Un prolongado grito de dragón sacudió todo el campo, acompañado con una serie de profundos brillos purpuras que abruptamente se extendieron por todo el cuerpo de Ah’Bao, forzando a los ataques de las bestias mágicas alrededor a detenerse inmediatamente, mientras los llenaba en un estado temporal de miedo, causando que ellos retrocedieran.

Tomando la ventaja de esta ocasión, los cinco demonios restantes que todavía tenían alguna fuerza de pelea se juntaron, y con otro grito de dragón sonando al mismo tiempo que Ah’Bao, viniendo de Leng Xiao.

Un negro profundo se esparció desde ellos, y en este momento podía ser visto la clara diferencia en su cultivación. El negro purpura liberado del cuerpo de Ah’Bao era visiblemente mucho más rico que el de Leng Xiao.

Esa espada negra-purpura flotó desde las manos de Ah’Bao durante el tiempo que su cuerpo entero metamorfoseó, escamas se alargaron y engrosaron. Su original tiranía solo ganó más sustancia.

Aunque su energía espiritual interna no parecía haber incrementado, todavía dio un fuerte sentimiento de peligro para todos.

Inmensas alas fueron extendidas desde su espalda, sus cuatro patas colocándose en el suelo, mientras su majestuosa y terriblemente fiera apariencia parecieron aterrizar en el medio de la montaña.

Mirando el cielo mientras hacia un eco de un rugido del dragón, el cuerpo de Ah’Bao se expandió una vez más, y desde la cabeza a la cola, alcanzó ahora un tamaño de más de diez metros de largo.

Yue Ye ligeramente miró hacia abajo, así nadie vio un destello de odio brillando desde sus ojos. Para ella, no importaba lo poderoso que era Ah’Bao, y lo alta que era su posición dentro de los demonios, todavía era al final un verdadero Demonio Diablo. Y eso era decir que su actual yo era el verdadero. En contraste, Yue Ye se consideraba a sí misma primordialmente una humana; el Clan Demonio Luna también era muy cercano a los humanos en términos físicos. Esto era un tanto más en su caso ya que llevaba algo más de sangre humana, y sostenía odio profundo hacia la vasta mayoría de los demonios.

Momentos antes, Ah’Bao le dio a ese sucesor del Clan Estrella la orden de usar la Gran Profecía, su original impresión era que, si un día Ah’Bao se encontrara en una situación peligrosa, incluso ella misma como su esposa sería descartada del mismo modo. Para los demonios que solo pensaban acerca de los beneficios, esto era altamente posible. ¿Pero en realidad haría lo mismo con su propia esposa? Las chicas siempre tenían un diferente modo de pensar, y en una batalla tan intensa, Yue Ye estaba, sin embargo, teniendo una salvaje batalla interna. Y estos pensamientos continuaron surgiendo en ella como el bambú de la primavera después de la lluvia, y entonces levantó su cabeza otra vez, viendo con más fervor hacia cierta persona en la cima.

Cambios ocurrieron rápidamente en la mitad de la colina, y aunque siendo de diez metros de alto, el Dragón Diablo no necesariamente mantendría alguna ventaja contra las bestias mágicas alrededor, pero su verdadera fuerza no era algo que bestias mágicas del séptimo y el octavo paso podrían posiblemente compararse. En particular, el impulso que recibieron de Ye Xiaolei finalmente estaba comenzando a desaparecer con el tiempo.

Con un rugido de Ah’Bao, la espada dorada oscura y negra purpura abruptamente desapareció, directamente cayendo en su frente y tomando la forma de un largo cuerno negro. Abriendo su boca en grande, dejó salir un respiro negro purpura hacia el frente.

Con un ruidoso bang, una violenta explosión fue producida, forzosamente enviando al menos a tres masivas bestias mágicas volando en el aire, en realidad antes de desintegrarse en nada, como si como si se derritieran instantáneamente.

Después de dejar salir su respiración, podía ser claramente visto que el cuerno en la cabeza de Ah’Bao estaba encendido de una flama negra, las alas en su espalda aletearon abruptamente en una carrera hacia la cima de la colina.

