¡Haoyue entró en escena! El buen hermano menor de Long Haochen y compañero finalmente apareció en el campo de batalla.

¿Por qué Long Haochen no tenía a Haoyue ayudándolo cuando enfrentó a Ah’Bao antes? La razón era para dejarle a Haoyue juntar poder y prepararse.

Quizás su fusión con Haoyue habría herido a Ah’Bao más, pero Long Haochen sabía muy claramente que todavía sería incapaz de asesinar a Ah’Bao. Desde que las cosas fueron de este modo, ¿por qué no mantener la fuerza de Haoyue oculta como reserva? Por tomar todas las circunstancias en consideración, uno podía decir que mientras Haoyue todavía estuviera presente, tendría un método para asegurar su escape seguro del campo de batalla.

La Esencia del Desorden una vez más apareció en el campo de batalla, pero no era igual que antes. EL actual Haoyue no tenía meramente tres cabezas más, sino que se volvió una bestia de cuatro cabezas con la adición de Pequeño Azul. Por tanto, la Esencia del Desorden de tres elementos ahora se volvió de cuatro elementos. ¡Pero este cambio no era tan simple como la adición de una cabeza! El incremento en poder hizo que el poderoso caos multi-elemental se volviera un hechizo del séptimo paso.

Haoyue había preparado su magia largo tiempo atrás, esperando solo para que Long Haochen lo invocará a su lado. En consecuencia, en el instante que apareció, directamente atacó con su hechizo.

Debido a que los Removedores de Cazadores de Demonios estaban muy cerca, en el instante que este hechizo fue desplegado, todos los Removedores de Cazadores de Demonios fueron afectados. Si Long Haochen tenía suficientes personas con él justo ahora, esto sería una gran oportunidad para deshacerse de una gran cantidad de enemigos.

Desafortunadamente, Long Haochen ahora solo podía confiar en él mismo.

Dándole una mirada preocupada a Cai’er, vio que Cai’er todavía estaba en las últimas etapas de su despertar, y ese intenso resplandor gris estaba fusionándose poco a poco con ella. Mientras la masiva hoz gris detrás de ella se formó, ella la agarró con su mano derecha. El cabello purpura de Cai’er gradualmente ganó una apariencia como un cristal gris, ganando un brilló, el cual parecía muy extraño.

Las reservas de Long Haochen ya estaban a un tercio, lo cual era suficiente para activar la Melodía Eterna y teletransportarse de regreso con Cai’er, pero el despertar de Cai’er no había finalizado todavía. Si escogía este tiempo para teletransportar a Cai’er también, quién sabe qué consecuencias tendría. Incluso si fuera solo una minúscula herida, no estaba dispuesto a que apareciera en Cai’er.

En consecuencia, después de que Haoyue liberara la Esencia del Desorden, Long Haochen no llevó su plan original para inmediatamente teletransportarse a él y a Cai’er lejos, sino que apretó sus espadas duales y se mantuvo al lado de Cai’er para protegerla.

Haoyue inmediatamente no entró en un estado débil después como la ultima vez. Elevando sus cuatro cabezas hacia arriba, repentinamente se giró y barrió con su fuerte cola alrededor.

Bajo la sofocante influencia de la Esencia del Desorden, incluso aquellas potencias demonio del octavo paso estaban en un estado muy débil, y cuando fueron barridos por la gruesa cola de Haoyue, siete u ocho demonios fueron instantáneamente enviados a volar.

¿Cómo podrían el Duodécimo y el Undécimo Santo Guardián dejar una oportunidad tan buena escapar? La figura roja ya estaba corriendo hacia adelante, y con un parpadeó escarlata, su inmensa espada de hueso fue ondeada libremente. Dos demonios bajo la influencia de la Esencia del Desorden fueron cortados por la mitad, y la figura azul ondeó su bastón para invocar cuatro cristales del tamaño de un puño que se pusieron al frente de todas las direcciones cardinales. Al alcanzar a los demonios, ellos violentamente explotaron y lanzaron una gran cantidad de demonios lejos.

El Duodécimo y el Undécimo Santo Guardián fueron nutridos en la Melodía Eterna de Long Haochen, así que su cultivación incrementó junto con la de Long Haochen.

