Las Serpientes Diablo se retiraron con apuro, entrando en la niebla venenosa mientras se iban de la batalla. Solo las cuatro Medusas se quedaron, permaneciendo ocultas detrás del pilar dios demonio.

¡Una oportunidad!

Los ojos del Long Haochen brillaron casi como los de un maniaco. Ya no veía más el choque entre las dos grandes potencias, lo cual pensó que era una ocasión indudablemente rara, emparejada con una oportunidad de completar las misiones para Escuadrón Caza Demonio que tomaron.

Su figura parpadeó, regresando a la niebla venenosa. Long Haochen no invocó a sus compañeros, esta vez, demasiada gente no sería necesariamente lo mejor. También quería que los otros guardaran sus fuerzas, así que escogió entrar en la niebla venenosa solo, para cazar.

Para evitar liberar una poderosa aura santa, no usó el Aria de la Diosa de la Luz. En su mano derecha estaba Luz Ondulante, y sus sentidos se entonaron, sintiendo la localización de las Serpientes Diablo escapando. Las Serpientes Diablo estaban completamente confiando en su sentido del olfato todo este tiempo, pero en este lugar lleno de niebla venenosa, fue visiblemente debilitado.

Long Haochen muy rápidamente tanteo la espalda de una Serpiente Diablo, y le clavándole la espada en su mano, produjo un destello de luz mientras instantáneamente perforaba el cráneo de la Serpiente Diablo.

La intención de espada de Long Haochen era algo que incluso Ah’Bao no se atrevía a confrontar, así que no había necesidad de hablar acerca de las Serpientes Diablos.

La intención de pelea que había estado restringida surgió, mientras Long Haochen fue completamente manejado por sus sentidos. Cada vez que hizo un movimiento, su localización cambió instantáneamente, usando el más simple de los patrones de ataque con el Destello Barredor de Demonios.

Combinada con la intención de espada, el Destello Barredor de Demonio hizo un perfecto partido, sin dudar asesinando a una Serpiente Diablo con cada golpe. Más aterrador, todas las Serpientes Diablo murieron siendo penetradas en la cabeza por las espadas de Long Haochen, difícilmente consiguiendo la oportunidad de gritar. Ocasionalmente, pequeños sonidos serían escuchados, pero interrumpidos mientras su garganta era perforada, con su propietario cubierto de miedo.

Y Long Haochen no estaba solo interfiriendo a las Serpientes Diablo; ¡no se olvido acerca de las Boas del Bosque que se sumergieron ellas mismas en los pantanos!

Las Boas del Bosque amargamente odiaban a los intrusos. En el momento que el Rey Serpiente Diablo le dio a las Serpientes Diablo la orden de retirarse, el Rey Boa del Bosque también usó sus métodos para darle a sus hombres del clan la orden de perseguirlos.

Como resultado, las Serpientes Diablo cuya visión no era clara fueron cazadas como comida por las Boas del Bosque.

Mientras los sentidos de Long Haochen estaban al máximo, podía por supuesto percibir la actual situación de las Serpientes Diablo. En la niebla venenosa, una oleada de energía espiritual del elemento oscuro continuó barriendo a su paso una después de otra. Este era el contrataque lanzado por las Serpientes Diablo. Sin embargo, sin el pilar dios demonio para dispersar la niebla, su fuerza de pelea cayó en picada substancialmente, dejando sola a su coordinación. Por un momento, estas elites Serpientes Diablo podían ser llamadas sujeto de una desastrosa destrucción.

Los Pantanos de Melancolía todavía eran al final un territorio bajo el control de las Boas del Bosque, el cual podía ser llamado su dominio, su hogar. El Rey Boa del Bosque había estado gobernando este lugar por quien sabe cuánto tiempo, a la medida que incluso el Rey Raya Sierra sobrepasándolo en fuerza no alcanzó su estatus como un soberano. Aunque el Dios Serpiente Diablo Andromalius tenía la ventaja, ganar la victoria contra él no iba a ser una hazaña tan fácil.

Podía decirse que cuando estas ordinarias Boas del Bosque se sumergieron en los pantanos, Andromalius ya fue cogido en la trampa del Rey Boa del Bosque.