En el instante que aleteó sus alas, le dio a Yue Ye una mirada hacia abajo, asintiendo hacia ella.

Yue Ye obviamente entendió su significado, gritando ruidosamente, “¡Se cuidadoso!”

Estas palabras verdaderamente fueron agradables en los oídos de Ah’Bao. Incluso atrapado ahí, viendo la preocupación de su amada puso a su espíritu de lucha en llamas.

Este llamado, sin embargo, no fue visto del mismo modo desde los oídos de Long Haochen, debido a que la espalda de Ah’Bao estaba enfrente de Yue Ye no vio que mientras ella gritaba esto, su mirada en realidad estaba totalmente dirigida hacia Long Haochen.

Ah’Bao surgió con el poder añadido en la fuerza después de revelar su verdadero cuerpo, como si regresara a su pico original. No solo eso, sino que la energía espiritual externa ahora alcanzó su pico. Aunque su energía espiritual interna todavía estaba por las 10.000 unidades, su poder físico ahora totalmente era incomparable con su forma humana. Cuando las bestias mágicas bloquearon su camino chocando contra él, fueron directamente reducidas a pedazos, y el cuerno en su fruente era especialmente inquebrantable.

Tomando un profundo respiro, Long Haochen calmadamente se fijó en el suelo, elevando una niebla de luz rodeando todo su cuerpo. Era precisamente Almacenamiento de Poder.

No fue solo él, sino una niebla similar de luz también apareció debajo de los cuerpos de Han Yu y Wang Yuanyuan.

Para una vocación de pelea cuerpo a cuerpo, sea un guerrero a un caballero, la habilidad Almacenamiento de Poder parecía más bien de muy poco uso, pero en las manos de Long Haochen, podría producir incontables estrategias de batalla.

Sima Xian ligeramente dio un paso hacia tras, sin almacenar algo de poder, pero la Bola Energética de Luz giró alrededor de él a una gran velocidad. El canto de Lin Xin continuó desde la retaguardia, sin detenerse en absoluto, y en realidad progresando. De esto, el nivel de dificultad de este hechizo podría ser claramente visto. Su frente estaba bañada en sudor. Habiendo solo roto a través del sexto paso, este hechizo verdaderamente era desafiante para él usarlo.

Mientras no hubo rastros de Cai’er, el encantamiento de Chen Ying’er comenzó, sus dos manos sostuvieron la bola de cristal mientras la Puerta Invocadora de la Criatura comenzó a abrirse.

Los ocho de ellos todos tenían sus especialidades, pero ahora estaban todos enfocados en su parte más fuerte, haciendo lo mejor para resistir el ataque enemigo.

Zhang Fangfang también estaba mirando atentamente. Aunque era capaz de usar Almacenamiento de Poder también, en realidad no lo usó, pero se quedó ahí calmadamente, mirando a las bestias mágicas siendo frenéticamente asesinadas en frente de Ah’Bao. En un estado muy especial, su cuerpo fue rápidamente cubierto de fluidos, y en su mano izquierda, su escudo claramente ganó una apariencia transparente.

Esto era Cuerpo Brillante, un símbolo de un caballero del séptimo paso. Aunque Zhang Fangfang no alcanzó todavía el séptimo paso en fuerza, estando en el pico del sexto paso, podría confiar en su control sobre su energía espiritual para meramente usar esta poderosa habilidad de caballero.

Más cerca; Ah’Bao estaba acercándose más y más. Después de retornar a su forma original, todas las bestias mágicas presentes ahora eran incapaces de detener su avance. Todos sabían acerca de la masiva presión saliendo de él, pero nadie vaciló, sabiendo que su grupo terminaría derrotado en el instante que lograra capturar a Ye Xiaolei.

