Afectado por el olor de Xing Yu que le dio un sentimiento intimo (cercano), Long Hao Chen comenzó a llorar, no podía controlar sus lagrimas que repentinamente comenzaron a gotear. Luego, aflojo la boca. Mirando al lugar en el antebrazo de Xing Yu donde le mordió, estaba sangrando y tenía una pequeña marca. Gritó con una voz ronca: “¿POR QUÉ? ¿POR QUÉ NO ME MATASTE?”

“Porque yo soy tu padre.”

Con esa simple frase, la cara de Long Hao Chen que estaba llena de furia repentinamente se calmo, parado ahí sin emociones, sus ojos miraron directamente a Xing Yu.

“¿Qué… qué dijiste que eras?” Long Hao Chen mostró una cara pálida que estaba llena gradualmente con incredulidad.

Long Xing Yu suspiró y tomó un paso hacia adelante, tirándolo en su pecho y abrazandolo firmemente, “Yo soy… yo soy tu padre, el padre que nunca habías conocido antes. Xing Yu es mi nombre, tu tienes tu apellido de mi, ambos somos de la misma familis ‘Long’.” Después de decir aquellas palabras, su mano libero una luz blanca, desvinculando la restricción del cuerpo de Bai Yue.

Bai Yue rápidamente corrió hacia ellos, tirando a Long Hao Chen desde el pecho de Xing Yu, mirándolo, “¿Estas loco? Me asustaste hasta la muerte.”

Long Xing Yu rió: “Solo quería probar las habilidades de Hao Chen para guardar la calma durante las batallas en todas circunstancias, pero por lo que veo, eres su punto más débil.”

“Madre, él, ¿es realmente?…” Solo en ese momento Long Hao Chen reacciono, todas sus emociones negativos cambiaron en shock, y le dio una mirada asombrada su madre.

Bai Yue gentilmente asintió, “Lo siento, Chen Chen. Mamá no te lo dijo hasta ahora, pero hace un año, tu padre nos encontró. Esperando que tu te convirtieras en un caballero formidable como él y, por tanto, nosotros escondimos el hecho que regreso.”

Long Xing Yu conforme asintió, “Parecía que no importa cuánto uno planea las cosas, la vida siempre interviene. Tenía miedo que después que supieras que soy tu padre, no pondrías más esfuerzos, y que no serías capaz de disciplinarte.”

Long Hao Chen dio a su madre una mirada sin vida. Las palabras de su padre que justamente había dicho era la más inesperada cosa que había oído en su vida. Por lo que podía recordar, solo tenía a su madre a su lado.

Bai Yue gentilmente acarició la cabeza de su hijo, incapaz de parar sus lafrimas, “Lo siento, Chen Chen. En el pasado, tu madre no dijo nada en relación a este asunto.* Diez años atrás, una dolorosa cosa le sucedió a tu madre y ella no sabia en absoluto como hacer frente a tu padre, tanto que ella tuvo que dejar su lugar de nacimiento y venir acá. En ese momento, descubrí que ya estaba embarazada de ti. No culpes a tu padre, todo es mi culpa. Nos había buscado laboriosamente por nueve años. Si tienes odio a alguien, ódiame a mi.”

La expresión en los ojos de Long Xing Yu mostraron a su madre e hijo estando complicados mientras dijo: “Yue, esta ya ha terminado. Todo el dolor ya nos ha dejado. No pienses sobre esas memorias dolorosas otra vez, ¿bien?”

Bai Yue asintió, ella estaba sollozando: “El años pasado me prometí por tu bien, por el bien de Hao Chen, liberarme de esos recuerdos insoportables. Dedicare mi futura vida solo para ustedes dos. Durante aquellos años, Hao Chen debió haber sufrido mucho por mi causa. Honestamente, realmente no quiero que te conviertas en un caballero como yo, solamente quiero que vivas sin peligro.”

Long Xing Yu frunció el ceño, mostrando una vez más una complicada expresión en sus ojos, inconscientemente apretando sus puños, aparentemente en una intensa lucha interna.

Long Hao Chen gradualmente volvió a sus sentidos y tomó una mirada a su madre, luego a su padre, sus ojos revelaron una fiera mirada.

“No, Madre, quiero convertirme en un caballero. Para volverme un formidable caballero.”

Long Xing Yu estaba aturdido. Él anteriormente realmente vacilo, preguntándose si lo que estaba haciendo era lo correcto. Estaba bien consciente que por el bien de Bai Yue y Long Hao Chen, una pacifica vida, de lejos, la mejor opción posible.

Xing Yu mostró una sonrisa torcida, “¿Reconocerás a un padre irresponsable como yo?”

“No, no eres responsable en absoluto. Es mi error, todo es mi error.” Las lagrimas de Bai Yue, que habían justamente parado, inmediatamente volvieron a fluir.

