“¿Es su información confiable? Por qué es que no nos ayudó la última vez, cuando estábamos buscando estufas espirituales en el Paraíso Ilusorio.”

Después de preguntarle a McDull, Chen Ying’er replicó, “McDull dice que el poder divino de la Diosa de la Naturaleza actuó como un escudo en el Paraíso Ilusorio, bloqueando su habilidad para detectar tesoros ahí. Pero está seguro de que hay realmente algún buen tesoro en esta dirección. No sabe acerca de las especificaciones, pero ciertamente al menos un tesoro del atributo luz.”

Long Haochen, “¿Puede McDull percibir el grado de peligro alrededor de la localización de este tesoro?”

Chen Ying’er negó con su cabeza, “Él es incapaz de decir eso. Esta habilidad solo da una localización promedio de ese tesoro. Ahora estamos aproximadamente a diez kilómetros de distancia del tesoro. Mientras más cercamos estemos del tesoro, más precisa será su habilidad para localizarlo.”

Long Haochen estrechó sus ojos, murmurando en respuesta, “Si realmente hay algún tesoro aquí, quizás ese es el objetivo del Dios Demonio Serpiente Diablo. Después de que todos recuperen su energía espiritual, tomaré una mirada.”

Este ‘yo’ no fue realmente designado al grupo, sino que fue Long Haochen quien hizo la resolución de ir solo, después de todo mientras menos fueran, más seguro se volvería.

Chen Ying’er se presentó voluntaria para acompañarlo, “Jefe, entonces llevaré a McDull con nosotros y te seguiremos.”

Long Haochen asintió en aceptación.

Tomar a Chen Ying’er era necesario. Más precisamente hablando, era acerca de llevar al Cerdo Atesorado de la Imagen del Espejo McDull. Si sus sentidos fueran a volverse más precisos, teniéndolo para mostrar el camino naturalmente resultaría en menos desvíos, pero solo Chen Ying’er era capaz de comunicarse con él. Long Haochen estaba indispuesto a dejarlo liderar el camino, ya que ellos experimentaron suficiente para confirmar la reputación como la tierra de muerte para los Pantanos de Melancolía no era solo un rumor. Si su suerte se volviera mala, quizás ellos todos morirían aquí. No era de extrañar que el Dios Serpiente Diablo Andromalius, soberano de la Provincia Serpiente Diablo, hubiera permanecido aquí por tanto tiempo sin encontrar su objetivo.

Solo cuando sus compañeros recuperaron la energía de su energía espiritual Long Haochen los llevó de regreso a la Torre de la Eternidad, por el bien de hacer sus preparaciones. De este modo él también confirmó el límite en el número posible de teletransportaciones.

Después de ir a través de continuas mejoras, el actual Long Haochen tenía la habilidad para completar dos teletransportaciones colectivas dentro de un corto tiempo. Una sería instantánea, mientras la segundo necesitaría que el tomara el tiempo para lanzar un hechizo. Desde que ellos estaban muy posiblemente al borde de encontrarse al Dios Serpiente Diablo, obviamente no se atrevería a ser descuidado, y prefirió esperar unas pocas horas más, para evitar el riesgo de poner a sus compañeros en gran peligro.

Cai’er estaba manteniéndose calmadamente a un lado, mirando a Long Haochen y a los otros discutir planes y contramedidas. Sin pedírselo, comenzó a reflexionar, ya que era claro que Long Haochen no estaba incluyéndola en los planes. Esto hizo que Cai’er se sintiera muy disgustada.

“También quiero ser incluida en sus planes.” Cai’er extendió su cabeza a un lado de la cara de Long Haochen.

Mientras su suave cabello estaba en contacto con la cara de Long Haochen, haciéndolo sentir su familiar fragancia, Long Haochen se giró asombrado, mirándola a los ojos, y sintió algo diferente en ella.

“¿Eres capaz de controlar tus habilidades de peleas?” Long Haochen preguntó rápidamente, lleno de autocontrol. Por dentro, él tenía la urgencia de darle un beso repentino en sus mejillas.

Cai’er asintió, “¡Sin problema! Cuando se ponga peligroso, parezco ser capaz de entrar en un estado especial, permitiéndome volar.”

