Habiendo resuelto el problema de los Demonios Invisibles Dyke, y viendo en el otro lado, la armada de demonios ya estaba corriendo en su dirección, Sheng Lingxin inmediatamente ordenó a Long Haochen seguir hacia adelante.

Ellos habían cubierto un mero kilómetros antes de entrar en el rango de protección del Paso de la Montaña Exorcista.

Aunque este ataque falló, todavía sacó una gran cantidad de demonios, y ganaron algo de tiempo para el Paso de la Montaña Exorcista. Mientras sus pérdidas no fueran tan grandes, Sheng Lingxin sería capaz de aceptar estos resultados.

Solo mientras la montura de Long Haochen finalmente giró su cabeza y el Fuego de Luz Solar fueron parados, una escena asombrosa ocurrió ante sus ojos.

Justo cuando estaban cerca de regresar en el único camino, tres grandes pilares de luz repentinamente subieron rápidamente en el cielo.

Cada uno de estos pilares era mayor de treinta metros de diámetro. Bajo este cielo nocturno negro azabache, los pilares de más de trescientos metros aparecieron extremadamente claros.

Los tres pilares eran de diferentes colores: el que estaba en el medio era de un ardiente rojo, mientras que los otros dos al lado eran negro y verde.

Parecía como si un pilare real y verdadero estuviera de pie en cada uno de estos tres gruesos pilares de luz. En ellos, inscripciones fueron grabadas, y estaban decorados con magníficos diseños que Long Haochen nunca había visto antes.

Los tres enormes pilares de luz liberaron una intensa y opresiva aura. Bloqueando el único camino de regreso, ellos se pusieron en frente del Regimiento de los Caballeros Ángeles Brillantes.

La situación que Sheng Lingxin estaba más reacio a ver había finalmente sucedido. Claramente, los demonios habían hecho esta trampa tiempo atrás, esperando para que el Regimiento de los Ángeles Brillantes salieran. Esta trampa no era del tipo de las más brillantes; era solo esperar alrededor de las cepas por liebres. Hasta ahora, el Regimiento de los Caballeros Ángeles Brillantes siempre habían sido la más grande amenaza para los demonios, y como el líder militar del Paso de la Montaña Exorcista, Sheng Lingxin definitivamente los habría movilizado afuera de la barrara tarde o temprano.

Después de todo, el campo de batalla favorito de los caballeros era la llanura, y no la defensa de los muros de la ciudad. La trampa montada por el enemigo había finalmente funciono.

Sheng Lingxin tomó un profundo respiro, entrando en un estado bizarro. Long Haochen claramente sintió que el líder militar en su espalda estaba completamente apagado, incluso más incomprensible que antes.

“Long Haochen, deberías saber sobre Long Xingyu, ¿cierto?” En este momento, Sheng Lingxin le preguntó a Long Haochen una inesperada pregunta.

“¿Eh?” Long Haochen se sintió completamente desconcertado.

Sheng Lingxin sonrió humildemente y declaró, “Realmente no espere que me encontraría la descendencia del Hermano Mayor Long. No necesitas negarlo. Condenatoria Espada Rotatoria era la técnica que el Hermano Mayor Long creó personalmente. ¿A quién se lo iba a enseñar a parte de su descendencia? En este mundo, solo se de tres personas que pueden usar esta habilidad, una de ellas es el mismo Hermano Mayor Long, el segundo eres tu…”

En este punto, tomó una pausa, declarando en una voz llena de emoción, “Y el ultimo soy yo.”

Long Haochen giró su cabeza para mirar a Sheng Lingxin y descubrir que este líder militar llevaba en su cara una expresión gentil, mirándolo sin algo más en su expresión sino dulzura.

“Señor líder, tu…”

La sonrisa de Sheng Lingxin no decreció en absoluto, “Yo solía ser el más fiel compañero apoyando al Hermano Mayor Long en el pasado. Es mi ídolo, y en mi corazón, el estatus del Hermano Mayor Long sobrepasa al del abuelo. Realmente no espere ver la Condenatoria Espada Rotatoria del Hermano Mayor Long una vez más en la batalla de hoy.”

Long Haochen ligeramente sacudió su cabeza, comentando, “Tampoco he conocido a mi Padre por mucho tiempo.”

“¿Padre? Así que en verdad eres su hijo. Jaja, grandioso, verdaderamente grandioso. Parece que Cai’er realmente tiene buen gusto.” Sheng Lingxin se rió de buena gana. Los tres enormes y fantásticos pilares de luz estaban de pie cerca, pero a pesar de todo, estaba riéndose en semejante situación.