El Undécimo Santo Guardián originalmente era un mago del séptimo paso, pero el Duodécimo Santo Guardián rompió a través del séptimo paso junto con Long Haochen. Por lo tanto, ambos habían alcanzado el séptimo paso justo cuando ellos aparecieron.

Ellos no estaban equipados con formidable equipamiento, pero tenían sus habilidades de batalla de tiempos ancestrales. Los dos grandes Santos Guardianes corrieron simultáneamente, inmediatamente repeliendo a los demonios bajo el estado de Esencia del Desorden.

Sin embargo, el grupo de Long Haochen estaba después de todo rodeado por los seis escuadrones Removedores de Cazadores de Demonios. Incluyendo a Ah’Bao, un total de seis potencias del octavo paso estaban ahí. Con la posesión de su paso más alto, los efectos que ellos recibieron de la Esencia del Desorden fueron relativamente pequeño. Después de un corto tiempo de volverse frenticos, estas seis potencias del octavo paso finalmente mostraron la iniciativa para contratacar.

Ah’Bao fue bloqueado por el Undécimo Santo Guardián. La espada de hueso de fuego danzó libremente, e investigó por una brecha en la defensa de Ah’Bao.

Sin embargo, el Undécimo Santo Guardián no era Long Haochen, y aunque tenía una gran técnica, y podía usar el Golpe Asura a sus límites, todavía no tenía la poderosa intención de espada o la energía espiritual elemental de luz del anterior.

Ah’Bao incluso no evitó el ataque del Undécimo Santo Guardián, y dejó que su espada de hueso golpeara contra su cuerpo, contratacando con su terrible puño.

Aunque el Undécimo Santo Guardián evadiera este ataque, no tenía modo de prever a Ah’Bao de cargar hacia Long Haochen.

¡Bang!

            Dos potencias demonio del octavo paso enviaron al Undécimo Santo Guardián volando con su cooperación. Incluso teniendo una gran destreza en energía espiritual. Justo en este momento, solo Haoyue fue dejado para proteger a Long Haochen y Cai’er.

Haoyue no continuó usando magia aparte de lanzar Esencia del Desorden para debilitar a todos los demonios, en consecuencia, solo podía usar su fuerza bruta.

Pero por primera vez, Haoyue completamente reveló el actual nivel de su fuerza física.

La primera vez que estaba enfrentando a Ah’Bao, levantó la parte superior de su cuerpo para apuntar una garra en él.

Con un rugido, el cuerpo de Ah’Bao centelleó, revelando su Verdadera Forma Dragón Diablo, crudamente apuntando directamente al ataque de Haoyue.

Con un violento choque, el masivo cuerpo de Haoyue se sacudió, y bajó el bombardeó de Ah’Bao, fue empujado a un lado. Pero incluso bajo el uso de la Verdadera Forma Dragón Diablo, Ah’Bao todavía se tambaleó de ese ataque con la garra.

No solo eso, sino que Haoyue también tuvo el tiempo para barrer con su masiva cola, y golpeando con sus cuatro cabezas en cuatro direcciones, forzosamente detuvo los ataques de las cuatro potencias del octavo paso.

Aunque ellos fueron debilitados por la Esencia del Desorden, ¡estos eran todavía potencias demonio del octavo paso! Aun confrontando al robusto Haoyue, ellos fueron en realidad incapaces de completamente romper su defensa.

Sin embargo, Haoyue todavía fue incapaz de defender todos los lados al mismo tiempo, y de un lado, una potencia demonio del octavo paso llegó en frente de Long Haochen.

El Aria de la Diosa de la Luz le dio la bienvenida a la espada roja del Desalmado del octavo paso. Con un silbido ensordecedor, Long Haochen fue sacudido, pero no se retiró en lo más mínimo, y su densa intención de espada dejó un profundo rastro en el pecho de su enemigo.

El Undécimo y el Duodécimo Santo Guardián ya estaban de regreso al lado de Long Haochen, protegiendo sus dos flancos mientras exhibían su fuerza de pelea al máximo.

Sin embargo, también en este momento, la Esencia del Desorden de Haoyue comenzó a perder efecto y las potencias del séptimo paso comenzaron a recuperar de la Esencia del Desorden, también lanzando sus ataques desde todos los lados.

