Ninguno de los resplandores se extendió, pero uno claramente podía ver que la luz dorada en el cuerpo de Long Haochen y las flamas negras-purpuras en el príncipe heredero Ah’Bao se extinguían una a la otra al mismo tiempo. Incluso las luces en sus ojos perdieron su resplandor al mismo tiempo, atenuándose significativamente.

Dejando a un lado a los demonios, incluso los compañeros de Long Haochen fueron asombrados por esta vista. Nadie esperó que el ataque de Long Haochen pudiera persistir contra el de Ah’Bao.

Bzz.

            Un extraño zumbido resonó desde la frente de Ah’Bao al igual que en la espada de Long Haochen al mismo tiempo.

Incontables motas de luz dorada y azul fueron rociadas en frente de Long Haochen, condensadas en incontables rayos brillantes en el aire. En el otro lado, el sonido de un zumbido se escuchó desde la cabeza de Ah’Bao, y una grieta apareció en su cima

“¡Hou!” Como si sufriera una herida fatal, Ah’Bao abruptamente gritó de dolor, lanzando su inmensa cabeza en el aire en un insoportable frenesí.

Justo en ese momento, los ataques de los compañeros de Long Haochen lo alcanzaron también.

Golpeándolo primero estaba el Gigantes Escudo Divino del Alma de Wang Yuanyuan, el gran escudo como hacha llevando el aterrador poder del Golpe Asura. Violentamente golpeando contra el cuerpo de Ah’Bao

Habiendo perdido la protección de aquellas flamas negras-purpuras, un corte fue forzosamente infligido en el cuerpo de Ah’Bao. Seguido de eso fue la Estocada Asura de Han Yu combinada con Almacenamiento de Poder, y aunque Ah’Bao hizo lo mejor para defenderse, el ala en su lada izquierdo todavía fue penetrada por esta Estocada Asura.

A continuación, la Bola Energética de Luz golpeó con un sonido atronador, chocando violentamente contra Ah’Bao con un ruidoso bang. El impacto fue suficientemente fuerte para enviar su cuerpo de diez metros hacia el suelo. Aplastar y Ondas de Luz fueron usadas por Sima Xian a su límite, y fueron adicionalmente combinadas con otras habilidades ofensivas de un sacerdote. En el lugar en donde el cuerpo de Ah’Bao fue golpeado, las escamas fueron aplastadas, y la carne debajo maltratada.

Estos fueron cuatro ataques con completo poder almacenado, justo después de la colisión de frente con Long Haochen. Ah’Bao pareció haber sido forzado en un estado extremadamente débil, a la medida que todas sus habilidades para defenderse desaparecieron. Esta combinación solo logró infligir heridas graves.

Sin embargo, uno tenía que admitir que su voluntad era verdaderamente inquebrantable. Su determinación era indomable, e incluso en el instante que su cuerpo fue enviado a volar, un cristal negro purpura emergió desde su boca, sin atacar a Long Haochen, pero apuntando directamente a Ye Xiaolei detrás de ellos.

En el instante de la explosión final, Ah’Bao se sintió más bien él mismo sucumbiendo a la presión, pero aun absolutamente no estaba dispuesto a admitir la derrota. Desde que no podía conseguir el premio, nadie tendría permitido obtenerlo. Tenía que destruirla, eliminarla…

Una figura negra azabache apareció silenciosamente en frente de Ah’Bao en este momento, e incontables luces blancas gélidas se mezclaron en su daga dorada oscura. En un solo movimiento, despiadadamente penetrando en la nuca de Ah’Bao, directamente apuntando al centro de su cerebro.

Cai’er finalmente apareció, exactamente en el punto más débil de Ah’Bao.

Esta era la tarea que Long Haochen le dio. Long Haochen la había dicho eso, en el momento exacto cuando Ah’Bao sea repelido, ella tendría que lanzar su ataque.

El golpe fue el resultado del trabajo extremadamente duro consumido en revisión y mejora. Después de romper a través del sexto paso de cultivación, la Estufa Espiritual de Mil Golpe de Cai’er también había evolucionado, logrando su segundo nivel. La evolución les permitió a las palabras Mil Golpe finalmente tomar forma: esta era la combinación de mil golpes en uno. Confiando en este ataque y la Daga Despótica de Cai’er, su poder ofensivo alcanzó su pináculo.