Sintiéndose impotente, Long Haochen le dio la respuesta: “¿Pero cómo podría dejarte enfrentar tal situación? El enemigo que vamos a enfrentar a continuación muy posiblemente será el más difícil  de manejar en los Pantanos de Melancolía.”

En disgusto, Cai’er replicó, “’¡No me preocupo! ¡Quiero ir de cualquier modo! ¿No dijiste que soy supuestamente la vice capitana de nuestro Escuadrón Caza Demonios? ¿Cómo puedo ser dejada aquí por mí misma cuando todos van a la batalla? Y quizás algunas de mis memorias regresen a través de las batallas. Al menos puedo recordar acerca de pelear.”

Viendo la mirada urgente de Cai’er, Long Haochen replicó, algo impotente, “Bien. Pero tendrás que escuchar mi plan, y no puedes actuar ciegamente sin pensar.”

“Bien.” Esta vez, Cai’er pareció deleitada mientras respondía.

Desde que perdió sus memorias, había estado siguiendo a Long Haochen por un buen tiempo. Su estado original de pánico, impotencia y pérdida fue gradualmente calmado, mientras se encontró que seguir a estas personas en realidad no era malo. Ellos se preocupaban por ella mucho y todos mantenían a Long Haochen en gran estima.

Cai’er escuchó a Long Haochen decir que en todo el equipo, ellos eran los dos más jóvenes. En aquellas circunstancias, ¿cómo fue que Long Haochen ganó tanto respeto de sus compañeros?

Cai’er siempre había estado sintiéndose confundida sobre este asunto, pero gradualmente encontró la respuesta durante sus viajes a los Pantanos de Melancolía.

Su confianza vino de su fuerza y actitud. Como el capitán de este Escuadrón Caza Demonios, Long Haochen siempre tomó el liderazgo para enfrentar al enemigo más fuerte, y no escatimaría gastos para venir a ayudar cuando los otros necesitarían su protección. Y entonces, también estaba su extraordinaria dirección y habilidad de planeación. Todos sus planes sin falla consiguieron la aprobación del equipo. E incluso así, todavía tomaría en cuenta la sugerencia de sus compañeros para mejorarlos.

Podría decirse que Cai’er gradualmente fue atraída hacia las partes extraordinarias de Long Haochen, y ganó confianza hacia él con un tipo de sentimiento impalpable. Ella se sintió apresurada para recuperar sus memorias, pensando, Es muy bueno que él sea mi novio, ¿pero cómo es que llegó haber sentimientos entre nosotros dos?

Últimamente, mientras los otros estaban cultivando, Cai’er experimento bastante dolor por ella misma, debido a todos sus intentos de recuperar sus memorias resultando sin éxito. Cada vez que trataba entrar en sus memorias, le dio un grave dolor de cabeza. En la mayoría, ella conseguiría ver algunos fragmentos de imagen de sus sentidos, como si su pérdida de memorias estuviera sellada en otro mundo fuera de su cuerpo físico, y que lo que ella necesitaba era un puente para conectar estos dos mundos.

De un retraso original de seis horas, ahora solo tres horas de esperan eran requeridos antes que la habilidad de teletransportación volviera a ser activada. Después de una exhaustiva discusión acerca de sus planes, Long Haochen tenía a todos yendo a meditar. Aunque Wang Yuanyuan y Chen Ying’er no necesitaban recuperar su energía espiritual, esto sería al menos para elevar la condición mental de todos al pico.

Una tenue luz brillo sobre los Pantanos de Melancolía una vez más, mientras Long Haochen desplegó las cuatro alas en su espalda, mientras colocaba su puño derecho en su pecho. Con otro brillo de luz dorada, Chen Ying’er apareció a su lado, sosteniendo al pequeño cerdo McDull en sus brazos.

Chen Ying’er se rió felizmente, mirando alrededor mientras acariciaba la espalda del pequeño cerdo McDull, teniéndolo buscando la dirección del tesoro.

Long Haochen una vez más apuntó su mano derecha hacia adelante, entonces una figura verde apareció detrás de la espalda de Chen Ying’er, e

se el Décimo Guardia Santo. La única misión que Long Haochen le dio fue proteger a Chen Ying’er bien.