En este momento, mientras Andromalius estaba fusionado en uno con su pilar dios demonio, su percepción en el estado Dios Demonio Transformado era mucho más alta que lo usual. Los gritos de sus hombres del clan naturalmente alcanzaron sus oídos, pero ahora que fue cogido en una fiera pelea contra el Rey Boa del Bosque, y que su batalla ya estaba en su pico, era incapaz de hacer algo sobre eso. Todo lo que podía hacer era fieramente atacar al Rey Boa del Bosque.

Uno no tenía más opción que admitir que la situación del Dios Demonio Transformado Andromalius era bastante terrible. En este estado, su cuerpo no era en lo más mínimo inferior al Rey Boa del Bosque, y en sus manos, había poderosas armas. Las cicatrices infligidas en el cuerpo del Rey Boa del Bosque continuaron incrementando, y aunque Andromalius no la tuvo fácil tampoco, su velocidad de recuperación todavía vastamente sobrepasó a la de su enemigo. Y además, todavía tenía ayudantes a su lado.

Cuatro pares de ojos blanco se abrieron sin un sonido detrás del distante pilar dios demonio, y ocho haces de luz blancos golpearon el cuerpo del Rey Boa del Bosque en un destello.

Repentinamente, todo el cuerpo del Rey Boa del bosque se puso rígido, haciendo una vuelta frenética. Con esto, otra capa de su piel de serpiente salió, mientras resistió los efectos de Petrificación.

Esto hizo indudablemente hacer que los ataques de Andromalius perdieran su ferocidad.[1]

¿Cómo podía Andromalius dejar ir una oportunidad? Sus ojos estaban bañados de sangre, y las lanzas en sus manos las mantenía en alto, a pesar de ese cuerpo masivo y flexible, estaba cerca de formar un ángulo de noventa grados. Una fuerte esencia de oscuridad de color negro se adhirió a las dos lanzas, antes de que ferozmente golpearan el cuerpo del Rey Boa del Bosque, algo de sangre verde oscuro voló en todas las direcciones. Gritando de rabia, el Rey Boa del Bosque gritó con todas sus fuerzas, creando algo de distancia de Andromalius con dificultad, pero uno podía claramente ver algo de luz negra haciéndose un ovillo en su cuerpo. En esa masiva herida había rastros de corrosión severa.

“Arggh.”

El Rey Boa del Bosque estaba absolutamente furioso, y las llamas estaban casi saliendo de sus ojos color jade. Un terrible proyectil verde de un metro de diámetro fue disparado, directamente chocándose contra Andromalius.

Ya que esta persona estaba haciendo todo lo posible, uno pensamiento surgió en la mente de Andromalius, mientras su cuerpo hizo un giro horizontal. Esa era la píldora interna de una potencia del noveno paso. Aunque él quería tomarla, si este artículo bajo el control del Rey Boa del Bosque fuera a aplastar su cuerpo, incluso si fuera más resistente, solo podría terminar de manera desfavorable para él.

Al mismo tiempo que hizo esta vuelta, un llamativo color dorado oscuro comenzó a brillar desde el cuerpo de Andromalius. Mientras levantaba la lanza en su mano, un reflejó apareció al lado de él con un estridente siseo. Era casi igual que su cuerpo en altura, dirigiéndose directamente por esa píldora interna.

Pero una extraña escena ocurrió a continuación. El originalmente enrabiado Rey Boa del Bosque repentinamente reveló una mirada perspicaz. Su dominante píldora interna en realidad hizo un giro en el aire, y no apuntó a Andromalius, sino directamente al pilar dios demonio.

Andromalius mostró una gran sorpresa, pero en el siguiente instante, sus ojos repentinamente revelaron una expresión de desdén. El Rey Boa del Bosque estaba maquinando contra él, ¿pero él no estaba haciendo lo mismo?

¡Bang!

            Todo los Pantanos de Melancolía se sacudieron violentamente, y una intensa explosión estalló en el septuagésimo segundo pilar dios demonio. En su interior floreció una violenta luz verde y negra.

Esta vez, el Rey Boa del Bosque hizo un cálculo erróneo. Sabía desde el comienzo que la amenaza real contra él no era Andromalius, sino este pilar que trajo. Pero también entendía claramente que encontrar una oportunidad para atacar no iba a ser de algún modo fácil.

