La mano derecha de Ye Hua se movió hacia adelante; pero Long Haochen se movió tres o cuatro pasos atrás.

“Bien, ganas. Te subestimé debido a tu apariencia externa. Este fue mi error fatal. Gracias por darme esta lección.” Diciendo eso, la mano derecha de Ye Hua formó un puño contra su pecho mientras él realizaba un saludo de caballero, frente a Long Haochen.

Long Haochen regresó rápidamente el saludo, “Gracias por su guía, Instructor.”

Los caballeros que aún estaban corriendo habían parado completamente, sus ojos y bocas se abrieron en su lugar. Incluso aunque no vieron como Ye Hua perdió, ellos aún estaban sorprendidos en la escena, especialmente cuando actualmente vieron el saludo de Asura Ye a un estudiante. Era extraño, tan inconcebible como un gato besando a un ratón.

“¡¿Qué están haciendo?! ¡¿Tomando las palabras de su Padre como pedos?! ¡Regresen a correr, cincuenta vueltas más!” En el siguiente instante, el Asura Ye como ellos lo recordaban profundamente en su interior, reapareció. Sus rugidos amenazantes asustaron a los otros caballeros que se apresuraron a reanudar sus vueltas.

“Tú, ven conmigo.” Asura Ye dijo esta frase en una voz fría antes de voltearse y comenzar a caminar.

Long Haochen se apresuró a seguirlo, entrando en el Salón Principal del Caballero después de Ye Hua.

Una enorme persona parecía como que hubiera estado esperando ahí por un largo tiempo. Viéndolos venir, sonrió y preguntó: “¿Cómo fue? Justo como dije, ¿cierto?”

“Maestro del Salón, Nalan.” Long Haochen dijo con un tono algo sorprendido.

La enorme persona presente era Nalan Shu. Esta vez, parecía como un viejo zorro, mostrando su radiante cara a Long Haochen y Asura Ye.

“Gordo bastardo.” Asura Ye fríamente dejo salir un Hmph.

Nalan Shu rió y dijo: “Cara de zombi, esta vez estamos en el Salón de Hao Yue, pero te mantienes soberbio. Por otro lado, olvide decirte su edad. Haochen, ¿tienes doce todavía?”

Long Haochen agitó su cabeza y contestó: “Tendré doce años en cuatro meses.”

“¿Qué?” Mientras el originalmente frío Ye Hua lo escuchó, algunos cambios finalmente aparecieron en su cara, viéndolo como si su expresión revelara asombro y fascinación al mismo tiempo.

“¿No tienes doce todavía? ¿No tienes doce todavía y puede aun así usar Brillante Corte de Luz Solar?” Cómo no se habría dado cuenta anteriormente de la habilidad de escudo que Long Haochen utilizó.

Nalan Shu contestó con orgullo: “¿No te dije que un genio sin par vino a nuestro Salón? ¿Entiendes la palabra ‘sin par’? Idiota.”

Ye Hua se veía como si no notara la pulla de Nalan Shu en absoluto. Su expresión de hielo era increíblemente seria, mientras fijaba su mirada en Long Haochen: “Desde que puedes usar Brillante Corte de Luz Solar y Formación Celestial de Batalla, entonces todo lo que has estudiado hasta ahora fueron habilidades de Caballero Vengador, ¿cierto? ¿Por qué no continúas practicando como un Caballero Vengador, pero insistes en elegir se un Caballero Guardián?”

Long Haochen replicó sin vacilación: “Espero tener la habilidad de proteger todo lo que quiero proteger. Después de todo, Padre me dijo que el poder de una sola persona era limitado. Cuando peleamos contra la raza demonio para proteger nuestro hogar, un Caballero Guardián tiene un rol mucho más importante que un Caballero Vengador.”

Los ojos de Ye Hua se iluminaron; sonrió, suavemente asintió y dijo: “Bien, iniciando desde hoy, me seguirás sólo en el aprendizaje de habilidades de Caballeros Guardianes. Sin mi permiso, no pelearas con otros caballeros. ¿Entiendes?”

Long Haochen fue aturdido por un momento, entonces dijo: “Pero si no tengo bastante experiencia de combate real, ¿eso no afectará mi entrenamiento?”

Ye Hua fríamente tarareó, “Di eso después de que me hayas vencido. Ve al campo de practica y espera ahí por mí.”

“Si.” Long Haochen respondió con una expresión algo confundida, después de saludar a Nalan Shu, se volteó y se marchó.

Mirándolo irse, Ye Hua gradualmente parecía encenderse, “Gordo bastardo, ¿dónde encontraste semejante tesoro?”