Los ojos de dragón negro purpuras estaban llenos de un interminable frio y rabia. La presión que llevaba estaba más allá de sobrepasar a la de Long Haochen. Detrás de él, Yue Ye y Leng Xiao definitivamente no se rendirían. Habiendo perdido a tantos de sus aliados, si ellos no traían a Ye Xiaolei de regreso, su reputación estaría destinada a tomar un enorme golpe, y su padre seguramente los castigaría gravemente.

Bajo estas circunstancias, Ah’Bao ya no tenía alguna otra posible opción, y solo podía ir con todo, creyendo en su propia fuerza. ¿Cómo podrían meros humanos del grupo de Long Haochen posiblemente detenerlo? Esto era completamente imposible. Por ahora, ningún pensamiento de venganza apareció en su cabeza, su único objetivo siendo ye Xiaolei.

Finalmente, cuando su distancia hacia la colina era cercana a los cinco metros, el sonido de su respiración ya podía ser escuchado por Long Haochen. En el instante que levantó su cabeza, ocurrió que llegó en contacto con la de Long Haochen. Esta niebla dorada era algo que Ah’Bao claramente conocía, y sabía lo que estos humanos estaban haciendo. Pero incluso así, qué era tan terrible sobre esto. Después de ya pasar a través de tantas dificultades, ¿cómo podría carecer de algo para pasar esta última resistencia?

Bang.

            Las flamas negra-purpuras del cuerno en la frente de Ah’Bao se extendieron a todo su cuerpo, envolviéndolo enteramente en flamas.

Esta era la habilidad característica del Clan Dragón Diablo, ¡Desafío!

Confiando en esta habilidad, podría incrementar por un tiempo corto su fuerza de pelea. Aunque las reglas del Paraíso Ilusorio aún lo suprimían mucho, en el momento que estas flamas negras-purpuras se esparcieron, en realidad temporalmente lo protegió de las regulaciones del Paraíso Ilusorio por un corto momento.

Este tiempo por supuesto no duraría mucho, pero para él, esto era suficiente. El terrible resplandor que abruptamente lo rodeó sacudió a todas las bestias mágicas dirigiéndose hacia él una vez más, y con otro aleteo de sus alas, enfrentó a Long Haochen sin algún miedo.

Long Haochen había estado esperando por mucho tiempo esto. En su espalda, la voz de Yating en realidad sonó algo áspera debido a la presión que puso en su encantamiento. La luz dorada en el cuerpo de Long Haochen finalmente se condensó para formar su par de alas espirituales, dejándolo parecer literalmente como el Vástago de la Luz.

Agarrando el mango de Lluvia Azul, Hibisco de Luz en sus dos manos y firmemente concentrado su energía en su pie derecho, Long Haochen hizo un movimiento seco hacia Ah’Bao que estaba volando en su dirección.

Este golpe era extremadamente profundo, lanzado mientras una luz parpadeó alrededor del cuerpo de Long Haochen, su cuerpo entero estando entrando en un estado cercano a ese de un ser espiritual.

En este instante, parecía totalmente vacío de amenaza y desprovisto de poder, pero en el instante que el ataque fue liberado, toda la luz alrededor pareció intensificarse, como si toda la esencia de luz alrededor fuera absorbida en su ataque. En el momento de este ataque, pareció que la única entidad dorada que quedó era su cuerpo.

En el aire, un tenue resplandor dorado se extendió desde el cielo, iluminando el cuerpo de Long Haochen, y en su frente, nueve patrones purpuras parecieron visibles, pero se volvieron totalmente dorados en un corto segundo más tarde.

Este ataque de Long Haochen no solo estaba conteniendo toda su fuerza, sino también su compresión entera.

Enfrente de una presión tan masiva, Long Haochen entró en un extraordinario estado. Este simple ataque pareció trascender todas las limitaciones colocadas en el Paraíso Ilusorio.

Pam.

            Lluvia Azul, Hibisco de Luz colisionó contra el cuerno del príncipe imperial de los Dragones Diablo, Ah’Bao, aparentemente llegando a un punto muerto, y todos los ataques alrededor de las bestias mágicas y las personas parecieron detenerse en ese justo momento.

Anuncios