Actuó como si estuviera enfurecido contra Andromalius, y disparó la píldora interna. Habiendo encontrado esta oportunidad extremadamente rara, ¿cómo no podía ir con un ataque con todo? Desde su punto de vista, mientras el pilar dios demonio fue destruido, Andromalius solo podría morir derrotado después de esto.

Sin embargo, calculó mal algo: su estimación de la fuerza que poseía el pilar dios demonio.

En esa violenta explosión, el cuerpo del Rey Boa del Bosque repentinamente tembló ardientemente, como si fuera sujeto de síntomas de malaria. Su píldora interna rebotó de regreso a él a una asombrosa velocidad, pero la luz jade en ella se volvió más oscura.

No solo eso, sino que el resplandor brillando en el Rey Boa del Bosque también se atenuó.

Andromalius rugió con más risas, antes de lanzarse él mismo hacia él una vez más. Todo el tiempo, el reflejo nacido de él siguió ignorando todo y lanzó ataques. No iba a dejar una oportunidad tan grande escapar.

En la historia de la humanidad y la raza demonio, la situación de un dios demonio siendo asesinado ocurrió muchas veces, pero los setenta y dos pilares dioses demonios protegiendo a la raza demonio nunca fueron destruidos. Incluso una herramienta divina nunca ha destruido estos tesoros de los demonios, por no hablar acerca de una píldora interna de un Rey Boa del Bosque.

Después de este error, el Rey Boa del Bosque sufrió una violenta reacción debido al choque violento sufrido por su píldora interna, poniéndolo en un estado extremadamente débil. El Dios Demonio Serpiente Diablo Andromalius tomó ventaja de esto, frenéticamente lanzando ataques. Por un momento, el cuerpo del Rey Boa del Bosque continuó estropeado, visiblemente algo incapaz de resistir.

En términos de fuerza, el Rey Boa del Bosque debería originalmente haber sostenido una absoluta ventaja, después de todo la brecha entre el noveno paso y el pico del octavo paso corresponde a una increíble brecha, y el Rey Boa del Bosque estaba en completo control de la esencia elemental del área.

Sin embargo, el pilar dios demonio solo mostró demasiada gran utilidad. No solo le dio al Dios Serpiente Diablo un poderoso respaldo en esencia elemental, sino también elevó su energía espiritual externa sobre las cien mil unidades. Esto causó que la brecha entre los dos lados decreciera.

El Rey Boa del Bosque ya fue exitoso en su pasada serie de planes, y esto causó que su auto confianza creciera, a la medida que cometió un error fatal con su píldora interna recibiendo un efecto secundario debido al pilar dios demonio, llevándolo a una desventaja absoluta.

Sin embargo, el bombardeó de la píldora interna contra el pilar dios demonio justo antes no probó ser inútil. Al menos, las cuatro Medusas ocultas detrás cayeron en los pantanos debido a las ondas de choque, dejando salir sangre desde su boca y nariz. Rápidamente escalando, todavía evitaron ser hundidas en los pantanos.

Aunque las Medusas tenían habilidades bastante abrumadoras, ellas eran al final todavía Serpientes Diablo del sexto paso solamente. El poder ofensivo de la píldora interna fue completamente recibido por el pilar dios demonio, pero la terrible oleada de poder de energía espiritual que salió se extendió a un cierto rango, todavía hiriendo a estas cuatro.

Un tenue destello verde vino, antes de repentinamente quedarse estancado. Este repentino movimiento y alto parecieron muy extraño, y la posición en donde se quedó era el centro del área ocupada por las cuatro Medusas.

Inmediatamente, ese color verde se volvió en un tornado, estallando en incontables círculos verdes. Con un siseo, aquellas cuatro Medusas inmediatamente gritaron.

En este momento ellos no se atrevieron a abrir sus ojos, debido a las violentas fluctuaciones de energía espiritual que les causaron entrar en un estado de mareo. ¿Qué si los Rayos Petrificadores fueran a caer en sus compañeros? De hecho, incluso las Medusas mismas no eran inmunes a los Rayos Petrificadores.

Sin embargo, estas Medusas todavía eran potencias del sexto paso. El cabello de serpiente de sus cabezas se movió frenéticamente, en un intento de resistirse contra los ataques verdes. Sin embargo, todas las serpientes de sus cabellos fueron reducidas a fragmentos al contacto con la luz verde, la cual era la razón de sus gritos. ¡Esa era una parte de sus cuerpos!

[1] Así estaba colocado.