de remordimiento acerca del hecho que le hizo las cosas difíciles a este chico. Long Haochen estaba correcto; si no venía hoy, el Templo del Guerrero incluso no habría conseguido ver el Aria de la Diosa de la Luz. Este chico vino por buena voluntad, y todavía este fue cómo fue tratado por ellos. Sin embargo, en el otro lado estaba el Aria de la Diosa de la Luz. Esta podía ser la primera vez que Qiu Yonghao se sintió avergonzado en semejante medida.

Y justo en este momento, Long Haochen sentó su movimiento. En su espalda una brillante luz irradió y cuatro alas espirituales se desplegaron, absorbiendo la esencia de luz en el aire valientemente. Mientras tanto, Long Haochen sostuvo su mano derecha en alto, dejando al Aria de la Diosa de la Luz reaparecer en su mano.

Una escena más extraordinaria siguió, y una figura dorada pareció haber aparecido en la espalda de Long Haochen. Al mismo tiempo sus cuatro alas se extendieron, esta figura dorada apareció en los ojos de todos los presentes.

Llevando un vestido de batalla dorado, con un bastón dorado en su mano, hermoso cabello dorado y seis alas transparentes, ella parecía tan alta como un humano; solo que su par de oídos ligeramente puntiagudos expusieron sus origines.

“¿La raza hada de los tiempos ancestrales?” Ese líder auxiliar no pudo evitar mostrar una mirada alarmada. Docenas de años atrás, había estado estudiando el poder y prestigio de las hadas ancestrales. Sin embargo, nunca vio la verdadera apariencia de un hada de los viejos tiempos. Todavía Yating apareció en la vista de todos, con exactamente la misma apariencia que imaginó de las hadas ancestrales tenían. ¿Cómo podría no asombrarlo?

“No, esta es solo un hada de luz.”

Qiu Yonghao era después de todo el líder del Templo del Guerrero, y tenía una poderosa percepción.

Sin embargo, incluso cuando le respondía a su viejo amigo, el anciano todavía sintió asombro. Incluso aunque sintió que esta era un hada elemental, ¿quién habría visto a un hada elemental pareciendo justo como hadas ancestrales?

Long Haochen, ¿solo cuántos nos vas asombrar antes de terminar el asunto?

            Esta vez, Qiu Yonghao no fue el único con remordimiento, e incluso aquellos otros líderes auxiliares que permanecieron en silencio todo el tiempo sintieron remordimiento.

Anuncios