Fin del tercer capítulo, espero que les guste y nos vemos el jueves.


Escuchando las preguntas de Xing Yu, Long Hao Chen no pudo dejar de hacerse un tanto sorprendido y después pensando profundamente por un corto tiempo, sacudió su cabeza con una cara ignorante.

La cara de Xing Yu mostraba una rara sonrisa, “Eres bastante honesto; no tratas de darme una respuesta casual solo para satisfacerme. Por no mencionar, que incluso el Templo de Caballeros no puede fácilmente contestar a estas preguntas. Precisamente debido a estas preguntas, con respecto a los caballeros genuinos, hay están dos ramas de caballeros diferenciados por el Templo de Caballeros: los Caballeros de la Venganza, y los Caballeros Guardianes.

Los Caballeros de la Venganza se concentran en el ataque. Ellos esgrimen dos armas y atacan con la combinación de sus monturas y sus artes sagradas ofensivas. Sus capacidades peleando son muy altas y su fuerza en el campo de batalla sobrepasan de soldados y asesinos del mismo rango.

Los Caballeros Guardianes dan prioridad a la defensa. Empuñan un arma en una mano, un escudo en la otra, y son los núcleos de los equipos. Son competentes asistiendo y en artes sagradas de recuperación. Sus habilidades peleando son quizás más debiles que los Caballeros de la Venganza, pero en apoyo, la utilidad de los Caballeros Guardianes es mucho mayor que los Caballeros de la Venganza.”

En este punto, Xing Yu paró por un pequeño momento. Aún mirando a Long Hao Chen, pregunto: “¿Crees que existan más Caballeros de la Venganza o más Caballeros Guardianes?”

Long Hao Chen pensó, entonces dijo: “Deberían haber más Caballeros de la Venganza. Dijiste que el poder ofensivo de los Caballeros de la Venganza son mayores.”

Xing Yu negó con la cabeza: “Es lo contrarío, el Templo de Caballeros tienen un radio de Caballeros Guardianes de 10:1, comparándolo a los Caballeros de la Venganza.”

“¿Oh? ¿Tanta diferencia? ¿Pero por qué?” Long Hao Chen preguntó perplejo.

Xing Yu contestó: “Porque nosotros pertenecemos a la Alianza del Templo. Como la cabeza de los seis grandes templos, el Templo de Caballeros no debe tener en cuenta solo nuestras propias capacidades individuales: tenemos que considerar a nuestros compañeros también. La razón por qué es llamado la Alianza del Templo es que solo una vez que la gente perteneciente a estas seis vocaciones luchen juntos pueden tener la máxima eficiencia luchando. Pero como el núcleo del grupo, no solo tienen que considerar su propio ataque y defensa, sino la protección de sus aliados también. Por lo tanto, hay muchos más Caballeros Guardianes que Caballeros de la Venganza.”

Long Hao Chen entendió algo de sus palabras, “Maestro, entonces debería yo, en el futuro, ¿convertirme en un Caballero guardián o un Caballero de la Venganza?”

Xing Yu ligeramente respondió: “Eres solo el unico que puede hacer la elección adecuada. En este aspecto, no te puedo ayudar. Viendo tu disposición, probablemente sería más adecuado para ti escoger convertirte en un Caballero Guardián, pero yo soy, en lo personal, un Caballero de la Venganza. Lo que puedo pasarte a ti en vasta mayoría son habilidades y destrezas usadas por Caballeros de la Venganza.”

“Maestro, yo…”

“No seas impaciente a la respuesta.” Xing Yu inmediatamente interrumpió a Long Hao Chen, “Tienes un año para pensar profundamente sobre esto. Un año después, dime tu respuesta.”

“Si.”

Un año después, en la ciudad Hao Yue

Caminando por un amplio camino en la ciudad Hao Yue, los ojos de Long Hao Chen miraban curiosamente y sorprendidos.

¡Que gran ciudad! La calles eran al menos de 16.6 metros (5 Zhang) de ancho, y las tiendas estaban en ambos lados de la calle. Hay estaba un incesante flujo de caballos y estaba extremadamente ruidoso. Esta ráfaga de gente de la ciudad no podía ser comparada con la de Odin; era una gran diferencia como entre el cielo y la tierra.

En la parte sur de la Alianza del Templo, Hao Yue era una ciudad de tamaño medio. Pero era la primera vez para Long Hao Chen, que vivía desde la infancia en Odin, llegar a ver una ciudad de esta escala.

Long Hao Chen estaba lleno de curiosidad a la ciudad de Hao Yue y las personas en el camino parecían tan curiosos como él. Estaba vestido con ropa simple, pero su cara era similar a una muñeca de porcelana. Hoy, después de un año, la cara de Long Hao Chen ya no se veía enfermiza y también había crecido mucho. Aunque aún se veía como un niño, su apariencia se mostraba esbelta.

La cosa más sorprendente era que tal hermoso joven llevaba en su espalda dos espadas cruzadas. Eran claramente dos espadas con acero refinado en el mango con un largo de un metro (3 Chi), un ancho de un decímetro (0.1 metros; 3 Cun), y un espesor de más de 3 centimetros (1 Cun). Aunque no parecía espadas filosas, ¡no parecían ligeras en absoluto! Se veían como una versión en miniatura del epee* de un caballero. ¿Podría tan pequeño niño posiblemente usar estas especies de epee?