Nalan Shu triunfantemente dijo: “Cara de zombi, ¿todavía atiendes? No me creíste cuando te dije todo esto ayer, ¿ahora lo crees? Con este pequeño chico uniéndosenos, en el futuro, nuestra Rama del Salón de Hao Yue brillará, y tal vez su estatus será promovido a eso de Salón Maestro. También serás capaz de mostrarle a aquellos que te despreciaron que tan poderoso es tu discípulo.”

Ye Hua simplemente ignoró a Nalan Shu. Meditando por un momento y dijo: “¿Sabes cuál es la energía espiritual interna innata de este chico?”

Nalan Shu negó con la cabeza y dijo: “No lo sé. Trate de preguntarle, pero no estuvo dispuesto a decirme. Sin embargo, probé su energía espiritual y era de nivel 268. En consecuencia, parece que la energía espiritual interna innata de este pequeño no puede ser inferior a 40; tal vez incluso mayor. ¿Pero por qué preguntas eso? ¿No odias tratar con aquellos con una mayor energía espiritual interna innata?”

La fría cara de Ye Hua repentinamente tomó una inusual expresión, “Si lo innato pudiera ser cambiado, actualmente no estaría en el límite del nivel de un mero Caballero Tierra. Si mi energía espiritual interna innata fuera 50, podía inevitablemente volverme un Caballero Divino. Sin embargo, el Cielo abominable decidió darme sabiduría y entendimiento privándome de capacidades innatas.”

Las manos regordetas de Nalan Shu palmearon sus hombros: “Bien, bien. No culpes a todos. No hizo la llegada de este chico, Haochen, ¿darle la oportunidad de poner a utilizar tu talento? Incluso si no puedes aspirar a sentarte en ese lugar, tu discípulo puede. ¿No es lo mismo?”

Ye Hua tomó un profundo suspiró, emoción apareció en su fría cara que gradualmente se volvió roja, “Gracias, gordo bastardo.”

Nalan Shu rio: “¿Tu aún estas llamándome de ese modo? Originalmente, si no fuera por ti, podría haber perdido aquellos 150 kilogramos (300 Jin) de grasa en el campo de batalla.”

Ye Hua dijo en voz suave: “Tu tendrás que ayudarme a cuidar unos asuntos. Primero, de hoy en adelante, excepto por llevar la examinación de caballero, quiero ser independiente de las otras obligaciones de la Alianza, aparte de las pruebas. Segundo, bloquea las noticias; especialmente quiero que las noticias sobre la edad de este chico sean ocultas herméticamente. En particular, no podemos dejar a otros maestros de salones o ramas del salón saberlo. Durante la Competencia de Selección de Caza Demonios que vendrá en dos años, quiero asombrar y sorprender al mundo con la hazaña de este niño.”

“Bien, no hay problema. Solo, Cara de Zombi, no quiero que seas demasiado impaciente y ansioso en la búsqueda de su éxito. Independientemente de las circunstancias, no puedes dañar a este chico. Después de todo, ser excesivamente entusiasta solo tendrá el efecto opuesto.”

Ye Hua dijo en una delgada voz: “Este chico es más fuerte de los que puedas imaginar. Puedo ver en él mi esperanza, no por su edad y talento, sino por su perseverancia. De los Diez Estandartes del Caballero, él al menos ya ha captado coraje y perseverancia. Además, es un chico que nunca admite la derrota y, es más, tiene un sentido diferente de observación y una imaginación más allá de los limites. Aunque un periodo de dos años y medio es breve, creo que sorprenderá a todo el Templo tanto como lo hizo conmigo.”

Nalan Shu asintió débilmente: “Todavía tengo las mismas palabras, no debes ser demasiado impaciente y ansioso. No puede decirte del origen de este chico, pero, en un futuro cercano, será capaz de convertirse en la nueva esperanza de la humanidad.”

Ye Hua rió, una sonrisa finalmente se dibujó en su expresión fría; de verdad era más fea que su cara llorando, pero Nalan Shu podía estar seguro que estaba riendo. En su cara, una expresión alegre que no apareció por al menos diez años finalmente fue revelada.

Mientras él estaba riendo, Ye Hua se fue, y su voz estaba resonando una última vez en los oídos de Nalan Shu, “Atesorare a este chico incluso más que tú. Es la continuación de mi sueño.”

Long Haochen no tenía forma de saber que después de haber sido liberado de la guarida del tigre que era la formación de su padre, iba a entrar en las garras de un demonio Asura sesgado.

Desde ese día en adelante, el instructor principal en el Templo del Caballero del Salón de Hao Yue, conocido con el nombre de Asura[1], Ye Hua, finalmente abandonó su posición de instructor en jefe del Salón Principal del Caballero, dejándole tomar personalmente este trabajo a Nalan Shu como instructor. Y la leyenda del joven caballero genio también desapareció junto con él.

<Anterior          Siguiente>

[1] En el hinduismo son unas deidades sedientas de poder y en constante guerra que se les consideran como demonios, ese es el apodo que le dan a Ye Hua.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s