“¡Padre!” Rompiendo el abrazo de su madre, Long Hao Chen ferozmente se arrojo al pecho de su padre. En ese momento, solo sintió verdader felicidad.

Era un mero niño, un niño de diez años. Aunque nunca le dijo a Bai Yue, todo el tiempo veía aquellos niños y sus padres juntos en el Pueblo Odin, ¿cómo no podía sentir envidia?

Pero ahora, su padre estaba de regreso. Ellos habían sido separados por tantos años, pero su padre era incluso más formidable que el de aquellos otros chicos: era un formidable caballero. En el corazón de Long Hao Chen, toda la pasa ira se volvió jubilo.

Escuchando este gritó, Long Xing Yu no mostró emoción. Solo estaba parado ahí, inexpresivo, antes de usar sus firmes brazos para sostener suavemente a su esposa y su hijo en sus brazos. Sin embargo, ni Bai Yue ni Long Hao Chen notaron esto: el actualmente se veía como cohibido como antes.

Después de haber corrido por un día, y experimentar ambas tristezas y alegría, llegaron a casa, Long Hao Chen fue a la cama temprano. Era la primera vez en un año que no gasto la noche sentado**, pero en un profundo sueño.

Long Xing Yu abrazó a Bai Yue al lado de su hijo, “Yue.”

Bai Yue gentilmente asintió, cerrando ambos ojos, “No necesito decir más. Chen Chen es como tu, él no puede simplemente vivir una tranquila y pacifica vida. Ambos nacieron con eso, con la necesidad de causar grandes problemas. Ya ha hecho su elección, por tanto, puedo solo soportarlo. Tengo un solo deseo, es para que él viva bien. Independientemente de que tu seas su profesor, el asunto más importante será protegerlo, ¿bien?”

“Un, te lo prometo.” Long Xing Yu suavemente asintió, gentilmente acariciando el largo cabello de Bai Yue.

En la mañana siguiente, Long Xing Yu trajo a Bai Yue y a Long Hao Chen al pico de la montaña. Desde que ya había sido expuesto, no tenía nada que ocultar.

Bai Yue fue a limpiar la habitación de Long Hao Chen mientras Long Xing Yu hablaba con su hijo en frente de él.

“Hao Chen, todavía elegiste seguir continuando mi practica a pesar de conocer la relación entre nosotros. Por esa razón, seré solo más estricto que en el pasado. Tienes una ultima oportunidad de cambiar tu juicio.”

Long Hao Chen respondió sin vacilación: “Padre, comprendo que tu solo eres estricto por mi bien. Esta vez, experimentare más cosas que cuando fui a la ciudad de Hao Yue. Padre, tengo una pregunta, ¿eres incluso un rango mayor que un Caballero Radiante?”

Long Xing Yu dio un paso atrás, quieto aún por momento y mirando inseguro, luego bajo su cabeza en frente de Long Hao Chen.

“Wa, tan genial.” Long Hao Chen emocionado brinco, “Padre, podre, en el futuro, convertirme en un caballero tan grande como tu.”

Long Xing Yu sonrió: “¿Cómo sabes que tu padre es un gran caballero?”

Long Hao Chen tercamente dijo: “Tiene que ser así.”

Long Xing Yu adiciono: “Lo veo. Aprenderás de las grandes proezas de tu padre en el futuro. Pero si quieres convertirte en un gran caballero, no puedes flojear. Desde hoy en adelante, no necesitaras ir a la guarida de las hormigas búho nunca más. El tipo de practica que tu tendrás que hacer va a cambiar por completo.”

“¿No necesitare ir?” Incluso aunque fue por un año sin parar, aún era un lugar muy oscuro. Long Hao Chen todavía estaba algo temeroso de ese lugar.

Long Xing Yu asintió: “En el pasado año, el objetivo principal de la practica era aumentar tu velocidad de reacción, tu capacidad mental, y mejorar tu cuerpo. Bañándote cada día en el manantial completamente con medicina era también hecho con el mismo motivo. Ahora que tu nivel de energía espiritual es superior a cien, nosotros podemos iniciar el entrenamiento para tu energía espiritual interior.”

“¿Energía espiritual interior?” Long Hao Chen dio a su padre una mirada de incertidumbre. Durante el pasado año, cada enseñanza de Long Xing Yu era con respecto a historia, habilidades usadas por caballeros, y varios conocimientos, pero nunca menciono el asunto de la energía espiritual interna.


* Bai Yue empieza hablar de sí misma en tercera persona.
** Hay que recordar que Long Hao Chen dormía sentado para entrenar.
Anuncios

Un comentario sobre “La Montaña Sagrada de los Caballeros IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s