Estas personas no sabía absolutamente que si no fuera por el motivo de guardar un bajo perfil, Long Hao Chen no tendría ningún problema de llevar dos epee de un Caballero Genuino y fácilmente podría usarlos.

Un año de amarga practica causaron un increíble cambio en él, como si hubiera renacido. En el día 83 en la guarida de las hormigas búho, pudo finalmente confiar en las espadas de bambú para bloquear completamente los ataques de las hormigas búho que venían desde todas las direcciones. Sin embargo, aún tenía que practicar en la guarida de las hormigas búho, solo cambio las armas que trajo. Desde la ligeras espadas de bambú, a una espada de madera, luego en una espada de metal, una espada de acero refinado, y finalmente un epee; se había adaptado a cada par de espadas de todo tipo de tamaño. Después de adaptarse al epee de caballero, había vuelto del epee a la espada de acero refinado por un mes más, después a la espada de metal, la espada de madera, la espada de bambú, cumpliendo una vuelta completa.

Luego de lograr todo eso, un año completo ya había pasado. Esta vez, fue a la ciudad de Hao Yue porque Xing Yu le dio dos asignaciones como una evaluación por el amargo año entrenando.

Al entrar a la ciudad, Long Hao Chen le preguntó a la gente donde podía encontrar el Templo de Caballero de la ciudad Hao Yue. Más tarde pasando a través de una pocas grandes calles, llegando cerca al centro de la ciudad, identificando su destino por el símbolo que consistía en un escudo y una espada.

El Hall de Caballeros de Hao Yue no era comparado al del Salón de Odin absolutamente. Desde afuera, parecía al menos cinco tallas de alto y grandes edificios estaban herijidos allí, ocupando una vasta área. En la entrada estaban dos armados jóvenes caballeros.

“Pequeño amigo, ¿a quién buscas?” Cuando Long Hao Chen llegó a la entrada del Templo de Caballero, un joven caballero sonriente en la entrada le preguntó. Al no tener más remedio que contestar, Long Hao Chen, que tenía una apariencia de un lindo chico continuo.

“Hola hermanos, estoy buscando al maestro del hall, Nalan Shu.” Long Hao Chen cortésmente habló con los dos caballeros.

“¿Buscando al maestro del hall?” Los dos jóvenes caballeros lo miraron, y preguntaron: “¿Por qué necesitas verlo?”

Long Hao Chen contestó: “Mi maestro me dijo que buscara al maestro del hall Nalan Shu, y luego le entregara una carta.”

“Entonces déjame la carta a mi.” Hablo el joven caballero a la izquierda.

Long Hao Chen negó con su cabeza: “El maestro dijo que tenía que entregarlo a mano a Nalan Shu personalmente.”

Los jóvenes caballeros embarazosamente replicaron: “Me temo que no puedo dejar que hagas eso: este es el Hall de Caballeros de Hao Yue, solo personas del Templo como nosotros podemos entrar.”

Long Hao Chen, mostrándose algo ansioso, diciendo: “¡Pero también soy del Templo de Caballero! Vengo desde el Salón de Odin”

Los joven caballero respondió: “Eso todavía no servirá, pequeño hermano, es como este. Como un niño de algún hall, puedes entrar por la examinación cada tres años. Dame esa carta a mí; te ayudare a pasarla. Entonces si el maestro del hall esta dispuesto a encontrarse contigo podrás ser capaz de entrar.”

Long Hao Chen frunció, Xing Yu le advirtió varias veces que esa carta tenía que ser entregada personalmente a Nalan Shu.

En ese momento, una agradable voz hizo eco, “¿Qué estan haciendo? Avergonzando a un niño pequeño.” Esta voz vino de alguien en el Hall.

Esta persona era chica joven vestido ligeramente, su bien peinado pelo color rosa formaban una cola de caballo y sus hermosos grandes ojos azules miraron atentamente a Long Hao Chen. Se veía de 18-19 años. Su cuerpo se movía con gracia, con sus hombros expuestos de cada lado.

“Señor caballero.” En efecto, ambos jóvenes justamente se habían convertido en caballeros recientemente, por lo tanto ellos la saludaron respetuosamente.

La joven chica llego al frente de Long Hao Chen, mirando curiosamente su cara, luego le dijo a los dos caballeros: “He oído todas sus palabras, pero deberían saber que las costumbres son para morirse, la gente es para vivir**. Además, este pequeño hermano es también de uno de los sub-templos de nuestro Templo de Caballero. Lo llevaré a conocer a tío Nalan. ¿O creen que este chico vino a causar problemas?”


* El epee es una especie de estoque más ancho.
** Un proverbio que quiere decir que si nos quedamos en el pasado nunca podremos seguir avanzando. Aquí se utiliza para decir que no hay que ser tan estrictos.
Anuncios

Un comentario sobre “¿Un Maestro que Vino Desde el Infierno? IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s