Entre los Seis Grandes Templos, los únicos con el más grande entendimiento de los puntos débiles de los demonios era el Templo del Asesino. La parte más dura de un Dragón Diablo era su cabeza, pero para asesinar a uno con seguridad, el único lugar donde tenía que apuntar era su cerebro.

Solo con un golpe penetrante en su nuca tendría la posibilidad de destruir el cerebro.

Forzado a un estado de debilidad, Ah’Bao fue abruptamente golpeado por este golpe perforante. Gritando mientras su masivo cuerpo abruptamente estalló con una indescriptible oleada de poder. Un crujido hizo eco, una ficha negra se volvió en fragmentos en el aire. Inmediatamente después, una fuerza ancestral abruptamente estalló, forzosamente enviando al cuerpo de Cai’er volando en el aire, antes de que su daga tuviera la oportunidad de realmente penetrar su cerebro.

En la cima de la montaña.

En el instante que el hechizo de Chen Ying’er fue completo, su suerte resultó ser muy buena e invocó a una bestia mágica del sexto paso.

Esta bestia mágica inmediatamente corrió hacia adelante para bloquear la perla negra, pero solo logró detenerla por un instante, antes de ser incinerado en cenizas.

Una deslumbrante luz apareció descaradamente, directamente aterrizando en el suelo. Esta fiera luz se veía bastante fantástica, tomando la forma de un humano con un cuerpo hecho de energía. En el instante de su aparición, una indescriptible fuerza fue liberada. En su mano estaba un masivo escudo, incluso excediendo el tamaña del escudo de Wang Yuanyuan.

Tomando un firme golpe, bloqueó el ataque.

No hubo algún sonido de explosión, solo una fantástica onda sísmica resultado de la energía espiritual, antes de que la figura roja se disolviera en el aire.

Esto era algo que Lin Xin no gastó algo para usar, un hechizo defensivo del séptimo paso que logró lanzar después de tomar una de sus píldoras, ¡Escudo de Vulcano! Este era un hechizo bendecido con una cierta inteligencia, pero todavía terminó siendo destruido por esa perla negra-purpura.

Sin embargo, el Escudo de Vulcano no era elogiado como el más grande hechizo defensivo por debajo del octavo paso por nada. Después de destruirse, la perla negra-purpura claramente pareció atenuarse en color, y ya era menos destructiva.

Wang Yuanyuan era la más cercana a Ye Xiaolei, y reaccionó sin vacilación. Agarró su Gigantesco Escudo Divino del Alama con fuerza, bloqueando el camino hacia Ye Xiaolei. La verdad, después de haber liberado toda su fuerza con Almacenamiento de Poder, incluso no tenía suficiente energía espiritual restante para soportar su Gigantesco Escudo Divino del Alma.

Justo en ese momento, todos los del 21er Escuadrón Caza Demonios de grado general ya eran incapaces de ayudarla de cualquier manera. Desde que fue liberado ese golpe, Long Haochen pareció haber sido congelado, petrificado por el retroceso, mientras Sima Xian, Han Yu, Lin Xin, Chen Ying’er estaban todos completamente extenuados por el uso de sus habilidades. Ninguno de ellos habría sido capaz de ayudarla en lo más mínimo. Cai’er también estaba en el medio de la persecución de Ah’Bao, y esto solo ocurrió demasiado rápido. ¿Quién habría esperado que Ah’Bao en realidad usaría un ataque tan aterrador?

Wang Yuanyuan claramente sabía lo que estaba confrontando, pero todavía bloqueó el camino hacia Ye Xiaolei. Ella no podía dejar que los esfuerzos de sus compañeros se volvieran un desperdicio. Ella también confiaba que el efecto de Compartir Vida de las Cadenas Vinculantes del Alma. Incluso no sabía si su cuerpo sería capaz de soportar el ataque, ¿pero qué si ella moría en batalla? Esta chica con su temperamento marimacho nunca tendría algún miedo.