“Señor líder, ¿qué está pasando?” Long Haochen sintió un indistinguible sentimiento incomodo creciendo más y más grande en él.

Sheng Lingxin replicó indiferente, “No importa, solo recordaba algunos eventos que sucedieron en el pasado. ¿Estos engendros de demonios piensan que podrán aniquilar mi Regimiento de los Caballeros Ángeles Brillantes así? Verdaderamente ridículo. Por un momento, no atacaran, y tienes tu montura para querer para el lado izquierdo. Voy a mantener al enemigo atrás.

“Si. Honorable líder, ¿qué son esos tres pilares de luz?” Mientras Long Haochen escuchó la orden de Sheng Lingxin, todavía no pudo evitar preguntar curiosamente.

Sheng Lingxin le dio una réplica irrelevante, “¿Esta es la primera vez que caminas en el campo de batalla?”

Long Haochen asintió sin pensarlo.

Sheng Lingxin ligeramente sonrió, su hermosa cara exhibió rastros de locura, “Realmente eres afortunado. La primera ver que te estableces en el campo de batalla, lograrás ver personalmente las más poderosas existencias entre los demonios. ¿Has escuchado de los setenta y dos dioses demonios? Estos son tres de ellos.”

Long Haochen lo miró, totalmente anonadado. Realmente quería preguntarle a este líder militar en el pico del séptimo paso por qué estaba sonriendo actualmente. De acuerdo al conocimiento de Long Haochen, entre los setenta y dos dioses demonios, incluso el más débil era una potencia en el pico del octavo paso.

Solo esa vez, Sheng Lingxin levantó su mano, una mota de luz salió disparada hacia el cielo. Rastros de luz se esparcieron hacia adelante, tomando la forma de una deslumbrante y hermosa flor en el cielo.

Long Haochen actualmente podía ver que en el cielo nocturno, Sheng Lingxin estaba usando un peculiar método para transmitir ordenes al Regimiento de los Caballeros Ángeles Brillantes.

Como esperó, mientras los rastros de luz se esparcían alrededor, el Regimiento de los Caballeros Ángeles Brillantes en su espalda repentinamente redujeron velocidad, cambiando su anterior formación de asalto para una formación defensiva. Todos los Caballeros Ángeles Brillantes tomaron la misma formación, sin ya no moverse en lo más mínimo, entraron completamente en formación defensiva.

Long Haochen no había despertado del estupor que había caído al escuchar todo lo que dijo Sheng Lingxin sobre los setenta y dos dioses demonios; que más de seis mil años antes, era precisamente debido a los setenta y dos dioses demonios que descendieron que el continente entró en la edad oscura de la era gloriosa.

Mirando a estos tres enormes pilares de luz conectando el cielo y la tierra, inconscientemente sintió como si fuera extremadamente pequeño.

“Alto.” Sheng Lingxin ordenó.

Long Haochen vacilantemente había detenido los pasos de Hao Yue. En ese momento, estos tres pilares de luz comenzaron a moverse desde el cielo, pareciendo moverse lentamente, pero en realidad rápidamente se dirigieron a su dirección.

Mientras su cuerpo centelleaba, Sheng Lingxin saltó al suelo. Girando su cabeza hacia Long Haochen, la expresión sonriente en su cara parecía mucho más cálida, “Recuerda mis palabras, avanza al lado izquierda. Con tu actual fuerza, no deberías atraer su atención. En el futuro, trata a Cai’er bien. Eres el hijo del Hermano Mayor Long, así que puedo estar a gusto. Te dejo a mi hija.”

¿Él es el padre de Cai’er?

En ese instante, Long Haochen finalmente entendió por qué había seguido a Sheng Lingxin en el campo de batalla. En realidad, era el padre de Cai’er, y el esposo de esa maga capitana del regimiento Lan Yanyu. No era de extrañar que anteriormente actuó tan frio hacia Long Haochen. ¡Era debido a su posición como el padre de Cai’er!

Sheng Lingxin solo le dio una simple explicación a él antes de lentamente moverse hacia adelante, dándole la bienvenida a estos tres inmensos pilares de luz. Una capa de aire gris se condensó alrededor de su cuerpo, mientras su apariencia se volvía en algo cercano a un agudo cristal gris. Un par de pequeñas alas grises parecidas a aquellas de los Caballeros Brillantes lentamente se condensaron en su espalda, desplegándose con gracia antes de volverse más pequeñas, pegándose cerca de su espalda. En cada una de sus manos, una luz gris brillo; parecían ser un par de dagas grises.