“Vamos.” Viendo a Chen Ying’er apuntar en una dirección, Long Haochen extendió un Manto Santo cubriendo a los tres de ellos adentro, mientras dejaba salir su percepción para sentir la posibilidad de peligro en sus alrededores.

Por más seguridad, el grupo de Long Haochen se pegó cerca del suelo mientras volaban. En el momento, el Décimo Guardia Santo sería en cualquier momento capaz de llevar a Chen Ying’er lejos del peligro, y en términos de reacción, eso era algo que Long Haochen estaba más allá de ser comparado.

Ondeando su mano derecha Luz Ondulante con el gravemente dañado Glorioso Escudo Santo en su mano izquierda, Long Haochen estaba manteniéndose al frente. Debido a que no había necesidad de caminar en los pantanos, su tarea de abrir el camino era mucho más relajante, ya que solo las grandes vides estaban bloqueando su camino.

Después de avanzar por aproximadamente un kilómetro, Long Haochen repentinamente detuvo su avance, realizando un gesto silencioso en la mano.

Chen Ying’er y el Décimo Guardia Santo detrás del él llegaron a un alto, y los dos ojos de Long Haochen fueron iluminados con una brillante luz. Girando su cabeza, le dio una mirada al Décimo Guardia Santo.

Los ojos del Décimo Guardia Santo tenían su luz parpadeando, lo cual era una señal de la conexión de su alma con la Melodía Eterna. Long Haochen intercambió la percepción con el guardia santo por este medio. Aunque ver más allá era imposible en esta niebla venenosa, la percepción de Long Haochen era amplia para hacerlo un escaneo. Al menos en un radio limitado, era bastante preciso.

El Décimo Guardia Santo le asintió, antes de volverse una fría brisa, dirigiéndose hacia la niebla venenosa. Una energía espiritual verde autónomamente rodeó su cuerpo, protegiéndolo y haciéndolo parecer como un relámpago verde.

La luz brillando en los ojos de Long Haochen se volvió incluso más intensa; justo ahora no tenía la necesidad de usar algo de energía espiritual, pero su consumo de fuerza mental era bastante considerable.

Un corto tiempo más tarde, un brillo verde cargó hacia ellos, llegando antes Long Haochen y Chen Ying’er. Ese era el Décimo Guardia Santo, regresando con un cadáver, perteneciendo a una Serpiente Diablo de aproximadamente tres metros de largo, cuya cola ocupaba un tercio de su tamaño.

Su cuello fue rebanado, revelando su hueso. Esta era visiblemente fatal.

Habiendo sentido su presencia de antemano, Long Haochen le ordenó al Décimo Guardia Santo disponer de ella. Dada su habilidad, lograr eso sin algún rastro no era una hazaña difícil para él, y sería incluso más efectivo que Long Haochen tratando de asesinarlo.

“Parece que mi juicio no fue erróneo. La percepción de McDull es verdaderamente bastante precisa. En estos Pantanos de Melancolía debería existir algún tipo de tesoro, lo cual debería ser el objetivo del Dios Demonio Serpiente Diablo Andromalius. Y estamos consiguiendo acercarnos a ese objetivo.” Diciendo eso, Long Haochen le mostró al Décimo Guardia Santo un pulgar hacia arriba.

Chen Ying’er preguntó, “¿Entonces qué deberíamos hacer?”

Dejando salir una sonrisa, Long Haochen replicó, “Deberíamos por supuesto ir por el camino seguro, al exterminar sus subordinados en el camino mientras avanzamos. Décimo Guardia Santo, estaremos molestándote.”

La llama en los ojos del Décimo Guardia Santo pulsó más violentamente, como si dejara salir algo de orgullo.

Long Haochen se encontró con unas vides bastante robustas, asintiendo a Chen Ying’er después de confirmar su seguridad, y entonces invocó al Duodécimo Guardia Santo para mantenerse en guardia. Estaba sentándose con las piernas cruzadas cerca de las vides, mientras el brillo en sus ojos se volvió de un color más profundo, asintiéndole al Décimo Guardia Santo.

Anuncios