Cruzando sus dos espadas, Long Haochen estaba bajo los efectos de la Píldora de Explosión Espiritual y la Píldora Sanguinaria que tomó justo antes. Fue tan lejos como fue posible para reunir cada parte de su fuerza. Sin embargo, era al final una persona y no un dios, y cuando fue objetivo de tantas potencias demonios, Haoyue, Long Haochen y los dos Santos Guardianes comenzaron todos a mostrar algunas heridas.

Sin embargo, Long Haochen todavía estaba indispuesto a rendirse. Claramente sabía que mientras durara por algo más de tiempo, el despertar de Cai’er sería completado. Hasta que ese momento llegara, no podía llevar a Cai’er de regreso a través de la teletransportación.

Bang, bang, bang. Haoyue y Ah’Bao estaban peleando con toda su fuerza, y Ah’Bao en realidad no mantenía mucha ventaja. Las cuatro grandes cabezas de Haoyue eran como grandes espolones que atacaron a los enemigos incesantemente. Y el bulto en una de sus grandes cabezas emitió un tenue rojo y parecía estar a punto de romperse en cualquier momento.

La batalla estaba volviéndose desesperada, y Long Haochen estaba usando su máximo fuerza para ejercer el Golpe Asura en combinación con la intención de espada del Aria de la Diosa de la Luz, la cual finalmente envió al Desalmado del octavo paso a volar. Pero un demonio del séptimo paso tomó ventaja de la situación para atacar justo entonces, apuntando su espada negra a su pecho.

Una figura fieramente apareció al lado de Long Haochen, forzosamente usando su cuerpo para bloquear esa espada. Su costilla fue instantáneamente aplastada, pero este Duodécimo Santo Guardián todavía fortaleció su postura y valientemente usó sus huesos rotos para forzosamente detener la hoja del oponente. Golpeándolo con un brillo rojo, forzosamente envió a ese demonio del séptimo paso a volar.

Una situación similar apareció en el otro lado. Los hechizos del Undécimo Santo Guardián finalmente fueron aplastados en frente de tantas potencias enemigas, y usó su propio cuerpo para bloquear un proyectil negro purpura apuntando a Long Haochen. Uno de sus brazos fue arrancado de su hombro mientras explotó.

¡Las heridas en el cuerpo de Haoyue incluso fueron más serias mientras estaba enfrentando a los cinco demonios del octavo paso por él mismo! Su fuerza total sin embargo solo estaba en el séptimo paso. Un corte después de otro apareció en su cuerpo mientras sus gritos sonaron, pero estar heridas fueron curadas a una asombrosa velocidad bajo la asombrada mirada de los demonios. Los ataques de Haoyue todavía fueron tan frenéticos como antes, la única diferencia siendo que sus ojos gradualmente se oscurecieron y la luz purpura en su cuerpo se volvió más y más intensa.

Bang-

            El rojo Duodécimo Santo Guardián finalmente se volvió fragmentos por los ataques de ese Desalmado del octavo paso. Volviéndose una luz roja que voló de regreso a la Melodía Eterna de Long Haochen, y el Undécimo Santo Guardián en el otro lado solo podría durar un segundo más.

La figura azul también se volvió en pedazos, similarmente regresando a la Melodía Eterna. Mientras su maestro no muriera, dándole suficiente tiempo, ellos se recuperarían.

Habiendo perdido a sus dos protectores, Long Haochen tuvo que enfrentar el cerco de las potencias demonios directamente. Actualmente, ya estaba físicamente y emocionalmente exhausto.

Sin embargo, detrás de él, Cai’er todavía estaba absorbiendo el último poco del lustre gris desde el aire, y todavía no completó su despertar.

Apretando sus dientes fuertemente, luz dorada fue emitida en los ojos de Long Haochen mientras un decisivo poder estalló de su cuerpo. Una intensa llamada dorada oscura se encendió. Justo como Tian Qing cuando fue empujado en una esquina, el actual él estaba encendiendo su propia llama de vida.

Después de todo, siendo un escogido de dios, la ignición de la llamada de vida de Long Haochen produjo resultados más grandes que los de Tian Qing. La ilusión de la diosa de la luz apareció ante la vista de todos una vez más, y con sus espada duales llevando una profunda intención asesina, forzosamente cortó a dos potencias demonios del séptimo paso. Sus dos espadas armoniosamente ejecutaron Golpes Asuras, estallando contra el golpe de la espada roja de un demonio del octavo paso, forzándolo cinco pasos atrás.

Anuncios