Justo en ese momento, una figura alta repentinamente apareció, emitiendo numerosos rayos de luz. De pie en frente de Wang Yuanyuan, y todo lo que ella vio su amplia espalda.

¡Ese era él!

Wang Yuanyuan fue aturdida, y a continuación, el hombre robusto en frente de ella ya fue golpeado violentamente contra su Gigantesco Escudo Divino del Alma, causando que ella escupiera una gran bocanada de su propia sangre.

Fue precisamente Zhang Fangfang quien había aparecido para bloquear el ataque apuntando hacia Wang Yuanyuan. El escudo en su mano fue instantáneamente despedazado, mientras sus dos manos sosteniéndolo también fueron rotas. Uno podía claramente ver que sus gruesos huesos se veían afuera de su piel rota, revelando la forma de sus nudillos, y sus brazos inútilmente colgaron, completamente paralizados. Incluso la armadura en su pecho fue penetrada por los pedazos de su escudo roto, y la sangre surgió frenéticamente desde las distintas heridas en sus manos al igual que su pecho.

Con el paso de una intensa luz dorada, Zhang Fangfang estaba empujando el cuerpo de Wang Yuanyuan, sus ojos se volvieron más grandes en ese momento.

Esta vez, Wang Yuanyuan parecía verdaderamente sin vida. No tenía miedo a la muerte en absoluto, pero era la primera vez que experimentaba su vida siendo salvada así.

En el instante que Zhang Fangfang bloqueó el ataque por ella, ella claramente vio la luz transparente liberada desde el escudo en su mano izquierda. Esto era Cuerpo brillante, mostrando que ya estaba cerca del séptimo paso en fuerza. Pero incluso así, había bloqueado el ataque de un modo tan desesperado. ¿Qué pasaba si esta perla negra-purpura hubiera golpeado su propio Gigantesco Escudo Divino del Alma en su lugar?

Justo en ese instante, una incomparable energía imponente apareció en el Paraíso Ilusorio, y el cielo se oscureció una vez. Sin embargo, solo se oscureció por un corto tiempo, y un intenso resplandor verde abruptamente estalló desde el suelo, golpeándose contra esta bola de luz.

En el aire, una grieta apareció de la nada, de la que una poderosa fuerza de atracción instantáneamente apareció, jalando a gravemente herido Ah’Bao al igual que a los pocos demonios sobrantes. Ellos todos fueron atraídos por esta fuerza, antes de desaparecer.

“Diosa de la Naturaleza, regresaré para tomar tu deidad.” Una voz suave llenó los cielos con su majestuosa presencia.

Esta era una voz que todos los miembros del 21er Escuadrón Caza Demonios de grado general estaban familiarizados. ¡Era debido a que era la voz del Emperador Dios Demonio! En realidad, logró forzosamente abrir la barrera del Paraíso Ilusorio, y salvó al grupo de Ah’Bao.

Pareciendo provocada por esa voz, la luz verde adentro del Paraíso Ilusorio se volvió mucho más vasta, y la grieta negra desapareció en ese proceso, barriendo la atmosfera con un color negro. Solo siete u ocho luces blancas de luz fueron dejadas en el cielo.

Estas eran las estufas espirituales dejadas por los pocos demonios muertos, cayendo acompañados por un terrible rugido.

Toda la asquerosa energía de oscuridad desapareció completamente, y las bestias mágicas que estaban haciendo una serie de rugidos indignadas se calmaron gradualmente, tristemente mirando a sus compañeros muertos. La ascendente luz verde gradualmente se desvaneció, regresando a esta tierra a su original apariencia.

“Han Yu, Lin Xin, vengan y sálvenlo.” Wang Yuanyuan ansiosamente gritó, rompiendo este corto silencio.

Han Yu y Lin Xin rápidamente se giraron, y no puedo evitar jadear al ver el estado desesperado de Zhang Fangfang.

Zhang Fangfang no perdió la consciencia, solo se veía muy pálido. Ahora estaba tendido en el regazo de Wang Yuanyuan, forzosamente sacando una sonrisa, “No se preocupen, no moriré por esto.” Aunque dijo eso de una manera relajada, su palidez y la incesante esquina de su boca temblando lo traicionaban.