Esta escena desarrollándose ante sus ojos asombró a Long Haochen enormemente. Bajo el siniestro cielo nocturno, Sheng Lingxin parecía como un único lobo, dándole la bienvenida a estos tres demonios que venían desde lejos hacia él.

Los tres enormes pilares de luz parecían crecer más y más cerca; en comparación al resplandor floreciendo de ellos, Sheng Lingxin parecía realmente minúsculo. Pero sus hombros que no parecían tan amplios en una primera mirara parecían como si fueran capaz de resistir cualquier cosa, para superar esta situación.

Long Haochen no se montó directamente en Ha Yue para dirigirse al lado izquierdo. Con aire atontado, miró a Sheng Lingxin, que caminaba hacia adelante en este lugar hediondo a sangre. Mientras que por Long Haochen, solo sintió como si algo estuviera asfixiándolo desde el interior de su estómago.

Solo para respirar, ya necesitaba ejercerse físicamente. Sin duda, en este campo de batalla oliendo a sangre, el cielo estaba volviéndose fangoso. Y por un mero segundo, Long Haochen cerró sus ojos.

Su corazón estaba ardiendo, su sangre estaba hirviendo, su energía espiritual fue encendida y su incontable espíritu de pelea estaba completamente en llamas.

¿Puedo realmente regresar solo así? En frente del Regimiento de los Caballeros Ángeles Brillantes y los Asesinos de la Noche acompañándolos, ¿voy a regresar?

¿Qué pasa con mi honor como caballero? Si actuó de este modo, ¿todavía merecería ser llamado un caballero?

¿Cómo le daría cuentas a Cai’er? Solo tendría que decirle que abandone a su padre y hui por mi vida, ¿por mí mismo?

Lentamente levanto su cabeza, los ojos de Long Haochen se llenaron con orgullo, “Soy el hijo de Long Xingyu, el Caballero Divino del Juicio y el Castigo, poseyendo el Divino Trono de la Perdición y la Masacre. Incluso si tengo que morir en el campo de batalla por quedarme, ¿cómo puedo abandonar el ejército?”

Abriendo sus dos ojos una vez más, la mirada de Long Haochen estaba rebosante con resolución. Hao Yue giró sus tres cabezas alrededor, mirándolo, ligeramente asintiendo.

Long Haochen estaba mentalmente interconectado con él, y podía naturalmente decir los pensamientos de Hao Yue. Debido al contrato de sangre entre los dos, si Long Haochen fuera a morir, Hao Yue no ería capad de seguir viviendo. En consecuencia, si Long Haochen no quería irse, Hao Yue lo seguiría en una batalla de vida o muerte.

Profundamente mirando a la distante Montaña Exorcista, la expresión de Long Haochen se ablandó. Cai’er, si puedo regresar vivo, te voy a reclamar un beso.

“Hao Yue, vamos.” Long Haochen gritó ruidosamente, unas pocas píldoras aparecieron en su mano. Después de tomar una Píldora de Recuperación Espiritual y operando al máximo el poder en su Santa Estufa Espiritual, pudo recuperar en algún extremo la energía espiritual que habían anteriormente consumido.

Hao Yue corrió con sus cuatro piernas, rápidamente persiguiendo a Sheng Lingxin.

Sheng Lingxin repentinamente giró su cabeza, furiosamente preguntando, “¿Por qué no te has ido todavía?”

Long Haochen lo miró con una firme y obstinada mirad, “Soy un caballero. Si fuera a abandonarte, ¿cómo podría tener la calificación para estar al lado de Cai’er? Soy el hijo de Long Xingyu, y solo el Long Haochen que pelea hasta la muerte, que no abandona a su comandante para huir por su vida, es Long Haochen.”

Sheng Lingxin lo miró en blanco. En la mirada de Long Haochen, parecía ver el inigualable Caballero Divino del Juicio y el Castigo de sus memorias, galopando tranquilamente en el campo de batalla.

La mirada de Long Haochen llena de determinación ya estaba diciéndole muchas cosas, que nunca retrocedería debido a confrontar un poderoso enemigo. En este instante, Sheng Lingxin se sintió lleno de remordimiento; ¡¿por qué dejo a este Long Haochen entrar en una situación tan peligrosa?!

Nombre de los capítulos: Los Tres Grandes Dioses Demonios